lunes, 28 de abril de 2008

Escucho,
atento,
el sonido de esta hoja
que comparte con otras muchas
descanso entre los lomos del libro.
Consigo desprenderme de tanto bullicio,
de tanta ambición desmesurada,
de tanta infelicidad buscada,
de tantas falsas miradas
de todo ese mundo al que pertenezco
durante cada día.
Aquí
todo es distinto:
la compañía de las palabras
mis dos vidas en su sueño
ajenas a mi despertar,
ajenas a estos silencios.
No quiero que amanezca
no quiero volver a encontrarme
entre tantos corazones rotos
entre tantas mentes vacías
entre tanta ignorancia de Vida.
Creo haber encontrado
en esta noche
como otras noches
todo ese silencio que en todo el día
no ha querido buscarme.
Tal vez sea este el momento
ese momento
cuando los pájaros duermen
cuando los niños sueñan
cuando los párpados descansan
en el que se levantan las almas
y los espíritus pasean libremente
por entre las paredes
acariciando frentes sudorosas
de los que no llegan a amanecer.
Fuera
todavía los motores de esos carros artificiales
que portan esos desesperados hombres
rompen con su rugido
el ritmo constante, acompasado
de este mi silencio.
No quiero volver otro día
a desear tanto que llegue la noche
que se apague tanta luz que ciega
y por fin encontrarme
con todo el silencio
que no me busca...

... me llama.

viernes, 25 de abril de 2008

De vuelta...


De vuelta. Tras tres intensos días de reuniones y visitas educativas entre Birminghan y Londres, arropado por un cielo gris y diferentes tipos de lluvias, consciente del pésimo inglés que poseo y abonado de ideas e inspiraciones. De vuelta y deseoso de escalar al cielo y tocar este sol que nos acompaña estos días en esta España nuestra.


He visto Birminghan y Londres prácticamente en taxi, mientras me transportaban de un lugar a otro de la ciudad, en las luces de la noche y en el amanecer de la carrera temprana. Me ha gustado su belleza, su arquitectura y la historia que se respira a orillas del Támesis. He padecido las aglomeraciones urbanas tanto de tráfico como de gentes. Su multiculturalidad y diversidad de gentes de unos y otros países, de unas y otras razas, de unas y otras religiones.



He corrido por los canales de Birminghan y el Hyde Park de Londres, y he respirado el sabor medieval de los alrededores de la Abadía de Westminster. He vivido una huelga de profesores (aquí también). Y cómo no, encontrarte con las almas deambulantes de tantos maestros ingleses que inspiraron y se inspiraron en Londres: Shakespeare o Chesterton.



Pero el tiempo había que dedicarlo a conocer el funcionamiento de la educación pública en este país. Para ello he contado con una exhaustiva agenda, minuciosamente preparada por uno de los responsables -en este caso en tecnologías educativas- de la DGIS, y que independientemente de que en algunos momentos se hiciera estresante, he de reconocer que de ninguna otra manera se podía haber aprovechado el tiempo mejor.











De las experiencias conocidas destaco la visita a Shireland Collegiate Academy en Birminghan, ejemplo de cómo las TIC´s llegan a influir en el proceso de aprendizaje de los alumnos y en el compromiso de los educadores. Las reuniones con el equipo directivo y docente del centro, conocer sus experiencias y programas educativos de primera mano, sentir la interrelación existente entre profesorado, tecnología, alumnos y familia, me han llevado a conocer de primera mano la necesidad de avanzar en proyectos educativos como este. De la mano del Director, de profesores y responsables del centro como Kirsty Tonks (Learning Gateway, deputy Manager) y de Microsoft, tuvimos la oportunidad de debatir y reflexionar sobre la experiencia y el futuro de la incidencia de la tecnología en las aulas, en la enseñanza: "no hay que pararse a mirar el presente, hay que buscar el futuro."



También he podido compartir experiencias con responsables de Microsoft en educación como Chris Poole (BSF Busines Manager, Education Group), Mans Barklund (Education Solutions Specialist), Juan Pablo (responsable España).


Otra experiencia muy interesante, que destaco, ha sido conocer lo que es el London Grid for Learning, de la mano de David Mason (Content Manager), todo un gurú de la educación y, sobre todo, de la educación en relación con la tecnología en las aulas: "Contenidos, Estructuras y Seguridad."

Desde mi punto de vista, lo fundamental, además de la sensibilidad y la voluntad por hacer, está en tener muy claro a dónde queremos ir y el camino a seguir para conseguir los objetivos que hemos de proponernos: una hoja de ruta.


Continuaremos hablando de estos temas que, además, me resultan fascinantes por las experiencias que existen emprendidas en todo el mundo y, sin lugar a dudas, por los proyectos que se están llevando a cabo en España en general y Madrid en particular, y que deben servir de referencia para continuar dando pasos que influyan en la obtención de los mejores resultados educativos de nuestros alumnos y en un mejor desarrollo de la labor docente.


A todos, organizadores, conferenciantes y acompañantes, gracias.

lunes, 21 de abril de 2008


Con un clima entre gris y lluvioso, no sólo en lo político, comienzo hoy, esta tarde, lo que será uno de esos viajes en los que el aprendizaje y el conocimiento protagonizan y justifican el tiempo alejado de casa. Un viaje de trabajo que me llevará al Reino Unido y, entre Birminghan y Londres trataré de valorar y conocer las experiencias que se desarrollan en este país sobre Educación y TIC.
Visitar centros educativos dónde las tecnologías se han convertido en la base de la educación y en la herramienta para mejorar tanto la actividad docente como el aprendizaje educativo, será la actividad principal del viaje. Escuchar opiniones y reflexiones, así como valorar y debatir cada uno de los planteamientos desde la experiencia, nos dará una visión de los pros y contras del progreso en este ámbito. La Comunidad de Madrid está invirtiendo y apostando por el desarrollo de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) en el sistema educativo. Posiblemente quede mucho por hacer, pero en eso estamos: haciendo.
Trataré de contar y expresar aquí las experiencias más destacables. Saludos...

sábado, 19 de abril de 2008

Nada,
eso es la vida si no estáis
si no os escucho.

Nada,
ese es el momento
en que os busco
y no os siento.

Si viviera sin vosotros
estaría muerto
y aún muerto
os amaría
con la fuerza
de la última ceniza
de mi cuerpo.

Tan fácil escribirlo
tan difícil decirlo:
que cada segundo
se hace eterno
y cada minuto una vida
si no os tengo.

Sois mi brújula
y mi norte;
sois mi vida
y mi suerte.

Sois todo
ese todo que sería
nada
si no estáis.

miércoles, 16 de abril de 2008


Me ha parecido interesante y recomendable. Lo he descubierto a través de un artículo que aparece hoy en El País, y se trata del Blog fotográfico de Miss Aniela. No se trata de palabras, se trata de imágenes.

martes, 15 de abril de 2008

Los Miserables

El maestro Victor Hugo publicó su maestra obra 'Los Miserables' allá por el año 1862. Una novela ambientada, como saben, el el siglo XIX francés y en esos submundos de misería que existían -y existen- en las ciudades. Pero el título de este breve 'vómito', no obedece, ni va dedicado, a la crítica -líbreme el Señor- de la épica de Victor Hugo. No, va dedicado a 'los miserables', a los miserables con minúscula: esos que asumen, representan y llevan a gala -incluso con orgullo- cualquiera de las acepciones que nuestro diccionario dedica al término 'miserable'.


adj. Desdichado,infeliz.De escasa cuantía o valor.adj. y com. Avariento,mezquino. Malvado,perverso.

Y a estas definiciones, además, podemos añadir los siguientes sinónimos: agarrado - arrastrado - avaro - canalla - chamizo - cutre - incremento - menguado - mezquino - rasposo - roñoso - sórdido.

No sé, alguno, cuando lea esto, puede o no verse reflejado. No pretendo ni intento que estas líneas sirvan de autoanálisis para nadie. Este texto es uno de mis 'vómitos' sentimentales o literarios: se me pone mal cuerpo, se me revuelven las entrañas y zas, vomito estas palabras que tan sólo yo sé lo que pretenden decir. No sé, puede ser que los kilómetros de running -que no hace mucho he parado- me hayan provocado tal indigestión de palabras. Puede ser, en cambio, que escuchar ciertos comentarios me demuestren lo 'miserables' que pueden llegar a ser algunos. Porque todos tenemos nuestras miserias, todos, todos. sía a día, año a año, se van acumulando en los rincones de nuestras vidas; pero sólo unos pocos son 'miserables'. Y miserable, también, es aquél que para tapar sus manifiestas deficiencias e incompetencias, se dedica a criticar o malmeter contra los demás.

Lo bueno de todo esto es que, al miserable, por mucho que se esconda o lo esconda, se le encuentra o reconoce más tarde o temprano.

Y....

Mare, yo me voy al mundo
No sé cuándo volveré
Llevo mi ropita al hombro
Y muchas cosas que aprender
Se me olvidaba,
llevo yo mi guitarrilla
Llevo un lápiz y un papel
El platito de la abuela
Por si me dieran algo pa’ comer
Soy el hijo de la noche
y no tengo horizontes
Ni metas que alcanzar
Soy testigo de la luna
Y toda mi fortuna
La tengo en mi cantar
Tengo el alma errante
Llevo en el semblante
una vocación
Músico de calle
No te asustes mare
Voy en paz con Dios
... (El Barrio)

lunes, 14 de abril de 2008

La Memoria

"Me asomé a los últimos años de mi vida, sintiendo un cierto vértigo, un borbotón
de gratitud, algún rumor de cicatriz, algo de miedo, un fogonazo de congoja, un
poco de perfume humilde, unos ruidos de pasos, puertas que se abren, una gran
penumbra de manos, rostros que no se apagan nunca... Feliz y triste, a las
puertas de la plenitud y en la proximidad de la desdicha, nmenamente vivo,
caminaba por el pasillo de mi casa moviendo la cabeza. (...) Son horas en las
que uno tiene ganas de cantar y llorar, y uno bebe su vino ganando lucidez
encada trago, sin perder emoción, y uno se asoma a la ventana de su casa y ve en
la noche la calle conocida, pero también en un fundido fantasmal y caliente, los
aeropuertos y los andenes, algunas ciudades lejanas, el latido de los años
circulando en esta inmensa red de venas calendarias, en este otro sistema
circulatorio al que llamamos la memoria.
La memoria es también la verdad
y la vida, otra manera de la sangre.
A veces la memoria empeora, y la
emoción se vuelve anémica. En tras ocasiones nos falla la memoria, y uno se
apoya contra la pared, sin fuerzas y perplejo como un enfermo. Hay quien, un
día, escapando de su memoria, huyéndole, negándola, se da cuenta de pronto de
que ha muerto, de que se ha convertido en un ser macilento, superfluo, vegetal:
lo que llamamos, con precisión cruel, un cadáver viviente.
Es importante
nuestro trato con la memoria: ella es la tomiza que maniata los haces de mies,
es ambén la cadena que sujeta los perros de la vida, y el sarmiento que anuda a
la gavilla que nos calentará las manos; ella es lo que reúne."

Impresionantes palabras las de Félix Grande. Me sirven, además de para recordar o recomendar -a aquellos que leen- el libro del que cojo este texto, 'Memoria del flamenco', para atomizar a los que la pierden... la memoria, por supuesto. También eso será este nuevo blog, un cuaderno de memoria, una libreta de recuerdos y reflexiones de recuerdos: autocríticas, críticas y planteamientos discutidos y discutibles. Que nadie se lleve a engaño: nada se olvida. Quién olvida está muerto, y quién muere no necesita recordar.

sábado, 12 de abril de 2008

Dicen,
que soy poeta del silencio
porque callo
cuando todos hablan
porque lloro por dentro
cuando algunos ríen.
Lo dicen,
porque soy de esos hombres
que se esconden tras una cara
que no dice nada.
Y dicen,
que soy poeta del sentimiento
porque ese sentimiento se guarda
en cada uno de los huesos
que componen este cuerpo.
Y yo, así,
agazapado,
miro
y a veces río
de lo que dicen
y guardo cada murmullo de las olas,
cada una de sus sonrisas,
las caricias del viento
el olor de tu mirada
y mi vida,
que es un cuento,
aquí,
callado,
con mis palabras...
en silencio.

viernes, 11 de abril de 2008

Ganó el GETAFE

Hay derrotas o Derrotas...
Cuando se da todo, cuando el esfuerzo se lleva al límite por conseguir unos objetivos, cuando la entrega, la pasión y el sacrificio superan, incluso, el cansancio que provoca la tensión y los nervios, eso no es una derrota, es una Victoria.
Lo fácil siempre es ver desde la barrera cómo los demás se la juegan; ver cómo los demás se parten el pecho y la cara contra la arena o contra el césped, y luego recoger los beneficios si los hubiera. En caso de no haber beneficios, entonces sí, entonces lanzar la crítica para intentar destrozar o decapitar al 'derrotado'. Qué fácil, qué miseria.
Siempre ha habido dos tipos de personas: los que se la juegan y arriesgan una y mil veces, y los que se cruzan de brazos, sin pelear y sin arriesgar, a ver qué cae o qué toca.
Por eso, para mí, en humilde opinión, ayer ganó el Getafe C.F. Y ganó con honor. Tuve el inmenso orgullo, porque lo fue, de aportar un poco de 'calor' en una 'fría' noche al equipo de mi ciudad: Getafe. Asistí al campo entusiasmado. Saben todos que no soy hombre de fútbol -motivos tengo de dentro y fuera-, pero sí creo que debo estar junto al equipo que me ha hecho vibrar y emocionar en innumerables ocasiones. Como uno más de los aficionados -no vayan a creer cosa contraria-, en el fondo norte, asistí a la victoria del trabajo bien hecho, del riesgo, del esfuerzo, de la pasión, del equipo entregado por conseguir un objetivo; y asistí a la derrota de un 'equipo' que gana con la suerte, sin el riesgo, engreído y prepotente, que esperó al posible error en la lucha del contrario.
Sí, marcó el Bayer en el último minuto y eliminó al Getafe. Pero ayer, permítanme, ganó GETAFE y su admirado equipo de fútbol.
No sólo una ejemplar lección deportiva, sino una lección para la política, una lección para la vida.

miércoles, 9 de abril de 2008

Verdad y Confianza

A continuación, y como inicio de este nuevo blog, voy a transcribir aquí, por aquello del recuerdo, el último artículo que he escrito en una publicación, ya tradicional, de Getafe: Anuario de Getafe 2008. Lo transcribo porque para mí tiene no sólo interés sino que marca, públicamente, el final de una etapa extraordinaria como Concejal de Getafe, y el inicio de otra no menos fascinante y también dedicada al servicio público.
Muchos me preguntan por la calle, en Getafe, eso de "Oye, ¿pero nos has abandonado, ya no vives aquí?". No he abandonado a nadie, todo lo contrario, estoy más comprometido que nunca con mi partido y mi ciudad (próximamente seréis testigos) , y tampoco he dejado de vivir en este Getafe que me encanta y en el que he creado mis vínculos familiares.
Por eso, antes de que se pierda en archivos varios, por aquí colgado queda:


Al final, año tras año, las páginas de este Anuario se terminan por convertir en ese reducto de pensamientos, reflexiones y recuerdos sobre lo que ha sido, o ha representado, el año terminado. Para aquellos que tenemos la enorme oportunidad de no faltar a la cita de escribir en estas páginas, que nos ofrecen los editores de este prestigioso Anuario de Getafe, es como si hasta este momento, hoy, no hubiera concluido tal espacio de tiempo.

Y es verdad que hay años peculiares o singulares para cada uno. En este caso, he de decir que este año 2007, pasado ya, ha sido enormemente significativo para el Partido Popular de Getafe, para Getafe y para el que en estos momentos trata de dedicarles unas líneas. Tanto que, en estos momentos que escribo este artículo, -que lo escribo como cada año, desde el primer número de este Anuario, de puño y letra y sin escribientes de contrato-, es la primera vez que no lo hago como Portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular, sino como Presidente del Partido Popular o, lo que es más importante todavía, como un vecino más. Y entonces me surgió la duda: escribir el artículo desde un enfoque personal o escribir desde un enfoque político. He decidido tirar por la calle del medio.

Y es que, comentaba por su importancia, el año 2007 fue un año de elecciones municipales. Fue el año en el que los vecinos y vecinas de Getafe tuvimos la oportunidad de decidir por el futuro de nuestra ciudad; un año en el que el Partido Popular de Getafe recibió el mayor apoyo y confianza de los ciudadanos en toda su historia. 11 concejales del Partido Popular, que representan los intereses de todos los vecinos y vecinas de Getafe, que son sus portavoces, supone un crecimiento no sólo en votos, no sólo en representación municipal, sino en la confianza de los vecinos y vecinas a un proyecto, a un trabajo, a una alternativa, sin precedentes en nuestro municipio hasta la fecha.

Cierto es que no obtuvimos la mayoría suficiente para poder gobernar nuestra ciudad. Cierto es que aunque el PSOE obtuvo 13 concejales, el pacto con IU ha provocado, de nuevo, un gobierno social comunista en nuestro municipio con lo que ello representa. Es trabajo ahora de los 11 concejales, de todo el Partido Popular de Getafe, seguir trabajando para conseguir la confianza necesaria para llevar a cabo todos y cada uno de nuestros compromisos con Getafe, con sus vecinos; nos toca seguir realizando una oposición seria, rigurosa y responsable pensada en resolver los problemas que nuestros ciudadanos tienen. Debemos seguir ofreciendo la confianza necesaria a todos los ciudadanos para que, en los próximos años sean más todavía los que nos den su confianza y así poder llevar a cabo nuestro proyecto para un Getafe mejor.

Todo en la vida tiene su momento y el momento del Partido Popular de Getafe sin lugar a dudas, está más cerca que nunca gracias al apoyo y confianza, cada vez mayor de nuestros ciudadanos.

Y es verdad, todo tiene su momento y a veces incluso uno se ve en la tesitura de tener que tomar decisiones que repercuten en su vida, que repercuten en el futuro, que tienen que ver con tu entorno y organización, pero que, sin duda, deben obedecer a unos principios y valores personales. Siempre he defendido –y criticado- que uno no puede eternizarse ni agarrarse a un cargo, sea cual sea, por y para la eternidad. Hay un tiempo para todo y, aunque a veces sea durísimo, las decisiones se deben de tomar en el momento adecuado. Y lo decía John F. Kennedy “los cambios son ley de vida. Y los que sólo miran el pasado o al presente seguro que se pierden el futuro.” Y esto vale para cualquier ámbito de nuestras vidas.

La experiencia más importante de mi vida, la más gratificante en lo personal y en lo político, ha sido ser concejal de Getafe, mi ciudad. Fui elegido en el año1995, cuando contaba 27 años, concejal de esta ilustre ciudad. Aquí vivo, aquí me casé, aquí nació mi hijo, aquí he formado mi familia, aquí tengo algunos de mis mejores amigos, aquí he madurado como persona y aquí he disfrutado del calor que dan cada uno de los vecinos que somos esta gran ciudad. No hay nada que pueda igualar ser concejal de tu pueblo. Nada en política te da más cercanía, más contacto con los vecinos, más vida que ser concejal de tu ciudad. En esta etapa, no exenta, por supuesto, de sin sabores, pero siempre tapados por la gran cantidad de momentos gratificantes que te aporta el servir, prácticamente las 24 horas del día, a todos los vecinos he aprendido a valorar lo más importante: las personas. He aprendido que el interés general de un pueblo, que el interés general de los vecinos que lo conforman, que a las personas nos unen muchas más cosas que las que nos separan. Que se pueden defender proyectos y posiciones políticas diferentes, que se puede discutir y debatir políticamente planteamientos o formas de gestión, pero que al final, cuando lo que está en juego son los intereses de tu ciudad, de tu pueblo, de tu comunidad, se apartan las diferencias, se arrima el hombro y adelante. Ahí quedan.

Pero 12 años creo que son más que suficientes para desarrollar una labor, un trabajo y crear las bases de un proyecto que ha de perdurar en el tiempo. Creo que uno de los peores días de mi vida fue el que tomé la decisión de dimitir como concejal y Portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular de Getafe. Fue un día inmensamente triste para mi pero, creo que aquí puedo decirlo abiertamente, un día en el que hice lo que mis principios y valores me marcaban. Nadie me obligó y nadie me instó a hacerlo. Nadie, todo lo contrario. Sí he de agradecer el haber tenido el privilegio, y la oportunidad, de seguir trabajando por los vecinos y vecinas de Getafe y de toda la Comunidad de Madrid, desde el gobierno que preside Esperanza Aguirre como Director General. Ese gran honor de haber sido concejal de Getafe, y ese gran honor, ahora, de ser Director General del gobierno de la Comunidad de Madrid, se lo debo –y agradezco- a mi partido, nuestro partido, y sobre todo, a esas personas, gran número de personas, que lo sustentan con un trabajo, esfuerzo y sacrificio la mayoría de las veces anónimo. Son los verdaderos protagonistas de que el Partido Popular de Getafe sea lo que es y de que muchos de nosotros tengamos el inmenso honor de representarlo. En política nadie es nada por sí mismo.

El proyecto del Partido Popular de Getafe continúa con más fuerza que nunca. Con más deseo de trabajar y servir a los ciudadanos que nunca. Con ilusiones renovadas.

En estos años he aprendido muchas cosas, pero lo más importante, de verdad vecinos, ha sido fortalecer dos valores para mí fundamentales: la verdad y la confianza.

La verdad es lo que ha de guiar el trabajo de cualquier persona que se dedique a la política. Verdad en defensa siempre del interés general, verdad en cada una de las iniciativas y críticas que se hagan, verdad aunque a veces eso duela o cueste discutir con aquellos que no piensen igual. Confianza porque la confianza es capaz de transformarlo todo. La confianza en nuestras ideas, en nuestro proyecto, en nuestros equipos de personas. Como dice Covey, y defiendo, “la escasa confianza crea intenciones ocultas, intrigas, conflictos interpersonales, rivalidades. La escasa confianza lo ralentiza todo.” Hay que confiar, siempre, aunque a veces esta confianza pueda provocarnos errores. Un error siempre es una lección.

Y por eso me gustaría concluir este artículo pidiendo disculpas por los errores que haya podido cometer en estos 12 años de concejal de Getafe, en estos 12 años de servicio a mis vecinos. Seguro que han sido muchos, segurísimo, pero puedo asegurar que ninguno de ellos ha sido intencionado. Y también, cómo no, dar las gracias a todos los vecinos de Getafe por haberme dejado compartir los mejores años de mi vida personal y profesional con ellos como SU CONCEJAL.

lunes, 7 de abril de 2008

¿Volvemos, vuelvo?

No sé si volvemos o vuelvo. No sé que hago otra vez por aquí, en este mundo de silencios y palabras... No sé. Parece que es demasiado tiempo sin escribir 'públicamente', guardando cada una de mis reflexiones, más o menos pertinentes o impertinentes, en el cajón de la memoria.

Han pasado meses desde la última cita y palabra que escribí en aquél 'Blog de José Luis Moreno'. ¿Descanso? No. Más que descanso reflexión; más que cambio, nueva visión.
Necesitaba un tiempo de adaptación; necesitaba un período de redistribución de pensamientos, opiniones y reflexiones. Necesitaba otro punto de vista, alejarme para volver a bajar.

Escribí durante varios años, cada día, en aquel 'blog'. Blog que fue pionero en Getafe (mi ciudad, mi pueblo); blog político y casi personal; blog posiblemente ya olvidado en el universo internauta; blog del que guardo los más gratos recuerdos y, también, momentos. Escribí para todos los que quisieron leer: simpatizantes y detractores, críticos y clamorosos 'amigos'. Un blog cargado de defectos -como el que escribe-, desperfectos y alguna que otra virtud: la libertad.
Y ahora vuelvo por aquí. ¿Por qué? Tampoco lo sé. Porque me gusta escribir. Sé que lo hago mal, o no muy bien, pero me gusta. He descansado, he reflexionado -repito-, he 'madurado' (je je) y puedo hacerlo desde un punto de vista más personal, más mío.

No nace aquí un blog político. Nace un blog personal. Un blog, un cuaderno, una libretilla, en el que cuando el silencio me llame, encontrarme con mis opiniones personales, mis reflexiones y anhelos, mis vulgaridades literarias, mis opiniones políticas o mis inquietudes, mis búsquedas espirituales o, simplemente, encontrarme conmigo. Un blog libre pero comprometido. Comprometido con aquellos principios que siempre he defendido, defiendo y defenderé. Un blog algo rebelde o peculiar, algo raro... ¿Así soy? No lo sé, aunque lo que sí sé es que cercano a los 40 -me acerco con esa velocidad que sólo marca el tiempo-, se ven las cosas de manera diferente a cuando estaba más al lado de los 20.

Escribiré cuando me plazca y de lo que me plazca. No pido a nadie que me lea ni que opine de lo que lee; tampoco que le guste o disguste lo que expongo. Este es mi cuaderno y en él escribiré, vomitaré, transcribiré o ignoraré todo aquello que, 'cuando el silencio me llama', me permito a mi mismo hacer...

Si has leído estas frases inconexas, gracias; si no las has leído, no te preocupes, no pierdes nada.
Independientemente de todo y por todo, gracias. Como siempre: mis disculpas por errores o frases mal interpretadas; por defectos o desperfectos gramaticales y/u ortográficos. Que nadie se de por aludido por nada de lo escrito, nadie es más importante que nadie, y un mal momento lo tiene cualquiera.

Nos leemos...