viernes, 30 de agosto de 2013

No todo el mundo corre un maratón o una prueba de ultrafondo. Y lo cierto es que todo el mundo corre y puede correr. Lo fácil lo hacen muchos, lo difícil tan solo esos pocos que se lo proponen. 

jueves, 29 de agosto de 2013

Querido hijo...

Piensa y medita siempre antes de hablar. No dejes que tu lengua te desobedezca, podrás arrepentirte.

Inmersiones mentales 2.

Me he caído algunas veces corriendo, no muchas, pero sí algunas. He sentido con humildad las miradas desde el suelo, incluso las risotadas de algunos al verme tropezar. Lo más importante, me di cuenta, era llegar a la meta. Así que en cada caída, me he levantado a veces sólo dolorido, otras con la sensación de estar acabado pero, sin mirar atrás, no he parado hasta terminar la carrera.

Dice Oscar Wilde que...

"El deber es lo que esperamos que hagan los demás, no lo que hacemos nosotros mismos."

miércoles, 28 de agosto de 2013

Una de esas vagas reflexiones que uno se ha hecho estos días es saber si quiero estar dónde estoy. Porque ya no importa dónde estaba, sino donde quiero estar.

lunes, 26 de agosto de 2013

Inmersiones Mentales 1.

Siempre he dicho y creído, entre otras cosas porque lo que suelo decir -cuando lo digo- es porque lo creo, que la condición humana, ese Homo Sapiens que perdió el apellido quedó  sólo con el Homo, no tiene límites. Pero desgraciadamente no tiene límites en mostrar lo peor de su ser. Vengo del verano de conocer ejemplos varios, variados y variopintos. Pocas veces nos muestra lo mejor y lo escondemos,  no damos importancia. Pero como somos como somos, sólo cuando nos enseña lo peor, es entonces cuando no dejamos de darle publicidad, alentarlo e, incluso, valorarlo. Somos así.
La peor virtud es aquella que se ostenta. Termina por convertirse en defecto.

domingo, 25 de agosto de 2013

Es verdad que creer ser lo que uno no es te hace más sabedor de ser lo que verdaderamente eres.

viernes, 23 de agosto de 2013

Querido hijo...

Si no quieres desanimarte no quieras hacer demasiado en poco tiempo.
¿Por qué gastamos tanto tiempo en hablar de problemas y tan poco en buscar soluciones para resolverlos?

jueves, 22 de agosto de 2013

Dice Carl G. Jung que...

"Lo que más nos irrita de los demás es aquello que puede conducirnos a un mejor entendimiento de nosotros mismos."

miércoles, 21 de agosto de 2013

lunes, 19 de agosto de 2013

Querido hijo...

Si transmites a tu cerebro que algo es imposible, abandona porque jamás lo conseguirás. Si le transmites que lo difícil puede ser posible, no dudes que terminarás por conseguirlo.
Vivimos en un mundo repleto de contrariedades. O eres diferente a los demás o no vales nada. Si no vales eres un desecho y si te diferencias el resto te ataca hasta conseguir convertirte en otro desecho. 

domingo, 18 de agosto de 2013

viernes, 16 de agosto de 2013

Para conseguir estar en paz con los demás deberíamos saber primero si estamos en paz con nosotros mismos.

jueves, 15 de agosto de 2013

Querido hijo...

Si el de tu lado, o el de enfrente pueden, entonces tú también puedes.
Deberíamos ser capaces de aprender a disfrutar de las pocas y pequeñas cosas que nos rodean, que estar intentando siempre conseguir tantas y grandes  de las que nunca tendremos ni siquiera el tiempo necesario para valorarlas.

martes, 13 de agosto de 2013

He despertado pensando que el tiempo se nos escapa sin poder vivirlo y ni siquiera nos damos cuenta de ello.

lunes, 12 de agosto de 2013

No sé, a lo mejor deberíamos confiar más en lo que sentimos que en lo que pensamos.

sábado, 10 de agosto de 2013

Cuando uno pierde algo, lo pone en valor de tal forma que no vive sin ello. Pero somos tan estúpidos, que al recuperarlo volvemos a olvidar el valor que tiene.

viernes, 9 de agosto de 2013

Dice San Agustín que...

"Ab eo qui fecit te noli deficere nec ad te" (de aquel que te ha hecho, no te alejes ni siquiera para ir a ti.)

lunes, 5 de agosto de 2013

De lo negativo a lo positivo,  a veces, sólo hay un paso, simplemente hay que querer darlo.

domingo, 4 de agosto de 2013

Dice Francis Bacon que...

"Un poco de filosofía inclina la mente humana al ateísmo, pero el estudio profundo de la filosofía la conduce a la religión."

sábado, 3 de agosto de 2013

'Una persona recta y honrada' por Federico Quevedo

Llevo muchos años de mi vida profesional haciendo información política. Muchos. Si algo tengo claro después de tanto tiempo observando el comportamiento de nuestros políticos, sea cual sea su color, es que difícilmente puede encontrarse una profesión más cainita y cruel que esa. He visto a dirigentes políticos llegar a lo más alto y desde allí despeñarse sin que nadie a su alrededor sintiera la más mínima compasión. He sido testigo de carreras fulgurantes, de venturosas promesas de la política que de un día para otro han caído en el olvido acuchillados por la espalda por los mismos que los encumbraron. Glorioso fue el caso del joven Kennedy español al que Pedro Jota dedicó portadas elogiosas e interminables homilías dominicales con el único fin de que hiciera frente a Mariano Rajoy en aquel famoso Congreso de Valencia del año 2008… ¿Se acuerda hoy alguien de Juan Costa?
La política es un juego peligroso, y cuando cae en manos de gente sin escrúpulos, de periodistas entregados al poder a los que les da igual comprar los favores de un presidente autonómico para poder construirse una piscina, o los de un Gobierno supuestamente amigo para obtener un título nobiliario consorte, o afiliar a una hija en NNGG del PP sabe Dios para que extraños fines, no puede extrañarnos que acabe emparejando a estos con delincuentes que harán lo posible por aminorar su pena, incluso pactar con el diablo. Pero la política está llena de gente recta y honrada. Son los más. Son los que están ahí porque de verdad se han creído que la vida pública conlleva un componente importante de vocación de servicio, porque quieren mejorar la vida de las personas, porque creen en su país y quieren sacarlo adelante.
El problema está cuando esas personas no se dejan controlar, ni manipular, ni atienden a los intereses de unos pocos a los que el bien común y el interés general les importa una mierda. Mariano Rajoy es una de esas personas recta y honrada. Le conozco desde hace tiempo, casi tanto como el que llevo dedicado a la información política, y si de algo estoy seguro es de su honestidad y su honradez. Habrá cometido errores, como todo ser humano, pero no dudo de que es una buena persona y como tal le tengo catalogado.
Rajoy
No les pido que me crean, aquí cada uno tiene derecho a creer lo que le de la gana, les pido que me permitan expresar mi opinión sin que ello conlleve estúpidas acusaciones sobre el porqué de las mismas: ni yo le debo nada a Mariano Rajoy, ni mucho menos él me debe nada a mi y eso me da más legitimidad para creer en su palabra cuando, por primera vez en nuestra reciente historia como un país democrático, un presidente del Gobierno se sube a una tribuna parlamentaria y pide disculpas por haberse equivocado. Para creerle cuando asegura que ni ha cobrado dinero negro ni ha ocultado nada a Hacienda. Para creerle cuando afirma que al menos bajo su mandato en el PP no hubo ni cuentas B, ni sobresueldos ocultos, ni nada de lo que se le acusa sin pruebas y sin otra intención que la de desestabilizar a un Gobierno y a un presidente que simple y llanamente se están dedicando a gobernar.
Pero este país es cainita y a pesar de que vivimos en un Estado de Derecho supuestamente garantista, la carga de la prueba sigue estando en el acusado en lugar de estar del lado de quien acusa, como si realmente viviéramos en alguna clase de régimen totalitario. Llega a tal extremo ese cainismo innato que para una parte importante de la opinión pública y, por supuesto, de la clase política, Rajoy es culpable sin que ni siquiera sepamos todavía muy bien de qué. Da igual. Es culpable y basta. Era previsible que esa actitud se mantuviera por parte de nuestros dirigentes políticos a lo largo de todo el debate del pasado jueves: sólo les valía que Rajoy se declarara culpable, y eso también hubiera tenido como consecuencia una petición de dimisión, luego hiciera lo que hiciera la conclusión iba a ser la misma.
Pero ni Rajoy es González, ni Rubalcaba es Aznar, y pedirle ahora que se vaya es un ejercicio casi patético de funambulismo político en el límite de lo risible. No sé lo que dirán en el futuro las encuestas –la del viernes estaba hecha antes del debate y después de que se pusiera en marcha la cacería orquestada por Bárcenas y Pedro Jota contra Rajoy-, pero la única que vale es la de las urnas, y tengo para mi que si Rajoy ha conseguido llegar con su discurso a su electorado, y de eso era de lo que se trataba, y al mismo tiempo eso coincide con un cambio de ciclo en la economía, me juego aquí mismo lo que haga falta a que Mariano Rajoy volverá a presentarse a las elecciones y a ganarlas y, ¿saben porqué? Pues porque es una persona recta y honrada y eso al final se acabará imponiendo sobre tanta insidia. Al tiempo.
¿Por qué dependiendo del estado en el que nos encontremos vemos la misma cosa de una forma u otra? Es la vida o ¿somos nosotros?.

viernes, 2 de agosto de 2013

155.8. 13. Quiero pensar que la maldad del hombre tiene límites, en caso contrario estamos perdidos.