martes, 28 de abril de 2009

Dice Ghandi que...

No me dejes caer en el orgullo
si triunfo,
ni en la desesperación
si fracaso.
Mas bien recuérdame
que el fracaso
es la experiencia
que precede al triunfo.
Enséñame que perdonar
es lo más grande del fuerte,
y que la venganza
es la señal primitiva del débil.
Si me quitas la fortuna,
déjame la esperanza.
Si me quitas el éxito,
déjame la fuerza
para triunfar del fracaso.


Oracion Basada en textos de Ghandi

domingo, 26 de abril de 2009

Sólo cuando has muerto dejas de tener sueños. Cuando dejas de tener sueños dejarás de tener cosas que realizar. Si cada día te levantas sin tener nada nuevo que intentar hacer, aunque sólo sea el instante, entonces vivirás como un muerto. Vivir como un muerto no es vivir.

Entrevista a José María Aznar, por Virginia Drake

Fantástica entrevista la que recoge hoy el suplemento de ABC XLSemanal, al que ha sido el mejor Presidente del Gobierno de España. Por su interés quiero dejarla por aquí... Disfruten y que algunos aprendan:






Conferencias en Yale, Harvard, Georgetown… La grave crisis económica ha hecho que el ex presidente del gobierno se detenga para escribir un libro en el que, desde su experiencia, propone soluciones. España puede salir de la crisis (ed. planeta) es el título. tan claro y directo como su autor. Hablamos con él de economía... y más cosas.


Nos ha citado en Madrid, el domingo de Resurrección, a caballo entre las Universidades de Yale y Harvard. Llaman la atención su elocuencia, sus extraordinarios zapatos de noble origen inglés y su acompañante: un precioso cachorro negro de perro labrador. Empieza su sexto año en la Universidad de Georgetown, pertenece al Circuito de conferenciantes en el mundo y nos ha advertido que no quiere hablar de los notables de su partido, sólo de la grave crisis de la que, asegura, el Gobierno de Zapatero no sabe cómo salir.




XLSemanal. ¿Le gusta más su agenda de ‘vida intelectual’ que la antigua de presidente del Gobierno?


José María Aznar. Ésta es más manejable y, sobre todo, más viajera.


XL. ¿Y más agradecida?


J.M.A. Más agradecida, no, porque el tiempo que eres presidente del Gobierno siempre lo recuerdas como el mejor de tu vida.


XL. Pese a todo lo que le ha caído encima…


J.M.A. Pese a todo.


XL. Después de pasar estos últimos años en Inglaterra y EE.UU., supongo que el inglés ya no será su asignatura pendiente.


J.M.A. Yo tenía unos conocimientos rudimentarios aprendidos en el colegio cuando tenía 15 años. A los 17 lo dejé y a los 51 lo he retomado, y me va mejor por el mundo.


XL. Mariano Rajoy acaba de reconocer que él tampoco habla inglés, que también era de francés, parece que sea éste un requisito para aspirar a presidir el Gobierno de España.


J.M.A. ¡Son circunstancias! y Rajoy no está ahora en el proceso de ponerse a aprenderlo, ¡ya tendrá tiempo!


XL. ¿Le cambia a uno el carácter cuando deja de tener responsabilidades políticas?


J.M.A. Hay que esperar que todo sea susceptible de mejorar.


XL. Como el buen vino, ¿cree que ha mejorado con los años?


J.M.A. Creo que sí [se ríe].


XL. ¿Cómo nos ven desde fuera?


J.M.A. Como un país que se ha metido en líos, después de haber hecho las cosas bien durante 30 años, de haber vendido al mundo dos grandes transiciones, la democrática y la económica, que eran operaciones muy difíciles, y de haber asombrado a todos con nuestro desarrollo económico. Pero ahora el pensamiento mayoritario es que hemos perdido ese impulso.


XL. Reconoce 30 años buenos, después de repetir una y mil veces aquello de «¡váyase usted, señor González!»?


J.M.A. Es que en política la humildad es una de las virtudes más importantes. Saber escuchar y ser humilde. Yo ya no veo las cosas con la perspectiva de entonces.


XL. A ver si me aclaro, ¿el humilde y el que sabía escuchar era Felipe González o usted con el paso del tiempo?


J.M.A. [Sonríe] Siempre hay que ser humilde, pero especialmente cuando se está en el Gobierno. El poder es una tentación permanente de dejar de ser humilde y dejar de serlo es dejar de escuchar y de comprender muchas cosas.


XL.¿Cree que usted irradia humildad y saber escuchar?


J.M.A. No, no, yo no presumo de humilde; no he dicho que lo haya sido. Por eso es bueno limitar los mandatos porque, aunque algunos presidentes son ya un problema desde el comienzo, está claro que al cabo de los años te conviertes más en un problema que en una solución.


XL. Me lo ha puesto fácil, ¿eso fue lo que le pasó a usted?


J.M.A. Yo tenía claro dónde no quería estar, ni personal ni políticamente ni por razones de la historia de España.


XL. En su libro presume de haber tenido sólo cuatro asesores, frente a los más de 60 que dice haber hoy en la Moncloa, ¿los suyos valían por 15 o no necesitaba tanto consejo?


J.M.A. ¡Los míos eran muy buenos! [se ríe]. Tener cuatro asesores económicos es suficiente si tienen talento e inteligencia; pero el asunto no es tener cuatro o 60, es tener equipos capaces e inteligentes y, afortunadamente, yo los tenía.


XL. He recordado estos días su secretísimo cuaderno azul, ¿qué pasó por su cabeza al ver que la prensa le madrugaba todos los cambios ministeriales al presidente del Gobierno?


J.M.A. Primero, que una crisis de Gobierno hay que hacerla con enorme discreción; segundo, que nunca hay que hacerla estando fuera de España; tercero, que la tienes que hacer tú, que no te la hagan; cuarto, que nunca la hagas antes de unas vacaciones; y quinto, que, si la haces, sea para mejorar.


XL. ¿Al presidente del Gobierno le han fallado las cinco cosas?


J.M.A. Es difícil encontrar algo que haya funcionado.


XL. Cuando es el mercado el que falla, ¿no cree imprescindible que el Estado intervenga?


J.M.A. Admito como necesaria cierta intervención –en Educación, Sanidad, Obras Públicas…–, pero otra cosa distinta es que sea un factor económico determinante. Las economías intervenidas y socializadas han fracasado históricamente.


XL. ¿Ve bien que el Estado acuda al rescate de un banco?


J.M.A. ¡Es su obligación! En esta crisis no es el mercado el que ha fallado, sino las capacidades de los Estados para supervisar y regular la actividad financiera. La democracia no falla porque se elija un mal gobierno.


XL. Pero si el mercado no hubiera fallado, no hubiera sido decisiva esa supervisión...


J.M.A. La responsabilidad es, sobre todo, de los directores de las agencias y de los gobiernos de los que depende una supervisión correcta. No creo que haga falta más regulación ni más control, sino mejor regulación y mejor control.


XL. Si los gobiernos son los responsables de que las instituciones no fallen, ¿qué responsabilidad le atribuye al presidente Bush en esta crisis?


J.M.A. Bush tiene responsabilidad en el sentido de que los elementos de supervisión del sistema financiero no han funcionado como debían.


XL. ¿Al margen de considerarlo un gran estadista?


J.M.A. Bush tiene la responsabilidad de haber aceptado una política de inmensa liquidez en los circuitos económicos, pero ésa es una responsabilidad compartida con todos los gobiernos del mundo y decidida, fundamentalmente, por los bancos centrales, que son los que bajaron los tipos de interés que abarataron tanto el dinero.


XL. ¿Y por qué le parece bien acudir al rescate de un banco y no de otras empresas: los bancos, sí; los coches, también; los medios de comunicación, no…?


J.M.A. Hay un matiz: la economía no funciona sin el sistema financiero. Por eso, para salir de la crisis lo primero que hay que hacer es devolverle solvencia. El sistema financiero está basado en la confianza; cuando ésta se quiebra, se viene el sistema abajo.


XL. Si 17 países del G-20 han tomado medidas proteccionistas, ¿se equivocan los 17?


J.M.A. Se equivocan todas las políticas que se basan en el incremento del déficit y de la deuda y en el proteccionismo. Lo que tendrían que hacer los gobiernos es culminar la Ronda Doha de liberalización del comercio mundial. Eso serviría para incrementar el crecimiento económico en el mundo.


XL. Resulta paradójico que muchos de los países que llamamos `ricos´ sean precisamente quienes aplican más medidas proteccionistas: el más cercano es Francia y, ahora, Obama parece que incentivará a quien utilice cemento americano y otros productos nacionales.


J.M.A. Es que esos países no están aplicando correctamente el libre mercado. Si, como consecuencia de la actual situación, los gobiernos deciden que haya más proteccionismo, se llevará al mundo a una gran depresión como la de los años 30 del siglo pasado. Lo que empezó siendo una grave crisis financiera terminó siendo una gran depresión, justamente porque se establecieron medidas proteccionistas.


XL. Mientras unos ponen sus ojos en Obama como el motor de salvación, usted augura que nos llevará al desastre. Cuando el consumo se ha reducido tanto, ¿no es bueno que el gasto público aumente, a pesar del déficit?


J.M.A. Creo, sinceramente, que es una mala receta. Si a una crisis económica con mucho desempleo, con escaso consumo y con pérdida de confianza en el sector financiero se le introduce además la carga financiera de un endeudamiento excesivo, será más complicado salir.


XL. ¿Fue un lapsus calificar el triunfo de Obama como un «exotismo histórico»?


J.M.A. Es que yo no dije eso, yo dije que era una circunstancia extraordinaria en la política norteamericana, y así es.


XL. ¿Cómo cree que pasará Obama a la historia?


J.M.A. Obama tiene grandes capacidades personales, pero lo que debe demostrar es su liderazgo político, porque tiene enormes responsabilidades. Hay mucha gente en Europa que piensa que Obama es capaz de andar por encima de las aguas o lanzar rayos por los ojos y que tiene toques milagrosos. Obama ha de tomar decisiones y, si las toma proteccionistas, se equivocará. Y si cree que va a convencer a los ayatolás de Irán para que se conviertan de peligrosos en buenos… pues se va a equivocar; pero si toma una política muy seria para evitar que Irán tenga una bomba nuclear, creo que acertará.


XL. Miremos hacia China, ¿cree de verdad, como dice en su libro, que ese país ha sacado de la pobreza a millones de personas desde que ha apostado por la economía de mercado?


J.M.A. No es que yo lo crea, es que está demostrado. La gran transformación del mundo fue cuando los 3.000 millones de personas que antes estaban sujetas a economías intervenidas –media Europa, la antigua Unión Soviética, China, la India, algunas otras repúblicas asiáticas– pasaron a participar de la economía libre. Por eso se dice que China transforma el mundo y por eso el mundo vivió, antes de esta crisis, el mayor periodo de crecimiento de las últimas centurias.


XL. Se lo preguntaré de otra manera: ¿cree que se puede separar libertad política de economía de mercado?


J.M.A. Yo no digo que eso no se pueda hacer, se puede tener una economía de mercado y se puede tener un sistema sin libertad política. También digo que eso no es recomendable, no soy partidario de ello, pero hacer se puede hacer.




XL. Los países del G-20 acordaron en 2008 no dejar caer ninguna entidad financiera. ¿Qué pasó con Lehman Brothers?


J.M.A. Yo no sé exactamente qué pasó.


XL. No era too big to fall (`demasiado grande para caer´).


J.M.A. No lo sé, el caso de Lehman Brothers, probablemente, no tenía salvación. Se trata de tener bancos solventes, no insolventes sostenidos artificialmente.


XL. ¿Usted lo hubiera dejado caer?


J.M.A. Yo no sé lo que hubiera hecho, pero no soy partidario de mantener empresas que no son rentables ni competitivas con ayudas públicas; es una mala política.


XL. ¿Hubiera acudido al rescate de Caja Castilla-La Mancha de la manera que se ha hecho?J.M.A. Sinceramente, conmigo en el Gobierno no se hubiera producido esta crisis que se ha producido.


XL. ¡Balón fuera! y una buena dosis de autoestima.


J.M.A. [Se ríe] No, no es eso; pero cuando me piden conferencias por ahí fuera y les pregunto qué les interesa que les cuente, me dicen que mi experiencia. Yo puedo aportar ahora un valor importante: el de la experiencia y, por decirlo diplomáticamente, me estoy dando cuenta de que es bastante larga. Yo creo saber lo que España necesita para salir de la crisis. Yo recibí un país en unas condiciones económicas muy malas, muy deterioradas y pude dejar el país más rico de la historia de España; pero esta herencia se ha dilapidado en cinco años.


XL. ¿Qué responsabilidad tiene el boom económico de la era Aznar en la burbuja inmobiliaria que se creó y que hoy agrava la crisis en nuestro país? ¿Cuánto creció, por ejemplo, el crédito hipotecario entre 2000 y 2004?


J.M.A. Todo ese crecimiento se produjo como consecuencia de una serie de decisiones políticas: un principio claro de austeridad, estabilidad y equilibrio presupuestarios, la entrada de España en el euro, como factor clarísimo de estabilidad y confianza; un gasto público muy controlado, bajadas de impuestos acompañadas de reformas fiscales, reformas laborales, privatización de muchas empresas…


XL. Permítame insistir, ¿qué parte de aquel crecimiento del empleo y de la economía se debió a la construcción y qué parte a las reformas estructurales?


J.M.A. Es que el crecimiento no fue el resultado de un concepto aislado ni de la casualidad, sino de una política en su conjunto.


XL. Un dato de 2002: con un PIB del cuatro por ciento, la producción del sector de la construcción suponía el 17 por ciento en España, mientras que en el resto de Europa era del cinco. ¿No preveían que esto podría explotar?


J.M.A. Es que fuimos nosotros, los antipatriotas, quienes advertimos que se podía avecinar una crisis muy grave para España. El problema es que, en este momento, los antipatriotas más destacados son los millones de parados de España.


XL. Como dice Zapatero, ¿tenemos la mejor banca de Europa?


J.M.A. Nosotros tenemos que conseguir un sistema financiero que funcione y que sea solvente; y el Banco de España, durante décadas, lo ha hecho razonablemente bien. Pero hay que tener cuidado con presumir de algunas cosas porque la realidad se cobra una factura muy cruel.


XL. ¿Tiene algún familiar en paro y con hipoteca?


J.M.A. Tengo varios familiares en desempleo, sí, y procuro ayudarlos. En los peores momentos de paro, la institución familiar salvó la situación y ahora volverá a hacerlo. La red de solidaridad más importante que existe es la familia; por eso dedicarse a destruir la familia y sus valores es bastante absurdo.


XL. Denuncia el terrible endeudamiento de las instituciones y el enorme gasto público de este Gobierno, pero ¿conoce alguna comunidad autónoma, gobernada por el PP o por el PSOE, que no pida recurrentemente más dinero?


J.M.A. Primero, a mí no me gusta la política de endeudamiento y por eso lo bajé de una manera radical. Nosotros llegamos con un endeudamiento del 70 por ciento y lo dejamos en el 40. Segundo, hay que distinguir para qué es el endeudamiento, porque hay distintos tipos. Y tercero, lo que hace falta es un sistema coherente. España tenía un sistema de financiación de comunidades autónomas en el año 2002 aprobado por unanimidad y abrirlo ha sido un error; y hacerlo en plena crisis económica, peor que un error, ha sido un disparate político. En consecuencia: ahora mismo es imposible cerrarlo. Pensar que en una situación como ésta la parte puede sobrevivir a costa de hacer todavía más pobre al todo es absurdo. Este problema no se va a resolver en España por partes, sino en su conjunto.


XL. Hablando de gasto, se dice que el Ayuntamiento de Madrid es el más endeudado de Europa, y el alcalde es de su partido y la teniente de alcaldesa es su mujer.


J.M.A. La teniente de alcaldesa, especialmente, es muy buena [se ríe]… y el alcalde, también.


XL. Pero se endeudan extraordinariamente y suben impuestos.


J.M.A. Creo que el Ayuntamiento de Madrid lo hace razonablemente bien, ha transformado la ciudad y ahora lo que hay que desearle es que gane la candidatura olímpica.


XL. Así que el fin ‘ahora’ justifica los medios... y la deuda.


J.M.A. No, el fin no justifica los medios, pero es muy importante tener la candidatura olímpica.


XL. Dice en su libro que Alemania pudo, hace unos años, superar mejor la crisis gracias a que los estados federales devolvieron transferencias al Estado Federal. A renglón seguido, reclama para España un mercado nacional de bienes y servicios, pide la recuperación de políticas nacionales... ¿Está sugiriendo a las comunidades autónomas que devuelvan transferencias?


J.M.A. Estoy sugiriendo que los dos grandes partidos lleguen a un acuerdo, como ocurrió en Alemania, y reestructuren desde un punto de vista competencial la situación del Estado. Y eso, en algún caso, puede llevar a que recupere algunas competencias que en este momento tiene cedidas a las comunidades.




XL. ¿Como por ejemplo?


J.M.A. Que los ríos sean competencia de una comunidad es absurdo. Los dos grandes partidos alemanes lo que pactaron fue el desbloqueo del Estado. Los Landers llegaron a bloquearlo y no se podía gobernar porque quedaba un Estado residual.


XL. ¿España tiene un Estado residual?


J.M.A. Sí, España está en una situación de Estado residual y, por tanto, hay que recomponer el Estado. Si las comunidades autónomas se declaran propietarias de los ríos y el agua no se puede tocar y los temas de Educación no se pueden tocar y la Historia no tiene pautas comunes y la lengua no se puede enseñar... se produce lo que algunos llaman `desvertebración´ y otros, `decentrifugación´. Por eso, la actual crisis española no es sólo económica; es una crisis económica añadida a una crisis política de fuerte contenido institucional.


XL. Hablaba antes del reducido pero gran equipo que formó, le sugiero que hablemos de uno de ellos: Rodrigo Rato.


J.M.A. Fue un gran ministro; sin duda ninguna, que desarrolló una tarea muy brillante.


XL. A algunos les sorprendió que abandonara la dirección del Fondo Monetario Internacional «por razones personales».


J.M.A. Yo contribuí a que fuese director del Fondo Monetario Internacional, pero no a que dejara de serlo; por tanto, la pregunta tiene otro destinatario [ríe].


XL. Usted, que lo conoce bien, ¿cree que se mantendrá alejado de la política o que regresará si se lo piden?


J.M.A. Si me pidiera consejo, que no me lo ha pedido, yo le diría que se mantenga alejado de la política. Pero, como no me lo ha pedido, a lo mejor es que no le interesa mantenerse alejado.


XL. ¿Cree que volverá?


J.M.A. No tengo ni idea.


XL. Declaraba no hace mucho que Bush estaba viviendo en su despedida la hora de la ingratitud, ¿cómo fue la suya?


J.M.A. Como decía Churchill, todas las grandes naciones son ingratas, que es una manera de decir que dejar el Gobierno siempre es difícil. Lo que pasa es que depende mucho de cómo lo dejes. El autor de la cita lo dejó porque perdió unas elecciones después de haber ganado la Segunda Guerra Mundial y, probablemente, las perdió porque nunca se debió presentar a ellas, porque ya había hecho lo más importante que podía hacer en la vida, por su país y por la humanidad.


XL. Comparaciones aparte, ¿ha sentido la ingratitud?


J.M.A. Mmmm, no la he sentido.


XL. Pues le llovió todo tipo de reproches.


J.M.A. Bueno, he sentido obsesión personal. Todavía leía el otro día unas declaraciones de alguien que decía: «Las próximas elecciones europeas van a resultar ser una elección entre la política de Aznar y la de Obama». Yo me río. Seis años después todavía andamos igual. ¡Esto es una cosa…! Por una parte, ¡encantado de la vida!, pero es una tontería muy grande. Me llama la atención la obsesión de la gente.


XL. ¿Hacia usted?


J.M.A. Sí, debe de ser difícil vivir con tanta obsesión y con tanto odio, ¿no?


XL. Existe una apreciación un tanto recurrente respecto a su figura. Hay quien distingue dos Aznares muy diferentes: el de la primera legislatura, gobernando en minoría; y el Aznar de los dos últimos años: el de la guerra de Iraq, el del Prestige, el de la boda de su hija… ¿Hubo dos Aznares?


J.M.A. No, hubo sólo uno; yo no cambié, cambiaron las circunstancias, no la persona. Creo que ésa es una simplificación. Los españoles, a veces, son muy curiosos. Cuando no tienes mayoría, les gusta pedirte cosas que, precisamente por estar en esta situación, no puedes hacerlas y te esfuerzas por llegar a acuerdos. Después, les pides la mayoría y, cuando te la dan y haces las cosas que querían que hicieras, te dicen que eras mejor cuando no había mayoría [se ríe]. A veces se tienen percepciones que no corresponden a la realidad, porque es mucho más fácil tener una percepción que dedicarle unos minutos a estudiar realmente la evolución de las cosas.


XL. Lo encuentro especialmente sereno...


J.M.A. Y muy contento.


XL. Y le han regalado un perro, que se ha traído a la entrevista.


J.M.A. Yo tenía dos cocker: uno se murió hace seis años, la chica, y el viudo se murió en Navidad. Unos amigos me han regalado este labrador. Llevo con él una semana y estoy encantado.


XL. ¿Y cómo lo ha llamado?


J.M.A. Sam. Le pedí a mis nietos que eligieran el nombre.


XL. Parece genético esta tendencia al sueño americano.


J.M.A. Es que una de las cosas buenas del sueño americano es que sigue existiendo; si no, Obama no estaría ahí.


XL. ¿Va a educar en inglés a Sam?


J.M.A. No, le hablo en español; lo que no he conseguido todavía es que el perro me hable, pero debe de estar a punto.





Virginia Drake

viernes, 24 de abril de 2009

'Getafe, Capital del Sur (2003-2008)', el libro.

Asistir al nacimiento de un libro, trate de lo que trate, siempre es un acto de verdadera alegría. No suelo encontrar momentos, actualmente, para mucho más que aquello que me parece importante y que me enriquece en lo personal. Con esto quiero decir, de la manera más humilde posible, que asistir a la presentación del libro escrito por Juan Manuel Alcalá Perálvarez 'Getafe, Capital del Sur 2008-2008', anoche, en el Restaurante Órdago de Getafe, significó un verdadero honor y placer.
Escribir, se haga como se haga, bien, mal o regular -siempre dependerá del gusto del lector- requiere un esfuerzo intelectual importante, digno de valorar y resaltar. Escribir no es fácil, hacerlo con asiduidad menos todavía. Requiere paciencia y disciplina, requiere sacrificio y valor; escribir es, en la mayoría de los casos, como desnudarte por dentro para que los demás lo vean.
Publicar un libro, además, es un paso más, es un acto de valentía. Un acto de valentía al que se enfrentan conocidos y consagrados escritores, respaldados por grandes editoriales que negocian y mercadean con sus páginas y/o esa otra extrema valentía, épica diría yo, pasional, a la que se enfrentan, también, aquellos que arriesgan o invierten sus 'duros' para dar a conocer sus palabras en tinta y papel. Dos formas muy distintas, ambas respetables y dignas, pero a las que yo doy un valor bastante diferente. Ser independiente siempre es difícil; depender es fácil para todo. Y todo, hasta en literatura, se convierte en negocio o subvención.
Así que asistir a la presentación de uno de esos libros, editados y publicados por el autor, escrito en el tiempo de su vida, en sus momentos y silencios, es -sin entrar en el contenido- algo que merece ser resaltado, respaldado y aplaudido abiertamente.
Las 448 páginas de este libro, que por cierto cuenta una extraordinaria edición con ilustraciones a todo color, cosido con hilo y encuadernado en cartulina plastificada, esconden parte de la historia de nuestra ciudad. Escrito desde un punto de vista crítico, personal y particular. Son páginas de vida, crónicas de un pueblo marcadas por sus tensiones sociales y políticas, narradas desde el punto de vista del que lo ha ido viviendo. Son páginas libres. Algunas de estas historias, redactadas en forma de artículos, que se han podido leer en el Blog del autor, podrán ser compartidas por unos y criticadas por otros. Yo no puedo decir, ni digo, que comparta todas sus opiniones e incluso críticas a algunos de los personajes políticos de nuestra ciudad en los últimos años -entre los que me incluyo-, pero esa es la esencia de la libertad y el respeto a las opiniones de cada uno. Podrán gustar los hechos narrados más o menos, se podran compartir o no, pero ahí quedan cada una de las miles de líneas y palabras.
Ayer disfruté de un rato agradable, en un acto íntimo y cálido, en el que además de amigos y responsables municipales a los que hacía tiempo no veía, volví a encontrarme con algunos de los periodistas que día a día siguen y narran el pulso de una ciudad como Getafe. Cronistas del día a día.
Felicidades a Juan Alcalá, felicidades al soporte editorial y, sobre todo, felicidades a Getafe que no deja de contar con personas que apuestan por la cultura desde la base.
Decía el maestro Borges que quién es capaz de escribir una buena línea puede considerarse escritor. En este libro hay muchas buenas líneas.

miércoles, 22 de abril de 2009

Dice Shakespeare que...

"Si me has de odiar, no dudes, hazlo ahora;
haz, junto a mi desgracia, que me humille
ahora que mi mundo se desploma;
más tarde no habrá más para los buitres."

lunes, 20 de abril de 2009

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

Querido Amigo:

No es vano ni malo hablar y reflexionar sobre algo tan importante y tan escaso como es el valor de la 'lealtad'.



Lealtad. Joder qué bella palabra. Qué bello y difícil término, al menos para algunos. 'Lealtad'. Alto y claro, siete letras extraordinariamente importantes hacen de un término algo así como un catecismo: lo que la propia conciencia desarrolla, como evolución y progreso de la persona como tal. ¿Por qué? Porque no es algo fácil ni común. Por ello, también, con la pérdida de este valor una persona puede llegar a quedarse sola. 

Sí, con esta dureza cierta, comienzo esta carta a ti, amigo leal; como una reflexión, también, -a lo mejor absurda y tonta para muchos-, porque esta virtud o valor, o como quiera llamarse, conlleva lo contrario siempre: el que es traidor está llamado a quedarse solo.

Y fíjate que he reflexionado sobre esto en innumerables ocasiones y hoy, escribo sobre la lealtad llamado por la obligada reflexión.

A él, a un amigo, le digo y dedico esta carta, él sabe, además, qué difícil, todavía, el significado profundo de este término en política. Y qué difícil aún, si cabe, vista, entendida, la lealtad desde una situación u otra, desde una responsabilidad u otra. No se vive igual, no es lo mismo ni te lleva a lo mismo, desde una perspectiva u otra. Pero sí es el mismo valor y significado profundo.

Lo puedo decir, lo sé: he sido leal siempre, aun costándome, en algunas ocasiones, serios disgustos. He sido leal siempre aun jugándome, lo sé, aquello que más aprecio y precio. Y sé, también, que el valor de eso es el mínimo frente al valor de conciencia que conlleva, que es el máximo, porque la lealtad es idealismo puro.

No tengo ninguna duda de que en política no son pocos los leales. Los hay, de verdad, yo he conocido a alguno de una y otra organización. Pero en política es tan difícil serlo que aquellos que lo son, aquellos que lo somos, nos convertimos en idealistas. Y ser idealista es ser un romántico y ser un romántico en la vida, en la política, en la empresa, es ser un caballero y ser un caballero es algo que en este mundo en el que nos movemos, prácticamente es inexistente.

Hay quien sólo es leal a sí mismo. Con eso se justifica. Fíjate, amigo, que incluso estas personas así luego exigen lealtades a aquellos que les rodean y se creen con el derecho de criticarlas o menospreciarlas. Eso no vale, nunca vale.

Tristemente -o alegremente, depende-, el paso por la política es toda una lección del valor de la lealtad. No es lo mismo en la empresa, en los negocios, en la familia o en lo personal. Aquí, en política, la lealtad se lleva, de una forma u otra, a su máxima expresión tanto como lealtad o, por contra, desde la traición. Porque todo se vive, lo bueno y lo malo, la soledad y la compañía, con una intensidad increíble. La vida es eso cada día: una lección.

¿Qué merece más la pena: ser leal o desleal, ser leal o traidor? ¿qué merece más la pena, amigo, ser un romántico idealista, un caballero, o un cabrón? Depende para quién, entiendo. En mi caso, en el tuyo -creo-, lo hemos tenido siempre claro.

Ten en cuenta una cosa, amigo: quién es desleal lo es y será siempre, incluso a sus más cercanos, a sus íntimos. Sus intereses personales están y estarán siempre por encima. Suele ser ese tipo de personas falto de confianza hasta consigo mismo. Personas que venderían -y no es un dicho- a su mujer por unos duros o a su madre por cuatro hectáreas de tierra. Son así y no lo pueden remediar. Es algo enfermizo y dañino. Es su propia autodestrucción en el tiempo. 



Yo he tenido la mala suerte de conocer y sentir la deslealtad de muchos. Joven -me creo- pero con experiencia y años de caminar en la vida; tiempo suficiente para vivir momentos y sentir los dolores de la experiencia. También este tiempo me ha dado el infinito honor de aún en los peores momentos tener una persona leal a mi lado. Y sentir eso, amigo, y te lo digo a ti, no es sólo un honor sino tener un tesoro que muchos quisieran para sí.

La lealtad es un compromiso y una obligación no sólo con los demás sino contigo mismo y con tus ideas y creencias. Porque el que no es leal a las personas que representan los ideales, los proyectos en cada momento, tampoco lo será jamás a las ideas representadas. Así es y puedo poner innumerables ejemplos vividos en el entorno. Ojalá y no fuera así. La lealtad implica muchísimos compromisos.

Seguro que tendremos muchos momentos de debilidad en nuestras vidas, así es el Hombre. Pero al final te queda la Verdad, el Camino (Tao) y lo que vulgarmente se denomina 'dormir con la pierna suelta', en Paz durante toda la noche. No es fácil. Claro que no. ¿Qué es fácil? 

Lo fácil es hacer la pelota y reírle las gracias al que nos paga. Eso es lo fácil. Lo fácil es decir lo que quiere escuchar el otro, aunque sabemos que no lleva razón. Eso es facilísimo. Eso yo nunca lo he deseado ni para mi.



Creo que tú y el resto de mis Amigos -y digo Amigos- saben de lo que hablo y del valor que representa para mi la lealtad. Saben que les soy leal. Si alguno lo dudara, sinceramente, no merecería serlo. 

Mi partido, la organización en la que creo y defiendo sus ideas -y esto nunca está ni estará reñido con la discusión y el debate interno de proyectos y posicionamientos- saben y conocen de mi lealtad. 

A estas alturas de la vida ya no se demuestra nada, todos y cada uno de nosotros estamos más que 'calados'. Y lo que yo valoro como más importante, mis equipos, desde las pequeñas o grandes responsabilidades que he tenido, a todas esas personas que dependen o han dependido de mi, les he sido leal. Porque una de las esencias de la lealtad es esa: no sólo ser leal a los de arriba -eso puede resultar fácil- sino ser leal a los de abajo, a todos. 

Fíjate, amigo, que nunca he dejado tirado a nadie, a nadie, ni siquiera al desleal (todavía recuerdo aquél que me 'robaba' y le mantuve hasta el último día, lo mío, en todo caso, de gilipollas). A veces hay que ser leal hasta con los desleales, por el hecho de tu doble lealtad para con tu organización u empresa. Deben primar más los intereses superiores de la colectividad. La lealtad y el serlo no te obliga a ser gilipollas, pero sí responsable.

A veces hay que ser capaz de jugar para ver hasta dónde llegan los demás, para ver dónde está el límite de cada persona. La prueba final, la importante, amigo, te la dan desgraciadamente los malos momentos, los problemas. Ahí es donde verdaderamente aparece el 'leal' y, desgraciadamente, el 'desleal'. No le deseo a nadie, a ti tampoco, que se vea en momentos así, aunque el hecho de vivirlos es toda una experiencia vital. En esos momentos son en los que tu familia -y no toda-, los más cercanos, es la que te demuestra la máxima lealtad, la incondicional, y luego aquellos que sin serlo, sin llevar tu sangre, se comportan como tal, o más, esos pocos 'escuderos', Amigos, de la Verdad, del idealismo y el romanticismo, esos pocos que te creen y son capaces de 'morir' defendiéndote. Joder, eso es belleza espiritual y grandeza. Esa prueba hay que vivirla leche.

Nunca un líder podrá serlo si para llegar a ello ha tenido que ser desleal. 

Y desleal es:

"- Las críticas que se hacen de las personas, haciendo hincapié en sus defectos, lo limitado de sus cualidades o lo mal que hacen su trabajo.

- Divulgar las confidencias que se nos han hecho.

- Quejarnos del modo de ser de alguien y no ayudarlo para que se supere.

- Dejar una amistad por razones injustificadas y de poca trascendencia.

- El poco esfuerzo que se pone al hacer un trabajo o terminarlo.

- Cobrar más del precio pactado."

(Y esto lo adquiero, copio y hago mío de un articulillo que leí hace tiempo)

Ni más ni menos ni menos ni más. Aquél que así sea tiene escrito su final como líder y como persona, el dios de cada uno dirá, no hace falta más.

Sé que es muy difícil ser leal, lo sé, lo he vivido y lo vivo cada día. Incluso ser 'leal', dependiendo para cada persona, pude tener diferentes interpretaciones: la única, la mejor, la que merece la pena, la personal.

Getafe, mi pueblo, amigo, es una escuela para todo en la vida. Yo diría casi más: una Universidad dónde se experimentan y se viven cada una de las virtudes humanas, pero también las miserias. Y es un máster en política a todos los niveles. 

No dejes de aprender y no te dejes amedrentar por los momentos. No hay que dar importancia a aquel que no merece ni tenerla. Transmite eso a todos aquellos que te sientan y sientas como yo, leales.

Hay una película que yo veía -y veo- en momentos en los que me sentía y me siento como tu puedes sentirte: 'El último Samurai'. Te la recomiendo hoy y mañana y pasado, siempre. Es una película que también dedico a los políticos en flor y a aquellos que, por más que lo intenten, no llegarán a florecer nunca porque no han sido capaces de echar raíz.

Escribir desde la lealtad, desde la experiencia, es difícil y complicado, pero un placer del que muy pocos pueden disponer. Quién sabe si el sentido y sentimiento que me llevan a escribir esto hoy cambiará mañana. Al menos hoy, en este presente, amigo, tengo lo suficiente para expresar con orgullo y honor algo que otros no podrán jamás ni imaginar ni nombrar.

Estas líneas, reflexiones inconexas, absurdeces o no, las he escrito en la soledad tranquila de esos momentos que te permite la lealtad: a la vida, a las ideas y creencias, a las personas, a los Amigos y a ti mismo. Y esta noche volveré a salir a correr, tranquilo, como siempre y pensando que algún personaje ajeno pueda entender algo más mis palabras. 

Y luego, en la oscuridad de la noche, cerraré los ojos y dormiré feliz, con mis 40 y con la conciencia tranquila del trabajo bien hecho y de tener, al menos, alguna idea por la que luchar lealmente y algún amigo por el que dar la cara, también, desde la lealtad.

Un abrazo Amigo.

Portada Vanity Fair Mayo


Una portada (nº 9, mayo) sin censuras, una portada llena de belleza y poesía. Una fotografía que merece la pena visualizar: Impresionante.
La revista Vanity Fair en versión española va superándose.

Dice Platón que...

"El Tiempo es el símbolo en movimiento de la Eternidad inmovil."

sábado, 18 de abril de 2009

Lo que para uno es perfecto, para otro es imperfecto. Es la teoría de los polos opuestos, es la teoría de la vida, es la teoría de la existencia. ¿Sería diferente si para todos todo fuera perfecto? Sería aburrido.

viernes, 17 de abril de 2009

Israel...


Me ha gustado muchísimo esta fotografía que he encontrado por ahí, en el facebook. Una imagen siempre vale más que mil palabras. Mejor así.

Dice Andrés Trapiello que...

¿A qué lengua se traduce la lluvia?
¿Cuántas sílabas forman el perfume que la rosa destila?
¿Con qué rima
uncirías las olas de la playa?
¿Serías tú capaz de discernirlos hemistiquios en el beso último
de dos amantes, y ponerle acentos
al silencio sutil de sus pupilas?
¿Qué humana ortografía serviría
para ese ladrido que a lo lejos
se oye en plena noche o para el pulso
que late en todo astro, incluso muerto?
Dime con qué alfabeto se transcribe
el sueño de la vida,
dímelo en palabras, que son merma,
sin rima, sin acentos, sin medida,
Y luego, habla.

jueves, 16 de abril de 2009

Dice Omraam Mikhaël Aïvanhov que...

“No os planteéis demasiadas preguntas sobre la utilidad de hacer el bien. Todo lo bueno que podáis hacer, bien sea con actos, con palabras, con sentimientos o con pensamientos, hacedlo, y dejad después que el tiempo termine su obra. Incluso aunque lleguéis a olvidarlo, un día, sin saberlo vosotros, este bien os perseguirá para recompensaros. Y añadiré aún esto: aprended a hacer el bien sin decir nada, sin querer que se sepa que sois vosotros quien lo habéis hecho. Así, no sólo sentiréis una alegría secreta, sino que despertaréis en los demás algo bueno: se sentirán obligados a preguntarse quien es este ser magnífico que no quiere mostrarse, y esto les impulsará a actuar de la misma manera hacia los demás”.

miércoles, 15 de abril de 2009

Restaurante 'Finos y Finas'





Cuando cambié mi lugar de trabajo, además de las responsabilidades de uno y otro (diferentes pero a cuál más satisfactoria), te ves obligado también a cambiar tus hábitos, tus lugares y rincones favoritos de todo tipo.






Uno de los primeros cambios fue encontrar algún que otro espacio/restaurante que me permitiera realizar mi comida diaria no siempre acompañado. Y es verdad que no es lo mismo comer con gente que a solas. No todos los restaurantes valen, es algo bastante personal. Cuando comes con otras personas (trabajo, amigos, familia) el lugar debe reunir unas condiciones, para mí, fundamentales en imagen, presencia, servicio y calidad, pero además, cuando lo haces 'solo' (y yo al menos una o dos veces por semana gusto y necesito de comer así) requiere algo más. Debe ser más, debe convertirse en ese lugar que te haga sentir, en su conjunto, plenamente cómodo y a gusto.

Comer solo, para muchas personas puede resultar algo catastrófico o fuera de la normalidad. Creo, incluso, existe un libro que lleva el título de "Nunca comas solo". Una gilipollez más del marketing comercial en busca de lectores necesitados de ideas pseudoempresariales. Yo defiendo y aconsejo todo lo contrario: de vez en cuando es saludable comer solo. Yo lo recomiendo con la máxima sinceridad. Y para ello, cada uno busca y elige sus rincones, a veces venidos por la cercanía, pero siempre, está claro, son aquellos que te hacen sentir a gusto y como en 'casa'.







Así encontré este fantástico lugar/restaurante: 'Finos y Finas'. Cerquita de la oficina, en Ramón de la Cruz, acogedor, sencillo pero elegante y con esas personas en el servicio que guardan la distancia necesaria para hacerte sentir la confianza sin el exceso, con el respeto y con la extraordinaria profesionalidad que se requiere en cualquier establecimiento público.




En Finos y Finas el ruido acompaña y te deja pensar mientras las personas que te sirven, los camareros, corren de negro, de un lado a otro, por ese pasillo sin fin, tratando de conseguir la rapidez justa en cada plato. Te sientes a gusto, te miman desde la seriedad y la distancia.


El restaurante tiene una carta digna y alegre, llena de sabor y artesanía con toques experimentales bajo una base mediterránea. No te cuesta elegir porque cualquiera de los platos, sea de menú sea de carta, están preparados con esmero y con el toque de un excelente cocinero.

Yo siempre comienzo con una caña en la barra: pequeña pero justa, la barra y la caña. Ya me siento casi todos los días en la misma mesa y termino siempre con un pacharán (de esos que me saben a gloria), tranquilo, pensativo, ordenando ideas, a veces con un lápiz en la mano, escurriendo notas o versos, ajeno al movimiento.

He cogido, tras cerca de un año, cariño a este lugar. Y lo recomiendo no sólo porque me gusta sino porque tiene una calidad extraordinaria en toda su carta. Los miércoles el cocido es de chuparse los dedos y el resto de la semana tienen un menú del que muchas veces es difícil despegar. Pero la carta, de un precio asequible, es digna de degustar. Por cierto, tienen esos caldos/vinos que refuerzan el paladar y te dejan el gusto justo para continuar el trabajo en la tarde.

Por cierto, el libro 'Otros 20 magníficos' de Emiliano Suárez Pascual, que recoge, de forma excelente, una guía (segunda guía) con 20 lugares gastronómicos emblemáticos de nuestra ciudad, no deja pasar, entre éstos, al Restaurante Finos y Finas.




A veces la mejor comida se da con el 'mayor silencio'.


















Me han rodeado las sombras...

Me han rodeado las sombras
de unos versos inacabados
de esos que se derraman
lentos
para dejar las palabras
desparramadas a ciegas
huérfanas
en los rincones
de estas servilletas...
No hay versos que terminen
nunca
si uno no quiere
ni poema que encuentre
siempre
su final
si la pluma del poeta
no lo guarda.
Te persiguen por eso
como a mi
aquellos que vas dejando
en ese camino tormentoso
abiertos
como historias inacabadas
como heridas sin cicatrizar
sedientos,
como casi todo,
de un final...

lunes, 13 de abril de 2009

Que la vida cada día te ensaña más; no es un dicho sino un hecho. Y yo, que no he sido de esos a los que les gusta mantenerse quietos, sino que allá dónde había charco en que meterse o mojarse, allá que me metía, me ha hecho aprender mucho más.
Y llega un día en el que uno se acuesta, se tumba en la cama, mira al techo y piensa que ¿para qué?. Para qué habrá servido mojarse tantas veces, para qué tantas tensiones generadas, para qué dar la cara por unos y otros, para qué tanto desgaste si al final, al final de nuestro camino, el único que te agradece y siente es, sin lugar a dudas, tu corazón que duerme y habita tranquilo dentro de ti...
A por el próximo charco.

Centro Educación Especial Rivas Vaciamadrid


domingo, 12 de abril de 2009

'Nuevas cartas a un joven poeta' de Joan Margarit

Lo reconozco, pido perdón, se coló ayer a mis otras lecturas. Lo compré el martes porque me interesó desde su título: emulación, contestación, continuación de 'Cartas a un joven poeta' de Rainer María Rilke. Ayer, tímidamente, lo cogí para ojear la introducción. No pude dejarlo hasta el final. Me encontré con cerca de 90 páginas de pasión sobre la poesía. Y sí, claro que sí, me dejaron ese sabor de boca que años atrás había dejado Rilke; pero ahora con una perspectiva mucho más actual.

Joan Margarit (Sanaüja, 1938) escribe un libro intenso y apasionante sobre el arte y pasión de la escritura poética: la necesidad, la inspiración, la lectura, la soledad, la tradición... Sus páginas, son una lección, una reflexión personal, para aquellos que aman la poesía desde la perspectiva creativa.



Me ha encantado este libro. Me ha encantado que se haya colado a los que en estos días pretendo leer. Ha merecido la pena y, de verdad, cuando ayer tarde leí la última página, me llené, también de esa pena del que acaba algo que no desea terminar.

Dejo aquí algunas de sus reflexiones:



"El poeta auténtico, por joven que sea, puede que dude acerca de en qué momento de su aprendizaje se encuentra, pero pienso que sabe perfectamente que él es un poeta, y nunca preguntará por esta cuestión."

"Escribir poesía es una operación que trata de reunir en un solo flash -el poema- sensaciones, sentimientos, experiencias de sentimientos e intuiciones que se combinan mostrando un reflejo de la verdad. Pero este flash tiene lugar, al principio, sólo en la mente del poeta."

"Ser poeta es una manera de ser o de estar en el mundo."

"Para escribir un poema no hay unas condiciones mejores que otras: se impone la necesidad de buscar, encontrar, escribir, reescribirlo, trabajarlo hasta el final. Si un poema puede esperar, es que no ha encontrado a nadie que lo escriba. Más todavía: si quien tiene la pretensión de se poeta no sabe convertir cualquier situación personal -por difícil que sea- en una situación donde su obra continúe, es que se está equivocando. Si uno no puede dárselo todo a la poesía -y todo quiere decir toda la verdad que haya en su vida- no se debe continuar."

"El poeta no habla de lo que quiere hablar, sino de lo que puede y necesita decir, suele pasarse media vida buscándolo."

"El poema es una especie de partitura, abierta por tanto a muchas interpretaciones posibles."

"La poesía no es que sea la antesala de la soledad, es que es la soledad misma."

Y termina:

"Este es el objetivo, tanto de quien escribe como de quien lee poesía: alcanzar cada uno su propia manera de hacer frente a la solead."

Pero yo creo que lo mejor es que lean, si aman la poesía, este breve pero inmenso libro.

IX Media Maratón Madrid: algunas fotos.

Me han llegado algunas fotos de la IX Maratón de Madrid. No es que merezcan la pena, más que para el recuerdo del día, pero aquí las dejo.

























Dice Joan Margarit que...

"no me interesa el poema que no contribuya a hacerme mejor persona, a procurarme un mayor equilibrio interior, a consolarme, a dejarme un poco más cerca de la felicidad, sea lo que sea lo que signifique ser feliz."

y yo lo comparto.

sábado, 11 de abril de 2009

Déjate llevar por esas pequeñas locuras que la vida te pone en el camino; si pasas de largo, si no te detienes en ninguna, no volverás a tener la oportunidad ni la experiencia de volver a vivirlas. Qué aburrido sería el trayecto.

El último verso...

Me gustó tanto compartir lo que en él expresaba, que más que hacerle un comentario, lo que he querido es apropiarme de sus palabras y dejarlas escritas por aquí para que puedan disfrutarlas doblemente.
Los últimos versos de un poema, ese final que el poeta decide llevar a cabo -nadie es dueño del final de un poema más que el propio autor- da comienzo en vida de aquél que lo lee. En ese momento nace verdaderamente el poema. Un poema que no es leído muere. Puede ser leído y releído por el autor o, tomando ese relevo ya vivo, por otros lectores. Es el momento en el que el poema recobra la libertad y comienza ha crear nuevos significados.

Dice:

Después del último verso de un poema está el comienzo y está la mirada que se recoge hacia dentro. Es la culminación inspirada y es cuando el lector toma el relevo y la iniciativa. El último verso es el nexo entre la revelación del misterio y la escucha del alma. Ahí, en esas pocas palabras, está el clímax de una vida, o la expectativa, o el desahogo, o la esperanza. Está la idea con la que se queda el lector, la síntesis del dolor, el eco de una pasión o un trazo de belleza. Terminas de leer el poema y cierras los ojos. Sabes que en realidad no termina nada, que después del último verso sientes la ebullición de algo que no sabes explicarte bien, pero que está allí: en tu interior. No es una reflexión, ni una ficción. Es la sed que tenemos, el anhelo de trascender la fonética de nuestras vidas y la materia y las ruinas del tiempo y sus delirios. No es sólo filología de lo que se trata. Si sólo fuera eso la poesía habría dejado de ser hace muchos siglos. El último verso se prolonga en el temblor del aire, en la fragua del cielo o en el asombro de los sueños. Por eso me ha extrañado tanto leer a Joseph Brodsky en su libro Menos que uno, que “después del último verso de un poema no hay nada, salvo la crítica literaria”. Y no acabo de entender está postura tan nihilista en alguien como él. Después de un poema queda toda una aventura espiritual, quedan multitud de relecturas y perspectivas. En una palabra: queda todo. Cada lector descubre un matiz nuevo a cada lectura. La crítica literaria desmenuza el lenguaje, el estilo, las cabriolas de los signos, las influencias, los distingos… Pero lo que el lector quiere de verdad es hacerse con el alma, con la vida que nace después de pronunciar la última palabra. El poema empieza justamente ahí, cuando parece que termina.

La Pascua Judía

Para los que les interese saber, he recopilado algunos textos sobre la Pascua Judía. Conocer algunas de nuestras raíces nunca viene mal, saber más tampoco... Para hablar es indispensable SABER.

Un alto en el camino para aquel que lo desee:


Pascua o Pésaj, como se llama esta festividad en hebreo, conmemora la liberación de los Judíos de Israel de más de dos siglos de esclavitud en Egipto y recuerda el éxodo en masa de los judíos de ese país hace unos 3.300 años. Es la historia de la servidumbre que se hizo cada vez más opresiva y de los sufrimientos de Israel, la Misión encomendada por Dios a Moisés y a su hermano Aarón, sus esfuerzos incansables para asegurar la liberación de su pueblo, la obstinada oposición del Faraón egipcio, la serie de catástrofes ordenadas por la Divinidad que provocaron finalmente un cambio de opinión temporario en el Faraón y la huída de los israelitas - todo esto está relatado en Exodo, Capítulos del 1 al 15. Este suceso se convirtió en el punto central de la historia del pueblo judío porque cristalizó su identidad nacional y señaló su nacimiento como pueblo libre; asimismo, como resultado de las lecciones aprendidas de la experiencia de la esclavitud en Egipto y de la redención, proporcionó este episodio histórico un sólido fundamento a muchos de los conceptos más importantes de la fe y la ética judías.

La Torá denomina a Pésaj como "La Festividad del Pan Acimo" (Jag hamatzot), observancia con la que se la identifica en su forma más característica. En el libro de oraciones también se denomina "la fecha de nuestra liberación" (Zemán jeruteinu) que es su tema dominante.
El nombre de Jag Hapésaj, en su significado de "Festividad Pascual" es, sin embargo, el más común. Pésaj se refiere a la ofrenda pascual hecha en la víspera de la festividad, que conmemora la promesa de Dios de que "pasaré de largo sobre vosotros y no habrá en vosotros plaga de mortandad" (Exodo 12:13). El nombre de Pésaj (Pascua) es también el que se utiliza generalmente en la Mishná y en toda la literatura rabínica.El significado agrícola de Pésaj es que señala también el temprano período de la cosecha en la tierra de Israel. La cosecha de la cebada está señalada por la ofrenda especial ofrecida del Omer en el segundo día de la Pascua.
Leyes de Jametz y Matzá

Por siete días comeréis panes ácimos. (Exodo 12: 1 5)
Ninguna cosa leudada comeréis; en todas vuestras moradas comeréis panes ácimos (matzot).(Exodo 12:20)
Es característico de Pésaj comer únicamente pan ácimo (matzá) y las estrictas prohibiciones de poseer, así como de comer, pan leudado o cualquier otro alimento que posea levadura (jametz). "Porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será borrado de Israel" (Exodo 12:15). Y nuevamente "Por siete días no se hallará levadura en vuestros casas; porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, será borrado de la congregación de Israel" (Exodo 12:19).Estos preceptos se encuentran entre los que fueron transmitidos a los lujos de Israel por Moisés antes de la salida de Egipto y de su liberación de la esclavitud. "Y guardaréis (la festividad de) los panes ácimos ... guardaréis esta fecha, de generación en generación, como institución perpetua" (Exodo 12:17).También está prohibido poseer jametz durante Pésaj, inclusive si no se lo come. "Y no se verá contigo nada leudado, ni levadura en todo tu territorio" (Exodo 13:7) y "Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas . . ." (Exodo 12:19).

Estas prohibiciones (que no debe verse ni encontrarse nada leudado no se aplican al jametz que pertenezca a un no-judío. Cuando un no-judío se encuentra de visita, trabaja, o alquila una habitación que pertenezca a un judío, no le está prohibido traer jametz a esos lugares. Este jametz del no-judío debe, sin embargo, estar limitado a sus propias habitaciones y separado de tal manera que no pueda ser tomado inadvertidamente por un judío.

También está prohibido obtener algún beneficio, ganancia o ventaja del jametz, durante esa semana, inclusive si éste pertenece a un no-judío.

La prohibición de comer comida leudada y la prohibición contra agentes leudantes (como por ejemplo la levadura) es la misma y equivalente en todos los sentidos.
La prohibición de la Torá contra el jametz entra en vigencia a mediodía del día catorce de Nisán (La festividad en sí sólo comienza al anochecer). Para evitar una transgresión involuntario del período preceptuado por la Biblia los Sabios adelantaron el período de prohibición por dos horas, permitiendo comer jametz sólo durante el primer tercio del día (generalmente hasta las 9:15 o 9:30 de la mañana). La duración del día se cuenta desde el amanecer hasta la caída de la noche.
En la Diáspora - todos los países fuera de Israel - las leyes referentes al jametz se extienden por un día suplementario, ya que el Pésaj se debe observar en la Diáspora durante ocho días.
¿Qué es jametz?- Jametz es cualquiera de los cinco cereales principales: trigo, centeno, cebada, avena, y escanda, que haya estado en contacto con agua durante dieciocho minutos por lo menos. Se considera que este grano - harina inició el proceso de fermentación. - Jametz es toda comida preparada con cualquiera de esos granos y en las que éstos se encuentren como ingrediente, aún en las cantidades más ínfimas. La única excepción es la matzá que constituye el preceptuado pan sin levadura y en cuyo horneado se han adoptado todas las precauciones necesarias. La matzá en la que no se tomaron las precauciones necesarias para impedir el comienzo del proceso de leudación, se convierte en jametz. Esta es la razón por la que la matzá producida para el consumo diario durante el año debe señalar en su envoltorio: "No apta para Pesaj "
- El uso de vajilla y utensilios en los que pudo quedar la más mínima partícula de jametz, está prohibido durante Pésaj, a menos de que se posible hacerlos coser y de que ésto se haga con la debida antelación.- Hornos y cocinas utilizadas a lo largo del año no pueden ser utilizadas en Pesaj a menos que hayan sido limpiados y hechos casher según los procedimientos prescritos.
- Aunque no están clasificados por la definición bíblica como jametz, los judíos ashkenazitas siguen la costumbre de no comer en Pésaj arroz, maíz, maníes y otros vegetales de la familia de las leguminosas, considerándolos como si fueran jametz. La razón de esto se debe a las violaciones que resultaron de la confusión entre estos productos que a veces fueron molidos y hechos harinas y horneados como "pan" frente a los "verdaderos" panes hechos de los cinco cereales que son jametz.
¿Qué no es jametz? Todo lo demás está permitido, a menos que haya sido preparado en utensilios jametz o mezclado con ingredientes jametz, lo que convertiría inmediatamente en prohibido toda la preparación. Las siguientes categorías de alimentos no son en sí mismas jametz:
- Carne, aves, pescado.
- Todas las frutas.
- Todos los vegetales (con la excepción del maíz, el arroz, y las leguninosas entre los judíos ashkenazitas).
- Todas las especias.
- Los productos lácteos.
Para garantizar que todos los alimentos procesados en forma industrial no contengan ingredientes que los puedan convertir en prohibidos para Pésaj, es conveniente adquirir todos los alimentos envasados, embotellados y que hayan sido autorizados por las autoridades rabínicas competentes llamadas a supervisar la preparación de los productos de la compañía. Las materias primas o los productos frescos incluídos en las primeras cuatro categorías enumeradas anteriormente no requieren una autorización especial.
Los productos fabricados con jametz que no son comestibles -inaptos para el consumo humano o el animal- no necesitan ser tratados como jametz en los que respecta a su posesión, utilización o derivación de beneficios que de ellos se puedan obtener. Las prohibiciones bíblicas se refieren solamente a los productos comestibles tanto para los humanos como para los animales.
¿Qué es matzá? Matzá es una oblea sin levadura preparada con agua y harina de cualquiera de los cinco cereales nombrados: trigo, centeno, cebada, avena o escanda. Debe vigilarse cuidadosamente estos granos y la harina de ellos resultante para evitar cualquier contacto prematuro con el agua o con cualquier otro agente leudante. Todo el proceso del horneado no debe sobrepasar los dieciocho minutos desde el momento en que el agua y la harina se han mezclado en una masa.
En la actualidad la mayoría de la matzá se prepara a máquina, aunque hay todavía algunas personas que prefieren preparar la matzá a mano. El perfeccionamiento de la maquinaria moderna para mezclar la masa, etc., no sólo hizo posible una matzá de mejor calidad y de un nivel más elevado, sino que también aseguré mayor celeridad en el proceso de preparación, reduciendo de esa manera el peligro de leudado.

No tiene importancia si la matzá es redonda o cuadrada; la forma no tiene ninguna significación especial.
Una vez horneada, la matzá no está expuesta al leudado. De esta manera se preparan diversos productos con la matzá terminada que puede ser partida o molida en farfel de matzá, hojuelas de matzá o harina de matzá (un producto parecido a una harina gruesa que puede utilizarse para hornear tortas, etc.).
¿Qué es matzá shemurá? "Shemurá" significa guardada o vigilada. Deriva del versículo, "y guardaréis (la festividad de) los ácimos (matzot)" (Exodo 12:17), que también connota "y cuidaréis las matzot" (para que no se transformen en jametz). En la opinión de la mayoría de los sabios -y estas es la Halajá- este cuidado se requiere solamente desde el momento en que el grano se transforma en harina. Debido a que toda matzá horneada para su uso en Pésaj, es cuidada de esa manera (mishaat tejiná) - desde el momento de su molienda, técnicamente toda matzá casher para Pésaj es matzá shemurá.Sin embargo, en vista del hecho de que algunos sabios eran de opinión de que es necesario cuidar el trigo de la matzá para que no entre en contacto con el agua desde el momento de la cosecha (mishaat ketzirá), las personas que son particularmente escrupulosas en estos asuntos ponen cuidado especial por comer solamente la matzá que posea esa medida suplementaria de vigilancia (Shemirá). Algunos lo hacen durante toda la semana de Pésaj; otros solamente para la noche del seder. Actualmente el términ matzá shemurá se aplica generalmente a esta matzá vigilada desde el momento de la cosecha.
En tanto que el jametz está prohibido durante toda la semana de Pésaj, comenzando por la mañana que precede el comienzo de la festividad, el precepto de comer matzá se aplica solamente a la(s) noche(s) del séder (y el precepto se cumple comiendo por lo menos un trozo no más pequeño que el tamaño de una aceituna grande [kezait]). Después de la(s) primera(s) noche(s), comer matzá es absolutamente optativo. Ningún precepto se viola, siempre que no se ingiera jametz
Debido a que no está permitido derivar ningún beneficio del jametz no se debe alimentar con él, (comida que contenga cualquiera de esos cinco cereales) ni siquiera a las propias bestias o animales domésticos. Si no fuera posible cambiar la dieta del animal durante esta semana, debe procederse a la venta del animal a un no-judío y el bestia debe entregarse efectivamente al comprador. El no-judío debe saber que después de Pésaj habrá interés en comprarlo nuevamente, incluso a, un precio mayor.
Fuente: http://www.tora.org.ar/tema.asp?idtema=33

Y algo más...
LA PASCUA JUDÍA

EL SIGNIFICADO DE LA PASCUA
Pascua (Pesaj) significa paso, el paso de la esclavitud a la libertad.

SACAR LA LEVADURA (Bedikat Jametz)
Antes de empezar la Pascua, toda la levadura, que es símbolo de pecado (I Cor. 5:6-8), debe ser quitada de la casa judía. Se limpia la casa de arriba a abajo sacando cualquier cosa que contenga levadura. Después, la noche antes de la Pascua, el padre de la casa toma las herramientas tradicionales de limpieza: una pluma, un cuchillo de madera y una bolsa y busca por toda la casa cualquier pedazo de levadura que halla sido olvidada
LAVAR LAS MANOS (Urjatz)
Una vez que la levadura es sacada, la familia se sienta alrededor de la mesa y ceremonialmente lava las manos con un aguamanil y una toalla.
ENCENDER LAS VELAS (Jadelaket)
Cuando la casa y los participantes están limpios ceremonialmente, la celebración del Seder puede comenzar. La mujer de la casa dice una bendición y enciende las velas de la Pascua.
HAGADA
Hagadá significa "contar la historia" de la Pascua. La historia se basa en la respuesta a cuatro preguntas hechas por los hijos. Una de ellas es: ¿Por qué ésta noche es diferente de todas las otras noches? El padre procede a contar la historia del éxodo de Egipto, leyendo del libro "el Hagadá" y usando símbolos y lecciones prácticas para mantener el interés de los más pequeños.
LA PRIMERA COPA DE VINO (Kadesh)
El Seder comienza recitando antes de tomar la primera de las cuatro copas de vino: "Bendito seas Tú, Adonai nuestro Dios, rey del universo, quien creó el fruto de la vid".
LA SEGUNDA COPA DE VINO (Mishpat)
La segunda copa es para que recordemos las diez plagas y el sufrimiento de los egipcios cuando endurecieron sus corazones contra Dios. De manera que no nos regocijemos por el sufrimiento de nuestros enemigos (Prov. 24:17), derramamos una gota de vino (lo cual es un símbolo de gozo) mientras recitamos cada una de las diez plagas, recordando de ese modo que nuestro gozo disminuye con el sufrimiento de los demás.
AFIKOMEN (Yajatz)
Una tradición muy curiosa aparece ahora. En la mesa hay una bolsa con tres compartimentos y tres pedazos de matzos (mazorcas). La matza del medio se saca, se quiebra y la mitad se pone de nuevo adentro de la bolsa. La otra mitad se envuelve en una servilleta de lino y se esconde, para ser sacado después de la cena.
EL PLATO DEL SEDER
Los rabinos han desarrollado una serie de lecciones objetivas para mantener la atención de los pequeños durante la celebración Pascua. Estas cosas son probadas por cada persona, mientras reciben la instrucción de sentirse como si estuvieran ellos huyendo de Egipto.
KARPAS
La primera cosa que se prueba son las karpas, normalmente perejil, el cual es un símbolo de vida. El perejil está sumergido en agua salada, un símbolo de lágrimas, y se come para que recordemos que la vida de nuestros antepasados fue "sumergida" en lágrimas.
BEITZAH
Un huevo (marrón) esta sobre el plato del Seder para que pensemos en el diario sacrificio quemado que no se puede ofrecer por falta del templo de Jerusalén. En la mitad del Seder de la Pascua la gente ve que no tienen la posibilidad de hacer un sacrificio que los justifique delante de Dios.
MAROR
Usualmente consiste en rábano picante picado y se come lo suficiente (con Matzo) para producir lágrimas. La idea es que no podemos apreciar la dulzura de la redención sin experimentar la amarga esclavitud.
JAROSET
El Jaroset es una mezcla dulce de manzanas picadas, nueces picadas, miel, canela y un poquito de vino rosado por el color. Esta mezcla dulce, marrón y pastosa es símbolo del cemento que nuestros antepasados usaron para construir ladrillos en la tierra de Egipto. ¿Por qué recordamos una experiencia tan amarga con algo tan dulce? Los rabinos tienen un buen discernimiento: aún la más amarga de las tareas puede ser dulce cuando se acerca la redención.
UN HUESO DEL CORDERO
En cada casa judía, en cada plato de Seder, hay un hueso de cordero sin carne. En el libro de Éxodo, los primogénitos judíos eran salvados del ángel de la muerte por la aplicación de la sangre de un cordero inocente, sin mancha, en los dinteles de sus puertas de esa manera Dios llevó el pueblo desde la esclavitud hacia la libertad.
LA CENA
¡Ah! A pesar de las maravillas de la tecnología moderna, todavía no podemos traerles la parte más memorable de la Pascua: la cena. ¡Exactamente como la abuela solía hacerla! Imagina: la sopa de pollo caliente; bollos de matzo; algún matza; rebanadas de pescado casero con rábano picante que te hace llorar; más matzo, hígado picado con cebollas fritas sobre lechuga; más matzo; ensalada; más matzo; más cebollas fritas; más matzo y esta es la entrada!
Después viene la cena: ¿puedes olerla? Un pecho de res tierna con repollo; más matzo; pollo saltado; pollo al horno; pollo estofado; pollo hervido; pollo asado; pollo cocido y más matzo; un pavo entero al horno, más matzo, chauchas cortadas con cebollas; más matzo; batatas; más matzo; puré de papas nadando en manteca y más matzo.
¿Están listos para el postre? Tienen que esperar, porque ahora es tiempo de continuar con el Seder.
BUSCAR EL AFIKOMEN (Pedazo de Matza)
Después de terminar con la cena, el líder del Seder permite que los chicos vayan a buscar el Afikomen envuelto en la servilleta de lino y escondido antes de cenar. La casa está en desorden mientras todos tratan de ser el primero en encontrar el Afikomen y ganar el premio que el abuelo paga. Cuando el líder recupera el Afikomen, él lo quiebra en pedazos y le da un trozo pequeño a cada persona sentada alrededor de la mesa. Hay judíos que no entienden esta tradición pero las tradiciones no tienen que ser entendidas - solamente seguidas. Sin embargo, muchos creen que los pedazos de Afikomen traen una vida buena y larga para aquellos que los comen.
LA TERCERA COPA
La tercera copa de vino se toma después de la cena. Es la copa de redención, para recordar el derramamiento de la sangre del cordero inocente que nos redimió de Egipto.
LA CUARTA COPA
La cuarta copa es la copa de "Hallel." Hallel en hebreo significa "adoración,"
LA COPA DE ELIAS
En cada mesa preparada para la Pascua queda un lugar vacío para Elías el profeta, huésped de honor en cada mesa de la Pascua. El pueblo judío espera que Elías venga en Pascua y anuncie la venida del Mesías (Malaquías 4:5). Por eso se prepara un lugar y se sirve una copa de vino y sus corazones esperan ansiosamente el regreso de Elías anunciando las buenas nuevas. Cuando la cena se termina se manda un chico a la puerta a abrirla y ver si esta Elías. Cada año, el chico regresa desanimado y el vino se derrama sin que nadie lo tome.
Fuente: http://www.camino-neocatecumenal.org/NEO/hebreo/lapascuajudia.htm

Jag Sameaj Pesaj