sábado, 30 de mayo de 2009

Y entonces...

Y entonces,
si me preguntas,
te diré qué es la felicidad
qué es mi felicidad;
y te explicaré
como si un alumno fueres
de esa vida que ya te lleva,
que son todos esos momentos
a lo mejor no muchos,
depende,
o más,
tal vez,
que bajan y suben
que van y vienen
como en esa vida,
la tuya.

Y son esos momentos
casi instantes
mínimos y máximos:
como acostarnos
y sentirnos respirar
a los tres;
levantarme
contemplar vuestro sueño,
ese beso perdido
o tu sonrisa;
correr mientras llueve
o sentir el sol cuando leo;
y es entrelazar los pies
que te viven
o escribir unos versos
junto al gintonic;
y es sentir ese viento
mientras huelo la tierra húmeda
del campo manchego.

Me hace feliz
amanecer cada día
a vuestro lado
porque es un día más
y no un día menos.

Así es...

Son instantes y momentos
ya lo sé,
no muchos pero es un Todo,
algunos van otros vendrán
si la gracia del Dios
así nos lo quiere.

Y seguir recorriendo el Camino
y no parar
¿para qué parar?
Tampoco mirar atrás
¿para qué?
siempre hacia delante.

Eso es mi Felicidad
la que tengo tuya,
hijo.

viernes, 29 de mayo de 2009

Dice Omraam Mikhaël Aïvanhov que...

"La grandeza de un ser, su verdadero poder, no consiste en obtener poderes, sino abstenerse de utilizarlos en su propio interés. Aquel que utiliza prácticas mágicas para obtener amor, gloria, poder, dinero, o para librarse de un adversario, está en realidad haciendo magia negra; todo lo que consiga obtener así se volverá un día contra él y lo perderá todo.
La verdadera magia, la magia divina, consiste en utilizar todas nuestras facultades, todos nuestros conocimientos para la realización del Reino de Dios en nosotros mismos y en los demás. Muy pocos magos llegan a este grado superior donde ya ni siquiera se tiene interés por la magia en si, donde ya no realizan operaciones mágicas, donde se deja de querer mandar sobre los espíritus para satisfacer algunas ambiciones personales, donde el único objetivo consiste en trabajar por la luz y con la luz. Aquellos que lo consiguen son teúrgos, es decir seres que practican la magia divina. Su trabajo es completamente desinteresado, son los bienhechores de la humanidad."

miércoles, 27 de mayo de 2009

Objetivo: 2ª Carrera Liberty Seguros




Bueno, me he puesto un poco las pilas y aunque la alergia me está pasando factura este año, el próximo domingo, si Dios así lo quiere, participaremos en la 2ª Carrera Liberty Seguros. 10 km por el centro de Madrid, con un recorrido fantástico del que espero disfrutar más de lo que en los últimos días estoy haciendo en mis rodajes.


He bajado algo la forma y es debido a los problemas de respiración que me produce la 'maldita' alergia. Ya sólo me falta ir con mascarilla 'leche'. Bueno el caso es que allí estaremos el Club Moreno's Running (de momento 2) para intentar hacer mejor tiempo y, lo más importante, pasar un buen rato deportivo.




En esta segunda edición de esta carrera que liderará Chema Martínez luciendo el dorsal número 1 y a favor de la promoción del deporte paraolímpico y la candidatura olímpica de Madrid 2016, 10.000 corredores llenarán el próximo 31 de mayo desde las 10 de la mañana las principales calles de Madrid.





La Carrera Liberty Seguros se ha convertido con sólo dos ediciones en una de las grandes carreras de Madrid, sobre todo por su espléndido recorrido con salida y llegada en la calle Goya y que transita por puntos como el Paseo del Prado, Cibeles o la Castellana.


Parece un buen recorrido para intentar forzar un tiempo más respetable... Vamos!
Algunos dedicamos más tiempo a quedar bien con los que nos rodean, en todas sus formas -apariencia incluida-, que a hacer el bien a los demás o sobre todo a aquellos que más lo necesitan. Deberíamos dedicar nuestros esfuerzos a hacer el bien y no a quedar bien.

martes, 26 de mayo de 2009

El Placer de la Lectura...

El Placer de la Lectura es una de esas páginas que hacen las delicias de aquellos que son, somos, amantes de la lectura y los libros. Cada día reseñan o recomiendan un libro diferente con lo que se convierte en un lugar idóneo y de obligado paso para todos aquellos que gustamos de estar al tanto de las novedades literarias.


Hace un par de semanas me pidieron una reseña del libro que estaba leyendo en aquel momento: 'El beso de la sirena negra' de Jesús Ferrero. Para mi ha sido un verdadero placer colaborar y, sobre todo, intentar realizar algo que he hecho infinidad de veces en este blog, pero que más allá nunca había realizado.


Os dejo el enlace de la página y, como no, de mi recomendación de lectura. Y a los amigos de El Placer de la Lectura, cómo no, muchísimas gracias.



"martes 26 de mayo de 2009

El beso de la sirena negra - Jesús Ferrero

No es fácil escribir una novela que consiga atrapar al lector y sumergirle en los caminos en los que el autor trata de moverse. Menos aún, si cabe, es conseguir intrigar y obtener las sensaciones de un protagonista (hombre o mujer) ficticio a través de un lector tras unas páginas de novela negra. (más)


Eso pienso. No soy lector de novela, de ningún tipo, aunque a la hora de serlo, de dar el paso de escoger un título, siempre trato que sea de autor español. No tengo más motivo que el de tratar de valorar lo que tenemos más cerca que es, en la mayoría de los casos, tan bueno o mejor como esos títulos que nos envuelven en marketing de primera fila. Y así elijo mi novela y así elegí ésta: El beso de la sirena negra.Autor que me merece todo el respeto del mundo, autor del que leí en su día algún título ya clásico (Belver Yin) y autor que, parece ser, se estrena en el arte de la novela ‘policíaca’, detectivesca o de intriga. Y claro, para una persona que no lee mucha novela, que ocupa su tiempo en lecturas ajenas a este estilo, cuando coge una entre sus manos o le atrapa hasta el final o no dura más de unas páginas de lectura…


En este caso me atrapó hasta el final, me hizo sentir y penetrar en cada momento de los protagonistas y consiguió hacerme desconectar y perder mi mente más allá de lo cotidiano. Eso es lo extraordinario de una buena novela; eso es lo extraordinario de este texto de Jesús Ferrero.


‘El Beso de la sirena negra’ es una novela de intriga marcada por la sensualidad, el ambiente psicoliterario y el deseo.Una novela que entretiene a la vez que consigue, por medio de sus protagonistas, la investigadora Ágata y la intrigante y oscura Alize, llevarnos por el lado más oscuro del deseo y la pasión. Recorre y roza cada uno de esos sentimientos tanto que nos hace sentir algún que otro escalofrío.Cada página de este libro nos lleva por un camino que no esperas recorriendo así, junto a la detective Ágata, un viaje a través de un París bajo sospecha y un Madrid aristócrata. Una crítica social bajo una realidad aparente. Proust y Lewis Carrol se convierten en protagonistas secundarios de ese ‘lado del espejo’ que el autor hace traspasar a sus protagonistas y que, sin lugar a dudas, deja en la mente del lector con un sentido agridulce. Nace aquí una detective o investigadora inusual que de seguro, así tengo entendido, nos hará sentir en algún caso más.


Me quedo con una de las últimas reflexiones del autor o la protagonista dejadas en las páginas finales: “El despertar, el verdadero despertar, es misterioso e inocente, y si bien se va produciendo de forma gradual, se advierte de repente. No es un hecho que se pueda demostrar, pues se lleva a cabo en las regiones más oscuras del alma, pero tampoco es una ficción de la mente. Se trata simplemente de un estado general que propicia una nueva mirada sobre la vida y sobre la muerte.”


Ahí es nada.No dejen de leerla.


José Luis MORENO

Director Gral. Infraestructuras y Servicios

CONSEJERÍA EDUCACIÓN

Comunidad de Madrid


RESEÑA OFICIAL DE LA EDITORIAL

Esta primera novela negra de Jesús Ferrero es un relato intenso, lúcido y envolvente sobre el otro lado del deseo.«No le pido que indague en el alma de mi hija, sólo le pido que averigüe dónde se encuentra y qué clase de vida está haciendo.» Éste es el encargo que Lucía Valmorant hace a la detective Ágata Blanc para que localice a su hija. Las investigaciones la llevan hasta París, donde se encontrará con la verdadera Alize... Ágata será atraída por caminos que nunca habría imaginado y que la estaban aguardando como una revelación. Una novela que ahonda en el lado oscuro que todos escondemos, sin perder de vista lo mejor de la tradición noire clásica.


Título: El beso de la sirena negra Autor: Jesús Ferrero Editorial: Siruela Páginas: 163 Precio : 15,90€

Agradecimiento de Jesús Ferrero

En el día de hoy he recibido estas líneas de agradecimiento del escritor Jesús Ferrero. Creo que merecen estar en este humilde rinconcillo de anotaciones varias... Sin ninguna duda gracias a él por esos momentos a través de sus libros.

"Querido amigo:
Agradezco profundamente la lectura que has hecho de mi novela. Como ya le indicaba a Pepe (El Placer de la Lectura), es una lectura clara y aguda, que informa bien al lector y le anima a entrar en la novela.Gracias de nuevo.
Te deseo lo mejor.
J."

lunes, 25 de mayo de 2009

La verdad me recuerda...

La vida me recuerda
de vez en cuando
lo que no me habían dicho
aunque sin decirlo
debía saberlo:
que es mejor estar
sin parecerlo
y existir sin serlo,
que parecer estar sin ser
o tratar de destacar,
quizás,
sin merecerlo.

domingo, 24 de mayo de 2009

'Mis noventa minutos con Mario Conde' por S. McCoy

Recojo el artículo o post que publica S. McCoy en su sección Valor Añadido y que aparece recogido en elconfidencial.com de ayer. Lo titula 'Mis noventa minutos con Mario Conde' y me pareció lo suficientemente interesante como para guardarlo por aquí:

(Actualizado a las 10.15. Mario Conde alude a este encuentro en un post de su blog de hoy. No puedo por menos que adjuntarlo. Mi juicio sobre su persona es subjetivo, punta de iceberg. Como el suyo sobre la mía. Excusa para próximas citas. El elemento discursivo de Conde que dejó, voluntariamente o no, poco espacio para el elemento humano que reclama, se ha tratado de recoger con la mayor objetividad por el interés de los lectores. Una retórica difícil de seguir y más de reflejar, aun con una sonrisa. En cualquier caso, para el barco que no sabe dónde va, cualquier rumbo es el correcto, a vela o a motor).
Mario Conde es todo un personaje. En su doble acepción de figura de relevancia social, pretérita o presente, y de impostura, de ficción artística que desempeña un papel estudiado de antemano. Esa es la sensación que me quedó del encuentro que mantuvimos el jueves pasado con él en la redacción de El Confidencial, diario que pretende ser la casa de todos. Una persona cuya exuberante inteligencia, que se prueba en una oratoria retórica, amena, vibrante y gestual, ya fue su condena. Demasiado lejos, demasiado rápido. Y el sistema, como hemos comentado hasta la saciedad, no perdona: tolera a los listos, destruye a los que se creen los más listos. Una experiencia interesante, marcada por el ritmo que él quiso imponer, sudoroso en extremo, adicto al café y lejos del patetismo televisivo reciente. Podría creer que venía a vendernos su libro, una historia premeditada cualquiera. Pensando sinceramente y revisando mis notas, no se me ocurre cuál es. Quizá únicamente persiga estar ahí; volver a ser alguien en un mundo en el que la meditación trascendental logra serenar las almas pero no controlar los egos. De ser así, no seré yo quien le niegue tal satisfacción, justificación del artículo de hoy. Tic-tac, tic-tac, cronómetro en marcha.
El discurso de Conde, que se envuelve en un cierto halo de misterio y alardea de la prodigalidad de unos contactos que recorren todo el estrato social, es contradictorio. Su pesimismo sobre el entorno macro que afecta a España, y las posibles consecuencias políticas y sociales que del mismo se pueden colegir, choca con una renovada carrera empresarial que, como él mismo señala, pretende aprovecharse de la ineficiencia de esos bancos y cajas que han hecho tabla rasa con sus clientes y apenas distinguen las empresas solventes de aquellas que no lo son, al menos al nivel del presionado director de sucursal. El gallego de Tuy -que considera el crédito como un la sangre del sistema y un valor social, cuestión más que discutible, toda vez que participa de las dos características principales que al mismo lo definen, según su criterio: uniformidad y necesidad- está dispuesto a jugar un papel relevante a la hora de ayudar a aquellos negocios hoy viables pero necesitados de financiación. Tenga o no éxito en su misión, uno no puede sino recordar en este modo de actuación cómo se han construido parte de las grandes fortunas de este país.
Quizá el elemento más diferencial de su línea de pensamiento sea el salto que da desde el concepto de eficiencia económica al de eficiencia social. No creo que pueda considerarse una idea novedosa aunque para servidor resultó, conceptualmente y dentro de mis limitadas posibilidades intelectuales, original. El ex presidente de Banesto considera la primera (eficiencia económica) como una argucia más de esa ortodoxia formal que, pese a perseguir lo teóricamente correcto desde un punto de vista económico, ha permitido la creación de la mayor burbuja financiera de la Historia, cuyo estallido ha traído importantes y negativas consecuencias para el conjunto de la sociedad. Una ficción de actividad y riqueza, juicio que comparto con él, llena de acrónimos ingleses, que ha dejado hace tiempo de corresponderse con la economía real que inicialmente la sustentaba y le daba fundamento y utilidad. Con la paradoja adicional de que se vuelve a depositar en los guardianes de dicha ortodoxia, los que hicieron negocio de ella, la corrección del desastre que, por acción u omisión, contribuyeron a generar. Correcto.
De ahí que para él -no se olviden, éste es su minuto de gloria no solicitado en Valor Añadido, tic-tac, tic-tac- el cambio de modelo sea una especie de consuelo colectivo que no ataca la raíz del problema. El objetivo último no ha de ser tanto la mejora de la estructura productiva o de demanda, sino la consecución de una eficiencia social. Un concepto complejo que incluye tanto la condición de los propios ciudadanos como agentes económicos y factores de producción no suprimibles como el impacto que, sobre el conjunto de los mismos, su riqueza y bienestar, se deriva de las actuaciones públicas y privadas dentro del esquema económico fijado de antemano. Un nuevo paradigma que sólo cobra sentido encuadrado en un factor igualmente recurrente de su disertación: el necesario resurgir de la sociedad civil. Movimiento revolucionario, de cambio de las decrépitas instituciones públicas nacionales, que si no surge a tiempo corre el riesgo de convertirse en asambleario, con todo lo que esto implica, especialmente en términos de xenofobia. Conde parece olvidar aquí que es precisamente la condición humana, su pánico, su ambición, la que termina por distorsionar la bondad de los distintos poderes del estado, hace este concepto de eficiencia social inviable a medio plazo y provoca que su propuesta anide, probablemente, en el árbol de la utopía.
¿Es posible que tal fenómeno de rebeldía social se produzca? Dependerá de lo que se prolongue en el tiempo la crisis y lo que dure la desconexión entre las prioridades de los gobernantes, que se centran en el rescate de la banca, y las necesidades de sus votantes. Una Administración desorientada que dispersa sus esfuerzos frente a una colectividad doliente que está sufriendo en sus carnes la falta de recursos, de tipo de interés o de cambio, para salir del hoyo por el que actualmente transita y que contempla cómo la única solución posible pasa por un ajuste real de los precios y de sus salarios. Con el problema adicional de no ver una salida a corto plazo pese al mensaje oficial. Empieza el ex banquero a percibir un clamor social por el cambio. Quién lo canalizará es otro cantar aunque él no ofrece formalmente su candidatura. Banca y ciudadanía. Pero, ¿no era importante el crédito? En efecto. Pero, novedad no tan novedosa de Conde, ha de ser tutelado lo que implica asignarle una función social no especulativa que condicione, a su vez, una actividad bancaria que ha de volver a su función primigenia de canalización del ahorro a la inversión. Como si fuera posible.

Mario Conde está de vuelta. De mucha más calidad que sus intervenciones televisivas es su blog donde realiza numerosos devaneos intelectuales acerca de lo divino y de lo humano. Merece la pena una visita. El que fuera considerado como ángel caído vuelve de las cloacas del infierno del poder para enfrentarse con él con la fuerza de quien ha sido víctima de sus propios excesos y quiere ser verdugo de su pasado. Emerge Mario Conde de sus cenizas. Por más que me lo pregunto, no sé muy bien para qué. Él sabrá. Pero está ahí. Un tipo brillante, divertido y listo de verdad. Esperemos que esta vez, sepa medir no sólo sus fuerzas sino, sobre todo, las de los demás. Tic-tac, tic-tac, se cumplió el tiempo. Volvemos el lunes.

Escribe Lola Santiago...

"Dame Señor, vivir en la esperanza
de tu amor que redime y que sosiega
vuelto mi corazón tibia mudanza
en su latir callado de sed ciega.

Entre zarzales te he buscado, presa
de pasiones sin gozo, ya vencida,
y amarguras traídas en promesa
que han abierto lo ancho de mi herida."

sábado, 23 de mayo de 2009

Tarde de toros en Las Ventas, Feria San Isidro 2009, con susto...


¿?...
Resulta que ayer dejé incompleto el comentario sobre esta foto. Lo cierto es que a escasos metros del toro saltarín, como puede verse, me encontraba yo, en la barrera, tratando de disfrutar de una calurosa tarde taurina.

El verdadero héroe es aquel que no se conoce ni se sabe de su existencia; está ahí, sin publicidad. Por eso hay muchos más de los que creemos. El héroe social auténtico no desea que le conozcan ni admite adulaciones. Simplemente es.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Es muy difícil contagiar pasión a un grupo o equipo de personas, no es nada fácil; aquél que no sea capaz de contagiar o transmitir este sentimiento, jamás podrá llegar a ser un líder de nada.

'La excepción israelí' por Gabriel Albiac

Artículo publicado en ABC de hoy. Interesante y comparto opinión.
NO hay Estado en el mundo al cual no se reconozca potestad para defender con las armas sus fronteras. Salvo a Israel. A cualquier despotismo en ejercicio, teocracia feudal, tribalismo en diverso grado genocida, dictadura arcaizante o moderna, le es atribuido el derecho a un ejército que preserve su territorio. Al único Estado democrático del Cercano Oriente, se le niega eso. Que es, nadie se engañe, la condición sin la cual no hay nación posible. Y eso es lo que está en juego: la existencia. Quienes, bajo soflamas vomitivamente humanitarias, niegan el derecho israelí a proteger sus fronteras frente a un enemigo armado que proclama su propósito de destruir el país y expulsar a sus pobladores, fingen hablar de política. Mas no hay política, no puede haberla, en una hipótesis tan carente de racionalidad mínima. Bajo la espuma de la retórica caritativa y de ese pringoso moralismo que es modo muy europeo de enmascarar lo más siniestro, se trasluce un odio viejo. Irracional y homicida. El del intemporal antisemitismo que, en lo más hondo, sigue operando con idéntica intuición a la de Hitler: lo judío es una enfermedad que debe ser extirpada de lo humano. Del corazón de Centroeuropa, en los años cuarenta. Del corazón del Cercano Oriente, ahora. El antisionismo es la forma benévola y eficacísima del antisemitismo. Igual de exterminadora. Y menos malsonante.
Israel nació en la guerra. Y en la guerra ha sobrevivido ya sesenta y un años. Sin permitirse una pausa ni un desaliento. No es azar. Ni heroísmo. Tan sólo, la constancia del dato material básico: una sola ocasión de desaliento, una sola debilidad, una derrota, equivaldrían a su aniquilación. Pocas naciones del mundo, quizá ninguna, viven en tal certeza: vencer militarmente cada día -cada día-, o ser borrado del mapa. En 1947, Israel aceptó, sin condiciones, el mapa palestino de la ONU. En 1948, los ejércitos árabes emprendieron, en todas su fronteras, lo que se anunció iba a ser una rápida operación de limpieza. Israel, sin un ejército aún que mereciera tal nombre, movilizó en armas hasta el último de sus ciudadanos. Venció. Construyó un Estado libre y próspero, allá donde sus vecinos sólo fueron capaces de generar servidumbre y miseria. En 1967, Egipto, Siria, Jordania e Irak anunciaron llegado el momento de extirpar, por fin, el cáncer judío. Fue la «Guerra de los seis días». Dos años más tarde, los guerrilleros de la OLP eran masacrados por sus hermanos jordanos: las fotos de los hombres del Fatah cruzando el río para entregarse al Tsahal, como única alternativa a la ejecución in situ dictada por el rey Huseín, están en las hemerotecas. En 1973 Egipto intentó de nuevo la aventura; fue la ofensiva mejor planificada. Un veterano militar llamado Ariel Sharón salvó a Israel, con una operación de riesgo máximo al otro lado del Canal. Sadat firmó la paz en el 79. Pagó con su cabeza. Siguieron continuas escaramuzas. Seguirán. Mientras los dirigentes palestinos sigan considerando de más valor los fondos internacionales que se embolsan en oscuras cuentas suizas, que el sufrimiento espantoso de su pueblo. Arafat fijó en eso el paradigma. Las cuchilladas que, tras su muerte, cruzaron herederos familiares y políticos por el control del dinero personalmente acumulado por el hombre que rechazó de Clinton y de Barak la concesión del 97 por ciento del territorio palestino, moverían a colosal carcajada; si no hubiera detrás de ellas tanta sangre.
Israel exige fronteras. Estables. Como toda nación. Como casi ninguna, debe luchar cada mañana para conseguirlas. O aceptar la muerte. Es la excepción. Absoluta.

martes, 19 de mayo de 2009

41 y...

... la vida sigue gracias a Dios.


Aquí tenía poco más de 2 añitos (aunque parezca mayor, eh!).

Han pasado unos cuantos y seguimos. ¿Alguna diferencia? A lo mejor unas cuantas, no muchas. Sigo siendo aquél. Ahora no monto a caballo (me da miedo), corro (no paro de hacerlo) y reconozco la vida ha sido grata conmigo. Tengo lo que necesito y deseo (que no es mucho) y creo que es suficiente: familia, amigos (los de verdad), algún adversario (que me hace divertir y entretener) y el sueño de conseguir un mundo más justo para mi hijo.

Cumplo 41 y por mucho que algunos lo piensen no he cambiado mucho.

Gracias a los que consiguen hacer que despierte cada día con ganas de vivir: ella y él.

lunes, 18 de mayo de 2009

Rondo Veneziano 'La serenissima'

Hace ya unos años... pero está.

Dice San Agustín que...

¿Y qué cuando nombro el olvido y al mismo tiempo conozco lo que nombro? ¿De dónde podría conocerlo yo si no lo recordase? No hablo del sonido de esta palabra, sino de la cosa que significa, la cual, si la hubiese olvidado, no podría saber el valor de tal sonido. Cuando, pues, me acuerdo de la memoria, la misma memoria es la que se me presenta y a sí por sí misma; mas cuando recuerdo el olvido, preséntanseme la memoria y el olvido: la memoria con que me acuerdo y el olvido de que me acuerdo.
Pero ¿qué es el olvido sino privación de memoria? Pues ¿cómo está presente en la memoria para acordarme de él, siendo así que estando presente no puedo recordarle? Mas si, es cierto que lo que recordamos lo retenemos en la memoria, y que, si no recordásemos el olvido, de ningún modo podríamos, al oír su nombre, saber lo que por él se significa, síguese que la memoria retiene el olvido. Luego está presente para que no olvidemos la cosa que olvidamos cuando se presenta. ¿Deduciremos de esto que cuando lo recordamos no está presente en la memoria por sí mismo, sino por su imagen, puesto que, si estuviese presente por sí mismo, el olvido no haría que nos acordásemos, sino que nos olvidásemos? Mas al fin, ¿quién podrá indagar esto? ¿Quién comprenderá su modo de ser?
Ciertamente, Señor, trabajo en ello y trabajo en mí mismo, y me he hecho a mí mismo tierra de dificultad y de excesivo sudor. Porque no exploramos ahora las regiones del cielo, ni medimos las distancias de los astros, ni buscamos los cimientos de la tierra; soy yo el que recuerdo, yo el alma. No es gran maravilla si digo que está lejos de mí cuanto no soy yo; en cambio, ¿qué cosa más cerca de mí que yo mismo? Con todo, he aquí que, no siendo este "mí" cosa distinta de mi memoria, no comprendo la fuerza de ésta.
Pues ¿qué diré, cuando de cierto estoy que yo recuerdo el olvido? ¿Diré acaso que no está en mi memoria lo que recuerdo? ¿O tal vez habré de decir que el olvido está en mi memoria para que no me olvide? Ambas cosas son absurdísimas. ¿Qué decir de lo tercero? Mas ¿con qué fundamento podré decir que mi memoria retiene las imágenes del olvido, no el mismo olvido, cuando lo recuerda? ¿Con qué fundamento, repito, podré decir esto, siendo así que cuando se imprime la imagen de alguna cosa en la memoria es necesario que primeramente esté presente la misma cosa, para que con ella pueda grabarse su imagen? Porque así es como me acuerdo de Cartago y así de todos los demás lugares en que he estado; así del rostro de los hombres que he visto y de las noticias de los demás sentidos; así de la salud o dolor del cuerpo mismo; las cuales cosas, cuando estaban presentes, tomó de ellas sus imágenes la memoria, para que, mirándolas yo presentes, las repasase en mi alma cuando me acordase de dichas cosas estando ausentes.
Ahora bien, si el olvido está en la memoria en imagen no por sí mismo, es evidente que tuvo que estar éste presente para que fuese abstraída su imagen. Mas cuando estaba presente, ¿cómo esculpía en la memoria su imagen, siendo así que el olvido borra con su presencia lo, ya delineado? Y, sin embargo, de cualquier modo que ello sea -aunque este modo sea incomprensible e inefable-, yo estoy cierto que recuerdo el olvido mismo con que se sepulta lo que recordamos.

domingo, 17 de mayo de 2009

Monica Belucci y Sophie Marceau, abrazo desnudo.


Otra de esas portadas atrevidas y con una fotografía cargada de sensualidad y vida. Una foto más que pasará a la historia. Las actrices Mónica Bellucci y Sophie Marceau aparecen desnudas y abrazándose en la portada del semanario 'París Match'.

viernes, 15 de mayo de 2009

Ayer fue como siempre

Ayer fue como siempre
pero nunca como hoy
que he visto la luz
ensombrecerse
y la tristeza
como sonreía.

Ayer fue como casi todos los días
pero no me dijo 'hasta mañana'
como me lo ha dicho Hoy
que no deja de repetirme
que mientras sienta esperarme
huele cada instante
de vida.

Ayer fue de esos
de los que como pensaba
uno debe vivir
cambiando el color
de cada noche
y día.

Y así volverá mañana
y pasado
y al otro y otro...
cada día.

jueves, 14 de mayo de 2009

Dice Julien Benda que...

"Consideremos estas pasiones, llamadas políticas, a través de las cuales unos hombres se enfrentan a otros hombres, y de entre las cuales las principales son las pasiones de raza, las pasiones de clase, las pasiones nacionales. Las personas mas predispuestas a creer en el progreso de la especie humana, en concreto en su necesario avance hacia la paz y el amor, no podrán negarse a aceptar que, desde hace un siglo y cada día mas, estas pasiones alcanzan, en varios sentidos y de la mayor importancia, un grado de perfección que jamás la historia había conocido"

Julien Benda (1867/1956) "La traición de los intelectuales"

miércoles, 13 de mayo de 2009

Culos de John Lennon y Yoko


Pufff!!!
Para muy amantes y seguidores del ex Beatle. Yo me quedo con ellos vestidos y escuchando su música. El arte es el arte y a la hora de buscar o vender, algunos venden hasta el trasero... Una exposición más...
¿Cómo se escribe un poema sin final?
¿Cómo termina un poema que ni siquiera se ha escrito?
¿Acaso sabe alguien cuándo concluye la vida sin existir escrito un camino?

martes, 12 de mayo de 2009

Muere Antonio Vega


Triste noticia. Acobo de enterarme. Luto en la música española. Fallece otro grande: Antonio Vega.


El compositor madrileño Antonio Vega, enfermo de cáncer de pulmón, fallecía este martes a los 51 años a consecuencia de una neumonía.


Antonio Vega fundó Nacha Pop en 1978 junto a su primo Nacho García Vega, guitarrista y cantante, el bajista Carlos Brooking y el batería Ñete, y dos años más tarde publicaron su primer álbum, que incluía la célebre 'Chica de ayer', una composición suya.
Después de siete discos, Antonio Vega inició en 1991 su carrera en solitario con ‘No me iré mañana’, aunque Nacha Pop regresó a los escenarios el pasado año, con una gira veinte años después de la última efectuada por el grupo.

Hoy me quedo con esta...

Pamplona...


lunes, 11 de mayo de 2009

Dice Omraam Mikhaël Aïvanhov que...

" El dinero, los aparatos, las armas he aquí lo que hace que los humanos tengan la convicción de ser ricos y poderosos, y lo son en efecto mientras estos medios permanecen a su disposición. Pero si los pierden, ¡se dan cuenta de lo débiles, endebles y vulnerables que son! En efecto, porque todos estos medios no les pertenecen.La diferencia entre un hombre espiritual y un hombre ordinario se halla en que sus riquezas, sus armas le pertenecen verdaderamente. Incluso si llega a perder todas sus posesiones materiales, continúa sintiéndose lleno de luz, poderoso, en plenitud, porque las riquezas, los aparatos y las armas están en él.
Todos aquellos que sólo tienen posesiones exteriores, en realidad no poseen nada, porque lo que es externo no nos pertenece. Son como ese general al que se saluda en el desfile por sus condecoraciones, pero si nos lo encontramos en la piscina, enclenque y esmirriado, puede incluso suceder que alguien le empuje, ¡porque no le ha reconocido! Sólo el ombre espiritual conserva su poder y sus riquezas, porque habiendo trabajado con sus posibilidades internas, las transporta a todas partes consigo."

domingo, 10 de mayo de 2009

Si en la vida se te cruza un miserable, de esos que parece que no existen pero están por todas partes, puede convertir varios de tus días en cajones repletos de instantes míseros. Hay que odiar mucho a alguien -¿qué es el odio?- para ser capaz de mentir miserablemente para tratar de hacerle daño. ¿Por qué a mí no me ocurre eso de 'odiar'? No puedo odiar ni siquiera al miserable. Trato simplemente de ignorarle aunque noto, presiento, casi siento, que cuando los miserables se sienten ignorados, todavía se ponen más cachondos, odian más e inventan más perrerías contra los odiados. ¿Qué sería la vida sin miserables? No lo sé, miren a su alrededor.

sábado, 9 de mayo de 2009

Nacho Cano 'El Amargo Del Pomelo´

Música, sensualidad... vida.

Cada día de la vida es una lección diferente. Está ahí, sólo tienes que tener predisposición para aprender. Unos días más intensa, otros menos, pero siempre la jornada tiene algo que enseñarnos. Tenemos que querer ver. Hoy tuve la enseñanza de quien menos lo esperaba y cuando ya pensaba el día terminado. La soberbia nunca es positiva, ni llevando razón. Es más, un comportamiento soberbio te la quita. Es así.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Dice T. S. Eliot que...

"Sólo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos pueden descubrir todo lo lejos que se puede llegar."

martes, 5 de mayo de 2009

Un poema jamás podría ser terminado por un poeta ajeno o diferente al que lo ha hecho nacer.

lunes, 4 de mayo de 2009

Otro atardecer...


Nos dice el Tao...

No se puede agarrar el final ni el principio


No hay límites fijos.
El tiempo no se detiene.
Nada perdura.
Nada es definitivo.
No se puede agarrar el final o el principio.
El que es sabio
ve que cerca o lejos es lo mismo.
No desprecia lo pequeño
ni valora lo grande.
Donde difieren todos los parámetros,
¿cómo se puede comparar?
Con una mirada,
absorbe el pasado
y el presente,
sin lástima por el pasado
ni impaciencia con el presente.
Todo está en movimiento.
Él tiene la experiencia de la plenitud y el vacío.
No se regocija con el éxito,
ni se lamenta del fracaso.
El juego jamás se acaba.
El nacimiento
y la muerte están empatados.
Los términos no son definitivos.


Escritos taoistas

viernes, 1 de mayo de 2009

Cómo me hubiera gustado...

Cómo me hubiera gustado
haber tenido tiempo
de desnudar tu sonrisa
de haber congelado tu mirada
como en una fotografía
y dejarla tan inmóvil
que tus párpados no pudieran
apresar nunca
esos ojos que me apoderan.

Cómo me hubiera gustado
no tener que cerrar la puerta
y dejar que tu silueta
atravesara
siempre
estas luces y sombras;
dejarte descalza caminando
par ir pisando tus pies.

Me hubiera gustado,
de verdad,
dejar que tus abrazos
marcaran el ritmo de mi cuerpo
mientras recorro con mis labios
cada uno de esos milímetros
que se dibujan
siempre ajenos a mi.

Cómo me hubiera gustado
que cada amanecer no hubiera llegado
para darme cuenta
que abrir los ojos a veces
no es lo más deseado.

Cómo me hubiera gustado
que haberte conocido
no hubiera sido nunca...
este sueño.