viernes, 30 de septiembre de 2011

Querido hijo...

Comete errores porque eso significa que haces cosas y, además, de ellos aprenderás. Pero no cometas los mismos errores más de una vez porque eso significará que ni aprendes, ni te has aprendido la lección.

Velocidad También Para el Maratón

Porque si crees que para correr bien un maratón sólo necesitas acumular kilómetros y kilómetros, puede que te estés equivocando. La fuerza, la potencia es un arma fundamental para vencer la distancia de Filípides.

Muchos corredores cometen el error de hacer volumen y olvidarse de la velocidad cuando preparan sus maratones. Lo cierto es que todo depende del nivel que tengas, porque si eres “novato” te bastará con hacer rodajes más largos de los que tienes por costumbre, pero si tienes cierta experiencia con esta fórmula no vas a conseguir grandes tiempos. Os damos varias claves:

Haz carrera de ritmo con series de 5 a 7 km apenas un poco por encima de la velocidad prevista, o intervalos de 1.500 a 3.000 metros con 1 a 2 minutos de recuperación trotando suave.

No corras más de un 10% de tu volumen semanal a estos ritmos más altos. Intervalos de 3 a 5 minutos, con el mismo tiempo de recuperación que de carrera fuerte.

Como máximo haz un 8% de tu volumen semanal a este ritmo.

No hagas ni carrera de ritmo ni intervalos a menos que puedas hacerlos una o dos veces por semana al menos durante cuatro semanas.

Haz estos entrenamientos intensos durante la fase de volumen de la preparación del maratón. No los hagas las cuatro semanas anteriores a la “gran cita”.

Artículo publicado en Runner's World

Dice Mark Twain que...

"No vaya por ahí diciendo que el mundo está en deuda con usted. El mundo no le debe nada; estaba ahí antes que usted."

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Querido hijo...

Sé bueno en lo que haces, si puede ser sé el mejor o, al menos, inténtalo. Será la única manera de que no te ignoren.

'Hijos de Israel' por Ángela Vallvey



El judaísmo es la más antigua de las tres religiones monoteístas, de él manaron primero el cristianismo y, luego, la más «joven»: el Islam. El calendario hebreo dice que éste es su año 5771. Para nosotros, transcurre el 2011. Para los musulmanes, el 1432, creo. Pese a tener el culto más viejo, los judíos sobrellevan una historia convulsa que no termina. El Talmud menciona que forman un pueblo que siempre vive «hostigado, acosado, perseguido y acorralado», y que nunca ha sido fácil ser judío. En el Génesis se consagra la Tierra Santa de Israel como la patria judía. El mundo se divide así entre Israel y… todo lo demás. Cuando el Islam no existía como religión, Herodes el Grande, muy aficionado a las obras públicas, reconstruía el Segundo Templo –símbolo del pueblo judío– sobre lo que antiguamente fuera el Monte Moriá, el lugar donde Abraham fue a sacrificar a su hijo Isaac. Lo que hoy queda de aquel templo –el Muro Occidental o Muro de las Lamentaciones– es la parte baja que sostiene la Explanada de las Mezquitas en Jerusalem. Arriba, la piedra de Abraham está cubierta por la Cúpula de la Roca, una mezquita del siglo VII que prohíbe actualmente la entrada a los no musulmanes. El lugar parece una metáfora arquitectónica de la enzarzada situación entre palestinos y judíos: los islamistas arriba, paseando orgullosos y altivos por el lugar que ocuparon y conquistaron sus ancestros; los judíos abajo, sosteniendo la estructura, cuidando los restos de su memoria compuesta de destrucciones y renacimientos. Ambos bandos, ligados en lo más íntimo.El conflicto palestino-israelí es cualquier cosa menos sencillo. Así y todo, ambas partes parecen haber llegado hoy día, de hecho, a una especie de statu quo. Se toleran (tolerar significa «sufrir, llevar con paciencia») mutuamente. La situación resulta endemoniada: los palestinos no tienen patria, y esa especie de entelequia denominada la Autoridad Palestina (ANP) es su único gobierno. El rey de Jordania les ofrece tradicionalmente un pasaporte a sus vecinos/hermanos cisjordanos. Cisjordania y Gaza están separadas geográficamente… Las fronteras se suceden en los sitios más insospechados, aunque en los controles, el mismo jueves pasado, no se sentía sensación de peligro. Los judíos, incluso cuando se asientan en mitad del desierto del Néguev, son capaces de hacer florecer la tierra. Ver sus logros impresiona al extraño. Viven con modestia, trabajan duramente y construyen y progresan sin parar, movidos por una fuerza ancestral, con algo de la rabia y el descaro del esclavo manumitido. Los árabes, por el contrario, prefieren vivir de las subvenciones de la comunidad internacional. Los palestinos tienen fe en la ONU, que canaliza muchas ayudas económicas. Mahmud Abbas se ha ido a la ONU a hacer su «primaverita» palestina: a pedir que Palestina sea un Estado y que la madre ONU le quite a Israel lo que Israel ganó en una guerra. Los palestinos han ovacionado la petición, ilusos. Pero todo es puro teatro, una mentira mundialmente compartida, porque nada cambiará si no hay diálogo.

Dice George Bernard Shaw que...

"El hombre razonable se adapta al mundo; el hombre poco razonable se empeña en intentar que el mundo se adapte a él. Así pues, el progreso depende del hombre poco razonable."

martes, 27 de septiembre de 2011

Todo exceso acaba por ser un problema; pero toda carencia, también.

Running 2011... y 38: 55,16 kms. de descarga!!!



Creo que es entendible y, si no lo fuera, lo entiendo yo: esta semana estaba cansado. La anterior había pasado los 70 km y creo mis piernas lo notaron así que ésta decidí que fuera de descarga y transición, haciendo unos entrenos más o menos respetables, en cuatro días y quitarme la tensión mental por la acumulación del TODO.

Así lo hice y debo destacar que quedé muy contento con mi último entreno, el domingo, y los ritmos que pude marcar. Creo haber ganado ritmo y ahora toca mantenerlo en más kms.

Lunes: Tocaban 9 tranquilos y salieron 10 en plan tortuga… Tortuga pero disfrutando y sintiendo que tras el rodaje largo del domingo las piernas respodían en condiciones… Disfrutando que tras un día de intensas reuniones y temas más o menos vistos, tras un almuerzo en mi Getafe con amigos, tras una sobremesa agradable y un paseo excelente, todavía quedaron fuerzas para escuchar buena música y salir a zapatear por las calles… contento,

Miércoles: A gloria vendita me supieron estos kilómetros. A gloria bendita para mi equilibrio mental y desconectar de lo que está siendo un ajetreo diario digno de mención, pero mis piernas y rodillas las se notaron resentidas y algo cansadas. cada uno conoce su cuerpo y creo que esta semana merece sea de algo de descarga a ver si con tanta caña para mi la voy a liar al final. Me fui al Cerro y conmigo se encontró la noche. Oscurece mucho antes y no me sentí cómodo en la vuelta. Hice unos buenos kilómetros y fuí a un ritmo superior al que sentía. Quiere decir que comienzo a acostumbrarme al ritmo superior al que tenía cuando comencé el plan…

Viernes: Semana en la que trato de acumular sin forzar pero los ritmos salen altos aunque sean rodajes en los que vamos charlando, como el de hoy. Tras el descanso obligado por los compromisos de ayer, hoy acompañado de Celemente Running hacia algo más allá del cerro, tratando de sumar kms y, visto lo visto, a un buen ritmo para haber ido hablando todo el recorrido. Quedé con algo de dolor en las rodillas pero contento por la estupenda compañía.


Domingo: Ya dije que esta semana quería descargar y bajar intensidad de kms. Así que tras el shabat, con un excelente paseo en bici con mi enano, puse las zapatillas y dispuse hacer el mismo recorrido que el viernes con Clemente. Me tomé un café intenso a las 12 y en marcha. Desde el primer km me noté bien y con fuerza. Sol y temperatura ideal para marchar al Cerro. Y comenzaron a salir los ritmos: km2 a 4:57, km3 a 4:38, km4 a 4:57, km5 a 4:47, km6 a 5:03, km7 a 4:41, km8 a 4:47, km9 a 4:37, km10 a 4:56. Estupendo porque había llegado al 10 con un ritmo que casi no creía. entendía que los últimos 5 debían ser más lentos así que hasta el km13 recuperé a una media de 5:05 para lanzarme el km14 a 4:45 y terminar el último a 4:49 min/km. Una media excelente, posiblemente mi mejores 15 km de entrenamiento, que me hacen sentir contento y satisfecho de esta semana de descarga: a 4:54 min/km y 12,20 km/h.



Por tanto los kms realizados en esta semana, del 19 al 25, han sido un total de 55,16 kms a un ritmo medio de 5:08 min/km y una velocidad media de 11,70 kms.

No fue mal... a seguir!!!


Los que realmente no tenemos nada importante en la vida de qué quejarnos, nos pasamos el día haciéndolo de verdaderas gilipolleces.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Querido hijo...

Las virtudes y principios no se van pregonando por ahí, se practican en el silencio de cada uno.

Decálogo gobierno Partido Popular 100 primeros días.

El líder del PP tiene claro qué medidas adoptará en los primeros cien días de gobierno si ganas las elecciones generales. Esta es la hoja de ruta de Rajoy tras el 20-N:

1. Reforzar los controles y endurecer las responsabilidades para que los gestores no asuman compromisos de gastos sin respaldo presupuestario. No se pueden dejar facturas en los cajones sin que nadie responda de ellas.

2. Un Pacto Territorial por la Austeridad y la Eficiencia que establezca una estrategia que ponga fin a las duplicidades y solapamientos entre Administraciones.

3 .Establecer por Ley unacartera de servicios públicos básicos comunes para todos los ciudadanos, que incluirá la educación, la sanidad y los servicios sociales.

4 .Una Ley de Unidad de Mercadoque, en colaboración con las Autonomías, ponga fin a los obstáculos que dificultan la libre circulación de bienes y servicios dentro del territorio nacional.

5. Un sistema de reconocimiento mutuo de autorizaciones y de licencias, en colaboración con las Autonomías, para que los emprendedores tengan todas las facilidades y aprovechen todas sus oportunidades.Tiene que haber menos y mejores normas.

6. Cada vez que se apruebe una Ley tiene que quedar claro cuáles se derogan y a cuáles afecta. Cada Ley llevará una completa memoria de impacto regulatorio.

7. Simplificación de los procedimientos administrativospara que sea posible constituir una empresa en 24 horas, con la eliminación de trámites y plazos. Para crear empleo no hay tiempo que perder.

8. Reforma de la Ley de Subvencionespara hacerla más exigente y objetiva. Las ayudas con cargo al dinero de los contribuyentes estarán tasadas por Ley, no padecerán discrecionalidad y estarán sometidas al principio de libre concurrencia. Se acabaron las subvenciones con nombre propio y sin causa justificada.

9. Ley de Transparencia, Buen Gobierno y Acceso a la Información Pública. Es necesario que se sepa cómo se ejecutan las políticas públicas. Nada tiene por qué ser secreto.

10. Reducir la proliferación de organismos reguladores y cambiar el sistema de nombramientos de sus miembros, a través del reforzamiento de las mayorías en su elección por parte del Congreso.

Plan Entrenamiento Maratón de Valencia Semana 7/15

SEMANA DEL 26 DE SEPTIEMBRE AL 2 DE OCTUBRE

Lunes: 9 km + 50´ de acondicionamiento físico.
( 4 km a 5´30 – 5 km a 5´20 )

Martes: descanso.

Miércoles: 14 km + 50´ de acondicionamiento físico.
( 5 km a 5´25 – 9 km a 4´50 )

Jueves: 6 km + 3 series de 2.000 m. a 9´15 , recup. 3´ entre series trotando suave.
( 6 km a 5´30 – no pasar de 170 pulsaciones, en la recup. bajar a menos 120.

Viernes: descanso.

Sábado: 14 km.
( 2 km a 5´30 – 4 km a 5´15 – 5 km a 5´00 – 2 km a 4´45 – 1 km a 5´30 )

Domingo: 28 km.
( 5 km a 5´30 – 5 km a 5´20 – 18 km a 5´10 )
Sólo el hecho de despertar cada día ya supone una oportunidad. ¿Por qué desperdiciarla?

viernes, 23 de septiembre de 2011

Querido hijo...

No te obsesiones con los proyectos, pero proyecta.
Es bueno que a uno se le eche de menos. si no se le echa de menos es que cuando ha estado ha pasado desapercibido. Si se le echa de menos parece que, al menos dejó poso o lo que vino fue aún peor.

Lo que veo... y 49.




Dice Paramahansa Yogananda que...

"La posesión de riqueza material sin paz interior es como morir de sed mientras nos bañamos en un lago. ¡Si la pobreza material debe ser evitada, la pobreza espiritual debe ser aborrecida! La pobreza espiritual, y no la falta material, es la causa profunda del sufrimiento humano".

jueves, 22 de septiembre de 2011

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Repetir algo es no dejar de perfeccionarlo.

Las Diez Sefirot de la Cábala.


Los bloques de construcción de la terminología cabalística son las Diez Sefirot. Estas son las diez emanaciones o "luces" a través de la cual Dios interactúa, y se relaciona, con su mundo.


Cuando la Cábala observa diversos acontecimientos que han sucedido en el mundo, o varios mandamientos divinos en la Torá, los clasifica y describe en términos de estos distintos modos de interacción.


Antes de describir estas Diez Sefirot y su uso, debemos enfrentarnos a un problema fundamental.

Unicidad de Dios Versus las Diez Sefirot

El judaísmo ha colocado en su bandera el principio de la unicidad de Dios.

Un judío proclama dos veces al día, "Escucha, oh Israel, Dios es nuestro señor, Dios es Uno".

Cuando hablamos de los mártires que sacrificaron sus vidas en nombre de Dios -- especialmente aquellos que fueron forzados a convertirse al cristianismo -- hablamos de personas que fueron martirizadas en nombre de la unidad de Dios.


¿Cómo podemos ahora diluir ésta, la más importante de las creencias, con la idea de "Diez Emanaciones" que parece dar a entender que Dios es más de uno?
Esta pregunta le fue planteada al Rivash (siglo 14): "¿Ustedes los cabalistas no creen también en muchos dioses, como lo postulan en las Diez Sefirot?" Vamos a parafrasear su respuesta.
La unidad de Dios con respecto a las Diez Sefirot puede asemejarse a un rayo de sol que pasa por un prisma. Por un lado, tenemos un solo rayo de luz, mientras que, por otro lado, percibimos una radiación de siete colores. La persona que se sienta en el otro lado percibe esto como si se tratara de muchas lámparas que irradian muchos matices, mientras que en realidad se trata de una lámpara sola. El arco iris, con sus múltiples colores, es una "distorsión" creada por el paso de la luz a través del prisma.
Seamos un poco más específicos en este ejemplo de "Diez" versus "Uno" en lo que se refiere a la interacción divina con el mundo.
Imagínese un niño que abraza a su madre, golpea a sus hermanos y hace trampa en un examen. Para una persona normal cada uno de estos comportamientos es un caso aparte, que tiene su propia dinámica y razón. Sin embargo, un psicólogo profesional analiza todos estos acontecimientos y luego de analizarlos declara, "Todos estos son síntomas de un problema subyacente. El niño desea el amor de su madre y su atención. Por lo tanto, la abraza, golpea a su hermano menor que esta robando bastante de su atención, y hace trampa en su examen para que su madre lo colme amor y atención por haberlo hecho bien". Por lo tanto, una gran cantidad de eventos -- algunos de ellos totalmente contradictorios -- adquiere un significado unificado.
Las Contradicciones Aparentes
Esto es también así en nuestra comprensión de la interacción de Dios con la humanidad. Percibimos una gran variedad de eventos, de modo abrumadoramente difuso y extrañamente contradictorio.
Está el Dios que insufla un soplo de vida en la boca de un bebé recién nacido, y extrae el último respiro forzado de un hombre moribundo. Está el Dios que ha permitido el Holocausto, y el Dios que ha conservado una pequeña y frágil nación judía por más de tres milenios. Está el Dios que les da a algunas personas cuerpos hermosos, y el Dios que aparentemente condena a las personas con defectos congénitos a una vida de sufrimiento.
De nuestro lado del prisma, todos y cada uno de estos eventos es dispar. No obstante los reconocemos como la obra de un solo Dios, con una finalidad, y con un plan unificado de acción para el mundo.
Así, las Diez Sefirot son las diversas formas en que percibimos a Dios a través de su acción en el mundo, mientras que creemos firmemente en la Unidad de Dios.
La siguiente es una traducción literal de estos diez modos. Se aconseja que no se confíen mucho en estos términos, ya que la mayoría de ellos son altamente metafóricos y su contenido se parece poco a sus términos literales. Vamos a explorar su significado en los próximos artículos.
Las Diez Sefirot son:
Keter – corona,

Jojmá – sabiduría,

Biná – comprensión,

Jesed – bondad,

Gevurá – fuerza,

Tiferet – belleza,

Netzaj – victoria,

Hod – temor,

Yesod – fundamento,

Maljut – reinado.

A veces las Sefirot se enumeran sin Keter.

Y luego Daát – sabiduría, se incluye entre Biná y Jesed.


por Rav Shimon Leiberman


Fuente: AishLatino
Las palabras indignas son esas que dices sin pensar y te las guardan para siempre.

Dice Ralph Waldo Emerson que...

"En lo que respecta a los métodos, puede que haya un millón o más, pero de principios hay pocos. El hombre que comprende los principios acierta eligiendo sus propios métodos. El hombre que va probando métodos, ignorando los principios, tendrá problemas."

martes, 20 de septiembre de 2011

Siempre hay que cuestionarse lo establecido, para así poder cambiar las cosas.

Running 2011... y 37: 71,01 kms en condiciones!!!


Ha sido una semana de esas en las que te queda la sensación de haber cumplido, más o menos, los objetivos propuestos. Objetivos en lo personal, en lo laboral y... en lo que a running se refiere. Terminé la semana pasada con los entrenamientos del Plan establecido más o menos cumplidos, con los ritmos más o menos óptimos y, sobre todo, con una sensación de carga y cansancio no excesiva. Quiere decir que cuando uno trata de cuidarse, de no hacer excesos calóricos importantes, de llevar el día a día más o menos organizado, consigue que los kilómetros salgan como desea.

Así es el resumen del entrenamiento semanal:

El lunes no fue de mis mejores días. No sé si el cansancio, la tortilla de patata que almorcé y que no digerí bien o el calor (31ºC al salir), el caso es que los kms me costaron bastante. Tocaban 9 kms a ritmo cómodo según el Plan y quedaron 10 a unos ritmos algo más bajos de lo normal.

El miércoles, tras el martes de descanso, el plan que tocaba era algo así como 14 km + 30´ acondicionamiento físico de los cuales 5 km a 5´25 y 9 km a 4´55. De primeras me costó poner las zapatillas y salir. No sé, me sentía cansado, desganado. No cansancio físico sino cansancio ploff (¿?). Necesitaba motivar así que cogí y descargué en el itunes el último disco de La Oreja de Van Gogh, ‘Cometas en el aire’, y con él en el iphone me lancé al Cerro (dentro de nada no podré salir a estas horas por allí). Me he animado y he sacado los 14, pero los ritmos fueron descontrolados. Los 7 primeros salieron a una media de 5:15 min/km y a partir del km 8 han ido saliendo entre 4.55 y 5, terminando el km14 a 4:37… Es lo que es y no hay más… Por cierto, cuando entré en el Cerro y lo vi lleno de basura por todos los rincones, basura y basura, ratas e insectos acumulados desde el fin de semana (tras el festival de música) sin haberse recogido después de 72 h., por allí en uno de nuestros pulmones, casi me da algo!!! Qué vergüenza cojones (perdón).

El Jueves aprendí algo que desconocía en el mundo del running: no se puede tener un día de series, donde aceleras más en marcha corta subiendo revoluciones, tras haber comido fabes con almejas… es incompatible de todas todas. Cierto es que el miércoles ya noté cansancio en las piernas pero hoy, con esos calores que tenemos y tras esta comida no excesiva pero sí calórica, las series de 2.000 que tocaban, 3, quedaron en 2… no pude más.
Así los primeros 6 km salieron de 5:30 a 5:20 y me metí los primeros 2.000 que salieron a 4:21/4:38, total 8:59" lo que no estuvo mal aunque me noté muerto. Recuperé 3’ al trote y me lancé a por los 2000 siguientes: 4:41/4:49, total 9:30 que estaba dentro del objetivo pero que me dejaba ko para forzar otra serie, con lo cual opté por volver a ritmo…Toda una experiencia!!!

Viernes: con dolores de vastos y rectos he terminé, pero contento de los kilómetros hechos en un recorrido algo más duro. Los 7 primeros kms a un ritmo de 5:15, recuperando los 2kms para hacer los últimos 5 a ritmo de 5:00 aproximadamente. Muy buenas sensaciones y necesitando el descanso de mañana.


Domingo: qué maravilla de mañana, qué maravilla de kilómetros. De verdad que tras la ducha, sentí con gratitud esos 20 kms que salieron en la mañana por los campos getafenses, en compañía del running Clemente Moreno al que ya echaba de menos. Se me pasaron volando. Charlando, poniéndonos al día de nuestras cosas, de lo importante y menos importante, pero sintiendo el calor de la compañía a cada metro y zancada. Salimos a un ritmo alegre, a una media de 5:10 los primeros 5 km dirigidos a nuestro querido Cerro. Yo salí con el objetivo de los 20 así que como Clemente me seguía decidimos irnos por los caminos hacia Perales del Río así que del km 7 al 10 nos marcamos una media de 5:05, todo ello sin dejar de charlar. La vuelta algo más dura, con algunas pendientes que hasta el km 18 nos han hecho bajar a 5:15 y 5:23 min/km para terminar los dos últimos a un ritmo de 5 min/km, felices, contentos y con las piernas y rodillas bastante cargadas.


Por lo tanto esta semana pasada, del 12 al 18 de septiempre, he hecho 71,01 kms a un ritmo medio de 5:12 min/km y una velocidad media de 11,50 km/k.

La semana running terminó perfecta y, podemos decir, con los deberes hechos… A seguir!!!
A lo mejor para encontrar respuestas debes plantearte primero las preguntas.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Hay que acercar la realidad de la economía a las aulas.

Plan Entrenamiento Maratón de Valencia Semana 6/15

SEMANA DEL 19 AL 25 DE SEPTIEMBRE

Lunes: 9 km + 50´ de acondicionamiento físico.
( 4 km a 5´30 – 5 km a 5´20 )

Martes: descanso.

Miércoles: 6 km + 6 series de 1.000 m. a 4´40 recup. 2´ entre series trotando suave.
( 6 km a 5´30 – no pasar de 170 pulsaciones en las series
en la recuperación bajar a menos de 120 pulsaciones.)

Jueves: 8 km + 30´ de acondicionamiento físico.
( 4 km a 5´30 – 4 km a 5´20 )

Viernes: descanso.

Sábado: 6 km.
( 3 km a 5´30 – 3 km a 5´20)

Domingo: TEST MEDIA MARATÓN ( entre – 1h. 40´13 a 4´45 km y 1h.41´58 a 4´50 )

Mientras corro y... 9.

Dice Shakespeare que...

"No midamos nuestra tristeza por su valor, porque entonces será interminable."

domingo, 18 de septiembre de 2011

No tienes por qué ser el mejor, por eso confía y rodéate de los mejores.

Del libro 'Cómo los mejores jefes implican a sus empleados' de Charalambos A. Vlachoutsicos

“Cómo los mejores jefes implican a sus empleados”, de Charalambos A. Vlachoutsicos (Universidad de Atenas).

Seis claves para el éxito:

1. Ser modesto.
2. Escuchar con atención y mostrarlo.
3. Invitar a los desacuerdos.
4. Centrar la agenda.
5. No tratar de tener todas las respuestas.
6. No insistir en que se tome una decisión.
Empezar es el principio fundamental del éxito; no empezar, del fracaso.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Lo siento pero correr al aire libre, con sol o sin él, con frío o calor, lloviendo o nevando, dejándote acariciar por ese viento a veces áspero y desagradable, respirando el oxígeno que te impulsa y sintiendo todas esas sensaciones de libertad que te aporta el espacio abierto, no es comparable a esas cintas de gimnasio envueltas en cuatro paredes... Todo es respetable, nada es comparable.

'El ABC del Judaísmo' por Rav Noaj Weinberg



Todo sistema está construido sobre principios fundamentales. Por ejemplo, las bases de la lengua española son sus letras. Si tú quieres leer y escribir primero tienes que aprender el alfabeto.

El Judaísmo también tiene su ABC, sobre el cual está basado.

La "A" del Judaísmo
Esta es una premisa en la que todos estamos de acuerdo: Los Seres Humanos son criaturas sociales.
Si hubiésemos nacido en China, probablemente estaríamos agitando pequeñas banderas rojas o un libro de dichos de Mao. Si hubiésemos nacido en una buena familia católica de Sicilia, probablemente estaríamos mostrando nuestro rosario.
La primera pregunta que debemos hacernos es: ¿De dónde proviene mi "filosofía de vida"? ¿Es esencialmente una visión griega de la vida? ¿O romana? ¿Oriental? ¿Judía? Intenta preguntarte lo siguiente: "¿Si yo hubiera nacido en una familia de fundamentalistas musulmanes, qué estaría haciendo de mi vida hoy en día?".
Porque si no te haces esta pregunta, hay bastantes posibilidades de que hoy en día seas un fundamentalista musulmán!!
En gran parte, la manera de haber sido educados determina cuáles serán nuestros valores y creencias. A menos que hayamos hecho nuestra propia investigación, la sociedad es (muy probablemente) nuestra "opción filosófica" - jugando un rol importante en la formación de nuestras ideas.
Entonces, ¿cómo podemos, objetivamente, determinar la realidad? ¿Cómo es posible para un individuo discernir quién realmente él es y en qué debería creer - si está tan profundamente influenciado por lo que cree su sociedad? ¿Por qué tendrías que ser judío? O, ¿cómo sabes la diferencia entre lo correcto y lo errado?
Esto es la "A" del Judaísmo. ¿Cómo una persona llega a una conclusión independiente sobre la realidad? ¿Cómo podemos evitar ser el mero producto de nuestra sociedad?

El Poder de una Historia de Niños
Cada sociedad tiene su propia cultura, su propia manera de mirar la vida. Estas ideas llegan a la conciencia pública por muchos caminos: a través de la literatura, la escuela, la religión, etc. Uno de los caminos más poderosos mediante el cual las ideas se hacen parte de nuestra conciencia, es a través de las historias que nos cuentan cuando somos niños. Estas historias dejan una impresión en la mente del niño y conllevan muchos mensajes subliminales. Por ejemplo, es casi imposible imaginar encontrarse con alguien nacido en América que no haya escuchado la historia de Caperucita Roja. Tú la has escuchado, tus padres la han escuchado, y tus hijos y nietos la escucharán también. ¿Qué mensaje tú crees que el niño adquiere de la historia de Caperucita Roja? Imagina si su abuela viene a visitarlo inmediatamente después de que él terminó de escuchar la historia. ¿Qué haría él? Si realmente prestó atención a la historia, correría y se escondería detrás de la falda de su madre y le pediría que se fije en sus dientes. Él se aseguraría de que ella es realmente su Abuela! ¿Qué le estamos enseñando? ¡Sospecha! ¡Busca al lobo! Realmente, nunca puedes confiar que tu abuela es lo que tú crees que es. ¿No es eso lo que se está transmitiendo?

Una Consciente Historia Judía
El judaísmo también tiene sus propias historias que forman la conciencia de nuestros niños. Hace algunos años era inconcebible que un niño judío no conozca de memoria esas historias.
La siguiente historia está contada en el Talmud (Tratado de Nidá):
Antes de nacer, mientras estamos en el vientre de nuestra madre, Dios envía un ángel para que se siente a nuestro lado y nos enseñe toda la sabiduría que necesitaremos para vivir. Pero justo en el momento antes de nacer, el ángel nos golpea debajo de la nariz (formando la hendidura que todos tenemos bajo nuestra nariz) y nos olvidamos de todo lo que él nos enseñó.
¿Qué nos enseña esta historia? ¿Qué impresión produce en el niño? ¿Qué se graba en su mente para siempre?
Esta historia nos enseña que podemos mirar en nuestro interior para aprender lo que es la vida. Profundamente en nuestra conciencia, en el rincón más lejano de nuestra memoria, está todo el conocimiento de lo que tenemos que saber para vivir. El propósito de la vida. Cómo amar. Cómo alcanzar nuestro potencial. Todo lo que tenemos que hacer es el esfuerzo de recordar!
Esta es la visión del judaísmo sobre la educación. Nadie puede enseñar algo nuevo. Todo lo que hacemos es ayudar a otros a recordar lo que ya saben intuitivamente que es verdad.
Intenta recordar la geometría básica.
¿Alguna vez estudiaste geometría elemental? Si lo has hecho, recordarás que uno de los teoremas básicos es que la suma de los ángulos de cualquier triángulo es de 180 grados. Para todos los triángulos hay una prueba que demuestra que todos los ángulos siempre sumarán 180 grados.
¿Recuerdas cuál es esa prueba?
Dibuja un triángulo. Luego haz una línea paralela a la base del triángulo.
Ahora tenemos dos líneas paralelas. El tercer ángulo, que es el punto del triángulo, forma la parte perdida de un medio círculo. Cada círculo tiene 360 grados, y medio círculo tiene 180 grados. Entonces, los tres ángulos (los dos ángulos alternados y el tercer ángulo del triángulo) equivalen a 180 grados.
Si alguna vez supiste esto claramente, te irrita tratar de recordarlo otra vez. Ese esfuerzo es la educación. Tratar de alcanzar dentro nuestro lo que entendemos, en función de obtener claridad sobre la vida.

Define los términos y obtiene claridad!
Este esfuerzo debe ser hecho para descubrir las verdaderas bases de la vida. Si miras dentro de ti verás que puedes reconocer la verdad, la realidad, el bien. Sólo tienes que hacer el esfuerzo de recordar lo que ya sabes.
Ilustremos cómo esto funciona:
Si yo te digo: "¿Tú bafustik a alguien?" Tú inmediata respuesta será: "¿Qué quieres decir con la palabra bafustik?" No puedes de ninguna manera contestar a mi pregunta a menos que puedas definir primero el significado de la palabra.
Pero qué pasaría si yo te pregunto: "¿Amas a alguien?" Tú puedes contestar esta pregunta porque entiendes de lo que te estoy hablando. El hecho de que usas el término "amor" en tu vida diaria implica que por lo menos en algún nivel entiendes esta palabra.
En el judaísmo, sin embargo, decimos que a menos que conozcas clara y precisamente un concepto, no lo entiendes completamente. Puedes reconocerlo, pero sólo vagamente, porque no has hecho el esfuerzo para clarificar exactamente el significado de ese término.
"Educación" significa comprender lo que el ángel nos enseñó. Nosotros podemos hacerlo revisando dentro de nosotros mismos. Eso toma esfuerzo - pero vale la pena, porque a través de ese esfuerzo adquirimos claridad para reconocer la verdad.
Ese conocimiento interno es precisamente lo que le posibilita a la persona elevarse por encima de las influencias de la sociedad y ser independiente. Si quieres la verdad, no tienes que ir muy lejos o escalar montañas; está justo bajo tu nariz. Esa "hendidura" está allí para recordártela. Si tomamos nuestro dedo y lo colocamos sobre esa hendidura, dejaremos de hablar y comenzaremos a pensar. Esto es la "A" del Judaísmo. Tenemos dentro nuestro el conocimiento de la realidad.

La "B" del Judaísmo
Ahora que estamos seguros de que podemos reconocer la verdad, tenemos que encontrar lo que hay que saber.
Para entender la vida, tenemos que saber qué es lo que se espera de nosotros.
¿Para qué fuimos creados? ¿Cuál es el significado de la existencia humana? ¿Qué es lo que Dios quiere que hagamos? Esto es la "B" del Judaísmo.
Lo que tú quieres para tus hijos es lo que Dios quiere para nosotros. En el judaísmo nos referimos a Dios como nuestro Padre Celestial (Avinu Malkeinu: nuestro Padre; nuestro Rey. "Avinu Harajamán": nuestro Padre misericordioso). El término es usado constantemente en la Torá y los rezos. Dios es nuestro Padre y nosotros somos Sus hijos.
¿Qué es lo que todos los padres quieren de sus hijos? Que tengan placer. Eso es! Cuando tú tienes hijos quieres que sean saludables, fuertes y que estén llenos de alegría y vitalidad. Quieres que sean claros, resueltos y hábiles. Tú quieres que tengan todo lo bueno que hay bajo el sol. ¿Para qué? Para que puedan obtener el mayor placer en esta vida.
Tú tratarás de convencerlos de que se alejen de las cosas que van a impedirles obtener todos los placeres que la vida tiene para ofrecerles.
Tu hijo puede divertirse mucho jugando con el PacMan, pero tú sabes que él se merece mejores cosas en la vida: un matrimonio feliz, una educación sólida, buena salud, buenos amigos, una buena carrera, etc.
En el judaísmo decimos que Dios - nuestro Padre Celestial - creó al ser humano simplemente para darle bondad y placer. Es para eso que Él hizo este mundo, y es para eso que Él nos dio la Torá - para enseñarnos cómo usar este mundo y obtener el mayor placer. La Torá es nuestro libro de instrucciones para vivir.
¿Cómo determinas para qué propósito algo fue creado? Miras la manera en que fue construido.
Por ejemplo: ¿sabes para qué fue hecho el bolígrafo? Para escribir.
¿Y si alguien te dice que es un escarbadientes? Dirías: "Esto es ridículo. Si fue creado para ser un escarbadientes, debería hacer mejor su trabajo. ¿Y por qué contiene tinta?"
Si alguien te diría que es un teléfono, le dirías: "Yo no creo eso. ¿Por dónde marco el número?
Con un poco de esfuerzo puedes identificar para qué algo fue diseñado. Tú sabes que un bolígrafo es para escribir porque todas sus partes indican eso y es eso lo que hace mejor.
El judaísmo dice que los seres humanos fueron creados para buscar placer.
¿Cómo sabemos esto?
Porque en toda decisión que el ser humano toma en la vida, el criterio final es: "¿Me dará placer o no?". Ya sea lo que comeremos en la cena, lo que haremos en el tiempo libre, con quién nos casaremos o qué carrera elegiremos. Por sobre todo, el placer es el punto decisivo.
Si algo parece que va a ser doloroso, la persona hará todo lo posible para evitarlo. Si parece prometer placer y divertimento, hará todo lo posible para obtenerlo. Aún cuando hacemos algo altruista, lo hacemos porque nos da placer.
Dios nos diseñó para ser buscadores de placer. Para eso fuimos creados. Es por eso que Él diseñó al mundo - y todo lo que hay en él - para que nos brinde placer.
La meta del judaísmo es obtener ese placer. Así como nuestros padres quieren que disfrutemos de la vida, Dios quiere que Sus hijos, todos los seres humanos, disfrutemos de la vida absolutamente.
Esto es la "B" del judaísmo: Dios hizo el mundo para darnos placer.

La "C" del Judaísmo
Ahora... si Dios quiere que tengamos placer, y nosotros queremos tener placer, entonces ¿por qué no obtenemos constante placer? ¿Qué es lo que causa todos los problemas?
La razón por la cual no obtenemos siempre placer es porque cometemos errores. Dios quiere que tengamos placer, pero el placer lleva esfuerzo. Si no hacemos el esfuerzo correcto, no obtendremos placer.
Todos quieren ser buenos. Todos quieren cumplir con sus responsabilidades. Eso es placentero. Pero frecuentemente creemos que podemos tener placer aún si tomamos un atajo o elegimos una salida más fácil.
Queremos tener un matrimonio exitoso, pero no entendemos la necesidad del compromiso y la constante atención. Queremos que nuestra vida tenga sentido, pero nos dejamos influenciar por la presión social. Queremos llevarnos bien con nuestros padres pero no hacemos el esfuerzo para evitar discusiones. Todos los seres humanos quieren tener placer, pero cometemos muchos errores y es eso lo que nos causa muchos problemas.
Sin embargo, como dijimos antes, Dios es nuestro Padre y nosotros somos Sus hijos.
Si tus hijos se equivocan no los ves como pecadores o malvados. Entiendes que están confundidos o equivocados. Es por eso que en la lengua hebrea, no hay una palabra para pecado. La palabra que usamos es "Jet", pero ella no quiere decir pecado. La connotación de la palabra "Jet" hace referencia a una flecha que "perdió su blanco". No hay nada esencialmente "malo" en esa flecha (o en el arquero). Sino que simplemente un error fue cometido debido a la falta de enfoque, concentración o habilidad.
Cuando tus propios hijos cometen errores, tratas de pensar cómo puedes ayudarlos a que no los cometan más. Así también, Dios siempre está tratando de llamar nuestra atención, incentivándonos a no equivocar el camino; porque si prestamos atención, si buscamos las respuestas, viviremos mejor.
Esto es la "C" del Judaísmo: El problema es que estamos confundidos. No sabemos qué buscar en la vida o cómo alcanzar lo que estamos buscando. Es por eso que tomamos caminos equivocados que nos conducen hacia los problemas.

La "D" del Judaísmo
(En el judaísmo tres no es suficiente. En nuestro ABC hay cinco puntos en total).
La "D" del judaísmo es: Obtener una educación.
Por medio de la educación evitamos cometer errores y el peor de los errores es no tener una educación.
Cuando decimos educación, no nos referimos a ir al colegio. ¿Qué clase de educación generalmente las personas obtienen allí? Cálculos, Shakespeare, órbitas planetarias, el proceso de ósmosis y la geografía de Australia.
Pero mientras todo eso pasa, tú todavía no sabes quién eres. No sabes por qué fuiste creado o para qué vives. Y si no te conoces a ti mismo, no sabes nada. El judaísmo dice: Obtiene una educación sobre la vida. Ponte en contacto con el ángel, el cual tú ya conoces profundamente dentro de ti. El ángel te enseñó cómo vivir la vida. Busca. ¿Para qué vives? ¿Para obtener un diploma? ¿Para estar establecido? ¿Para comprar una gran casa? ¿Esa es la meta de la vida? ¿Para eso fuimos creados?

La "E" del Judaísmo
Cuando decimos que Dios nos creó para tener placer, ¿estamos hablando de dos semanas de vacaciones después de un año de trabajo en la oficina?
Si lo que quieres es un placer duradero, busca cómo obtenerlo. El placer es vigorizante; aprende cómo obtenerlo.
El último punto es que Dios nos dio la Torá para enseñarnos sobre la vida; para mostrarnos cómo obtener placer.
¿Qué es la Torá?
Has escuchado descripciones variadas como ser: "La Ley; El Ritual; Los Mandamientos". Pero ¿qué significa literalmente la palabra Torá? Quiere decir "instrucciones". Por ejemplo: en Israel hoy en día "Torat Hanehigá" quiere decir instrucciones para conducir. La palabra Torá significa instrucciones.
Por 3500 años, en el libro de rezos que los Judíos usan todos los días, nos referimos a nuestra Torá como "Torat Jaím" - "Instrucciones de Vida".
Cuando tienes hijos, haces lo mejor para inculcarles toda la sabiduría que tienes sobre la vida. Una y otra vez les dices: "Tienen que aprender a leer y escribir". Ellos pueden decir: "Quién lo necesita! Yo voy a ser bombero". Entonces tú tratas de explicarle: "¿Sabes? A veces vas a querer hacer un cheque o leer una carta". Ellos te contestan: "Si yo seré un jugador de fútbol famoso, tendré siete secretarias que me la lean! Es más importante que practique mi deporte". Entonces, ¿qué es lo que un buen padre hace? Tú (figurativamente) le pegas en la cabeza y le dices: "SIÉNTATE Y LEE Y ESCRIBE!!".
Cualquier entendimiento que tengas sobre cómo obtener verdaderamente el mayor placer de esta vida, lo intentarás transmitir con mucho esfuerzo a tus hijos.
Nuestro Padre Celestial hace lo mismo. Él dio a Sus hijos instrucciones para vivir. Es una repetición de lo que el ángel nos enseñó. Instrucciones para ser felices. Eso es la Torá.
Toma el ejemplo de la mezuzá. Las personas a veces piensan que es un ritual. Si piensas que una mezuzá te protege de los fantasmas, entonces se transformará en un ritual. Pero si la abres y lees lo que está escrito, aprenderás cual es el placer más grande de la vida. Nuestro Padre Celestial nos ordenó poner la mezuzá en los marcos de nuestras puertas para que siempre recordemos el motivo por el cual vivimos. Bésala cuando entres y cuando salgas, pero no automáticamente, medita sobre lo que está escrito adentro. De esta manera, nunca perderás la senda de las metas de la vida.
Otra de las "instrucciones para vivir" es decir el Shemá. ¿Qué está escrito en el Shemá? Las metas de la vida. Lo decimos en la mañana y luego en la noche, para que siempre recordemos por qué vivimos y cuál es el mayor placer de la vida.
Las mitzvot no son rituales vacíos; ellas son herramientas para vivir. Cuando entendamos el significado que hay detrás de ellas, comenzaremos a ver qué herramientas poderosas son en nuestras vidas.

Recuerda:
La "A" del Judaísmo: El ángel nos enseñó todo lo que necesitamos saber. Es por eso que vamos a poder reconocer la verdad cuando la encontremos.
La "B" del Judaísmo: Dios nos creó para tener placer y es eso lo que queremos aprender a obtener.
La "C" del Judaísmo: No somos pecadores, cometemos errores. Nuestros errores nos impiden disfrutar de los placeres que queremos.
La "D" del Judaísmo: Para evitar cometer errores y para alcanzar nuestro potencial, necesitamos recibir una educación sobre la vida.
La "E" del Judaísmo: La Torá fue dada para enseñarnos sobre la vida. Para enseñarnos cómo ser felices. Cómo amar a la humanidad y cómo conectarnos con Dios.


por Rav Noaj Weinberg zt"l




Las ambiciones personales siempre frenan los proyectos comunes.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Escribir no es más que abrir la puerta de tu mente para que se ventile un poco.

Mi Minaya... y 6: El Abuelo y la Castaña.

Motivación: 'Kilian Jornet. Correr a las puertas del cielo.' por Olalla Cernuda




Dicen sus rivales que para poder ganarle solo hay una opción: «Atarle los cordones de las zapatillas». Otros de los que corren con él aseguran que lo suyo «está en los genes; si no, no se explica». Lo dicen quienes saben que con solo 23 años, el español Kilian Jornet es el auténtico rey de las carreras por montaña. En invierno y en verano. Da igual que sea armado con unas zapatillas que con unos esquís, Jornet es imbatible y campeón del mundo varias veces en la especialidad, y lo más sorprendente de todo es que parece hacerlo sin sufrir. Verle llegar a meta tras una carrera de 100 millas —166 kilómetros— de montaña considerada la más dura de Europa sorprende no solo por la superioridad con que gana, sino porque cruza la línea de llegada sin apenas sudor en el rostro.


Pero lo de correr a este chico le viene casi de nacimiento. Los padres de Kilian eran los guardas del refugio de montaña de Cap de Rec, en el Pirineo catalán, y él mismo cuenta que desde muy niño tenía que bajar, junto a su hermana, corriendo al colegio… y subir de nuevo a casa. Con tres años esquiaba, con cinco tenía en su poder algunas cimas de los Pirineos, como el Aneto o el Possets; con diez ya había pisado cumbres de 4.000 metros en los Alpes, siempre acompañado de sus padres y siempre considerándolo casi «un juego natural».

Competir desde los 13
Por eso fue natural que el niño canalizara toda su energía en los entrenamientos y con apenas 13 años ingresó en el Centro de Tecnificación de esquí de montaña, y comenzó a hacer sus primeras competiciones serias. Y fue cuestión de tiempo, pero poco tiempo, que llegaran los primeros triunfos: los primeros campeonatos de España, de Europa... y las primeras carreras de montaña. No con esquís, sino con zapatillas. «En verano no hay nieve, así que la mejor forma de seguir entrenando y a la vez disfrutando de la montaña era corriendo, por eso empecé», explica. Ahora no hay quien le pare, porque aunque parezca que el reloj no tiene suficientes horas, él sigue dedicando su tiempo a ambas modalidades deportivas.


Ahora se dedica a la montaña de forma profesional. «Se puede decir que vivo de esto, de las carreras y de los patrocinadores». Y no vive mal, pero su nivel de vida está alejadísimo de lo que cobran las grandes estrellas —de su nivel— de deportes como el fútbol, el tenis o el baloncesto. «Eso no es algo que me preocupe demasiado, yo solo quiero disfrutar en el monte, que es lo que me inculcaron mis padres de pequeño», se justifica.
Aunque su planificación de la temporada sería impensable para un deportista. «Al cabo del año hago unos 300.000 metros de desnivel positivo con esquís, y unos 200.000 corriendo. En total, calculo que unos 1.000 kilómetros anuales, mitad corriendo y mitad esquiando. Son muchos, pero los he disfrutado todos y cada uno de ellos, aunque claro, algunos siempre cuestan más», dice.

Una semana normal entrena unas cinco horas por la mañana y otras dos por la tarde, pero no es de los que cuidan especialmente la comida o la preparación física de inicio de la temporada. «Como lo que me apetece. Quizá lo único es que yo mismo preparo unas tartas energéticas que como en carrera, pero el resto del tiempo, como lo que sea, ya lo quemaré luego en el monte», dice. «Como para disfrutar, no para correr más rápido».


De apariencia frágil y tímida, Kilian se vuelve un animal poderoso cuando se calza las zapatillas, o los esquís. Considera amigos a los que le llaman «máximo rival a batir», e incluso entrena con ellos y sale a correr habitualmente para preparar carreras. «No soy mucho de preparar estrategias, simplemente salgo a correr. A veces solo, a veces con compañeros del equipo Salomon, a veces con amigos. El caso es disfrutar de la montaña», cuenta. Y no solo la disfruta él, sino que anima a todos los que corren la misma carrera pero tardando a veces 24 horas más en completar la misma distancia.
Por eso, precisamente dar un pequeño paseo junto a Kilian por el corazón de Chamonix las horas previas a la carrera más importante del mundo es como ir acompañado de Nadal por el corazón de la Gran Manzana. Decenas de personas, sobre todo japoneses, paran al atleta español para desearle suerte y, sobre todo, para hacerse fotos con él. «No me molesta; al revés, me hace gracia», explica, sabiendo perfectamente que en su tierra natal eso sería casi impensable. «Es verdad que los deportes que practico, tanto las carreras de montaña como el esquí de montaña, no tienen el nivel de popularidad de otros deportes, pero casi que mejor, así se mantienen puros», explica. Él hace cierto ese dicho que corre como la pólvora en las redes sociales de «Soy español, ¿a qué quieres que te gane?».
Imbatible en montaña
Y es que el currículum de Kilian asusta en cualquier caso. En el caso de las carreras por montaña, ha ganado tres ediciones del Ultra Trail del Mont Blanc, considerada la carrera de ultra running más dura e importante del mundo; la Copa del Mundo de Skyrunning; la Western States 100 millas; las 100 millas de la TNF Australia, Zegama en cuatro ocasiones; Gir di Mont en otras cuatro ocasiones; Sierre Zinai en 2001 y 2011 y tiene los récords mundiales de travesía del GR20 (200 kilómetros en 32h54') y el Tahoe Rim Trail (280 kilómetros, 38h32'). En nieve, es campeón del mundo de 2011 individual y por equipos, campeón del mundo de carreras verticales en 2010 y 2011, subcampeón del mundo individual en 2010 y ha ganado decenas de carreras, largas, cortas, individuales y por equipos, incluidas tres ediciones de la Pierra Menta —considerada el Tour de Francia del esquí de montaña—.


Aun así, el catalán que lo ha ganado todo en sus especialidades deportivas y que sigue haciéndolo, tiene una pequeña espinita clavada. «Competir en unos Juegos Olímpicos, y no digo ya nada ganar una medalla. Ese sería mi sueño. Es complicado —ninguna de las dos modalidades son disciplinas olímpicas—, pero en la Federación Internacional de Esquí de montaña estamos haciendo un gran trabajo para que este deporte pueda ser olímpico en 2018, y si lo conseguimos, nada me gustaría más que estar allí representando a mi país», dice. Sería, además, una fantástica oportunidad para que España consiguiera una o varias medallas en unos Juegos de Invierno, que tanto se resisten a los deportistas españoles.
¿Y hasta cuándo aguantará Kilian? «Bueno, este es un deporte, tanto el de las carreras de montaña como el del esquí de montaña, donde la gente que destaca tiene bastantes años. Somos pocos los corredores que estamos a este nivel tan jóvenes, pero creo que es más cuestión de mentalidad que de otra cosa. Casi todos empiezan a hacer ultra cuando ya han pasado los 35 o 40 años, porque es entonces cuando creen que tienen la fortaleza física y mental para hacerlo. Yo llevo preparándome para hacerlos desde los 13 o 14 años. No compito para ganar, sino por el placer de estar en la montaña. Soy muy competitivo, pero solo lo dejaré el día que me levante y no tenga ganas de salir al monte».
No he llegado a comprender mas que aquellas cosas a las que trato de no buscar una explicación.

martes, 13 de septiembre de 2011

La plenitud de la vida y la felicidad se vive más con lo más esencial -que suele ser lo mínimo- y menos material: la familia y los Amigos.

Running 2011... y 36: 63,45 km. y seguimos acumulando!!


En esta semana hemos vuelto a seguir el plan aunque con algún kilómetro menos de esa salida larga que debía haber sido la del domingo. Tampoco se trata de volverse loco y estoy contento con el volumen de kms semanales y los ritmos a los que van saliendo. Estoy tratando de evitar compromisos personales pero quedan esos que no se pueden evitar ni, por cierto, me apetece evitar.
Así podemos resumir esta semana que comenzó con el entrenamiento del...

Lunes: Tocaba el rodaje de transición, casi de descanso, de 8 km a un ritmo cómodo. Así salió y, con una música relajada en los oídos, pude buscar unos buenos kilómetros tratando de bajar el ritmo para que las piernas, cansadas, no sufrieran mucho. Buenas sensaciones, temperatura algo más elevada, pero todo bien.
Tras el descanso del Martes llegó el Miércoles: Tocaban 13 km con un ritmo alegre. Los 6 primeros debían ser tranquilos, entre 5:20 y 5:25 y los 7 últimos km a un ritmo entre 5 y 5:05 min/km. A mi me salieron algo repartidos y desiguales, incluso alguno quedó por debajo de 5, pero en general el ritmo fue cómodo. Me puse en el iphone el último disco de The Drums y me lancé al Cerro de Los Ángeles. Cuando llegué por allí me encontré que estaba lleno de acampados, chavales cientos por todos lados, porque o comenzaba o terminaba uno de esos festivales rockeros que de vez en cuando se celebran por aquí. Tuve que ir sorteando por los caminos porque, eso sí, te pueden ver jadeando que no va a retirarse ninguno para que pases…
Fue un rodaje divertido, algo caluroso, pero con magníficas sensaciones…
El Jueves ya no sé si odiado o finalmente querido. Tocaba ese día en el que salir a correr sabes te va a suponer un esfuerzo más que sufrido. Las malditas series, esas a las que no me acostumbro aunque luego, cuando terminas, te queda una satisfacción extraordinaria. En el plan se trataba de hacer 6 km + 2 series de 3.000 m. a 14´30, recup. 3´entre series trotando suave. Los primeros 6 km me salieron a una media aproximada de 5:20 más o menos, me noté cansado, raro y pensé que las series iban a ser duras. Además la temperatura bastante alta. Comencé las series. Los primeros 3.000 quedaron así: 4:40/4:37/4:37 lo que hace un tiempo de 13:57, por encima de lo previsto. Creo no he recuperado más de 2’ y volví a tirar con los segundos 3.000 que quedaron en: 4:47/4:51/4:43, un tiempo de 14:21, algo más bajo pero también más rápido de la precisión. Lo cierto es que la segunda serie me costó bastante más y mi deseo por terminar era desesperante. Aún así me sentí satisfecho, me parecen unos tiempos bastante aceptables…
Y el Viernes adelanté un día el Plan. Tocaba descanso pero el sábado tenía compromisos así que a correr tocó… Cuando salí noté algo de cansancio pero es que además de las series de ayer, por la mañana estuve dando un paseo en bici (fiesta en Madrid capital) y creo cargué algo las piernas. El caso es que cuando paré el crono y vi los ritmos (debía darle alegría) comprobé que habían salido bien. Los primeros kms entre 5:05 y 5:10 recuperando los 3 centrales a ritmos más bajos para subir por debajo de los 5:00 min/km en los 4 últimos…
El sábado descanso y Fiestas de Valdemoro, olé, olé... No me pierdo ni una macho...

Y el domingo, claro, ploffff... La mejor forma de terminar la semana: corriendo. Después de el descanso del sábado que me llevó a una comida de amigos alargada hasta la cena, el domingo tocó desintoxicar. Debí haber tirado unos kilómetros más, pero tampoco está mal los hechos al ritmo más o menos alto. 15 km con muy buenas sensaciones, con las piernas en buen estado y a un ritmo con algunos kms por debajo de 5 min/km. Sensaciones fantásticas y listo para meter kms otra semana


Por lo tanto los kms hechos esta semana, del 5 al 11 de septiembre, han sido 63,45 kms a un ritmo medio de 5:06 min/km y una velocidad de 11,70 km/h.

Bien!!! Felices kilómetros amigos.

Dice Omraam Mikhaël Aïvanhov que...

“¿Por qué los humanos no cesan de fabricarse limitaciones y cargas inútiles? ¿No se dan cuenta de que hundiéndose en la materia, pierden su alegría de vivir? Todas las cargas que han acumulado pesan sobre su corazón. Que se liberen de ellas y la alegría regresará.


Muchos viajeros que visitan países muy pobres, a menudo se han sorprendido de descubrir una población alegre, sonriente, mientras que en los países prósperos ¡la gente tiene un aspecto tan triste! Pues bien, en efecto, contrariamente a lo que se puede imaginar, la abundancia material no aporta mucha felicidad a la gente. Todo ese mundo artificial que se han fabricado, ahora los ha convertido en prisioneros. Las cosas han ido tan lejos, el comercio y las finanzas ocupan un lugar tal que ya no sabemos cómo salir de este engranaje. Y mientras prospera la economía, por así decirlo, los humanos, a su vez, se hunden."

lunes, 12 de septiembre de 2011

El desorden en una zona de trabajo -oficina, despacho, mesa- suele significar algo así como 'No me importa nada'.

Entrevista a Mario Conde para Jot Down Cultural Magazine









Merodeando por ahí encuentro esta interesante entrevista de Mario Conde:

Chaguazoso está en O Penedo dos Tres Reinos, la frontera entre los tres viejos reinos medievales de Castilla, Galicia y Portugal. A Mezquita es una casa rural que sirve de refugio asceta a este hombre largo y delgado, que se pone casi de puntillas frente a los grandes ventanales para tratar de abarcarlo todo con la mirada. Mario Conde (Tui, 1948) vive una vida más; probablemente la más tranquila de sus vidas anteriores. Pasado el éxito explosivo de la juventud y la experiencia en la cárcel, Conde ha recompuesto las piezas de su vida al punto de que ahora piensa cómo recomponer las de su país. Su perfil agónico se desliza por Intereconomía y mantiene en internet cita diaria con sus lectores, que llenan sus foros y sus conferencias a la llamada del oráculo.




Recibe a Jot Down Magazine en dominios empedrados cubiertos de fotos familiares y por donde Clinton, su joven pastor alemán, deambula como Pedro por su casa. Se enciende la grabadora y Conde se desploma sobre un sofá. Son las cinco de la tarde, hora de sobremesa, reposo y siesta en el sofocante campo ourensano. Pero el ex banquero arranca con fuerza.



Póngase como ministro de Economía tras las elecciones: ¿cuáles son las tres primeras medidas que adopta?
Un plan de país a medio y largo plazo. No algo coyuntural para salir del paso, evitar repuntes de deuda y cosas así: un diagnóstico de dónde estamos y cómo y dónde podemos crecer. Un análisis empresarial de nuestra realidad económica. A continuación, poner al sistema al servicio de financiar ese crecimiento y no al revés. Y desarrollar las condiciones laborales y de régimen tributario que hicieran posible ese plan. Pero eso no es un cometido de un ministro. Ni siquiera de un gobierno, sino de la sociedad. Un plan que tendría que ser sometido a la consideración no sólo de los partidos, sino de las instituciones que conforman la hoy famélica sociedad civil.


Usted tiene un diagnóstico para la crisis.
Está claro. Nosotros nos hemos gastado un dinero que no hemos ganado. Hemos vivido del ahorro de los europeos, básicamente, y hasta de los chinos. Y cuando tú te gastas un dinero que no tienes lo que debes hacer es ganarlo para pagar lo que debes. La economía española tiene una deuda de unos tres billones, aproximadamente, y para entendernos, nuestro Producto Interior Bruto es de un billón. Es decir: debemos tres años de trabajar sin comer. Una de dos: o te perdonan la deuda o te pones a trabajar para eso.


Pobre del que tenga que explicar esto a los españoles.
Es que nos vamos a un tema antropológicamente muy delicado. Llevamos siglos viviendo con la noción de progreso. Poco a poco esa noción ha ido transitando del progreso cualitativo (mejor modo de vivir) a más cantidades de bienes que posees; es decir: mejor igual a más. Hay un libro magnífico de René Guenon que lo explica muy bien: se llama El reino de la cantidad y los signos de los tiempos. ¿Qué está pasando ahora? Que la generación que viene rompe con ese modelo que ha sido inveterado y tiene que trabajar más para vivir peor. Esto es un choque conceptual muy profundo que revela que algo va a pasar y sociológicamente tiene unas consecuencias que no sabemos cuáles van a ser. Va usted a ingresar menos, va usted a tener menos bienes y va usted a vivir peor. ¿Por qué? Porque lo hemos gastado. O sea que usted tiene que trabajar para reparar los errores que han cometido otros.


¿Qué se ha hecho mal?
Esa pregunta me la hizo un sobrino mío hace ya un tiempo. Me dijo: yo he hecho exactamente lo que me habéis pedido. Me he casado, tengo dos hijos, me bebo mis copas, me agarro algún ciego, me fumo unos canutos pero no todo el día, he pasado por la Universidad… tengo 33 años y no tengo trabajo. Y no tengo esperanza de tenerlo. Además estoy endeudado hasta las cejas con una hipoteca porque me habéis dicho que eso es lo que tengo que hacer para tener acceso a una cosa que llamáis propiedad. ¿Qué habéis hecho mal? Luego viene que, como consecuencia de habernos gastado el dinero que no tenemos, se producen unos valores en la sociedad. Pero hace mucho que ya sabemos que la ciencia de los valores es posterior. El valor es el resultado de una conducta. Si una conducta consiste en acumular, acumular y acumular el valor que resulta es la codicia, claro. Pero no se educa a la gente diciéndole: “Usted tiene que ser codicioso”. No, se le dice: “Usted tiene que tener cuantos más bienes, mejor”.


No es fácil de entender.
Es muy difícil explicarle a la gente que cada vez que un Estado europeo le da a la maquinita e inventa 100.000 millones tu camisa vale menos, tu trabajo vale menos, tu salario vale menos, tu casa vale menos y tus oportunidades son menores. Porque tenemos un elemento que sirve de regla de medir, que es el dinero, e inventar el dinero es en contrapartida una expropiación del valor. Esto no se ha explicado. El que nosotros hayamos entregado el poder de darle la máquina a Europa significa que los problemas de los terceros se nos vienen encima a nosotros. ¿Pero qué ocurre ahora? ¡Que nosotros hemos sido el problema!



¿Se ha tirado la casa por la ventana?
Aquí, en Chaguazoso, somos sesenta vecinos. Hay días en los que yo he visto tres audis. España es el país consumidor de audis per cápita más alto de Europa. El problema es que ahora ganar lo que debemos es muy complicado.



Los alemanes lo hicieron.
¿En qué año cae el Muro de Berlín? 1989. ¿Qué es lo que significa? A una economía basada en el mercado y la acumulación de riqueza, se le añade un destrozo. Un destrozo humano de gente que no está en su mayor parte capacitada, ciudades en estado de abandono… Pero los alemanes tienen un concepto que es muy suyo, que es el de la Gran Alemania, y deciden sacrificarse para integrar. Reducen su nivel de vida, pero lo invierten en la integración de Alemania. Ésa es una enseñanza que sólo podía fundamentarse en una cosa: el concepto de Alemania. Un alemán está dispuesto a sacrificarse por un alemán. Por un griego no. Por un español no. Y además no hay ninguna razón para que lo haga. En Europa le van a dar dinero de nuevo a un país que no se sabe cuántos funcionarios tiene. ¡No están censados! El Estado griego ha mentido en sus cuentas y el que le ha ayudado a mentir se llama Goldman Sachs. Ese banco americano ha organizado un desperfecto tremendo en EE UU y le han dado cantidades ingentes de dinero de la Reserva Federal. El CEO (Chief Executive Officer) de Goldman Sachs gana después de la crisis 28 millones de dólares. El CEO de Goldman Sachs en Europa es el futuro presidente del Banco Central Europeo. No son juicios de valor. Éste es el modelo en el que estamos.



¿Cómo se cambia?
La gente ha optado por mirar para otro lado. Lo trágico del asunto es que algunos imbéciles creemos que aquí hay una oportunidad. Porque para que haya una oportunidad tiene que haber una ocasión de desastre, y más desastre que esto es complicado. Hay comedores sociales llenos. El otro día el carpintero que vino aquí a echarme una mano me contó que su mujer trabaja en un centro de acogida de mayores. Hasta 2006 los hijos y los nietos llevaban a sus padres y abuelos. Ahora van a por ellos. Los recogen y se los llevan para casa porque el único ingreso que les entra es el de la pensión, y con la pensión de los abuelos están pagando la hipoteca de los nietos. La perversión del sistema no puede ser mayor.



Hay gente que no ha optado por mirar para otro lado. Ha salido a la calle, ha protestado.
El movimiento de los indignados es un movimiento tremendamente serio. Éste es un país muy acostumbrado a convertir la anécdota en categoría. El hecho de que diez, doce o catorce personas acampadas en la Puerta del Sol hayan montado no sé qué, se fumen diecisiete canutos o canten por la noche no significa absolutamente nada porque es normal en una concentración de 50.000 personas. ¿Qué quieres, que vayan vestidos de corbata, en fila india y mano en alto? Para mí lo único sorprendente de ese movimiento es lo tarde que se produjo. Pero es sincero, porque los datos cuantitativos los avalan: hay aproximadamente cinco millones de parados. ¿Cómo te va a extrañar que salgan a la calle? ¡Lo que te debe extrañar es que no hayan salido antes! ¡Lo verdaderamente extraño es que estuviesen aborregados hasta ahora!



Pues ha habido quien les ha criticado.
Siempre hay unos movimientos puramente reaccionarios que tratan de descalificar esto por la anécdota. Eso no cuela, eso no se vende. “Es que son movimientos de izquierdas y radicales porque han propuesto nacionalizar los bancos”. Pues mire: cuando uno está cabreado y cuando le está presionando la hipoteca, lo que propone es lo primero que se le viene a la cabeza. Pues claro: nacionalizar los bancos, porque quien les está jorobando es el banco, y quien les está machacando es el banco. ¿Qué quieres que propongan? El movimiento es mucho más extenso. Eso es sólo la punta del icerberg. Y las descalificaciones que se le han querido hacer, con perroflauta y eso, no consiguen nada. Es cierto que hay intentos de apropiarse del movimiento y de llevarlo por cauces distintos. Sí, pero no es solo eso. Porque no se conseguiría nada ensalzándolo si fuera falso de la misma manera que no se consigue nada vituperándolo si es cierto.



¿Trata con indignados?
Yo conozco a mucha gente joven y a gente joven que ha estado allí; gente joven de derechas, católica y apostólica. El 70% de los españoles entiende la protesta. Ya no entienden tanto las propuestas, pero no les pidas que además de protestar tengan una propuesta coherente. Todos los movimientos de este tipo son magmáticos; el cemento que los une es la protesta, une el cabreo y el cansancio. ¡Y así funciona la Humanidad! ¿O tú te crees que cuando se produce la Revolución Francesa hubo unas propuestas consensuadas? Lo que hay es un cabreo porque la situación ha llegado a un límite y no se puede hacer más. ¿O cómo se produce la Constitución de 1812? Cabreo contra un régimen absolutista.



Aquí hay instituciones democráticas.
Desde luego, pero vamos a ver. Un modelo social funciona a base de instituciones. ¿Qué es una institución? Una institución es una entelequia mental. Es un producto jurídico, que ahí se define, pero sobre todo es una entelequia mental. ¿Qué es el Tribunal Supremo? Un sitio en el que tú crees que dictas sentencias. Se basa por tanto en un conjunto de creencias. Es la masa cuántica de nuestras creencias la que crea una institución que se llama Tribunal Supremo. Sin esa masa cuántica es un edificio con unos señores vestidos de negro. Se ha perdido la confianza. Y cuando la confianza se desmorona en las instituciones capitales es cuando un sistema hace crash.


Usted escribió El Sistema en 1994.
Hace casi veinte años, sí. Y me costó carito. Pero si tienes la paciencia de leértelo, cosa que no aconsejo, te darás cuenta de que es exactamente lo que está pasando. ¿Por qué? Porque me daba cuenta de que lo que define a una institución es la confianza.



Confianza también en la justicia.
Una convivencia se basa en leyes. Las leyes se ejecutan a través de instituciones a las cuales llamamos justicia. Pero los que hacen las leyes son un problema y los que las ejecutan, otro problema. Nosotros inventamos el Derecho para sustituir la fuerza. Y si la ley no tiene la confianza de la gente no sirve absolutamente para nada. Por eso sale en televisión un héroe que paraliza la ejecución de un desahucio. ¡Eso es la ruptura de la regla del sistema! ¡Y el que rompe la regla del sistema es un héroe! ¿Te das cuenta de lo que está pasando? Es la ruptura de la base del modelo; el modelo está roto.



¿Y qué ocurre?
La película El sexto sentido está inspirada en el Libro Tibetano de los Muertos. Su tesis, bastante razonable, es que el acto de morir no puede ser una ruptura dramática. No lo es ni siquiera corporalmente, pero no lo puede ser en la dimensión integral del ser humano. Por tanto hay un plano de conciencia que cambia. Tú no tienes conciencia de que estás muerto, según la noción tibetana. Y por eso te relacionas en tu entorno; el protagonista de la película habla, cree que está cenando con su mujer y que la está escuchando: no sabe que está muerto. Todas las revoluciones se producen cuando hay gente que no sabe que está muerta, que cree que está viva. ¿Cómo unos desharrapados se van en el año 14 a tomar el Palacio de Invierno? Porque los que estaban dentro no sabían que estaban muertos, se creían zares. Los que iban en la Revolución Francesa camino de la guillotina pensaban que se que les estaba aplaudiendo. Cuando Oliver Cromwell mandó cortar la cabeza al rey le dijo: “Majestad, es que tenemos que administrar justicia; hay que cortarle la cabeza”. “¿A mí?”. Luego es verdad que también se la cortaron a Cromwell.


En España…
Aquí hubo un momento en que se produce en la base de la pirámide una ruptura de la confianza. Los de arriba no lo perciben. Siempre creen que hay una solución. ¡Siempre! Lo que sea. El tiempo, la mayestas (¡cómo van a venir contra el rey si soy de origen divino!)…


En Cataluña los diputados entraron en el Parlamento en helicóptero. Algún malestar percibieron. Qué va, no se dan cuenta. Por una razón muy simple, y es que además desgraciadamente la tienen. Su argumento es el siguiente: protestan, critican, pero nos votan. Y como nos votan nos legitiman. Su argumento es un sofisma, pero funciona en el plano formal. Es como lo de los escolásticos: deja que yo te dé la premisa mayor y te demostraré que los gatos no tienen rabo. Pero les votan no para legitimarlos, sino porque hay una inercia. Hay una situación que es pésima, y de esta situación pésima se sale mediante un voto al que todos llaman mal menor. Vas a arreglar una cosa que es mala con algo que, por definición, es malo.


Lo que está diciendo usted es que la raíz del problema es la democracia.
El sistema parlamentario sí. La partitocracia está en crisis. Como modelo de monopolio de la participación ciudadana en los asuntos públicos está en crisis. Hay un momento en el que se inventa la democracia representativa, y se generan unos canales a través de los cuales se conduce. Esos canales son los partidos políticos y tienen una misión: canalizar el debate ciudadano hacia el Parlamento. Pero no hay debate ciudadano. Los partidos políticos, por acción o por omisión, y con una estrategia muy bien pensada, han laminado la sociedad. Tú te encuentras con la crisis que está padeciendo este país ¿y qué han dicho las universidades?, ¿y las academias?, ¿y los colegios profesionales?, ¿los intelectuales? ¿Dónde están? Y ahora de repente nos hemos dado cuenta de que hemos creado una sociedad en la que estamos solos y asustados


¿Hay miedo?
El miedo nos une. El empresario vive con miedo a quebrar mañana, al que no es empresario que le puedan echar mañana, el político con miedo a que le quiten la clase bussines o que tenga que entrar en el Parlamento en helicóptero. ¿Quién es capaz ahora de esbozar un modelo de país? ¿Tú has oído a alguien que diga qué se va a hacer con la agricultura? ¿Cuál es la industria que tenemos que tener? ¿Y la banca? Sólo hay proyectos de gobierno. Yo, como proyecto, quiero llegar al poder. ¿Para qué? ¿Por qué me hace usted esa pregunta si no tiene ningún sentido? Yo quiero llegar al poder por llegar, ¿o hay algo diferente? No les cabe en la cabeza. Y no se puede hacer absolutamente nada si no se produce una renovación a fondo de la clase política. Es imposible. Porque el software del político actual está programado para llegar al poder y una vez allí, mantenerse. Y no quiere saber más. Y como lo único que le importa es un voto, por él es capaz de hacer lo que haga falta.


¿Usted vota?
No, yo no voto. O sea, sí boto, salto a la comba. Pero si te refieres a si echo el voto, no.


¿Desde cuándo?
Nunca. Creo que voté una vez en el 82 a Felipe González. Y desde entonces, nada. Le voté porque me parecía que le venía bien al país y la verdad es que hasta un punto determinado fue así.


Entiendo que no vota porque no cree en los políticos.
No te equivoques. Una cuestión de fe es creer en lo que no vemos. Y yo lo he visto, ¿eh? Vaya si lo he visto. Yo tengo conciencia. Y sé que cuando la gente habla de cómo funciona la banca, los medios de comunicación o el poder habla de oído. Yo es que estaba allí. Y sé lo que hay detrás del teléfono. Sé cómo se hacen los editoriales de los periódicos, cómo se quitan y cómo se borran determinadas informaciones. Sé cómo se hacen los trabajos sucios. Y lo sé porque lo he vivido. Lo he visto con mis propios ojos o me lo han contado quienes han estado allí. Gente con cara, ojos, apellidos y nombres. No hablo de oídas. Así que yo no tengo falta de fe en los políticos. ¡Ojalá la tuviera! Yo sé que no hay nada que hacer, simplemente.


¿Tampoco hay nada que hacer para que usted baje a la arena?
Hay algo que me importa bastante poco en la vida y es una cosa que se llama Mario Conde. Como producto conceptuado, me refiero. A mí me interesa esto, lo otro, mi vida. Pero tiene gracia que en el año 1994 escriba un libro que se llama El Sistema y 17 años después se produzca un movimiento de gente joven cuyo lema es ‘Cambiar el sistema’. Vete a las hemerotecas, es un ejercicio que recomiendo mucho. Cuando había una revolución de algo, siempre se decía: “Son los antisistema”. Cuando los jueces protestaban porque querían más sueldo y más salario eran “un movimiento antisistema”. Si nacía un periódico que ponía en solfa la monarquía se le llamaba “antisistema”. Se había llegado a un punto que hasta inventaron en economía una palabra: ortodoxia. Para ser un buen empresario, un buen político y un buen economista tenías que ajustarte a la ortodoxia. Porque para hacer bien tu trabajo tenías que adecuarte al sistema, y el sistema te daba el atributo de legitimidad. El sistema es una red de intereses. No hay nada de ideología. En 1996 toma el poder Aznar y en 2011 está Zapatero. Casi dieciséis años; ocho para cada uno. En 1996 había movimientos que ponían en riesgo la unidad del Estado; ahora, peor. En 1996 empezaba la politización de la justicia de manera descarada; ahora, peor. En 1996 decíamos que el sistema financiero se estaba montando encima de la economía real; ahora, peor. En 1996 pedíamos una reforma laboral en los tiempos de bonanza para poder ajustarla en los malos tiempos: sigue sin hacerse. Ni ley electoral, ni aquella ley de huelga que se quería cambiar en 1996 por ser preconstitucional. Nada. Los elementos estructurales que definen la convivencia de un país no han sido tocados ni por el PSOE ni por el PP. Eso sí: se han insultado y se han llamado chorizos y robaperas. Porque lo que no se van a poner a hacer es a modificar el estatuto jurídico de los políticos, ni a cambiar la financiación de los partidos, ni a modificar los sindicatos, ni a plantearse las transferencias excesivas a las autonomías, ni a plantearse por qué el régimen autonómico ha generado 150.000 millones de deuda y los ayuntamientos otros 50.000 millones, que suponen el 20% del PIB y es el equivalente a casi diez años de pago de subsidio de desempleo. Pero no van a hacer nada porque les has votado. Si quisieras que lo modificaran no les votarías. ¿O qué pasa, que estamos en un país de incongruentes? “¡No estoy dispuesto a tolerar al señor Rubalcaba o al señor Rajoy porque me parecen un petardo!”. “¿Y qué va a hacer usted en las elecciones?”. ”Votarles”.


No se me ocurre una alternativa.
No se te tiene por qué ocurrir. ¿Y además por qué tienes que votar? Razónamelo.


Saramago escribió sobre una sociedad que votó en blanco.
Hemos tenido dos casos. Nosotros cedimos la soberanía monetaria al integrarnos en el euro. Ahora sabemos lo que es eso: sabemos que los tipos de interés se disciplinan en función de lo que le conviene a los alemanes y no a los españoles y a si a los alemanes les conviene un tipo de interés alto aunque a nosotros nos arruine, será alto. Eso se sometió a referéndum en Maastricht. Participaron el 40% de los españoles y votaron a favor el 62%. El diario El País tituló: “Casi el 70% de los españoles a favor del euro”. Fue el 24%. Y por el Estatuto de Cataluña votaron el 38%. A favor el 65%. Los periódicos dijeron: “El 65% de los catalanes a favor del Estatuto”.


¿Qué le parece la Constitución?
Pues que hay que ir a una reforma constitucional. No hay más remedio. El mito de que las constituciones no se pueden reformar es mentira. Si hay algún país en la historia que haya dicho que la Constitución se puede reformar, ésos son los anglosajones. Porque no la tienen. Son capaces de transformarte la carta de Juan Sin Tierra de 1215, que era una carta en defensa de los nobles y de la propiedad de sus tierras frente al rey, en una carta en defensa de la burguesía. Nosotros hicimos una Constitución en 1978, cuando la cosa estaba muy complicada. El sistema se había extinguido de la única manera que se puede extinguir: desde dentro. Por eso para terminar con el Movimiento se nombró jefe del aparato al ministro secretario general del Movimiento, Adolfo Suárez. Y como hubo que hacer muchas transacciones, esa Constitución nació vieja. ¡Pero bueno! Había que moverse y avanzar. Claro que el traje era muy estrecho, pero dio para ir andando. En este tiempo se produjeron dos cosas: la sociedad española ha engordado y el traje se ha ido deteriorando. Hay que plantearse la estructura del Estado de nuevo, porque aquello fue un empaste con el que salir de la dictadura y no pensar en el modelo de paz.


¿Qué cambios cree que hay que hacer?
Hay que plantearse el modelo territorial y la forma de Estado. Por ejemplo, hay muchísima gente que no entiende qué papel cumple aquí la monarquía de cara al futuro. Sí sabemos el que cumplió en el pasado, ¿pero de cara al futuro? ¿Por qué? Eso de la transmisión hereditaria…


Tiene en esta casa fotos con el Rey de España y con su padre, de quien fue muy amigo.
No soy monárquico. Y no lo soy por no aceptar los tres principios en los que se basa la monarquía: la transmisión genética del saber, que el mayor sea mejor que el segundo y, tercero, la primacía absurda del hombre sobre la mujer. Yo con eso no puedo. Lo cual no impide que haya tenido una inmensa amistad con don Juan de Borbón y haya ayudado mucho a su hijo. ¿Por qué? Porque mi relación con la monarquía no era por un convencimiento en la institución, sino porque ha funcionado en un momento determinado. Me lo planteé de manera muy pragmática. Salíamos de lo que no queríamos tener, que era la dictadura, con el vehículo que necesitábamos. Pero ya hemos llegado.


¿La sociedad española también?
El sentimiento monárquico de la sociedad no se ha extinguido. Hay un argumento que es falaz: la experiencia de la República ya la hemos tenido. ¿Y Francia? ¿Y Estados Unidos? ¿Italia? Otro argumento es: para tener un presidente de la República como Zapatero, pongo por caso, prefiero tener a un rey. Entonces no está usted cuestionando la forma de Estado. Porque si a usted le preocupa que Zapatero sea presidente del Estado, que no manda, más le tiene que preocupar que sea jefe del Gobierno, que sí manda. La monarquía hoy se basa en una cosa muy importante: a los españoles no les preocupa demasiado. Es un tema que bueno, cuando toque… Pero cuando una institución se legitima sobre la base de que hay otras cosas más urgentes, le llega su momento.


¿Ha llegado?
¿La monarquía ha contribuido en estos años a mejorar la noción de unidad de España? ¿La monarquía se ha legitimado en la sociedad civil o se ha legitimado en los partidos? Es decir, la monarquía, en el caso de que hubiera podido funcionar, tendría que haber arrancado su legitimidad directamente desde la sociedad civil, no desde los partidos políticos. Hubiera sido una monarquía que nosotros hubiéramos querido tener como un modelo, incluso, de compensación a los posibles desperfectos del sistema. Pero si la monarquía es el sistema, una parte más del modelo político jurídico… Afortunadamente puedo decir lo que pienso. En su momento sirvió. Hay algunos que dicen: “Bueno, hay que aclarar el patrimonio del rey”. Mire usted, no nos interesa lo cuantitativo porque la monarquía no es buena o mala en función del patrimonio legal o ilegal de uno, porque puede haber reyes buenos con patrimonios malos y viceversa. La monarquía holandesa es riquísima y no pasa nada.


¿Estas cosas usted las hablaba con el rey y con su padre?
Con el rey claro que lo he hablado. El rey sabía que yo no era monárquico, intelectualmente hablando. Pero sabe que soy leal a la institución. Para mí es el jefe del Estado mientras otra cosa no exista. Yo no tengo mucha simpatía por el señor Zapatero y pienso que no ha gestionado nada bien la crisis, pero cada vez que alguien utiliza adjetivos descalificativos hacia una persona que es presidente del Gobierno me está molestando a mí.


Pues en Intereconomía no se cortan.
Ah, bueno. Ni Intereconomía se corta en unas cosas ni El País se corta en otras. Es decir, cada uno no se corta en lo suyo.


Nosotros podemos pasarnos de nuestra raya porque los otros se están pasando de la suya. Salvando las distancias, es una filosofía muy de años 30.
Eso es. Este señor no es corrupto porque lo suyo son 36.000 euros robados y el otro ha robado 150.000. Mira, los italianos en ciencia jurídica son maravillosos Hay una escuela italiana de Derecho Penal que define lo que es delito. Dice: “Delito es sobrepasar, de manera clara, el nivel de inmoralidad media de toda sociedad”. Si te quedas en los niveles de inmoralidad media, eso no es delito. A eso añadió tiempo más tarde un italiano muy gracioso que decía: “Sí, sobrepasar los niveles de inmoralidad media, y que te pillen”.


¿Qué va a hacer con Fundación Civil?
Es un centro de pensamiento. Nunca será un partido. De ahí van a salir unas propuestas y una conciencia de la sociedad de que no tiene que pedir a los políticos, sino a exigir. El concepto de subordinación en España es alucinante. La tendencia de esta sociedad a resistirse a ser ciudadano para refugiarse en ser súbditos es increíble. Hemos sustituido los monarcas absolutos por los políticos absolutos. Vemos a un alcalde y nos creemos que es una encarnación de la divinidad. ¡Pero si es un empleado tuyo que vive de tu trabajo y tus impuestos! Eso en Estados Unidos lo tienen claro, pero aquí es tal la tradición autoritaria que tenemos, y tanta mentira acumulada para legitimar esa tradición autoritaria, que a la mínima somos súbditos. ¿Por qué les votamos? “Es que alguien me tiene que mandar, y si alguien me tiene que mandar prefiero que me mande éste que es menos malo que el otro”. Esto es así, ¿y con este caldo de cultivo en la gente qué reforma vas a hacer?


Usted aboga por una integral. Que vaya a la raíz.
Cuando yo tenía 27 años leí el discurso de un diputado en la Asamblea Nacional Francesa. Un tipo joven, listo, buenísimo. Me pareció uno de los discursos más notables que leí en mi vida. Dijo: “Quiero cambiar Francia y para cambiar Francia quiero cambiar los modos de comportamiento de los franceses. Y para cambiarlos necesito cambiar su modo de pensar”. Cuando veo cómo piensan los españoles, cuando veo esa vocación innata de súbdito que todavía tienen, me asusto. No se rebelan contra nada. Salen unos tíos a la calle en una situación que no hemos vivido, con una actitud que más pacífica imposible, y mira… ¿Tú sabes cómo fue el Mayo del 68? La violencia no consiste en pegarle al otro; la violencia es cualquier forma de agresión sobre el otro. Casi todas las instituciones que hemos votado derivan de la violencia. La violencia como la categoría. Violencia estructural. ¿Cómo nació si no la propiedad? De un tipo que se puso encima de un suelo y cuando el otro quiso pisarlo le dijo: “Ponte aquí y te pego un tiro, porque es mío”. “¿Tuyo por qué?”. “Pues mira, lo vas a entender: pum”. Y listo. Todas las instituciones que nosotros tenemos rezuman violencia. Por tanto, hay que rebajar el nivel de violencia, pero como estamos acostumbrados a vivir con la violencia y no como un convidado de piedra, sino como aquello con lo que desayunamos, comemos y cenamos, al final nos asustamos y nos hacemos súbditos.


Defíname a estos personajes brevemente: Zapatero.
Pensé que era ingenuo y poco a poco me convencí de que eso le llevaba a irresponsabilidad en la gestión de la crisis.


Francisco Camps.
Al final, un gesto coherente. Sospecho que eso vale.


Rajoy.
El valor de la paciencia y del silencio. Y de la teoría del mal menor.


Rubalcaba.
Incombustible hasta ahora. La cuestión es si queda combustión por delante.


Joan Laporta.
No sé si son churras y merinas o merinas y churras. O quizá no sean ovejas.


Juan Luis Cebrián.
Decisivo para hacer El País. La cosa es si ha sido decisivo para casi deshacer Prisa.


Pedro J. Ramírez.
Un gran periodista, sin reparar ni en adjetivos ni en medios.


Julio Ariza.
Es un hombre leal y coherente, de lo mas difícil que se puede ser. Y de lo mas peligroso en estos tiempos


Baltasar Garzón.
Las estrellas no existen sin firmamento. La cosa es si le queda cielo.


Tiene esta casa llena de pinturas. Carteles de Picasso.
Mi padre pintaba. Mi padre me enseñó el manejo del color, de la paleta. Mi padre pintaba payasos porque decía que el payaso era la expresión de la vida y la tristeza va por dentro. La alegría forzada, por fuera. A él le gustaba mucho Modigliani. Le gustaba Gaguin. Pero le fascinaba Van Gogh.


¿Picasso?
No le gustaba nada Picasso. Nunca entendió el abstracto. Le gustaba la primera fase, el Azul, el Rosa, porque hay determinados trazos de la mano de Picasso que demuestran que es un genio. Pero no se dio cuenta de que el abstracto es la primera gran rebelión de la pintura. La pintura se compone de un espacio que imita la realidad, por tanto tienes que tener lo que ellos llaman una composición. Hay una perspectiva, unos tamaños… El abstracto es una rebelión frente a la rigidez de la forma. ¡Y está bien pensado! La forma es sólo posterior a la representación. Luego claro, hay un cubismo analítico que ya es más complicado. A mí me gustaba una fase de Picasso. Y un día descubrí a un abogado peruano que había salido de Perú y que era un enamorado de Picasso. Él me hablaba y me hablaba de cosas de Picasso. Este hombre tenía una colección de carteles de él, carteles de las exposiciones de Picasso con los que se iba conformando su vida. Se tuvo que ir de España y yo le compré todos los carteles a condición de que hiciéramos un libro. Son cuatro tomos en donde cada uno de los carteles de esa colección explica qué estaba haciendo Picasso ese día, dónde se encontraba. Es el gran genio de los genios. Y en el campo que tengo en Sevilla hay una biblioteca dedicada específicamente a él, con gran cabreo de mi padre, claro.


A usted se le ha vinculado al menos en dos ocasiones en la compra de acciones de equipos de fútbol. Lo ha desmentido siempre. ¿Le gusta el fútbol?
Betis, Zaragoza, Oviedo, Hércules…. En particular un diario digital, el confidencial.com, se empeñaba es distribuir esa noticia de modo radicalmente falso. Pero algunos viven de eso y afectan a la credibilidad del medio en el que escriben al dictado. Lo malo es que no entiendo nada de fútbol. Nunca he sido forofo de ningún equipo. Ni siquiera asisto a partidos ni, salvo casos extraños, los veo en television. Además no entiendo nada del fútbol en cuanto a negocio. Leo las cifras de endeudamiento de los equipos y me quedo atónito. Los sueldos y primas que se pagan por jugadores son para mí inconcebibles. Por lo visto es el mercado. Pero que determinados jugadores valgan semejantes cifras en un contexto de economía como el nuestro tiene que extrañar, y seguramente escocer, a más de uno.


¿Qué le parece el Madrid de Mourinho y el Barça de Guardiola?
No entiendo nada. En mi casa mi hijo Mario y una persona que trabaja con nosotros, Ramiro, de origen ecuatoriano, entienden mucho y me dicen que el Barcelona actual es un equipo impresionante. Mario es del Madrid sin fisuras. Por eso su juicio me parece valioso. Pero no tengo la menor idea de quién va a ganar. Me gustaría que fuera un equipo gallego porque mi origen es de por aqui, pero vamos, no sitúo la galleguidad, ni siquiera por aproximación, en ese deporte. Ramiro, el ecuatoriano, que entrenó ese deporte en Ecuador, dice que el fútbol tiene magia porque once hombres muy buenos pueden hacer un equipo muy malo.


¿Lee?
Sólo ensayos, no leo nunca novelas. Hombre, he leído alguna, pero básicamente ensayo. Me gusta mucho todo el mundo del esoterismo.


Se inició en la espiritualidad con 17 años.
Hubo una etapa en la que estuve menos, durante los años que estuve en el banco, pero en la cárcel volví a leer mucho sobre ello, unos trescientos o cuatrocientos libros. Me había perdido mucho de la evolución del pensamiento oriental. En el misticismo cristiano tenemos a un personaje curiosísimo que es el maestro Eckhart, un hombre que murió en 1328. Tenía una filosofía realmente sorprendente. En una bula que fue la de In agro dominico le condenaron a muerte. Él murió antes, pero violaron el principio del Derecho Penal y le condenaron después de muerto. Y por supuesto lo excomulgaron. En el año 1992 la Iglesia lo recuperó de la mano precisamente de Benedicto XVI, entonces cardenal Ratzinger. En la escuela católica alemana, en la facultad de Teología de Munich, hay un pensamiento muy profundo del que salió mucha gente. Y este hombre, Benedicto XVI, que con independencia de cualquier consideración es un hombre de una profundidad conceptual teológica tremenda. Yo estoy empeñado en ver cómo ese misticismo cristiano se acompasa perfectamente con el pensamiento taoísta. ¿Estoy mal de la cabeza? No. En ese momento de la Historia no hay una comunicación entre Occidente y Oriente para que un señor de Colonia pueda transmitirle sus enseñanzas a un señor que vive en la India. ¿Entonces? Bien, ¿y por qué tenemos pirámides, y formas del arte tan absolutamente idénticas cuando no existe comunicación? ¿Acaso hay una masa cuántica de conciencia mundial? ¿Acaso la humanidad se puede definir en términos de conciencia unitaria?


¿Qué responde a eso?
Yo creo que sí. Pero eso hay que irlo explicando con ejemplos. Y si pudiera demostrar que el pensamiento místico cristiano de 1325 es exactamente igual que el pensamiento místico del taoísmo del año 550 antes de Cristo es que tiene que existir una masa de conciencia uniforme que está establecida en algún punto.


Usted, que ha escrito La palabra del Tao, también ha acogido en su blog textos referidos al sexo tántrico, al “orgasmo integral”.
El sexo como punto de unión de dos en uno y como liberador de la personalidad artificial en el momento orgásmico ha sido referente de muchas tradiciones espirituales, aunque a algunos les cueste entender que algo tan supuestamente banal —mejor sería decir banalizado— puede encajar en ese mundo complejo que es el espiritual. Pero encaja. Y desde siempre. Hoy, como digo, se entiende peor al haber sido demonizado todo lo referente al mundo del sexo por determinados credos. El sexo “sin llegar al final” es fundamental en la doctrina pura del taoísmo. Al menos en algunos de los textos más puros del taoísmo se enfatiza en su superioridad. Su tesis es que en el juego sexual se produce la estimulación y la creación de energías. Si no se llega al llamado orgasmo físico esas energías se aprovechan integralmente. En otro caso se pierden. Puede ser, pero es difícil seguir una tradición que no es la nuestra, sobre todo cuando de sexo se trata.


¿Hay algo después de la muerte?
Te lo digo un minuto después de muerto. Dicen los místicos que la verdad es una experiencia. Yo no tengo la experiencia de la muerte.


Lo mismo se reencarna.
Hombre, no. ¿Otra vez? Pasar por la cárcel y toda la historia… ¿Pero yo a ti qué te he hecho? No, yo no creo en la reencarnación. Creo en la reencarnación de la gota de agua. Es decir, hay un estanque y hay algo a lo que llaman Dios que sopla, y entonces salen gotas; la gravedad las hace regresar. Evidentemente durante ese recorrido están en contacto con el aire, la suciedad, el polvo, y eso las va haciendo volver al estanque. La siguiente gota tomará algo de la información de la vida de la gota anterior. Pero es otra gota. Por eso la reencarnación no tiene nada que ver con que tú seas capaz de recordar lugares pasados, hombre claro; eso no hace falta, está en el DNA. Además la Humanidad es una cosa bastante aburrida, ¿eh? Varían los escenarios, pero los comportamientos de los hombres son los mismos. Somos el producto más gregario que ha existido nunca. O sea que creo en la reencarnación en cuanto a acumulación de información de la gota que retorna a un estanque. Pitágoras decía que no hay nada mejor ni más bello que la música. Cuando te callas un segundo, oyes. Hay un ruido, una vibración. El cerebro la anula, pero si callas está ahí. La vibración es ruido, por tanto es música. Hay alguien, o algo, que interpreta una melodía, y nosotros somos notas. Existe, no te puedes negar, pero te agotas. Formas parte de una melodía.


¿Una melodía inacabada?
Dicen que eterna. Te lo diré en cuanto me muera, no te preocupes. Yo me aparezco, vengo y te digo: “Oye, que sí, que hay vida más allá de la muerte, pero no sé como explicártela”.





Fotografía: Jesús Llaría