sábado, 31 de mayo de 2008

Escucho unos pasos tras de mí
que me siguen de continuo.
Vuelvo la cabeza
y algo trata de esconderse
de esta mi mirada,
como huyendo el cara a cara,
acurrucándose en la sombra
de mi espalda.

Escucho unos pasos tras de mi
que no soy yo
ni tampoco mi alma.

¿Quién es,
quién me persigue?

Escucho unos pasos tras de mi
que no me alcanzan
pero están cerca,
siempre,
persiguiéndome cada paso.

Oigo unos pasos tras de mí
que están vacíos
como el silencio
como el viento
pero llenos
de todas las penas.

Oigo unos pasos tras de mí
y descubro
sin darme cuenta
que son mi muerte
que me sigue
que nos sigue
y que espera ese momento
su momento.

¿Qué momento?

Star Wars - La Guerra de las Galaxias - First tailer

Hace algo más de 30 años apareció en pantalla una gran película: 'La Guerra de las galaxias'. Fué, si no me equivoco, allá por el año 1977. Quiere decir que contaba yo con no más de 8 ó 9 años cuando vi por primera vez la película.

Han pasado años de aquella primera vez. Años, algo más de 30, de aquella noche de nerviosismo e insomnio, que significaba que el padre te llevase al cine. Impresionante motivo de alegría; excepcional celebración familiar.

Hoy, tras no sé cuántas veces en solitario, he visto por primera vez la película con mi hijo. Con menos edad, 7 años, pero con parecida emoción (se lo prometí hace un par de semanas), ha disfrutado conmigo de una emocionante aventura, que da comienzo a una saga, y que supera con creces cualquier película de esas en las que se pierden con su edad.


Son muchas las diferencias de aquél ayer a hoy. Él no ha tenido que esperar a que su padre tuviera un sábado o domingo libre -en aquel entonces todo era poco para sacar adelante una familia- para llevarle al cine. Parece menor pero es esencial: el valor, el valor que yo le di a quél regalo y el valor que él da a algo casi normal. La esencia es la misma.


Tampoco tendrá que esperar tres años para ver el segundo episodio de esta grandiosa saga: 'El Imperio Contraataca'.
Pero lo más importante: hemos disfrutado los dos, como aquél día me ocurrió hace 30 años, y disfrutaremos viendo cada uno de los episodios siguientes.

Es una película cargada de simbolismo, una saga cómo no habrá. Y cada uno dará el significado que desee a las escenas y personajes, eso es el subjetivismo simbólico, pero seguro todos disfrutamos igual.

Cambio el tercio y añado, no puedo evitarlo. Me hace gracia comprobar cómo ha funcionado, en Getafe, uno de los principios esenciales de la comunicación con el trasfondo o excusa de esta película. El éxito de la comunicación es que se hable de algo, como sea, en el ambiente que sea, incluso desde el absurdo. Pocos caen en tal primigenia lección, pero finalmente resulta que siempre es así.

Parece que lo importante, para algunas/os, en Getafe, mi pueblo, en estas últimas fiestas, ha sido 'La Guerra de las galaxias'. No ha habido reflexión política ni crítica sobre la programación de las mismas; no ha habido valoración de gasto/recepción ciudadana; no se ha sumergido en lo que piensan los jóvenes, los que participan, los reales, de las actividades; no se reflexiona sobre la pretensión de un gobierno municipal en acabar con la tradición festiva de un municipio de los más importantes de nuestra Comunidad -por no decir de España-, ni por qué en municipios menores, de menor importancia incluso, las Fiestas son un éxito. No se habla de cómo se implica al vecino, al ciudadano, más allá del centro urbano, en unas fiestas Patronales en las que la participación y disfrute debería ser masiva.

No, lo importante ha sido 'La Guerra de las Galaxias'. Nuevo éxito de comunicación, marketing y, realmente, simplicidad y valoración de lo absurdo. Allá cada uno.

Y a estas horas, metido en otro sábado medio lluvioso, hemos decidido ver, mi hijo y yo, el segundo episodio.

A lo mejor algunos también le sacan punta a esto. Pués...

... "que la fuerza os acompañe (may the force be with you)" ... o nos acompañe Amigos.

viernes, 30 de mayo de 2008

Creo haber paseado
por estas calles,
sin rumbo,
sin norte
ni este,
en algún sueño.
Creo haber vivido
esta sensación,
deambulante,
alguna otra noche.
Creo que todo esto
que veo,
perdido,
ya lo he visto.
Y si lo que creo
es que todo lo que piso,
frío y distante,
ya lo he pisado antes
y lo había olvidado,
otra vez,
tal vez lo que miro
en este mundo
también
lo había mirado
de otra forma
en otro tiempo
en otra distancia
en otros sueños.

jueves, 29 de mayo de 2008

Silencio...



Esta fotografía pertenece a Miguel Puche, fotógrafo apasionado por la naturaleza. Uno de esos que prefieren la espera, cómo aquél que desea su mejor pieza, a la fotografía única, a la ráfaga de disparos que provocan la fotografía repetida.

Lo encontré por ahí, en este largo silencio de la noche, tras otro día climatológicamente gris...



UNIDAD

Unidad, a veces tan fácil pero siempre la pretendemos difícil. Unidad, hermoso término casi siempre victorioso en cualquier campo de la vida.


Fíjate en el primer significado, el que escojo y refiero, del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española:


"unidad.
1. f. Propiedad de todo ser, en virtud de la cual
no puede dividirse sin que su esencia se destruya o altere."

Y comienzo a escribir estas líneas algo cansado, harto de leer y escuchar en medios de comunicación lo que para mí representa lo contrario a la 'unidad' como medio esencial, en cualquier organización, sea política, empresarial e/o incluso familiar, para alcanzar cualquier objetivo propuesto.

No hace falta, ni siquiera, que explique a qué me refiero, ni siquiera por qué me vienen a la cabeza estas reflexiones que nunca pensé iba a tener que hacerlas.

Lo he pensado siempre, lo he creído y así lo he intentado, que por encima del interés o la ambición personal de cada uno, debe prevalecer, debería primar, el interés por la cohesión, por la unidad, de la organización, en este caso la nuestra.

Sé, y lo hablo desde la humilde experiencia, que a veces los equilibrios son muy difíciles de mantener. Unos y otros tienen sus intereses u opiniones, respetables siempre, pero el liderazgo, no sólo de la cabeza, sino de los miembros de la organización, implica saber consensuar y buscar ese equilibrio necesario que 'una' en un todo y priorice la esencia que, en este caso, no es otra que llevar a cabo, de la mejor forma posible, la consecución de unos objetivos comunes. Tan fácil y tan difícil.

Escribe Peter F. Drucker, gurú en la dirección de organizaciones, que "la capacidad de liderazgo no consiste en tener una personalidad cautivadora, para eso basta con tener mucha labia. Tampoco tiene que ver con 'hacer muchos amigos e influir en los demás', eso es adulación. La capacidad de liderazgo consiste en conseguir que una persona tenga miras más altas, que su rendimiento alcance el máximo posible, en construir una personalidad más allá de sus limitaciones." Y yo añadiría que en una organización política, además, líderes son cada uno de sus miembros.

A lo mejor cualquiera podría decir o pensar que yo no tengo mucha experiencia para hablar u opinar de algo así. Puede ser cierto. Lo que ocurre es que por avatares y responsabilidades varias, alguna experiencia sí tengo, algo he vivido en mis carnes. No soy más que nadie, ni tampoco menos, para opinar o reflexionar. Lo que sí he hecho y haré siempre es que mis opiniones no torpedeen sino que traten de aportar y construir. Sí creo firmemente, que en estos momentos, algo que soy y de lo que estoy orgulloso de ser, es un militante del Partido Popular, que lleva más de 20 años -más de la mitad de mi vida- trabajando por y para una organización en la que cree y siente, de la que con honor formo parte.

Un partido abierto y sensible, con unos principios y valores por los que he luchado y peleado políticamente, por los que lucho y peleo y por los que lucharé y pelearé. Creo y defiendo, discuto y alimento, nuestras ideas allá dónde haya que defenderlas (y puedo decir que los lugares dónde lo he hecho hasta ahora no han sido nada fáciles para nosotros). Hemos pasado por momentos muy duros y difíciles, pero siempre han sido superados gracias a la unidad y al equipo. Ese ha sido y debe seguir siendo nuestro valor fundamental y más preciado: la unidad. Por eso desde aquí, desde esta humilde página personal, porque me apetece, apelo y estoy en el derecho de exigir a nuestros mayores responsabilidad, sensatez y unidad.

No convenceremos al resto si no es así; no ganaremos sin unión. El ciudadano, nuestro votante, es inteligente, no gusta de divisiones.

Sé que a lo largo de mi carrera política, a lo largo de las responsabilidades que he asumido, habré cometido muchos errores. Estoy seguro de ello porque además siempre me han servido para aprender. Pero lo primero que he hecho e intentado siempre -y pongo como ejemplo Getafe- es construir un partido dónde la máxima principal fuera la unión. Es un ejemplo pequeñito, mínimo, humilde y que de seguro podrían mostrarlo con mayores aciertos otros muchos compañeros de toda España. Esa unión, ese equilibrio -no siempre fácil-, ese consenso a la hora de actuar y hacer -no sin discusiones importantes-, ese dejar y confiar en los demás -a veces con algún que otro fracaso-, nos convirtió en un partido serio, en una verdadera alternativa para el ciudadano y, sobre todo, en la creencia en que aún no siendo fácil, si se continúa mostrando al vecino esa fortaleza indivisible, podrá ser. Y lo hicimos, repito, con muchos errores pero también con algún que otro acierto -y no me importa responsabilizarme de los errores-, entre todos: unidos. Sumamos y nunca restamos. Así deseo que continúe y espero que los actuales responsables, experimentados en años, partícipes de errores y aciertos, continúen sumando.

Debate, crítica, reflexión, discusión y autocrítica: siempre, pero desde la unidad y con el ánimo de construir y fortalecer, nunca destruir, nunca hacer dar pasos atrás que luego sería muy difícil recuperar. El respeto, el diálogo, la libertad, el no olvidar por qué estamos aquí y sobre todo, desde la defensa unánime de un barco, de un buque insignia en España para muchos millones de españoles, que nos apoyan, que están tras nosotors y que esperan, en estos momentos, que retomemos el rumbo y que toda la tripulación trabaje para que, 'contra viento y marea', en una sola dirección y en el menor tiempo posible conseguir el que debe ser nuestro único objetivo: ganar las elecciones.


Las discusiones 'familiares', que incluso pueden ser positivas, en casa. Siempre viene bien abrir las ventanas y que entre aire renovado, pero los platos se lavan en casa. Decir cada uno lo que le plazca, públicamente, no hace más que restar y mostrar al ciudadano de a pie 'presuntas o posibles' debilidades.

Un partido político, nuestro partido, debe ser como la maquinaria de un reloj a veces no vista. Un completo engranaje de piezas, algunas minúsculas pero todas igual de importantes, que por sí solas no son nada. Unidas, cada pieza en su sitio, desde el piñón corredizo, el áncora, el muelle, los tornillos, todas hacen que las agujas del tiempo, siempre hacia delante, se muevan.


Si una pieza falla, incluso siendo la más pequeña, el reloj para o va más lento retrasando el movimiento. Todas las piezas son fundamentales. Un reloj sin agujas no marca las horas ni el tiempo: no marca nada, no avanza.


Responsabilidad a todos, desde el último afiliado al primero; sensatez, tolerancia y respeto; y por último, otra vez: UNIDAD.


Es lo que siento, es lo que creo.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Me atrevo a decir
que el silencio,
ese silencio
que muy de vez en cuando
me busca,
transforma en uno
de esos momentos
en los que la vida
pasa tan despacio
que soy capaz
de percibirla
de forma tan intensa
que me arriesgaría
a desearla
más que para vivirla.

sábado, 24 de mayo de 2008

El Código Bushido

Introducción
Bushido, literalmente traducido como "El Camino del Guerrero", se desarrollo en Japón entre las eras Heian y Tokugawa (S.IX-XII). Era un modo de vida y un código para el samurai, una clase de guerreros similar a los caballeros medievales de Europa.



Estaba influenciado por el Zen y el Confucionismo, dos diferentes escuelas de pensamiento de esos periodos. El Bushido pone el énfasis en "Lealtad, auto-sacrificio, justicia, sentido de la vergüenza, modales refinados, pureza, modestia, frugalidad, espíritu marcial, honor y afecto"

El Código de Bushido
Estos son los siete principios que rigen el código de Bushido, la guía moral de la mayoría de samurai de Rokugan. Sed fieles a él y vuestro honor crecerá. Rompedlo, y vuestro nombre será denostado por las generaciones venideras.


1. GI - Honradez y Justicia
Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la Justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia.
Para un auténtico samurai no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia.
Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.

2. YU - Valor Heroico
Álzate sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir.
Un samurai debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte.
Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.

3. JIN - Compasión
Mediante el entrenamiento intenso el samurai se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos.
Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.

4. REI - Cortesía
Los samurai no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurai es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales.
Un samurai recibe respeto no solo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurai se vuelve evidente en tiempos de apuros.

5. MEYO - Honor
El Auténtico samurai solo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones que tomas y cómo las llevas a cabo son un reflejo de quien eres en realidad.
No puedes ocultarte de ti mismo.

6. MAKOTO - Sinceridad Absoluta
Cuando un samurai dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará.
No ha de "dar su palabra." No ha de "prometer." El simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer.
Hablar y Hacer son la misma acción.


7. CHUGO - Deber y Lealtad
Para el samurai, haber hecho o dicho "algo", significa que ese "algo" le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan.
Un samurai es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel.
Las palabras de un hombre son como sus huellas; puedes seguirlas donde quiera que él vaya.
Cuidado con el camino que sigues.

Algunos comentarios de Mirumoto Jinto, Rikugunshokan del Clan del Dragón, sobre el código de Bushido:

  • Sobre el valor:
    El camino del valiente no sigue los pasos de la estupidez.


  • Sobre la lealtad:
    Un perro sin amo vagabundea libre. El halcón de un Daimyo (Señor Feudal) vuela más alto.
    Solo hay una lealtad superior a la del samurai hacia su Daimyo: la del Daimyo hacia sus súbditos.
  • Sobre el Respeto:
    Un alma sin respeto es una morada en ruinas. Debe ser demolida para construir una nueva.
  • Sobre la Excelencia:
    La perfección es una montaña inescalable que debe ser escalada a diario.
  • Sobre la Venganza:
    La ofensa es como un buen haiku (Breve poema japonés de tres versos): puede ignorarse, desconocerse, perdonarse o borrarse, pero nunca puede ser olvidada.
  • Sobre la Espada:
    Mi hoja es mi alma. Mi alma pertenece a mi Daimyo. Ultrajar mi hoja es afrentar a mi Daimyo.
  • Sobre el Honor:
    La muerte no es eterna; el deshonor, sí.
  • Sobre la Muerte:
    El samurai nace para morir. La muerte, pues, no es una maldición a evitar, sino el fin natural de toda vida.

Una de mis películas favoritas, como se puede leer en el perfil, es "El último Samurai". En estos tiempos que corren la defensa de los valores y los principios, las lealtades y fidelidades, quedan de lado por esos intereses personales y personalistas que a todos nos convencen mentalmente. De vez en cuando la veo, de vez en cuando creo que todavía quedan personas de esas que son capaces de ser leales, de defender sus principios y fidelidades por encima de ambiciones materiales y personales. Es una ilusión...

He obtenido la información de esta página: http://www.personal.able.es/cm.perez/bushido.htm

Para saber más sobre el Código Samurai puedes pinchar aquí o aquí.

viernes, 23 de mayo de 2008

La vida es como un poema
y los versos son sus días
en ese momento
en ese instante
como esa sílaba
que se acaba
que llega al final
en ese tiempo
que termina.

martes, 20 de mayo de 2008

Uno llegó ayer, como si nada, como uno de esos lunes más que amanecen deseosos de arrancar el tiempo a la semana, y se dio cuenta que había cumplido 40. 40 no son muchos pero son. es una edad para algunos crítica y para otros -es mi caso-, agradecida. Agradecida a Dios por todo: lo bueno y lo malo, lo bueno por bueno y lo malo por experiencia. Uno de esos momentos de reflexión y meditación en los que lo único que se me ocurre, además del agradecimiento a Dios, es el deseo de poder vivir al menos otros 40 para seguir creciendo, haciendo y aprendiendo.
De todas las felicitaciones, de todos los regalos, uno en forma de meditación. Agradecido estoy y, por ello, aquí queda para lectura, meditación y reflexión de todos.

1 Corintios 13.1-13

1 Si hablo las lenguas de los hombres, y aun las de los ángeles, pero no
tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que retiñe. 2 Y si tengo el don de profecía, y entiendo los designios secretos de Dios, y sé todas las cosas; y si tengo la fe necesaria para mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada. 3 Y si reparto entre los pobres cuanto poseo, y aun si entrego mi cuerpo para tener de qué enorgullecerme, pero no tengo amor, de nada me sirve.
4 Tener amor es saber soportar, ser bondadoso; es no tener envidia,d no ser presumido, orgulloso, 5 grosero o egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; 6 es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. 7 Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, soportarlo todo. 8 El amor nunca dejará de ser. Un día cesarán las profecías, y no se hablará más en lenguas ni será necesaria la ciencia. 9 Porque la ciencia y la profecía son imperfectas 10 y tocarán a su fin cuando venga lo que es perfecto. 11 Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como un niño; pero al hacerme hombre dejé atrás lo que era propio de un niño. 12 Ahora vemos de manera borrosa, como en un espejo; pero un día lo veremos todo como es en realidad. Mi conocimiento es ahora imperfecto, pero un día lo conoceré todo del mismo modo que Dios me conoce a mí. 13 Hay tres cosas
que permanecen: la fe, la esperanza y el amor; pero la más importante es el amor.
Lo sigo pensando, lo sigo creyendo y continúo invitando: la verdadera sabiduría está en los libros pero, sobre todo, en algunos libros. El más grande, al menos para mí: La Biblia.

domingo, 18 de mayo de 2008

Paz...

Ellos también graban disco.

Ver la luz en tus poemas
escuchar el duende de las notas
que se buscan
y se encuentran
que transforman los momentos
mientras se escurren
entre silencios
cada estrofa de tu boca
hasta endulzar mi aliento
con cada palabra
derramada.

sábado, 17 de mayo de 2008

Unas Fiestas Diferentes...

Terminan las Fiestas de Getafe 2008. Unas Fiestas Patronales que, año tras año, vienen mostrando la falta de ideas y voluntad, por parte de los responsables políticos municipales, para conseguir que nuestra fiesta sea referente en la Comunidad de Madrid. No quieren o no saben.

Pero no es a mi, más que como vecino, a quién le toca analizar, proponer o críticar siempre desde el concepto constructivo.

Para mí han sido unas fiestas diferentes, muy diferentes. Unas Fiestas que, por primera vez desde hace 12 años, he vivido desde el calor y el anonimato vecinal, ajeno a lo institucional. He disfrutado de los actos desde otro punto de vista, desde el otro lado. No puedo negar momentos de emoción, emoción como el sentido al paso de nuestra Virgen de los Ángeles. Tantos años esperándola en la Base para escoltarla hasta la Catedral, luego a los Escolapios y ahora, vuelve, a ese lugar suyo que es la Catedral de la Magdalena, nuestro esbelto templo mayor. Cierta nostalgia y melancolía, de verdad. Son momentos en los que sólo se puede dar las gracias por haber tenido la oportunidad y el honor de representar una gran ciudad, a sus vecinos, a su ayuntamiento. Getafe es especial y diferente.

No salí el primer fin de semana. Me pilló indispuesto por el ataque de alguno de esos virus, que mira que hay, que pululan por ahí y me obligó a parar con su fiebre. Tampoco el clima lo aconsejaba.


Celebramos el Día del Afiliado del Partido Popular de Getafe. Como todos los años desde que soy su presidente, en agradecimiento al esfuerzo, trabajo, sacrificio y labor voluntaria y altruista que vienen realizando los cientos de afiliados de nuestra organización local. Un día de calor y cariño. Escuchar sus inquietudes, sus críticas siempre bienvenidas y, sobre todo, el abrazo y saludo de la gran mayoría de ellos. Por ellos somos lo que somos cada uno de nosotros: concejales o no. Gracias a su trabajo y esfuerzo estamos dónde estamos. Siempre lo diré, y no con la boca chica: nunca podré agradecerles todo lo que merecen. El Partido Popular de Getafe es lo que es gracias a ellos. A seguir creciendo, a saguir subiendo, esa es nuestra responsabilidad.

Salí el viernes. Contemplé la quema de la ya tradicional Chamá, nuestra 'falla', y los posteriores fuegos artificiales que atrajeron algo más de lluvia en una noche que parecía alegre. Todo se ve diferente desde el otro lado, aunque todo se entiende. Los vecinos opinan, con acierto o no, como opinamos todos, pero sentir esas voces te hace saber dónde están los verdaderos errores y aciertos.

El que lidera cualquier organización, cualquier grupo, debería estar por encima de todo siempre. Aunque sea en apariencia, nunca debe dar signos de debilidad. Vivimos ejemplos varios en estos tiempos que corren y en los que está de moda arremeter unos contra otros. No comparto. En un barco todos deben remar en la misma dirección, es lo mejor para llegar a puerto cuanto antes. A veces los asesores entretienen más que reman.

Yo hace tiempo que descubrí que la felicidad está en otras cosas, que la libertad es fantástica siempre que se respete también la de los demás y que los mejores momentos te los dan tu familia y tus amigos, eso es la vida. Y en fiestas es época de compartir esos momentos con los amigos y con todo aquél que quiere dejar de un lado los problemas, las rencillas y preocupaciones y compartir una cocacola, una caña, una sangría, un vino, un baile o lo que se tercie. Sí, este año, sin esa formalidad a la que te obliga lo institucional. este año como uno más de los tantos de miles de vecinos. Sí, compartí mis momentos, mis risas y alegrías, alguna de mis penas, mi 'bocata' grasiento y mi caña, con la Peña de Los Otros. Una Peña nacida de la nada y del todo. Una Peña a cuyos miembros la política unió y gracias a la amistad, esas posibles diferencias que siempre hay, consigue no separar. Y así, sin pedirlo ni decirlo, me han hecho miembro y parte de este grupo singular y diferente, aunque no indiferente, que nace con espíritu festivo, alegre y cariñoso. La Guerra de las Galaxias es una característica común de todos los miembros, cada uno con su 'lado oscuro' como lema filmico de esa ficción que es la vida misma.

La verdad es que cualquier tipo de mal pensamiento u opinión (respetable siempre), nacido de la más mísera oscuridad, demuestra el aburrimiento de algunos para con la realidad.

La camiseta fue un éxito. Quedé 'pasmado'. Animo a los autores a 'registrarla' y sacar a la venta o regalarla. Todo el mundo quería una. Hasta los camareros de la caseta querían ponérsela. Lo cierto es que gustó tanto que hasta noté ese paparazzismo getafense nunca antes sentido ni visto. Alguna 'fotógrafa', algún movilaficionado. No creo que valgan mucho las imágenes, de todas formas yo las cuelgo aquí gratis. En parte también eso es la libertad: compartir. Las fiestas son para pasarlo bien, disfrutar, reir y compartir tus momentos sin molestar a nadie.
Darth Vader, La Guerra de las Galaxias, los libros, las cañas, la música, el vino, la poesía, el flamenco, las Fiestas de Getafe... Siempre habrá una excusa para encontrar ese momento. Hasta el próximo año...
Van los días cayendo
poco a poco
como gotas del cielo
pero con esa rapidez
de lo que nos sabe.
Y ese poco de viento
y ese poco de sol
y ese poco de lluvia
y ese poco de luz.
Van pasando las noches
largas
como flotando las hojas
de los árboles
lentas
esperando los días
otra vez
que mientras llegan
van surcando mis manos
solicitando el cansancio
por todos esos susurros
por todos esos...
días.

domingo, 11 de mayo de 2008

Ante los/las Chikilikuatres... Revolución.-

Estoy pasmado, totalmente asombrado y casi asustado, de cómo hemos convertido nuestro sistema social español en el Chikilikuatrerismo. Nos representan 'chikilikuatres', nos engañan a base de 'chikilikuatrerismos', está de moda ser 'chikilikuatrero' y más allá de aquellos mentalmente infantiles (los niños son felices viendo y escuchando cierto bailecito), todos nos dedicamos a reirnos y rascarnos el ombligo.
Continuando con este sistema, dentro de poco tendremos hijos chikilikuatres que casarán, o convivirán, con chikilikuatras que a su vez engendrarán chikilikuatritos que sin dejar de chikilikuatrear llegarán a dirigir también multinacionales, organizaciones empresariales, políticas y sindicales (algunas ya están dirigidas), Ayuntamientos, Instituciones de todo tipo. Iremos al médico y nos atenderá un chikilikuatre metiéndose el dedo en la nariz, en la Universidad nos darán clase chikilikuatres varios, y los equipos de fútbol estarán formados por chikilikuatres delgaduchos incapaces de dar un balón de cabeza... Y comenzarán a traspasar las fronteras... La ONU dirigida por chikilikuatres varios, el Presidente de EEUU hecho un chikilikuatre con un sombrero texano hechos a medida de tan singulares peínados... todo, absolutamente todo y todos, dirigidos por chikilikuatres creados e ingeniados en el misterio de la mente española.....
Ahhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Creo que ha sido un sueño de esos que provoca la fiebre (estoy algo griposo o con un virus de esos que tanto están de moda ahora).
Me niego!!!!
Así que la canción que me revoluciona y me apetece colgar aquí es esta de La Casa Azul. Aunque hay gustos para todo tipo, a mi me hubiera gustado más en Eurovisión aunque, por otro lado, si tenemos un Presidente de Gobierno Chikilikuatre, cómo no iba a representarnos este tipo?
Chao, que me lanzo.....

viernes, 9 de mayo de 2008

Han pasado las horas sin darme cuenta
en esta tarde de invierno, fría:
encerrado en mi silencio
sólo con las sombras de estos libros
escondido entre sus páginas
como huyendo de esos fantasmas externos.

Han pasado tantas horas aquí sentado
que ya no encuentro el momento
de levantarme y abrir la puerta
y dar entrada a toda esa vida
de la que he ido escapando
antes de estar muerto.

domingo, 4 de mayo de 2008

Hacer por nada; dar para no recibir.

Es cierto que la entrada anterior, con una sola frase escrita ("Sin palabras"), dice más -al menos para mi- de lo que con miles de palabras pudiera expresar. Pero es verdad, lo reconozco y así me lo han sugerido, que no todo el mundo conoce la historia de Rick y Dick Hoyt que son los protagonistas del hecho extraordinario, del ejemplo de superación que he querido representar.
Cercano a los 40, con la suerte de haber vivido, pateado, subido, bajado, caído, levantado... tanto como espero -si Dios así lo quiere- poder seguir haciéndolo, he conocido a personas y personajes de todo tipo y pelaje. Con los años, cada vez más, trato de quedarme con lo mejor de cada uno -al menos del que lo tenga- y con aquellas que me aportan algo en mi crecimiento como ser humano. De todo y todos se aprende. La vida es una experiencia y para un hombre como yo, cargado de defectos y aristas deformes que pulir, de cada instante es mejor escoger lo que te llene interiormente. Por eso me gusta conocer, aprender, de la vida de esos que en cualquier parte del mundo -que los hay y mucho- se crecen en las dificultades y se llenan de perfecciones más que de imperfecciones. Esos que se crecen en las dificultades porque les puede la fuerza de la pasión, del amor o, simplemente, de la superación personal. Más allá de lo material, más allá de todo eso en lo que hemos convertido nuestras vidas, nuestra sociedad, al final, lo que te llevas de verdad, es el sentimiento personal del trabajo bien hecho y el cariño y la amistad de quienes también lo merecen. Hacer por nada; dar para no recibir. Qué diferencia, si todos lo hiciéramos, si no esperásemos a que el de delante se caiga en la carrera para ponerme yo. Por eso, cuando de vez en cuando se cruza en mi camino alguno de estos 'miserables', alguno de estos depredadores o parásitos, simplemente los ignoro porque, gracias a Dios, existen personas, muchas en el mundo, como Rick y su padre Dick.
Rick Hoyt nació con parálisis cerebral, prácticamente como un vegetal. Pero tenía sus inquietudes plenamente activas y cuando era un niño todavía pidió a su padre, Dick Hoyt, que le llevara a una carrera que tenía lugar en su ciudad en honor a un deportista que había quedado paralítico. Pero no fueron a ver la carrera, ambos participaron en ella: Rick sentado en una silla de ruedas y su padre corriendo mientras llevaba la silla. Cuando acabó la carrera, Rick le dijo a su padre: "Papá, mientras corríamos no me sentí un inválido". Una simple frase, una mirada, una sonrisa, fueron suficientes para que desde ese momento Dick decidiese dedicar su vida a hacer feliz a su hijo corriendo. No dejó de entrenar duro cada día y en los últimos 22 años han participado juntos en más de 900 carreras.
Pero la cosa no quedó ahí. Dick Hoyt decidió inscribirse con su hijo en el Ironman de Australia. Para el que no lo sepa se trata de una de las pruebas más duras del mundo: 4 km nadando, 180 en bicicleta y 42 km corriendo. Ahí es nada. ¡¡¡¡Lo completaron en 17 horas!!!! En el agua, Dick arrastraba una pequeña embarcación que transportaba a su hijo, en tierra utilizaban una bicicleta especial para dos, y en la carrera Rick iba en la silla que empujaba su padre mientras corría. (Fuente: Planeta Running)
En el vídeo de la entrada anterior, u otros muchos que pueden encontrarse en la red, se puede ver un resumen de esta prueba.
Por eso, amigos, siempre hemos de buscar ejemplos de personas brillantes como Rick y Dick o Dick y Rick. A mí, al menos, me aportan algo, me hacen crecer. El resto, los zascandiles y otras especies, seguirán vacíos.

jueves, 1 de mayo de 2008

Un ejemplo de superación llevado al límite...

Sin palabras...

Autodisciplina

Hace un rato he descubierto, en una de esas revistas que sobre la práctica del running comienzan a editarse en nuestro país, un artículo bastante interesante sobre la autodisciplina como uno de los valores más importantes que desarrolla la práctica del running. Reflexionando sobre ello, algo en lo que creo ya que es la única forma de superación personal posible, creo que no existe diferencia entre estos valores o virtudes para el running o -añado yo- para el caminar diario, para la propia vida.

Nuestra vida es una carrera llena de obstáculos. Un camino largo al que le cruzan otros caminos en direcciones muchas veces opuestas. Avanzamos y avanzamos. a veces tropezamos y levantamos, y seguimos avanzando sin mirar atrás. Y todo se convierte en una competencia con nosotros mismos... Es como si jamás dejásemos de correr sin saber dónde está ese final.

Comenta el artículo que para ser autodisciplinado hay que ser: paciente, duro en el trabajo, constante, esforzado, tolerante y superar las frustraciones, los reveses o el fracaso. Y hay que huir del miedo al fracaso, de la comodidad, del aburrimiento, del perfeccionismo, del rencor y de los complejos de sentirse inferior.

¿Qué diferencia existe en la carrera asfáltica de aquellos que la practicamos y tratamos de superarnos minuto a minuto, con esa carrera que es la Vida, y que todos, Todos, practicamnos día a día? Absolutamente ninguna.

Y ¿por qué escribo esto? Pregúntenselo ustedes, yo no tengo ni idea...