sábado, 28 de febrero de 2015

Me estaba amonestando...

Me estaba amonestando
por el deseo que me provoca
tan solo mirarte.

Yo
tan dado a esconder
sentimientos
y privacidades
dejo
cual adolescencia en mi
descubrirme buscando
las grietas de tus labios.

Y como hundido
tras despertar del sueño
que es
busco admirarlo
por siempre.

(...)

Dice Eshin Nishimura que...

"Fabricamos una máscara para encontrarnos con las máscaras de los demás. Y luego nos preguntamos por qué no tenemos a quién amar; por qué nos sentimos tan solos."

viernes, 27 de febrero de 2015

José Luis del Grupo de Restaurantes José Luis... un ejemplo de superación.

Un ejemplo como empresario, un ejemplo de motivación y un referente en la historia de Madrid. 
Siempre en el recuerdo...

La vida está llena de oportunidades para los que quieren aprovecharlas y de dificultades para los que se dedican a desaprovecharlas.

jueves, 26 de febrero de 2015

Infografía: Ropa para correr en invierno.

El invierno está siendo duro para la práctica del running. A algunos nos está costando mucho coger disciplina. 

Los amigos de Meta Running han realizado una infografía basada en la ropa recomendada para correr en invierno. 

Una buena idea y una buena iniciativa.

Por aquí te dejo y recomiendo:




Dice Séneca que...

"Nunca nos aprecian tanto los demás como cuando nos apreciamos nosotros."

miércoles, 25 de febrero de 2015

25.02.2015... pufff!!!

Hay días que te animan y días que te desaniman. 

Algunas vidas son como una montaña rusa de esas que suben y bajan, que van y vienen, lento o rápido, buscando crear el vértigo suficiente para hacerte vivir.



Mis días pasan de una subida a una bajada, de una velocidad a otra, de un estado mental bíblico al más alborotado descontrol. 

Cada uno tiene sus semanas y sus días. Unos los desahogan de una manera y otros de otra. Yo recomiendo, en Coaching #DVida, escribir. 
Coger un papel, una libreta o cuaderno y escribir unos minutos tras nuestra jornada, nos resuelve muchas cosas. Lo principal es que sirve de vómito, de cajón, de encuentro. Vómito porque soltamos todo aquello que nos sobra; cajón porque nos sirve de lugar de recogimiento de aquello que queremos guardar fuera de nosotros; encuentro, porque nos deja estar con nosotros.

Y así, en este preciso momento me doy cuenta de todo lo que he vivido en el día. 
Por muchas subidas y bajadas, de esas que acostumbro; por muchos obstáculos complicados o aplicados, de esos que acostumbran; realmente soy capaz de agradecer todo lo que he vivido y vivo, que siempre, aunque parezca que no, es mucho.  Y prefiero volver cada día, a este cuaderno, que acostarme con todas esas miserias que suelen acompañarnos a todos aquellos que tratamos de Caminar.

Creer es Caminar y Caminar es Ser. Así somos.

Y cada día, si haces, si conoces a gente nueva y estupenda, si agradeces, merece la pena Ser.
Una persona que no está contenta consigo mismo es muy difícil esté contenta con los demás.

martes, 24 de febrero de 2015

24.02.2015... Terremoto Vital...

Llego al final de este día no sé si pensando o reflexionando sobre estupideces varias. Lo cierto es que nunca es malo hacerlo.

Parece que un terremoto es una sacudida brusca o pasajera, que se produce por la liberación rápida de energía acumulada. Los más pequeños liberan una energía similar a la de un relámpago, pero los más poderosos podrían igualar al consumo anual de electricidad en Estados Unidos y superan con mucho a las explosiones atómicas más potentes.

Los expertos dicen que los terremotos se suelen producir por el deslizamiento de la corteza terrestre, la capa más superficial de la parte rocosa de la Tierra, en torno a una falla, que es una especie de cicatriz que se produce en zonas donde esta capa es más frágil. Los temblores aparecen porque, a medida que se van deformando y doblando algunas partes de esta capa superficial (litosfera), se va almacenando energía elástica, al igual que una goma que se estira cada vez más. Pero cuando estas rocas alcanzan su límite de deformación, se fracturan y liberan esa energía acumulada en forma de vibraciones sísmicas.

Así, de forma similar a lo que ocurre cuando se lanza una piedra a un estanque tranquilo y se producen ondas concéntricas, desde el origen se libera energía en todas direcciones. Sea como sea, cuando esas ondas se liberan, pueden llegar hasta la superficie y sacudir los cimientos de los edificios y también viajar horizontalmente por el interior de la Tierra.

Una vez que se produce esa repentina liberación de energía, a veces los materiales necesitan cierto tiempo para acomodarse, y por eso no es extraño que se produzcan las llamadas réplicas, es decir, terremotos más débiles que el principal, incluso varios días después.

Y más allá de que ayer vivimos en España un pequeño terremoto cuyo epicentro se situó en mi querida tierra de Albacete, cualquiera que lea este post nocturno se preguntará que qué coño hago yo escribiendo sobre terremotos. La verdad es que muchas veces ni siquiera yo tengo claro  por qué escribo sobre lo que escribo.



El caso es que la casualidad, la vida, las vivencias que uno tiene en su día a día, me han hecho reflexionar sobre la analogía que puede existir entre este proceso natural y el terremoto personal o vital.

Nuestra vuelnerabilidad y fragilidad pueden quedar al descubierto tras una vibración de nuestro cuerpo con un epicentro focalizado o en el corazón o en el cerebro. Y nos puede cambiar el punto de vista. Desafíos, nuevas maneras de ver o de interpretar las cosas.

Y es que creo que, a veces, igual que el terremoto como efecto natural no es positivo para el hombre ya que en un grado fuerte puede ser debastador, el terremoto personal sí lo es. Lo es porque nos mueve, nos hace vibrar y temblar y nos puede hacer ver las cosas desde otro punto de vista.

Hay personas que tenemos la suerte, o la mala suerte, depende desde el punto de vista que se mire, de tener sacudidas casi continuas. Son sacudidas que nos obligan a movernos primero sobre nosotros mismos y luego sobre nuestro entorno. No nos permiten estarnos quietos.

Por contra, a otras personas, parece que las sacudidas no solo no les afectan sino que les provocan pasividad. A lo mejor o no las tienen o ni las sienten. Son esas personas a las que todo les da igual y son las que aparentemente parece carecen de 'sangre'.

Estos días, por ejemplo, he recibido una de esas sacudidas. Son sacudidas que yo entiendo como positivas. Te mueven, te hacen vibrar y te provocan pensar.

Alguno de estos pensamientos son positivos, otros, por contra, negativos. No todo es bueno. Lo importante es que ese movimiento corporal, que parece descoloca, pero cuando para te das cuenta todo está en su sitio, te mueve las ideas y te invita a reflexionar sobre lo acertado o no en tus decisiones.

Por eso el coaching no deja de ser un terremoto personal, una sacudida en la persona que le obliga a responder a preguntas dándose cuenta que no tiene todo el control sobre las cosas, ni siquiera el dominio sobre sí mismo.

Nuestras decisiones, nuestras acciones, incluso nuestras omisiones, tienen siempre un efecto sobre nosotros y sobre nuestro entorno. A veces creemos que todo está bajo control y hace falta una 'sacudida' para darte cuenta de que no es así. Y este terremoto personal, vital, es positivo.

Terremoto es movimiento. Terremoto vital es movimiento de vida.

Todos somos sensibles, vulnerables, frágiles; todos tenemos sangre que nos recorre, músculos que nos sujetan, fuerza que nos permite avanzar. Debemos encontrar el equilibrio y saber elegir lo bueno, lo que nos hace caminar, desde la sensibilidad.

No podemos dejarnos paralizar por aquellas fuerzas externas que buscan el inmovilismo por naturaleza, porque su sangre no se mueve. No quieren moverse. Prefieren vivir continuamente en el confort.

Los países con mayor riesgo de movimientos sísmicos construyen sus edificios preparados para aguantar estas vibraciones; nosotros debemos construirnos, en el día a día, para recibir los terremotos vitales como algo positivo: un aviso de que algo no está bien colocado y hay que recolocarlo mejor.


Conferencia del Juez Emilio Calatayud...

8 minutos que te van a hacer pensar...

Dice Séneca que...

“No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”. 

lunes, 23 de febrero de 2015

3 lecciones de los líderes del pasado.


Para realmente entender qué caracteriza a un líder, es importante analizar a aquellos que estuvieron antes que nosotros. Sus cualidades de liderazgo los llevaron al éxito en diversas situaciones. Esto ejemplos te servirán para poder convertirte en una gran jefe y líder.

1. Aprende continuamente

“La educación es lo que queda después de que uno olvida qué aprendió en la escuela”, Albert Einstein

Einstein nació en Ulm, Alemania en 1879. A pesar de que su nombre es sinónimo de “genio”, sus calificaciones no eran muy buenas. Su educación formal comenzó a los seis años. Aunque era descrito como un niño por arriba del promedio, era callado y antisocial. A los 11 años se salió de su escuela y se volvió autodidacta aprendiendo de libros que le prestaba su familia. A pesar de que lo rechazaron de una escuela en Zurich, en 1901 obtuvo un empleo en una oficina de patentes en donde comenzó una investigación extensiva de física.

Einstein desarrolló la Teoría de la Relatividad, uno de los dos pilares de la física moderna. También recibió el Premio Nobel de física en 1921 y ayudó a los aliados a obtener la victoria durante la Segunda Guerra Mundial cuando alentó al Presidente Roosevelt a comenzar la investigación para hacer la bomba nuclear. Hoy en día, una conversación de genios no puede existir sin la palabra Einstein en ella.

2. Resuelve los problemas

“El esfuerzo continuo, no la fuerza o inteligencia, es la clave para desbloquear nuestro potencial”, Winston Churchill

Visto muchas veces como uno de los líderes de guerra más importantes en la historia moderna, Churchill superó grandes obstáculos para eventualmente guiar a los ingleses hacia la victoria cuando derrotaron a Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

Churchill es conocido por su comportamiento durante la Batalla de Inglaterra, en donde la fuerza aérea de Alemania atacó al país durante el verano de 1940. A pesar de las pérdidas y posible invasión alemana, Churchill rechazó cualquier noción de que el Reino Unido debía negociar con los Nazis. Sabía con quién quería trabajar y con quién no. Durante el bombardeo, Churchill le dio confianza a la gente de Inglaterra quedándose en Londres durante la época más difícil y muchas veces visitó zonas que habían sido dañadas. Cuando los tiempos sean difíciles haz algo.

3. Tienen la habilidad para darle energía a otras personas

“Los grandes líderes van más allá para aumentar el autoestima de sus empleados. Si las personas creen en ellas mismas, es increíble lo que pueden lograr”, Sam Walton, fundador de WalMart.

El modelo de negocios de Walton giraba en torno a costos más bajos y buen servicio al cliente, era imperativo crear un equipo motivado y apasionado.

Para asegurar ese alto nivel de compromiso de los empleados, Walton trataba a todos como socios. Además de la implementación de planes de participación en las ganancias y el fomento de la propiedad de acciones, Walton establecía metas para sus trabajadores de bajo rendimiento para que compitieran en todos los niveles y saber cómo era el progreso de cada uno.

Su filosofía de que los grandes logros debían ser recompensados con una buena paga les daba a todos en la empresa la esperanza de un mejor futuro.

Muchos de nosotros nunca vamos a poder ser alguna de estas tres personas y no tiene nada de malo, pero podemos aprender de los ejemplos de estos líderes históricos así como de los que ya conocemos.

Ve a tu alrededor y descubre si has tenido éxito guiando a otros. No será tan impresionante como ganar la Segunda Guerra Mundial, pero te darás cuenta que aquellos que trabajan constantemente para ser grandes líderes tienen éxito a pesar de todo.

Fuente: Management Journal
Es importante que visualicemos bien lo que queremos. Si lo tenemos claro y nos concentramos en ello, sólo tenemos que seguir en esa dirección.

domingo, 22 de febrero de 2015

22.02.2015... De Ibuprofeno...

Uno de los consejos que suelo utilizar, en la vida y en mis sesiones de Coaching #DVida, es que siempre tenemos que hacer primero aquello que menos nos gusta. Ir dejando para el final lo que más nos cuesta o fastidia, nos puede generar algún que otro disgusto.
Pues efectivamente, no siguiendo esos consejos míos, lo que dejo para el final termina por provocarme molestias importantes.



He pasado el fin de semana, desde el viernes, a base de Ibuprofeno600. Nunca imaginé que este mediacamento se convertiría en mi mejor amigo durante unos días. Odio las medicinas, los medicamentos me producen repelús. Pero el motivo fundamental de esta interesada amistad es que he sido capaz de unir un fuerte catarro a una visita obligada al dentista para extraer una muela.

Tanto la noche del miércoles como la del jueves las pasé medio en vela. Unos fuertes dolores que me provocaban una muela, que se me partió hace algo más de dos meses, no me dejaban descansar. Todo el mundo me había recomendado pasar por el dentista cuanto antes, para no llegar a mayores. Todo eran excusas por mi parte: falta de tiempo, imposible cuadrar una hora para acercarme a que me viese. Siempre algo que hacer aunque no fuera importante.

El jueves, tras una noche en la que por primera vez conocí, y comprendí, lo que era un intenso dolor de muelas, busqué inmediatamente un dentista que me atendiese. No me fue difícil encontrar uno cercano a la oficina. Tampoco me fue difícil que, tras explicarle el problema, me atendiese  prácticamente al momento. El dignóstico estaba claro: "mañana le tenemos que sacar la muela". ¿Mañana? ¿Tan pronto? "Si quiere usted se pasa otras cuantas noches sin dormir. Es su problema". Todavía pensaba que con algún que otro antibiótico podía remediar lo irremediable: desprenderme de mi 'preciada muela'.

En esos momentos comencé a acordarme de todo, sobre todo de la familia de todo el mundo,  incluida la mía. Ni que ellos tuvieran la culpa de mi dejadez.

Resulta que esta semana me había dado también, envuelto en el estrés de proyectos variados, por salir a correr en la noche, con esa temperatura y viento que nos acompaña, por las calles de Getafe. Sudada máxima, mal abrigo y, casualmente, el jueves también comenzaron ciertos síntomas catarrales.

Cuando levanté el viernes, tras una noche de peleas con los calmantes -y algún que otro chupito de brandy- en ese intento de adormilar el dolor, no sólo tenía la muela dispuesta a salir cuanto antes sino que me acompañaba un catarro de esos que practicamente te obligan a quedar en casa.

Visita al dentista. Profesionalidad absoluta, rapidez y consejo: "tienes la otra muela del juicio mal, si quieres, ya que estoy, te la duermo y te la saco también. Es un momento". ¿Pero qué dice usted doctor? Saque esta y cuando me moleste vuelvo a visitarle y ya sacaré. "Recuerde lo que le digo: volverá cuando no le quede otro remedio". Que no que no, que no me vuelve a ocurrir.  "Ocurrirá". Bueno, ya veremos, de momento saque usted esta que yo salgo de aquí corriendo.

La verdad es que no tardo nada el hombre pero, como es lógico, ahí me quedé con mi boquete, sin muela y con molestias durante todo el fin de semana.

Así que agarrado a los sobres del Ibuprofeno600, al pañuelo para los mocos, al sillón y algún que otro libro, el fin de semana ha sido de un mal estar generalizado: físico y mental.

¿Podía haberlo evitado? Sin duda que sí. Esta es la enseñanza que vuelvo a sacar de los males propios:  hay que hacer siempre aquello que no nos gusta lo primero, como prioridad. Muchas veces esto nos puede salvar de daños posteriores.

Es curiosos cómo cuando uno se siente mal pierde la apetencia en todo. Por supuesto una semana perdida en deporte, en la lectura reposada y relajada, prácticamente nula en el estudio, sin pensar en nada, escritura desganada y, en mi caso, el mal humor es lo único que parece aflora con fuerza en momentos así.

Termino uno de esos domingos extraños, incómodos. Tenemos vida, es lo importante. Mañana esto habrá pasado y saldrá el sol otra vez. Nos pondremos las pilas y nos comeremos el mundo.

Voy a tomarme otro Ibuprofeno. Hasta mañana...

Música Running: Blonde - I Loved You...

Pedazo tema ...

Dice Victor Hugo que...

"El espíritu se enriquece con Aquello que recibir con. El corazón, con Aquello que da."

sábado, 21 de febrero de 2015

viernes, 20 de febrero de 2015

jueves, 19 de febrero de 2015

Es posible que la vida...

Es posible que la vida
tan harta y cansada de mi
tan atrapada a ti
llegue a darme un día
la espalda.

Y será ese el tiempo
que vea llegar sentido
amigo de despojos
abrazado a las sombras
el reloj perdido.

Llegará y me atrapará
me llevará consigo
distanciándome
con ebriedad 
del tiempo
y así 
devolviéndome
a esas tinieblas
que sonrojas
seré
aquello 
que no fui.

Dice Alfonso Alcántara que...

"Hay que dedicar más tiempo y esfuerzo a lo que más funciona, no a lo que queremos creer que funciona, a aquello que nos gustaría que funcionase o a lo que simplemente sabemos hacer."

miércoles, 18 de febrero de 2015

18.02.2015... Realista!

Cada uno termina los días como quiere. Yo, en ocasiones, los termino corriendo. Es cierto que llegas con un determinado estado anímico, de subida o bajada, pero te calzas las zapatillas, sales a que te de el viento frío mientras recorres, zancada a zancada, las calles, y las ideas van ordenándose en la cabeza de tal forma que cuando te duchas hasta lo negativo se ha convertido en 'menos positivo'. Y no es lo mismo.

Ha sido un día entregado a los proyectos. De reuniones, de opiniones varias y de ideas de esas que te hacen ilusionar y motivar.


Cuando se comienza un proyecto, sea el que sea, crees que rápidamente vas a conseguir resultados satisfactorios. El hecho de pensar así, que no es malo, te puede generar momentos de desilusión o insatisfacción.

Hay que ser realista, perseverante y tener paciencia. No hay que tirar la toalla a la primera de cambio. Llegarán las satisfacciones si perseguimos nuestro sueño. Llegarán más pronto que tarde pero nunca podemos pensar en la inmediatez.

Se hacen muchas cosas bien pero también alguna mal. Vamos aprendiendo sobre la marcha, ajustando temas y, paso a paso, tratando de ilusionar cada vez a más personas con nuestra idea.

#versosdArte surge como una marca que engloba un proyecto. #versosdArte es poesía, vino y arte. Pero #versosdArte también es pasión, amor, bohemia, elegancia, estilo, vida.

Me gustaría que todo fuese más rápido, pero no por correr más se llega antes.

Por eso termino el día con estas breves reflexiones: sigamos poetizándonos. 

Aspiradora LG

Algo de humor...

No hay que esperar a cambiar cuando la circunstancia te obliga. Sentirte obligado a algo te suele hacer tomar decisiones precipitadas y, en la mayoría de los casos, equivocadas. 

martes, 17 de febrero de 2015

RESISTENCIA


Dice Jorge Bucay que...

"para convertirse en alguien valioso para alguien también valioso basta con la convicción de que "algo" se puede aportar, poco o mucho, pero valioso. El mejor compañero de ruta no es el que todo lo sabe o todo lo puede, sino aquel que se atreve a ser quien es y te invita a compartirlo."

lunes, 16 de febrero de 2015

Me he citado hoy...

Me he citado hoy 
con una montaña
de viejos recuerdos,
de esos que se reúnen
cada día
alrededor del olvido
de cada uno.
Son de esos recuerdos
que buscan entreabiertas
puertas y sentidos
tal vez porque descubren
recovecos malheridos.

Coaching Personal / #CoachingDVida

Ayudar a los demás, de alguna manera, siempre ha sido, es y será uno de nuestros principios.

El Coaching es un método que te ayuda a conseguir tus objetivos personales o empresariales, en el menor tiempo posible.

En Coach Integral Services queremos ayudarte y caminar junto a ti en ese trayecto que comienzas.

Coach con una alta formación y experiencia en diferentes ámbitos y situaciones se ofrecen para comenzar a andar junto a ti. 

Nuestro lema es Creer, Caminar, Ser.


Creemos en las personas y nuestro único objetivo es ayudarte.



#CoachingDVida.

La vida es lo más valioso que poseemos. Mientras tengamos vida nada es imposible.

Tenemos que Creer, comenzar a Caminar y así llegaremos a Ser.

Mediante sesiones individuales de 60 minutos conseguiremos superar posibles situaciones de bloqueo o crisis personales, conectar con nosotros, definir metas y poner en marcha un plan de acción que te lleve a conseguir esos objetivos en el menor tiempo posible.

Te acompañamos y ayudamos a:

  • Alcanzar tus objetivos.
  • Superar situaciones de bloqueo.
  • Aumentar la confianza en ti mismo.
  • Responder ante los problemas.
  • Mejorar las relaciones con los demás.
  • Simplificar tu vida.
  • Mejorar tu imagen y forma física.
  • Aumentar la seguridad en ti mismo.
  • Empezar un nuevo negocio o encontrar ese trabajo ideal.
  • Mejorar tu calidad de vida.


¿Tienes algún objetivo que quieras cumplir?
¿Te sientes bloqueado y no sabes salir?
¿Quieres cambiar y no sabes por dónde empezar?
¿No te sientes motivado por nada?

Las sesiones son totalmente confidenciales.
Trabajamos por ti y para ti. 
Nuestra meta es que tus objetivos se transformen en realidades.


Llámanos sin compromiso.

Estamos a tu servicio en:

Diego de León, 22 6º Izquierda.
(Esquina calle Velázquez, Madrid)

Tfo. 630 161 791



Todos tenemos derecho a que nuestra vida sea como queremos que sea.

domingo, 15 de febrero de 2015

15.02.2015... El tiempo... el 65 de la calle Sánchez Preciados.



Llega ese momento dominical de encontrarse con la semana que termina y enfrentarse con la que comienza.

Mientras corría unos kilómetros solitarios por Getafe, esta mañana, reflexionaba sobre lo deprisa que avanza el tiempo y lo lento que parece avanzan los proyectos. 
Reflexionaba también sobre lo extraña que ha sido esta semana ya pasada, lo torcida que comenzó y lo retorcida que terminó el viernes.

No hay cosa peor que dejar que te organicen. A veces uno se deja llevar, pensando más en los demás que en sí mismo, y convierte sus tiempos, esos que no vuelve a recuperar, en cajones vacíos.

Con esa sensación terminé el viernes y de esa sensación he tratado de deshacerme en el fin de semana.

No creo que sea egoísta pensar más en uno mismo. Creo que nadie debemos ser carga de nadie ni nadie debe pretender ser carga nuestra. Debemos estar dispuestos a prestar siempre nuestra ayuda a aquél que lo necesite y de hecho, sinceramente, no hay cosa que más me guste y agradezca a la vida: ayudar a los demás. A veces pienso que ese es uno de mis mayores problemas: estar demasiado pendiente de todos y de todo. Pero lo que nadie puede hacer es obligarnos a hacerlo. 

Otro día reflexionaré por aquí sobre el concepto de egoísmo que entienden unos y entendemos otros, sobre lo que es y lo que no es, creo es interesante.

Tengo la sensación de no avanzar en algunos proyectos. Si no avanzamos no es que estemos parados, es que retrocedemos. Tengo la sensación, y  me ocurre pocas veces, de estar perdiendo tiempo. Los tiempos no se recuperan y, cuando se trata de proyectos que requieren de otros tipos de inversión, no sólo de tiempo, es mucho lo que se pierde.

El hecho de ser, entre otras cosas, coach, de gustarme analizar a las personas y, si puedo y me lo solicitan, ayudarles, me hace en muchas veces ver más allá de lo que me gustaría. 
Uno se da perfecta cuenta cuando sufre un bloqueo, cuando necesita un reseteo o, simplemente, salir corriendo y que el frío le vaya secando el sudor de la frente y limpiando la mente de pensamientos tóxicos. Por eso me doy cuenta  cuando son otros los que sufren esos bloqueos; cuando pierden ilusión, emoción o, simplemente, motivación.

Generalmente esto es problema de cada uno, como diría aquél, exceptuando cuando son personas que te importan o cuando esas personas,  de alguna manera están relacionadas con tus proyectos.

No hay nada que lleve peor en la vida que perder el tiempo, me hace sentir estúpido. 
Comencé la semana con esa sensación. Traté de enderezarla como pude y llegué al viernes. Cuando entré por la puerta de casa, tenía la misma sensación que el lunes pero con un grado mayor de sentimiento de estupidez. Sólo hay una cosa que supere a la sensación de perder el tiempo, es que el tiempo te lo hagan perder los demás.

Estos dos días me he recompuesto. Al final uno, de vez en cuando, tiene que hacer de si su propio Coach, un auto coaching. Y funciona, aseguro que funciona. Ese Coaching #DVida que trato de ofrecer a los demás, no viene mal conmigo.



Ayer, por ejemplo, decidí hacer algo que hacía tiempo tenía ganas de hacer y no hacía: recorrer la calle Sanchez Preciados de Madrid. Parar el coche a la altura del número 65. Bajarme, dar un paseo, respirar, ver lo que ha cambiado y lo que no, dejar correr los pensamientos y recuperar muchos recuerdos. 
En esa calle del distrito Tetuán de Madrid, en ese barrio humilde, en ese portal 65, vivimos mi familia y yo, desde que nací hasta que cumplí los 14 años aproximadamente. Como aquél que dice, aunque mi madre nos dio a luz a cada uno en su hospital (en mi caso fue en el Hospital Militar Gómez Ullá), al día siguiente ya estábamos allí: llegué, vino mi hermano y, más tarde, nuestra hermana.

Esa cuesta de la calle me parecía inmensa. Ahora me resulta corta.
¿Cuántas veces la subí y bajé? ¿Cuántas veces me caí por allí, me reí y lloré? 

Allí, en esa calle, en ese barrio, inicié mi vida junto a mis padres. Allí tuve los primeros amigos. Allí sentí el valor de la vecindad, era como otra familia, esos valores que ahora prácticamente no existen o se han perdido (la señora Areceli, don Antonio, el señor Pascual, la señora Reme, doña Segis...) Allí comencé a ir al colegio: aquellos párvulos.
Qué felicidad se tiene cuando se es niño. Qué felicidad aquellos niños que vivíamos y sentíamos del esfuerzo de nuestros padres por sacarnos adelante, por darnos una vida mejor. Aquellos tiempos sin tecnología al alcance, sin muchos o ningún lujo más que esa pelota o patín que compartir con tu hermano en aquellas tardes interminables pero únicas.
Por un momento me vi bajando las escaleras, con aquella carilla, que parecía más sacada de la serie Star Trek, triangular, con mi flequillo y aquellas orejas que parecía crecían más rápido que el resto del cuerpo. Esperando junto a mi madre a que llegase mi padre, con aquél primer Seat 850 blanco de dos puertas que compró, para ir a comer el bocadillo que previamente habíamos preparado, a El Pardo o la Dehesa de la Villa.

En fin, algún día de estos comenzaré a soltar por aquí esos recuerdos que uno ya va amontonando en su vida.



Luego visité a mis padres. Un ratillo para sentirlos y volver a casa con la cabeza centrada en lo importante, los tuyos, lo tuyo. Una sesión de coaching de lo más simple: saber de dónde se viene, saber a dónde se quiere ir, ordenar, priorizar, objetivizar.

Ahora a seguir caminando y moviéndonos. Trataremos que la próxima semana no nos venza.

Música Running: Maná - Mi verdad

Suena bien...

Dice Donald Trump que...

"El éxito consiste en confiar en ti, no depender de nadie y tener en mente que no hay nada imposible."

sábado, 14 de febrero de 2015

viernes, 13 de febrero de 2015

Querido hijo...

Durante tu larga vida tendrás muchos fracasos pero lo más importante, hijo, será lo que aprendas de ellos.

'Discursos para sanar' por Ángel Gabilondo...




“La vida es breve, el arte es larga, la ocasión fugaz, la experiencia resbaladiza y el juicio difícil”

El conocido aforismo de Hipócrates nos previene de algunas precipitaciones. Y de ciertas euforias. Y nos sitúa adecuadamente en estos tiempos tan propicios a perseguir convencer, o, más exactamente, a buscar adhesiones. Vuelven las palabras, proliferan los discursos. Como siempre, como nunca. Y en ocasiones con una pretensión de ser remedio incontestable y con la voluntad de concebir el sanar como un “cortar por lo sano” a los concebidos como enfermos y de enterrar a los considerados como muertos. Sin duda precisamos de discursos consistentes, decididos y dispuestos. Precisamente por ello, hemos de participar y de corresponder con nuestra palabra. Lo que no supone necesariamente asentir.

Los discursos activan los humores del alma como los fármacos los del cuerpo. Es cuestión en definitiva de lograr la proporción debida. Gorgias recuerda que se trata de que produzcan deleite, aflicción o, quizá, terror. Son un ensalmo que puede llegar a infundir en el alma placer y evacuar la pena. Ya su maestro Empédocles, un médico singular, considerado el padre de esta retórica prerretórica, curaba por la palabra, remediaba con ella. Se trata, por otra parte, de lograr la persuasión de los ciudadanos, de crear mundos y de encantar, deleitar y cautivar almas. Lo que importaría no sería tanto la verdad cuanto el efecto producido. Pero no es cosa solo de agradar. Es cuestión de ser convincente, de generar sentimientos compartidos, de ganar adeptos, o de marcar distancias, y de producir actos, a través de opiniones verosímiles y aceptadas.

Tal vez por ello Platón, que considera en el Fedro que el orador es un médico de las almas, tiene una diferente consideración de la salud, no acepta el planteamiento de Gorgias y emprende el sinuoso camino del discurso verdadero. Y, más aún,Aristóteles. Brota otra verosimilitud, no ya simplemente la de las creencias u opiniones, sino la de la búsqueda de lo más justo, aceptable y argumentable posible. Eso exige decir de modo distinto, quizá menos altivo. Nos movemos entonces en el terreno de lo probable y de lo admisible. Nada menos, y nada más. Ello induce a ser exigentes incluso para desconsiderar los discursos ajenos. Y a buscar conciliar la palabra ajustada con la palabra justa. Y a cuidarse de ser incontestable.



Asumir que las cosas pueden ser también de otra manera nos libera de ciertas contundencias. No se pretende ignorar el arte de la palabra, sino reconocer su alcance y sus límites. Y su importancia para ser alguien cultivado, precisamente en la medida en que no se reduzca a un arte de la mera elocuencia, o de la pronunciación u ornamentación verbal. Sus frutos han de brotar en la conducta privada y en la vida pública. La retórica viene a ser así toda una educación, que exige, como Quintiliano subraya, un gran componente ético. No basta con ser experto en hablar en público, se requiere ser bueno. Bueno y versado en el decir. Y eso es mucho más que una mera caracterización moral. Cuando Marco Aurelioresponde, “mi oficio es ser bueno”, dice algo diferente, dice algo otro. Implica asimismo, un conocimiento, un saber. Y, como Cicerón destaca, un comportamiento, toda una sabiduría, una forma de relación de cada quien con ese saber.

Y una sintonía que tiene en cuenta a quien uno se dirige, y que lo hace porque importa, porque nos importa. Que haya que ser prudente y fuerte para hacerlo no excluye que se busque ser justo. Y respetuoso con los derechos. Solo así la retórica no pierde esa fuerza que permite que Quintiliano la considere educación global, nosotros diríamos, integral.

Pero la persuasión no es la mera adscripción, ni un simple modo de embaucar o de engañar. Supone la asunción basada en argumentos y buenas razones que, no siendo todo, no es poco. En especial, en asuntos en los que lo probable o lo adecuado, sin pretender imponerse como verdad absoluta, pueden resultar convincentes y verídicos, sin tener que ser por ello una argucia o artimaña de engaño u ocultación. El desconcierto nacería de exigirles demasiado o de no concederles alcance alguno. Y en el extremo, de considerar que por muy justificadas, argumentadas o bellas que se ofrezcan, las palabras son vacuas y carecen de enjundia.

Sin embargo, parecemos no requerirlas menos. Y mejores. Adecuadas,consistentes, con implicación, pero necesarias. Y efectivas. Y nos reunimos, y nos disponemos, con ellas y en su espera. Buscamos su validez cognoscitiva, y no solo ornamental, y precisamos motivos, no solo preferencias. Y ante los cuales hemos de ser capaces críticamente de reaccionar, y de responder, y de escoger valores y acciones. Participamos y seleccionamos. No hay mera transmisión. No solo recibimos, sino que también reactivamos o rechazamos. Únicamente así nos dicen.


Lo que se dice, sin ser independiente de la voluntad del que habla ni de la situación del acto de habla, nos vincula asimismo a la cuestión de quién habla y de la posición y del horizonte de expectativas de quien escucha. Y hemos de preguntárnoslo. De ahí que tratar de influir implique información y conocimiento, y no impida, antes por el contrario posibilite, la adecuada comunicación. Nos importamos y compartimos. Es en esa medida en la que cabe decir que la palabra nos viene del otro o, mejor, con el otro, Cuando deseamos contarle algo sin contarcon él no hay propiamente sino solo palabras. Por eso no basta con estar o quedar bien o con resultar afortunado. Ni siquiera con mover o conmover a los oyentes. Es indispensable abrir espacios de efectivo diálogo. Habermas dirá que con rectitud y con lealtad. Salvo que tengamos otros específicos intereses, que se resumen en la efectividad de encontrar adeptos.

La cuestión no es sin embargo la adhesión, ni la simple aceptación de lo propuesto, sino la deliberación y la decisión compartidas para una acción razonable. Pero esto no es resultado sin más de un mensaje transmitido, sino que es una tarea, la de generar conocimiento para la pertinente resolución y realización. Y eso exige conversar. Y de cerca. Este sería ya otro balcón, en caso de seguir siéndolo. Puestos a narrar historias, no es indiferente que destelle algo así como lo verdadero. Y que resulte justificado, verosímil y plausible. Eso supone que también pueda ser de otra manera y problemático. Por eso resultaría delator quien, para sanar socialmente, propusiera caminos inexorables, o por resignación o por iluminación.

Pero más inquietante resultaría aún considerar que no es para tanto, que ya todo parece resolverse, o creer que es suficiente con enunciarlo para que ocurra. Valga al respecto el conocido texto de Kant: “Un médico no hacía sino consolar a su enfermo todos los días con el anuncio de la próxima curación, hoy diciéndole que el pulso iba mejor, mañana que lo que había mejorado era la excreción, pasado que el sudor era más fresco, etc., etc. El enfermo recibe la visita de un amigo: ¿cómo va esa enfermedad?, le pregunta nada más entrar. ¡Cómo ha de ir! ¡Me estoy muriendo de mejoría!”


(Imágenes: Pinturas de Deborath Scott. Stalemate, 2009; Balance, 2010; Poet, 2010; y Magician, 2010)

Dice Siddharta que...

“La mayoría de los seres humanos, son como hojas que caen de los árboles, que vuelan y revolotean por el aire, vacilan y por último se precipitan en el suelo. Otros, por el contrario, casi son como estrellas; siguen su camino fijo, ningún viento los alcanza, pues llevan en su interior su ley y su meta” 

jueves, 12 de febrero de 2015

Ideas y Consejos para dedicar más tiempo a la escritura...




Como 2015 aún está en sus inicios todavía es buen momento para replantearse retos y objetivos de escritura para el año y ponerse a trabajar para cumplirlos. Un buen propósito es aprovechar mejor el tiempo y escribir más. Para ello necesitas optimizar tu proceso de escritura: tiempos, calendarios, objetivos, cosas que hacer, cosas que no hacer, etc. Por si no sabes cómo hacerlo, en la entrada de hoy te damos algunas ideas que puedes aplicar.
Crea una lista anual de cosas que hacer

El primer paso es tener claro los objetivos a alcanzar. Así que escribe en un papel la listas de cosas que debes o quieres hacer este año. En esta lista debes incluir también aquellos compromisos, deseos y propósitos de índole personal, familiar o laboral, no solo los de escritura. La idea es, por un lado, tener claro cuán ocupado vas a tener el año, si tienes algún compromiso ineludible en una fecha fija (por ejemplo, la boda de tu prima en Londres); por otro lado, estarás focalizando tus objetivos y propósitos, los pondrás en tu punto de mira para no olvidarte de ellos.

Una recomendación: haz esta lista mejor en un papel y consérvala. Al final del año deberás volverla a mirar para ver si has cumplido con tus compromisos.

Usa un planificador mensual

Ya tienes tu lista de cosas que hacer a lo largo de 2015. Ahora es el momento de repartir las tareas, citas o proyectos a lo largo del año. Crea planificadores mensuales donde poner todas las cosas que tienes que hacer a lo largo de cada mes, tanto personales, por ejemplo, la boda de tu prima en Londres; como relacionadas con la escritura: ese curso al que te has apuntado, escribir entradas para tu blog, asistir a la presentación del libro de un amigo, etc. Calcula cuánto tiempo te llevará ejecutarlas y reserva el tiempo necesario.

Por supuesto, tu prioridad es escribir, así que también debes reservar en tu planificador mensual tiempo para escribir. Trata de reservar tiempo todos los días: lo ideal sería al menos una hora, pero si dispones de más tiempo, mejor. Desglosa el tiempo de escritura en las tareas que vas a realizar: tiempo para documentarte, tiempo para revisar la primera parte de tu novela… Pon las tareas más pesadas en primer lugar y realízalas primero. Dedica también tiempo a la tarea neta de escribir, de avanzar en la historia en la que estés trabajando.

No olvides poner el planificador del mes en curso en un lugar bien visible, donde lo puedas consultar a diario.

Cambia de mentalidad

Lo mejor para luchar contra la procrastinación es la organización. Pero antes de empezar a organizarte, también debes afrontar un pequeño cambio de mentalidad. Sabes que te gusta escribir y te gustaría dedicarle más tiempo a hacerlo, pero te parece que, tal y cómo llevas el día a día, es imposible. Pues bien, debes borrar esas ideas perniciosas de tu cabeza.

Si quieres escribir, escribe. Reserva tiempo para hacerlo cada día y respeta rigurosamente ese tiempo que has reservado.

Piensa bien qué cosas haces que podrías dejar de hacer (ver la tele, trasnochar y levantarte tarde los fines de semana, dormir largas siestas, perder la tarde en un centro comercial…) Todo ese es tiempo que puedes rescatar para la escritura. Simplemente tienes que proponértelo. Piensa que si sigues haciendo las mismas cosas de siempre, es difícil que alcances lo que quieres.

Si reservas tiempo a diario para la escritura comprobarás que te cuesta menos ponerte y retomar el trabajo donde lo dejaste el día anterior. Si además logras dedicar sesiones largas a la escritura (de más de una hora), estas serán más fructíferas.
Seis consejos para acabar

Como resumen, te damos seis consejos para que logres que la escritura encaje en tu día a día.

  1. Anota todo lo que tienes que hacer en los próximos meses en una lista de tareas pendientes.
  2. Identifica los tiempos que tienes disponibles para la escritura y resérvalos. Trata de que sean días consecutivos y sesiones lo más largas posible.
  3. Anota en el planificador mensual todas las tareas que tienes que hacer ese mes. Eso te permitirá tener una imagen completa del mes y te permitirá centrarte cada vez en lo que estás haciendo en ese momento porque sabrás que cada tarea será atendida cuando le corresponde (incluyendo la escritura).
  4. En los momentos que has reservado para escribir, siéntate y escribe. No importa si estás cansado, te han invitado a tomar un café o en ese momento no te apetece. Considera esa cita con tu escritura un momento irrenunciable. Si empiezas a escribir con frecuencia, verás cómo cada vez te cuesta cada vez menos.
  5. Cierra internet. No malgastes preciosos minutos de escritura revisando Facebook. Antes bien, programa en tu calendario el tiempo que dedicarás a tus redes sociales o a contestar correos electrónicos y cíñete al horario que programes.
  6. Ponte un objetivo de escritura para cada sesión: mil palabras, tres páginas. Tener una meta acicateará tus ganas de llegar a ella.
Constantemente nos preguntamos qué es la vida. Yo me respondo como puedo y siento. La vida son fracasos y retos, alegrías y tristezas; la vida son recuerdos que se guardan y otros que se borran; la vida es esa acumulación de sabiduría que nos aporta el pasado y convertimos en experiencia, pero sobre todo la vida es la acción de nuestro presente.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Querido hijo...

El éxito es difícil. Tú vives en un mundo de oportunidades y por eso a veces lo difícil es justificar el fracaso.

Restaulandia: un restaurante solidario.

En alguna ocasión hemos hablado por aquí de Restaulandia, como un ejemplo de emprendimiento, de negocio y, desde luego, de calidad de servicio.

Restaulandia es el Primer Restaurante de Niños de Madrid.

Que sea un Restaurante de Niños no quiere decir, faltaría más, que los padres no podamos disfrutar también de un ambiente agradable, de una carta y menú inigualable y de una degustacion de buenos y variados vinos como, por ejemplo el vino #versosdArte.



Pero hoy queríamos compartir contigo otra excelente iniciativa de Restaulandia.

Y es que Restaulandia, además de todo, que es mucho, es un Restaurante Solidario. Un restaurante sensible a las necesidades de los demás y, sobre todo, sensible con aquellas personas más vulnerables y desfavorecidos. Por eso en Restaulandia han decidido celebrar la:

¡¡¡¡SEMANA DE LA SOLIDARIDAD. 
QUEREMOS AYUDAR!!!!! 

El sábado comienzan una semana solidaria y quieren contar contigo. 

Donaremos a la ONG JUEGATERAPIA parte de su recaudación.

El sábado te enamorarán y el domingo, día de carnaval, tienen PREMIOS para los mejores disfraces. 

Tus hijos lo pasarán de maravilla, tú podrás disfrutar de una excelente comida junto a un magnífico vino como #versosdArte y, además, si vas el próximo fin de semana colaborarás para ayudar a muchos niños que lo necesitan. 

Marca ahora mismo este teléfono y no te quedes sin tu menú solidario: 606 341 802.

Dice Séneca que...

"Enséñame lo limitado de mi tiempo porque el bien de la vida no radica en su extensión, sino en su uso."

martes, 10 de febrero de 2015

10.02.2015... 'También esto pasará'...

No puedo decir que las semanas se hacen pesadas, los pesados somos nosotros con las semanas. Los días parece que se van torciendo desde el inicio, pero si conseguimos darnos cuenta a tiempo siempre somos capaces de enderezarlo. Esta semana voy consiguiendo enderezarlos.



Uno no sabe muy bien por qué lee algunos libros, pero los lee.

Todo tiene un por qué y, sin duda, también tenía un por qué el que decidiera comprar y leer el libro de Milena Busquets 'También esto pasará'.

Lo tuve entre mis manos, lo abrí, vi la foto de la autora, en blanco y negro, de la que jamás había oído hablar, con esa mirada profunda y llena de color, y lo compré. Así. Reconozco lo compré con cierto reparo. Pero lo compré.

Lo he leído es tres ratos. Han sido tres gratos ratos.

Una novela corta pero profunda, como la mirada de la autora. Muy bien escrita. Una novela que nos habla de la muerte y de la vida, del dolor y la alegría, de nuestras grandezas y miserias.

Me ha encantado. Y  creo me ha encantado porque es una novela biográfica. 

Sólo me gustan esas novelas que rezuman vida, que esconden biografía bajo otros nombres. Creo que en la vida de cada uno hay suficientes historias como para llenar estantes de grandes almacenes de libros.

Hacía tiempo no disfrutaba tanto. Sus páginas esconden sentimiento y filosofía de vida. Todos tenemos una vida, la nuestra, la de cada uno, y Milena consigue conjugar todos esos verbos para vernos representados en alguno de los personajes que pasan entre sus páginas.

Así que hoy, en este martes frío pero lleno de optimismo, me apetecía recomendar este pequeño gran libro. Si les apetece, no se lo pierdan.

“El poder de una decisión” Mario Alonso Puig.

“El poder de una decisión es el poder de cambiar una vida.” Mario Alonso Puig.

Muy interesante conferencia que os recomiendo...

Define el objetivo de tu vida y ve a por él. Que todo lo que hagas gire alrededor de ello. Cuando lo consigas vuelve a decidir otro y otra vez a por él.

domingo, 8 de febrero de 2015

08.02.2015... La Tania, el Monedero y Torrente...

Este domingo, fin de la semana, se ha llenado de sol y de momentos agradables. Ideal para comenzar otra semana con las pilas cargadas. 

He vuelto a compartir mi mañana temprana con Clemente, en esos kilómetros running que nos llevan, no sin esfuerzo, pero felices, al Cerro de los Ángeles, repasando y conversando sobre todo eso que nos rodea e interesa, sobre nosotros y lo nuestro, sobre lo de los otros y lo suyo. 

Llevábamos cerca de un mes sin compartir zancadas. Alguna que otra molestia física de uno y otro, los fríos, los compromisos laborales, la vida en general que nos va marcando los momentos, quitando y poniendo. Lo cierto es que lo echábamos de menos. Uno va acostumbrándose a esas salidas de domingo, que se convierten en mucho más que placenteras cuando vas acompañado.

Y así, tras ponernos al día en nuestras cosas, en nuestras vidas, hemos repasado lo que va aconteciendo a nivel social y político en nuestro país. Cada uno con sus opiniones pero coincidentes en lo importante: ¿a dónde vamos a parar?


Y claro, entre zancada y zancada, metro a metro, sudor a sudor, no puedes evitar hablar de todos esos personajes que como salidos de películas, van acaparando la actualidad de nuestro país.

Y es que España es un país que se está convirtiendo en el primer productor de personajes variopintos. Somos un gran país; un inmenso país. Los mejores en mucho. Últimamente creo que también estamos consiguiendo generar una cantidad de personajes que acaparan páginas y páginas de prensa, así como horas y horas de televisión. Y no sé por qué.



No me refiero ahora a la tal Belén Esteban o a los Kiko Rivera o a esa joven llamada Chabelita. No. Me estoy refiriendo a esos últimos personajes que se están apropiando de la actualidad de este país, como si no hubiera otra cosa más importante. Me refiero a los Pablo Iglesias, a los Bárcenas, al tal Francisco Nicolás (conocido socialmente como El Pequeño Nicolás) o a los que aparecen en los últimos días: el tal Monedero o esta señora que se llama Tania Sánchez.


Fíjense que esta última, Tania Sánchez, a la que ciertos medios no hacen más que proporcionarle espacios tanto en televisión como en prensa, su mayor logro personal o en política, parece ser, ha sido descuajaringar la histórica Izquierda Unida de Madrid.

Fíjense lo que es España que, esta señora que se dedica, plató por plató, cada vez que tiene un micrófono delante, a criticar, poner verde, enjuiciar e, incluso, en ocasiones, insultar con bellas palabras y sonrisas provocadas, al resto de políticos, sobre todo a los del Partido Popular, ha estado adjudicando contratos desde la administración pública a su hermano. Lo que 'vulgarmente' se conoce como echando una mano a la familia desde tu condición de responsable público. Vamos que lo que a cualquiera le costaría el puesto, o le obligaría a esconderse en su casa para no sufrir un escarnio público, o todo eso que ella critica, pues resulta que lo hace ella y no pasa absolutamente nada. Casi todo lo contrario, lo justifica.

Pero es que después, sabido esto, la militancia de su partido parece que le perdona todo por ser ella (a los demás no) y la eligen candidata de su formación a la Comunidad de Madrid.

Pero no contenta decide que, como no está a gusto del todo porque ella lo vale, traiciona a los votantes de su militancia, abandona el partido dejándolo hecho unos zorros, para montar otro partido con el que se presentará a las elecciones.

Es verdad que esta señora, que en pocos meses se ha convertido en popular, que además es pareja del señor Iglesias, Pablo Iglesias, pedirá el voto a partir de ahora a los madrileños. Y es verdad que, viendo lo que veo últimamente, alguno o muchos, se lo darán. ¿Por qué? Porque lo moral y éticamente correcto no va con estos señores de la izquierda, sólo es exigible al centro derecha.

Y aparece también otro personaje nuevo: el señor Monedero. Juan Carlos Monedero es líder de ese partido nuevo que se llama Podemos. El señor Monedero se ha dedicado en los últimos meses a exigir, también, limpieza en los partidos políticos contrario al suyo, claro; que se condene con la máxima a los defraudadores.

Bien pues según decía esto este señor, en sus mítines verduleros, se dedicaba a defraudar al estado. Sí, a ese Estado que tanto critican ellos, pero que con esos dineros construye, por ejemplo, universidades o centros de salud públicos.

Este personaje, dirigente de Podemos dio de alta discretamente su nueva empresa Caja de Resistencia Motiva 2 con él como administrador único. Es la sociedad limitada que él quería tener disponible en ese final de otoño y antes del cierre de ejercicio fiscal para poder tributar como Impuesto de Sociedades los 425.150 euros que ingresó por sus trabajos como consultor en diversos países iberoamericanos. Dejó de ser en eso persona física y logró pagar solo 70.000 euros en vez de en torno a 200.000 por IRPF.

¿Montó la sociedad exclusivamente por picardía tributaria? Este señor sabía perfectamente lo que hacía, sin ninguna duda.

Ahora, tras ser descubierto -y horas antes de recibir notificación formal de la Agencia Tributaria- ha terminado presentando una declaración complementaria como si fuera voluntaria para intentar evitar una dura sanción. Su rápida reacción de acordarse de pronto de pagar lo que debe a Hacienda es idéntica a la de la familia Pujol y diversos usuarios de las tarjetas B de Caja Madrid, salvando las distancias entre ellos.

Pero no pasa nada. No es lo mismo Tania Sánchez y Monedero que el resto. No. Para ellos no. Para mi sí. Y para el resto de los ciudadanos también debería ser lo mismo. O es para todos o para ninguno. Las exigencias deben de ser para todos. Si estos personajes continúan en sus organizaciones políticas, se presentan en alguna lista a cualquier tipo de elección, y son votados por la ciudadanía, la culpa no la tendrán ellos, la responsabilidad será de sus votantes.

En fin, es lo que tiene reflexionar mientras corres cerca de 16 kilómetros, respirando oxígeno limpio, por esos lugares que te llenan de paz y espiritualidad.

Y luego, tras preparar y compartir la comida familiar del domingo, de esa familia mía que es la que me aguanta e importa, he compartido una película con mi hijo. ¿Y cuál ha elegido? Pues no podía ser más apropiada para el día: Torrente 5, Operación Eurovegas. 

No soy seguidor de este tipo de cine, ni me gusta ni me hace gracia. Sí me cae bien y me parece un tipo inteligente Santiago Segura. 

En esta quinta entrega nos lleva al futuro de una España con sus típicos y tópicos. Torrente sale de la cárcel y se encuentra aturdido ante una España convulsa y dividida: Cataluña, Podemos, Eurovegas, corrupción... Debe encontrar respuestas en su interior para despejar su confusión, y por ello decide convertirse en un "fuera de la ley". 

En fin, más allá de una comedia, lo que sí es cierto es que me resultaba una imagen fiel de lo que anteriormente hablaba. ¿A dónde vamos?

Y para terminar, en un rato veré la entrevista de Jordi Évole a Esperanza Aguirre. Seguro dará mucho de qué hablar, como últimamente.

Feliz noche y semana...