martes, 31 de marzo de 2015

¿Qué es la Masonería? Preguntas y Respuestas (I)

¿Qué es La Masonería? 




La Francmasonería o Masonería es una de las más antiguas fraternidades iniciáticas que tiene como fundamento la creencia en un Ser Supremo, expresado bajo el nombre de Gran Arquitecto del Universo. Como Orden iniciática Tradicional que busca el perfeccionamiento del ser humano, consiste en la transmisión y enseñanza de un método, el ritual y simbólico, por cuyo conocimiento y asimilación el masón está en condiciones de aplicarlo a sí mismo y a su entorno social.

La Francmasonería acoge en su seno sólo a hombres libres, mayores de edad, respetables e independientes, solo dependientes de su conciencia y dedicados a poner en práctica un ideal de paz, amor y fraternidad, preocupados en su perfeccionamiento moral así como el de la Humanidad entera. No es una religión, una escuela filosófica, un club, una ONG, una organización metapolítica, una sociedad secreta, ni tampoco una sociedad con secretos. Podemos reconocer algunos rasgos y aplicaciones de estos aspectos en nuestra Fraternidad, pero ninguno de ellos es definitorio en su totalidad de lo que es la Francmasonería. En todo caso se articulan radialmente en torno a lo esencial de la Orden: su sustancia, la hermenéutica de su transmisión y finalidad iniciática.


La Francmasonería deviene en una Institución universal, ética, filosófica e iniciática, que persigue un ideal realizable fundado sobre la razón, la educación, y el trabajo constante y paciente.


La Masonería exige a todos sus miembros el respeto a las opiniones y creencias ajenas y evita toda discusión política o religiosa a fin de constituir un centro permanente de unión fraternal, donde reina una comprensión tolerante y una fructífera armonía entre los hombres. Los masones nos reconocemos entre nosotros como hermanos y consideramos nuestra asociación, libremente consentida a título individual, como una alianza de hombres libres que desean progresar y desarrollarse interiormente en base a unos principios universales.




Preguntas y respuestas

.- ¿Qué es la Masonería?

La Masonería es una institución filosófica, filantrópica y progresista a nivel internacional con casi 300 años de antigüedad cuyo objetivo máximo es estimular el perfeccionamiento moral e intelectual de hombres y pueblos buscando obtener la fraternidad universal; o más escuetamente, es una escuela formativa de hombres. Es una fraternidad que une a sus miembros con un vínculo de armonía, verdad y amor fraternal, que trabajan indefinidamente hacia la conquista del progreso y de la libertad, que se consagran al estudio de las leyes de la naturaleza con el fin de ser útiles a sus semejantes y que cooperan al perfeccionamiento de la humanidad.

Podríamos definirla como la institución orgánica de la moralidad más absoluta, comprendida como uno de los elementos del ideal de los hombres. Su objeto es combatir la ignorancia, el vicio e inspirar amor a la humanidad. Sus principios son la moral universal y la ley natural, dictadas por la razón y definidas por la ciencia.

Proclama como principio fundamental la creencia en la existencia del Gran Arquitecto del Universo, origen de todas las cosas, y en la inmortalidad del alma, pero no admite más diferencia entre los hombres que el mérito y el demérito y no rechaza a nadie por sus creencias u opiniones.

Tiene como objeto enseñar a sus miembros los valores de rectitud, de responsabilidad personal, de mejora moral de la persona y, a través de ésta, mejorar a la Humanidad. Tal tarea la lleva a cabo a través de los rituales propios de cada grado.

Lucha constantemente por la búsqueda de la verdad, el desarrollo de la ciencia, la conquista de la Libertad, desde una posición pacífica y legal, pero manteniéndose firme contra el despotismo político y el fanatismo religioso.

Hay que tener presente que la Masonería, no es un Club, ni es una Organización Benéfica (aunque hace beneficencia) y al ser una Asociación diversa ideológicamente, no propone una acción determinada sobre la sociedad, pero si propone unos valores de cuya presencia en la sociedad pretende hacerse valedora y testigo, sin ningún exclusivismo: valores de tolerancia, libertad, paz, filantropía, defensa de los derechos humanos que exigirán bastante de sus miembros sin retribución alguna.




.-¿Cómo se fundó la masonería? ¿Qué se sabe sobre la antigüedad de la Masonería? ¿Cuál es su origen? ¿Cuándo, cómo y dónde se forma?

A menos que estemos equivocados, a ninguna de estas interrogantes se ha encontrado hasta la fecha respuesta satisfactoria.

Algunos estudiosos de la Orden le atribuyen origen egipcio, remontándose al primer imperio faraónico, hay quienes piensan encontrar el origen entre los Caballeros del Temple o aún remontarlo a los constructores del templo de Salomón, a los esenios o a otras sectas judías, pero estas solo son suposiciones o conjeturas discutibles ya que carecen de fundamento histórico. La mayoría de los tratadistas vinculan el nacimiento de la Masonería a las corporaciones medievales de albañiles, las primeras de las cuales se organizaron en Lombardía hacia el siglo X, y llegaron a tener gran auge en el siglo XIII.

Por otra parte, los mismos autores de estas hipótesis reconocen que no han podido penetrar en el secreto de la Masonería por falta de documentos en los archivos.

Ξ ¿ Cómo se puede, entonces separar lo que es antiguo de lo que es o puede ser moderno?

La verdad es que nadie a ciencia cierta, podrá en muchos años, salvo que se opere un milagro y surja una nueva luz; contestar las anteriores preguntas y satisfacer un sentido anhelo de todos los Masones del mundo.

La teoría que goza de un consenso más amplio entre los historiadores de la Francmasonería hace derivar directamente la Francmasonería especulativa de la Francmasonería operativa. Es decir, las antiguas cofradías o guildas de artesanos canteros (que es lo que significa “masón”) que irían progresivamente incorporando, por motivos que no acaban de estar claros, a personas que no practicaban o trabajaban el oficio de la cantería. Serían éstos los primeros francmasones especulativos. Con el transcurrir del tiempo,


Por lo tanto, podemos decir que la masonería nació de la crisis que sufrieron los constructores de la Edad Media ante la sucesión de estilos arquitectónicos. En esos tiempos los albañiles que se agrupaban en fraternidades bastante compactas y ante la falta de ingresos y contratos comenzaron a admitir a personas influyentes que, a cambio de dinero, recibían los beneficios que una sociedad fraternal proporcionaba en esos años (protección, libertad de expresión y, sobretodo, conocimiento).


Cuando esos gremios empezaron a evolucionar, a construir grandes edificios y catedrales, fueron tomando conciencia del poder que significa el conocimiento y así surge por transformación, el concepto de libertad, porque ellos lograron, pese a que en aquella época la voz del señor feudal o del príncipe era la ley que había que obedecerse ciegamente, poder discutir términos con esos patrones haciendo que naciera el concepto de libertad, mientras los demás eran vasallos absolutos de esas potestades terrenales.


Las Logias eran poseedoras de tradiciones propias y secretas técnicas exclusivas, que se comunicaban solo a los afiliados o adeptos después de un aprendizaje largo y severo.


Este gremio de albañiles, estaba dividido, por sus conocimientos, en tres grados que aún hoy conservamos: Aprendices, Compañeros y Maestros y tomamos de aquella época de los constructores, las herramientas de la albañilería como emblemas del trabajo masónico con el cual los obreros de entonces perfeccionaban sus conocimientos.


Estas Logias que, como hemos dicho antes, con el andar del tiempo habrían admitido a personajes ajenos a la construcción, éstos, una vez desaparecidas las asociaciones profesionales habrían aprovechado la estructura antigua para formar la nueva Masonería con miembros pertenecientes a las clases elevadas e instruidas, naciendo así la Masonería especulativa.


Ocurrió en 1717 en Inglaterra , que la Masonería especulativa se constituyó como una fraternidad liberal, filosófica y altruista. Conducida de la mano de un grupo de francmasones, desvinculada de la Francmasonería de sus orígenes como cofradía de artesanos canteros (la Francmasonería operativa). Se federan cuatro logias y crean la Gran Logia de Londres y Westminster, las logias de Londres empezarían a estar mayoritariamente compuestas por francmasones especulativos. Sería en esa etapa cuando se daría el salto hacia la Francmasonería que conocemos actualmente.


Una vez establecida en Inglaterra la Gran Logia instaló logias o talleres en toda Europa, en Francia su primer Taller denominado “Amistad y Fraternidad” en 1721, la “Matritense” en España en 1728. También son de origen inglés las asociaciones masónicas alemanas anteriores a 1738 que se reunieron en la Gran Logia de los Tres Globos de Berlín en 1744 y un largo etc.


Este concepto evoluciona a partir de entonces y en 1723, año en que Anderson redacta la Constitución Masónica, la idea de libertad se convierte en la piedra angular de la Institución y ésta se abre para recoger en su seno a todos los hombres libres que quieran sumarse a la tarea de redención humana que fomenta y propaga, independientemente de la actividad laboral o condición socioeconómica de los aspirantes, con la única condición de ser librepensadores y adherirse a los principios de la Libertad, Igualdad y Fraternidad.




- ¿Qué son los grados masónicos?


En la Francmasonería sus miembros están divididos en grados o, por decirlo de otra manera, diferentes niveles de progreso y de compromiso, de obligaciones y derechos. Cada grado se suele distinguir por un determinado ritual, por unos signos de reconocimiento y por una lección moral específica de cada uno.


≡ ¿Cuántos grados hay?


La antigua Masonería conoce tres grados: el de aprendiz, el de compañero y el de maestro masón. Sin embargo, con el tiempo, y debido a la expansión por el continente europeo de la Masonería durante el siglo XVIII, aparecieron nuevos grados o nuevos sistemas de grados.


Ξ ¿Cómo están organizados esos grados?

La organización masónica que congrega a los maestros masones, en los grados 4º al 33º, se denomina Supremo Consejo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Esta organización esta compuesta por los grados capitulares, que van del 4º al 18º; los filosóficos que van del 19º al 30º y los administrativos o de gobierno, formados por los grados 31º, 32º y 33º.

En el grado 4º, denominado Maestro Secreto, se reflexiona sobre el Sanctus Sanctorum, los valores de la humanidad y como aumentar los niveles de conciencia.


Con el grado 18º, denominado Rosacruz, se puede alcanzar la mayor espiritualidad del hombre y desde este centro Amor y Espiritualidad, se avanza hasta el grado 30º, denominado Caballero Kadosch, donde se termina la masonería filosófica.


Como hemos dicho, los grados 31º, 32º y 33º son grados administrativos o de gobierno.






.-¿Cuáles son los principios de la Masonería?

Sus principios son Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Libertad de la persona y de los grupos humanos, ya sean instituciones, razas o naciones y en todos sus aspectos, es decir, libertad de pensamiento y libertad de movimiento.

Igualdad de derechos y obligaciones de los individuos y grupos humanos sin distinción de religión, raza, sexo o nacionalidad.

Fraternidad entre todos los hombres y entre todos los pueblos y naciones, porque todos los seres humanos nacen libres e iguales en derechos y en dignidades.


Ξ ¿Y existe una declaración de principios más explícita?

Si, la Declaración de Principios aprobada en su momento por una Asamblea Masónica dice:

“La Masonería es una institución esencialmente filosófica, filantrópica y progresista. Son sus principios: La Libertad, La Igualdad y La Fraternidad”


“Se propone la investigación de la verdad, la perfección del individuo y el progreso de la humanidad”


“Considera que la moral es tanto un arte racional, como un fenómeno evolutivo propio de la vida colectiva, que obedece a las leyes naturales. Reconoce al Gran Arquitecto del Universo como símbolo de las supremas aspiraciones o inquietudes de los hombres que anhelan captar la esencia, el principio y la causa de todas las cosas. Para el esclarecimiento de la verdad no reconocer otro límite que el de la razón humana. Exige de sus adeptos la más amplia tolerancia y por ello respeta las opiniones políticas y las creencias de todos los hombres.”


“Reconoce que todas las comuniones religiosas y políticas merecen igual respeto y rechaza toda pretensión de otorgar situaciones de privilegio a ninguna de ellas en particular”.


“La Masonería, institución esencialmente humana, trabaja sin tregua por el logro de sus fines, buscando una estructuración más armónica de la vida sobre bases de amor y de justicia social”


“Viene actuando, por ello, desde el fondo de los tiempos, como el recto resorte que acelera la evolución teniendo en cada etapa de la historia una finalidad determinada de acuerdo con las necesidades y aspiraciones del ambiente. Punta de lanza de un anhelo proyectado al porvenir, sus esfuerzos del pasado han contribuido a los progresos de que goza el presente. Aspira por la evolución y el esfuerzo organizado de la sociedad al perfeccionamiento cada vez mayor de las instituciones sociales, transformándolas en las que satisfagan, dentro de un régimen de libertad, justos anhelos de mejoramiento”.


“Procura por todos los medios lícitos a su alcance, dignificar al hombre capacitándolo, por un desarrollo superior de la conciencia, para el mejor y más amplio uso de los derechos y libertades”.


“Condena la intolerancia, abomina el fanatismo y declara su repudio por los regímenes de fuerza y de violencia como contrarios a la razón y denigrantes para la especie. Reconoce en la fraternidad la condición primordial del género humano, es substantivamente pacifista y considera a la guerra como un crimen horrendo”.


“Estima que el trabajo es un deber esencial del hombre y como tal le dignifica y le honra, sin establecer distingos ni categorías, pero juzga que el descanso es un derecho y se esfuerza porque la vejez, la invalidez, la infancia y la maternidad gocen de los beneficios del amparo colectivo a que son acreedores”.


“El Supremo Consejo del Grado 33º y último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España es soberano e independiente de cualquier otro cuerpo, pero podrá celebrar pactos y convenios con otros cuerpos masónicos regulares del mundo y reservar para sí el derecho exclusivo de legislar sobre el filosofismo de toda su jurisdicción dentro de los usos, costumbres y ceremonias transmitidos desde la antigüedad”.




.-¿Se puede hablar de una moral masónica?

La moral de la Masonería no está directamente ligada a ningún sistema filosófico, ni a credo religioso alguno. La constituye el fondo común de preceptos universales que enseñan al hombre a ser mejor y a amar a sus semejantes.

La Masonería busca la solidaridad de los valores morales, intelectuales, éticos y estéticos para lograr la consistencia armónica de la conducta humana.

Ξ Esos principios morales, ¿se encuentran unificados en un Código?


Efectivamente, La Masonería cuenta con su Código Moral, algunas de cuyas máximas señalamos:

- Quiere a todos los hombres como si fueran tus propios hermanos.

- Estima a los buenos, ama a los débiles, huye de los malos, pero no odies a nadie.

- No adules a tu hermano, porque es una traición, si tu hermano te adula teme que te corrompa.

- Escucha siempre la voz de tu conciencia.

- Evita las querellas, prevé los insultos, procura que la razón quede siempre de tu lado.

- No seas ligero en airarte, porque la ira reposa en el seno del necio.

- El corazón de los sabios está donde se practica la virtud y el corazón de los necios, donde se festeja la vanidad.

- Si tienes un hijo, regocíjate, pero tiembla del depósito que se te confía. Haz que hasta los diez años te admire, hasta los veinte te ame y hasta la muerte de respete. Hasta los diez años se su maestro, hasta los veinte su padre y hasta la muerte su amigo. Piensa en darle buenos principios antes que bellas maneras, que te deba rectitud esclarecida y no frívola elegancia. Haz un hombre honesto, antes que un hombre hábil.

- Lee y aprovecha, ve e imita, reflexiona y trabaja, ocúpate siempre en el bien de tus hermanos y trabajarás para ti mismo.

- Se entre los profanos libre sin licencia, grande sin orgullo, humilde sin bajeza y entre los hermanos, firme sin ser tenaz, severo sin ser inflexible y sumiso sin ser servil.

- Habla moderadamente con los grandes, prudentemente con tus iguales, sinceramente con tus amigos, dulcemente con los pequeños y eternamente con los pobres.

- Justo y valeroso defenderás al oprimido, protegerás la inocencia, sin reparar en nada de los servicios que prestares.

-Exacto apreciador de los hombres y de las cosas, no atenderás más que al mérito personal, sean cuales fueren el rango, el estado y la fortuna.




-¿La Masonería no tiene dogmas?

La Masonería no tiene dogmas, tiene principios e ideales, cultiva virtudes, pero siempre con la máxima amplitud de criterios. El dogma, como verdad revelada o principio innegable, está en las antípodas de la Masonería que no reconoce otro límite que la razón para acceder al conocimiento.

.-¿Existe una cultura masónica?

Si por cultura entendemos un cúmulo de conocimiento cosechados a través del cultivo y ejercitación de las facultades intelectuales, es obvio que el trabajo intelectual que se realiza en las Logias, a través del tiempo va haciendo que sus integrantes estén compenetrados en determinados valores humanos que, si bien en parte ya pertenecían al bagaje cultural de cada individuo al ingresar a la Institución, se han visto reforzados, pulidos y ampliados con el aporte mutuo del trabajo en Logia, lo que se manifiesta en la inconfundible conducta del masón, tanto privada como pública y en este sentido, cabe hablar de cultura masónica.


Ξ Y esa cultura, ¿está al alcance de todos?

La cultura masónica está al alcance de cualquier persona de bien y con inquietudes que lo capaciten para integrarse a un movimiento cultural en el que se busca el perfeccionamiento del individuo por medio del debate de temas filosóficos o humanistas, etc., en este sentido la Masonería no está limitada a genios o superdotados, los masones somos hombres de la calle, trabajadores en las más variadas actividades lo que nos caracteriza es nuestro afán de mejoramiento moral, espiritual e intelectual tanto individual como colectivo.




.-¿Existe un modo de aprender en Masonería?

Aprendemos mediante símbolos y el velo de alegorías, siendo la logia el microcosmos y el macrocosmos. El hombre es el microcosmos y participa del macrocosmos. Sin macrocosmos no hay hombre.

Tendemos a progresar hacia la Unidad, desde una metodología dual, con inteligencia concreta en el mundo profano, con inteligencia abstracta y mediante símbolos y alegorías en los niveles de aprendiz y compañero, mediante el conocimiento del silencio o del amor, que empezamos a aprender al iniciarnos, observándonos atentamente, conociéndonos, pero ya sin sacar conclusiones, ni comparaciones, propio de un sistema dual, sino actuando desde la armonía con todo y con todos, actuando con sabiduría, llegamos a la maestría.

Con un sistema dual de conocimiento, que suele ser el desarrollado en la escuela o en la Universidad, se producen distintas morales, según sean las culturas de los pueblos.


No se crea una autentica libertad, sino subordinados, justificando la autoridad del mando, no la autoridad del conocimiento con sabiduría.

La autentica libertad se obtiene cuando conocemos, no digo creemos, digo conocemos lo que realmente somos y no se conoce lo que no se ama.




.- ¿Cuál es la virtud de los masones?

Los masones entendemos que la virtud es la capacidad de hacer el bien en su más amplio sentido y el cumplimiento de nuestros deberes para con la familia y la sociedad sin egoísmo ni vanidad. La Masonería enseña a practicar la virtud como calidad suprema de la moral y como lealtad de la conducta para con el ideal, que debe conducir hasta el sacrificio cuando sea necesario para el cumplimiento del deber.


Considera la virtud como una realización siempre perfectible, porque sabe que el hombre no es invulnerable a las tentaciones y debilidades, pero el permanente esfuerzo del espíritu se convierte en eficaz baluarte de la virtud.


.- ¿Qué es una logia?

Es el lugar físico donde se reúnen los masones. También se le denomina templo o taller. Suele consistir en una pieza rectangular decorada con elementos alusivos al ritual o a la liturgia que se sigue.


Una Logia es una asamblea estable que, de común acuerdo, establecen los francmasones para su trabajo masónico. La Logia es el alma de la Masonería. Allí es dónde se trabajan los rituales, dónde se va progresando en la andadura masónica y donde se forjan los lazos de fraternidad entre hermanos. Una Logia tiene para su funcionamiento un reglamento y varios cargos, cuyos ocupantes son los encargados y responsables de hacerla funcionar en los diferentes aspectos vinculados a esos cargos. Así, que tendrá un presidente, unos vicepresidentes, un tesorero, etc.




.- ¿Cuáles son las actividades típicas de las logias?

Cada Logia desarrolla un plan de trabajo que es privativo de ella. Las reuniones son mensuales o quincenales.

Primero que nada cumplir con un ritual muy antiguo y didáctico que nos va enseñando ciertas tradiciones. Después expresamos nuestras opiniones en una serie de exposiciones que se prestan al debate y en ellas se abordan, con el único limite de no hacer ni partidismo ni proselitismo, temas de interés general: políticos, religiosos, filosóficos, científicos y finalmente realizamos actividades típicas de toda organización: proyectos, mejoras a la institución y de las infraestructuras.

.- ¿Qué es ser Masón?

Un Masón o Francmasón es un miembro de una fraternidad que no es otra cosa que un grupo de hombres con ideales comunes, que es una escuela mutua, cuyo programa se resume en obedecer las leyes, vivir con honor, practicar la justicia, amar al semejante, trabajar sin descanso en bien de la humanidad y por su emancipación progresiva y pacífica.


El Masón es amigo de los hombres y filántropo por excelencia; pero su caridad debe ser iluminada por la sabiduría y la prudencia; y aunque sus deseos generosos se extienden a la humanidad entera, debe prestarse para aliviar las necesidades más apremiantes e inmediatas, y sobre todo debe dar la preferencia en sus auxilios a los hermanos que estén realmente sufriendo bajo el peso de infortunios inmerecidos; guardando siempre absoluta discreción de sus actos de fraternidad y cooperación.



.- ¿Qué entienden los francmasones por fraternidad?

La fraternidad, tal como es entendida por los francmasones, es el vínculo de paz y armonía que se establecen entre todos ellos. Además, la fraternidad implica la obligación de ayuda mutua en caso de necesidad, con el claro límite del respeto a las leyes legítimas y a la ética.

.- ¿Es cierto que un francmasón está obligado a apoyar siempre y procurar el ascenso social o laboral de otros masones?

Nunca, si esto supone infringir la ley o actuar de forma reñida con la ética.

La Masonería no está interesada en el éxito personal de sus miembros tal como el mundo usualmente lo interpreta. En nuestros días hay muchas formas más eficaces, que la masonería, para alcanzar el éxito económico y el poder personal. Puede darse la circunstancia de que un masón, por su propia valía humana y profesional, alcance posiciones socialmente relevantes. Sin embargo, quienes pretendan ingresar a la Masonería movidos principalmente por estos objetivos, están condenados a una gran decepción. La Masonería no es una plataforma para “escalar” socialmente. Más aún, si se diera el caso de alguien que, habiendo ingresado en las Logias actuara en este sentido, se le señalaría claramente que se ha equivocado de lugar y, de persistir en su insistencia, se le invitaría a retirarse.




.- ¿Quiénes son los masones que hoy ocupan cargos públicos?

Es tradición y conducta de los masones no revelar el nombre de sus Hermanos y menos aun cuando se trata de masones que ocupan cargos de trascendencia. Lo que sí hace la Masonería, es admitir la condición masónica de aquellos que lo han reconocido públicamente o que ya fallecieron y esto sólo después de años.

Ξ Y en el pasado, ¿quiénes fueron?

Argüelles, el Conde de Toreno, José Canga Argüelles, Francisco Martínez de la Rosa, Juan Alvarez Méndez ( Mendizábal), D. Francisco de Paula (infante de España), Rafael de Riego, Ramón Mª Calatrava, el General Evaristo San Miguel, Tomás Istúriz, Romero Alpuente, Méndez Vigo, Duque de San Lorenzo, Cipriano Portocarrero Palafox (Conde de Teba), González de la Serna, General Prim, Ruiz Zorrilla, Manuel Becerra, Práxedes Mateo Sagasta, Sanz del Río , Emilio Castelar , Nicolás Salmerón , Francisco Giner de los Ríos, Miguel Morayta, Luis Simarro, Augusto Barcia, Diego Martí¬nez Barrio, Demófilo de Buen, el general Miaja, etc.




.- ¿Fue perseguida la Masonería?

Fue perseguida durante largo tiempo, particularmente por los poderes parapetados tras la Iglesia Católica Apostólica y Romana, que no comprendió que la Masonería estaba comprometida en la búsqueda de la libertad del hombre como meta suprema y que no buscaba ningún poder terrenal ni sustituir a la Iglesia.

Ξ Las siguientes son las bulas papales mediante las cuales la Iglesia persiguió a la Masonería: 

“In Eminenti Apostolatus Specula” de Clemente XII del 24 de abril de 1738. (Sobre esta encíclica se basó Felipe V en 1740 para legislar en contra de los masones, ejemplo que se imitó en el Real Decreto del 2 de Julio de 1751 y otras sucesivas medidas de las autoridades españolas hasta el final del gobierno franquista que condenaba el “delito de Masonería” con una pena mínima de doce años de prisión); 
“Próvidas Romanorum” de Benedicto XIV del 14 de Mayo de l751.” 
“Ecclesiam a Jesu-Christo” de Pio VII del 13 de Setiembre de l821” 
“Quo Graviora” de León XII del 13 de Mayo de l825” 
“Traditi Humilitati Nostrae” de Pio VIII del 21 de Mayo de l829. 
“Mirari Vos” de Gregorio XVI del 15 de Agosto de l832. 
“Qui Pluribus” de Pio IX del 9 de Noviembre de l846 
“Syllabus” de Pio IX del 9 de Noviembre de l846 
“Multiplicer Inter” de Pio IX del 21 de Setiembre de l865. 
“Apostolicae Sedis” de Pio IX del 12 de Octubre de l869 
“Etsi Multa” del Pio de 21 de Noviembre de l873. 
“Humanum Genus” de León XIII del 20 de Abril de l884, seguida de una instrucción pública del Santo Oficio “De Secta Massonum” del 7 de Mayo de 1884, “Proeclara” del 20 de Junio de l894, “Annum Igressi” del 18 de Marzo de l902, sin contar la declaración hecha oficialmente el 19 de Marzo de l950, a través de las columnas del Osservatore Romano, en el sentido de que las condenaciones a la Masonería se mantienen en toda su integridad. 


Cabe mencionar que a través de las bulas del 30 de Enero de 1816 del Papa Pío VII y las del 24 de Septiembre de 1824 y 10 de Febrero de 1825 de León XII, la Iglesia condenaba a los Movimientos Libertadores de América, e indirectamente a la Masonería.



.- ¿Por qué se ha perseguido a los masones?

Porque la masonería fomenta el libre pensamiento, la libertad de cultos, de expresión, etc., y muchos regimenes del mundo no coinciden con esas ideas.

En España, hablar de masonería es muchas veces hablar de anti-masonería. Aquí, incluso cuando no había masonería había anti-masonería, así que la imagen que se quedó plasmada es la que dio la anti-masonería, que inició la persecución en 1738, con Fernando VII, que era tan obsesivamente anti-masónico como Franco y duró hasta después de muerte del dictador.

(Continuará...)


(* Texto: R.H. Galo Sánchez Casado extraído de http://gle.org/francmasoneria)


http://semperfidelis150.wordpress.com/que-es-la-masoneria/
Los valores nos dicen cómo nos gustaría vivir, en qué creemos y cómo somos. Si vivimos nuestros valores en el día a día, conseguiremos motivarnos.

lunes, 30 de marzo de 2015

30.03.2015... un banco en Alicante.

¿Alguna vez has sentido la necesidad de sentarte, solo, buscando el descanso, en el banco de algún parque o plaza desconocidos, bajo la sombra de un árbol y ausente a todo y a todos?

Eso he hecho hoy, en Alicante, en un receso de una de esas Jornadas que organizo desde la Fundación.

Sin tener claro el por qué, simplemente por una necesidad de agotamiento entre físico y mental.

A veces la actividad, las exigencias, nuestro comportamiento, nos llevan a limitar capacidades.

Decir basta, parar, no nos convierte en perezosos cuando lo hacemos por una necesidad momentánea. Tal vez eso sea lo inteligente y prudente.

En estos días que ahora comienzan debería meditar sobre muchas cosas, pero sobre alguna, si cabe, de manera especial y urgente: parar y cambiar el ritmo al que me estoy sometiendo.

'Lo que debes saber' por Ignacio Novo Bueno.




Debes saber:

Que tu presencia es un regalo para el mundo.
Que Tú eres único y que solo hay uno igual a ti: TÚ.
Que tu vida puede ser lo que quieras hacer de ella.
Que dentro de ti hay muchas más respuestas que todas las preguntas juntas.
Que muchos de tus sueños te están esperando para cumplirse. Y ese es tu trabajo.
Que cuanto más tiempo cargues un problema, más pesado se te hará.


Debes procurar:

Vivir todos los días, pero apenas uno cada vez.
Contar tus bendiciones y menos los problemas.
No ponerte límites a ti mismo. El límite lo estableces tú.
Vivir una vida de serenidad, no de rencores y arrepentimientos.


Debes entender:

Que lo superarás, sea lo que fuere aquello que tenga que venir.
Que debes tener siempre coraje y ser fuerte.
Que las decisiones más importantes debes repasarlas y meditarlas bien.
Que nada consume más la energía que la preocupación vana.
Que un poco de amor real dura mucho, quizá hasta toda la vida.
Que la amistad es un gran equipaje para tu viaje.
Que los tesoros no están en islas pérdidas, sino en las personas.
Y que nunca, nunca, nunca, es demasiado tarde para nada.


Así que por favor no olvides, ni por un día tan siquiera, todo lo especial que eres y tampoco olvides que se te dio la vida para que fueras inmensamente feliz en ella, pero también para que hicieras a su vez inmensamente felices a cuanta gente pudieras...

El tonto siempre flota. El tonto siempre gana visibilidad. es algo muy curioso lo que ocurre con los tontos. Y abundan.

domingo, 29 de marzo de 2015

sábado, 28 de marzo de 2015

28.03.2015... Andar, pasear, caminar...!



Hay días que te hacen sentirte feliz tan sólo por el hecho de estar vivo. 

Te levantas y ves el sol. Realmente parece que el invierno queda atrás y dan ganas de salir a la calle y no entrar. Absorber todos esos rayos que el sol desprende para recargarte y llenar de luz tu vida.

En días como hoy, uno vuelve a valorar ese acto tan humano y beneficioso como es el de andar, caminar, pasear.

Es verdad que pocas veces podemos hacerlo. Siempre con esas prisas en nuestras vidas, siempre tan atareados. Tampoco en los momentos que tenemos libre lo hacemos, decidimos lanzarnos a la calle y andar.

Soy corredor. Entiendo el correr como ese ejercicio que me depura y desintoxica de tantos excesos. También me ayuda a equilibrar mi mente y espíritu. Siempre he dicho que el mejor sustituto de un psicólogo es salir a correr. Y la mejor decisión, además, sería hacerlo con un coach (jeje). Y si encima el que sale a correr consigo mismo es coach, el éxito de la carrera está asegurado en todos los sentidos. Pero correr es correr y andar es andar. No tiene nada que ver.

Thoreau decía, reflexionando sobre el caminar, que "las caminatas de las que yo hablo no tienen nada que ver con eso que llaman 'hacer ejercicio' -como si habláramos de los enfermos que tienen que tomarse su medicina a unas horas determinadas, o como quien levanta unas mancuernas muchas veces cada día- sino que son por sí mismas la empresa y la aventura de nuestra jornada. Si de verdad queréis hacer ejercicio, id en busca de las fuentes de la vida. Qué ridículo resulta ese hombre con sus pesas arriba y abajo para tratar de mantenerse sano, mientras en las altas praderas la salud brota a borbotones allá donde a él no se le ocurre acercarse."

Y estoy de acuerdo.

Pasear es degustar el mundo. Pasear es encontrarse consigo, disfrutar de la belleza del paisaje sea el que sea: las calles de ciudad, el campo, el horizonte, el cielo, el mar.

Pasear te ayuda a pensar, a reflexionar lento. Pasear durante un rato, el tiempo que puedas,  es como ese instante mindfulness, que te permites una atención plena, que te desconecta del mundo y del que no quieres salir más que para seguir paseando.

Caminar, pasaer, andar.

Todos los viajes comienzan con un primer paso. Lo decía el sabio Lao-Tsé "un viaje de mil kilómetros empieza con un paso."

Paseando se recuperan los más bellos encuentros con uno mismo. En mis paseos han nacido esos versos que luego dejo en mis cuadernos, esas ideas o pensamientos que muchas veces malgasto en mis adentros.

Son versos sin inspiración, son ideas nada forzadas o son reflexiones  acertadas. Es mi puro yo. Ese yo que sólo surge en los paseos, andando, caminando.

Siempre que tengo algún problema o necesito resolver o tomar cualquier decisión, salgo a andar.

No he encontrado nada más reconfortante, o estimulante, como esa sensación que produce andar.

Busco siempre mis momentos para caminar. Trato de aprovechar algunos trayectos para hacerlos caminando, andando, paseando. Bajo la lluvia, con frío pero...

Llega la primavera y parece todo se viste de tal belleza y alegría que sólo te entran ganas de andar.

Anhelo ya  reencontrarme con esos campos manchegos, con esos caminos míos que tantas veces he recorrido y no cansaré de recorrer; andarlos, caminarlos con la mente perdida en pensamientos, con los brazos en libertad o en los bolsillos, si el viento frío obliga, pero siempre encontrando esa paz que sólo aporta esa acción del caminar.
No pidas deseos. Escríbelo en una cuartilla y métetelo en el bolsillo, no lo saques hasta que no hayas hecho todo lo posible porque se cumpla.

jueves, 26 de marzo de 2015

'La ideología liberal y los partidos' por Antonio Garrigues Walker



La relación entre ideologías -es decir, el conjunto de principios y valores que deben orientar la acción pública- y los partidos políticos que las representan siempre ha sido problemática, pero se está haciendo cada vez más enmarañada, más confusa, más desconcertante. Una de las causas principales es la aparente dilución de límites entre derecha e izquierda que conduce a los partidos a buscar su acomodo programático y sobre todo el voto ciudadano en el caladero del centro sociológico, que es, por lo menos hasta el momento, el más amplio y el más abundante. A tal efecto se mueven zigzagueando, sin pudor ni límite alguno, entre una socialdemocracia en sus diversos y muy distintos grados y un conservadurismo moderado en sus posturas clásicas e incluso progresista en algunas de ellas. El advenimiento y el espectacular crecimiento de nuevos partidos políticos (que en su momento se darán cuenta de que una cosa es descalificar sin límite alguno y hacer todo género de ofertas alternativas desde fuera del poder, y otra muy distinta afrontar la realidad concreta, fijar prioridades y tomar decisiones) están generando, en este y en otros terrenos, reacciones y comportamientos de inquietud y de temor muy exagerados, cercanos a la histeria y a la neurosis. La ciudadanía española ha venido demostrando a lo largo de todo el periodo democrático que no juega con fuego.

Una mayoría de los partidos en liza, cuando se sienten perdidos y desorientados, hacen referencia y buscan amparo y refugio en las concepciones liberales y llegan incluso a calificarse de tales, mientras que Podemos -que por razones tácticas aún tardará en definir su programa completo para mejor adaptarse a posibles pactos- y otras formaciones de izquierda se dedican a criticar a fondo un liberalismo al que definen y caracterizan a su mejor antojo y conveniencia. Como sucede con las demás ideologías, la liberal admite interpretaciones y sensibilidades distintas y nadie puede arrogarse su representación en exclusiva. Pero tiene, como todas ellas, límites infranqueables y conviene recordarlos en un año en el que el debate político puede alcanzar cotas sorprendentes de demagogia y radicalización. Aclaremos, pues, las cosas.

-No es liberal la persona que confiesa y defiende sentimientos xenófobos o racistas como hace en estos momentos un porcentaje significativo de la ciudadanía del mundo occidental, como lo demuestran la inquietante victoria del Frente Nacional en Francia y el crecimiento de los partidos de extrema derecha en otros países europeos; no es liberal la persona que pretende poseer nada más y nada menos que la verdad absoluta -incluyendo las posiciones religiosas- porque esa es la actitud que impide el diálogo -clave de la convivencia en desacuerdo- y conduce a formas de fanatismo y de fascismo; no es liberal quien defiende tradiciones o privilegios aunque sean causa importante de desigualdades -y entre ellas las que afectan gravemente a la mujer- ni tampoco quien acepta esas desigualdades como inevitables, e incluso naturales a la condición humana; no es liberal quien coloca la igualdad como un principio que prevalece sobre el de libertad; no es liberal quien pretenda -con cualquier excusa- reducir los límites de la libertad de expresión; no es liberal -y merece la pena aclarar bien este tema- el que mitifica y sacraliza el mercado como la única panacea universal.

-El liberalismo entiende que el mercado es, sin duda, el sistema económico que permite una asignación más eficiente de los recursos y por ende el que mejor facilita no sólo la creación, sino también la distribución, de la riqueza. Pero si por cualquier razón ello no fuera así -y la causa suele ser precisamente la obstrucción de los mecanismos del mercado-, el liberalismo ha defendido y defenderá inequívocamente la actuación del sector público y su intervención directa, con tal de que no tenga carácter permanente y el proceso pueda ser controlado en todo momento por la sociedad civil. El liberalismo se opone, sin la menor reserva, a toda forma de concentración de poder económico, sea público o privado, y por ello reclama una aplicación estricta de las leyes antimonopolio y de las normas que defienden una competencia leal, porque es incuestionable que el exceso de poder genera siempre abuso de poder. El liberalismo no tiene nada que ver con el llamado “capitalismo salvaje”, ni con el capitalismo de “amiguetes” ni con ningún sistema que provoque la indefensión y la opresión del ciudadano. El liberalismo protesta contra un mundo en el que se están acentuando las desigualdades tanto a nivel internacional como nacional, justamente porque se falsifican y se adulteran las reglas del mercado.

-No se puede limitar el liberalismo al mundo económico. Es un reduccionismo tramposo. Se es liberal en todo, sin exclusión alguna, o no se es liberal en nada. El liberalismo no es simplemente ni fundamentalmente una teoría económica. Al liberalismo le importa mucho más el ser que el tener y, aunque respeta profundamente el deseo de tener, la propiedad privada y el interés particular de cada ser humano, concede un valor decisivo a los planteamientos morales sin los cuales el sistema se encanalla y se derrumba como sucedió en la última crisis financiera e inmobiliaria, aún desoladoramente vigente. Ni uno solo de los grandes pensadores y filósofos de liberalismo (y en especial Adam Smith y Hayek) ha dejado de insistir en esta idea. Como dice Röpke, “las cosas auténticamente decisivas son las que están más allá de la oferta y de la demanda, aquellas de las que dependen el sentido, la dignidad y la plenitud interior de la existencia”. La ideología liberal -a pesar de sus escasos éxitos políticos concretos- es la única que ha mantenido su coherencia y seguirá siendo la clave de la riqueza y la fortaleza de la vida democrática y la convivencia social. No debe ser manoseada ni manipulada con engaño o torpeza.

Las ideas anteriores tendrán poco impacto -ninguno sería el adjetivo más realista- en este intensísimo año electoral. Todos los partidos políticos, asesorados por sus expertos en estas materias, seguirán adaptando y cambiando sus ofertas según soplen los vientos de las encuestas y los sondeos, con olvido absoluto de sus teóricos principios y valores. Es así como son las cosas y no sería razonable pensar que se puedan producir cambios de ningún orden en este sentido. Pero demos por seguro que después del posible -y, según muchos, probable o seguro- maremoto en el mapa político actual, incluso si tiene efectos menores, aparecerá una ciudadanía mucho más vigilante, mucho más exigente, mucho más agresiva en lo que atañe al cumplimiento de promesas electorales y compromisos de transparencia y comportamiento ético y, en síntesis, al mantenimiento de una básica armonía entre ideologías y programas. Esa sería la ocasión propicia para que el auténtico liberalismo cumpliera un papel determinante en la escena política.

Fuente: ABC
En épocas difíciles el cara dura no quiere ser responsable de sus actos y culpa de sus fracasos a los demás. En épocas de bonanza el cara dura se atribuye los éxitos de los demás.

miércoles, 25 de marzo de 2015

25.03.2015... Priorizar tareas!

La verdad es que cuando uno piensa en hechos tan trágicos como lo ocurrido ayer, asume más todavía en vivir cada momento de la manera más intensa posible. 

No conocemos nuestro mañana, vivamos poéticamente hoy. 

Por eso creo que hoy, tras salir a correr unos kilómetros por las calles de nuestro Getafe, pensando y reflexionando sobre el día, sobre aquello que preocupa o desocupa, aquello que te ocupa o despreocupa, he decidido dedicar mi post al coaching o, si cabe, autocoaching.

Y es que al terminar el día y tratar de repasar lo que he hecho,  a veces me doy cuenta -que no siempre- que he pasado la jornada de un lado a otro, de un tema a otro, y no he sido capaz de concluir satisfactoriamente ninguno.

Soy un tipo bastante sistemático y organizado. Lo he sido siempre y trato de serlo ahora pero, últimamente, me doy cuenta que vivo en cierto desorden que me lleva de una cosa a otra y me provoca estar poco centrado en un sólo tema.

Todas las mañanas suelo llevar las tareas organizadas y planteadas desde la noche anterior. Llego a la oficina y lo primero que hago es abrir el día en mi cuaderno de notas y comenzar a revisar los correos.



Aquí comienzo a sentir el caos. Tener cuatro cuentas de correo, por diferentes temas y singularidades, ya es algo que comienza a generarme cierta distorsión mental.

Tras el correo comienzo a revisar los papeles que tengo pendientes y  debo atender, corregir y/o dar alguna salida.

A partir de ahí es  cuando mi cabeza comienza a funcionar en modo multitarea. Sin darme cuenta voy de una a otra cosa, de un proyecto a otro. Se agolpan en mi cerebro, a la vez, temas distintos y diferentes, sin orden de prioridad e importancia, y mi mente se lanza de un lado a otro sin control, sin llegar concluir ninguna de ellas.

Cuando me doy cuenta estoy sumido en un caos mental que me obliga a parar y volver a coger un ritmo ordenado.

Si esto ocurre, si esto te ocurre, está claro que algo no se está haciendo bien, algo no estoy haciendo bien.

En los últimos días he coincidido en la lectura de diferentes textos que recomiendan lo fundamental que es priorizar y focalizar tus tareas.

No podemos estar dedicados a tres o cuatro cosas a la vez porque eso nos lleva, inevitablemente, a la desconcentracion y, lo que es peor, a no llegar a hacer nada del todo bien.

Ser capaces de ordenar, de no pasar a la siguiente tarea sin haber concluido la anterior es fundamental si queremos cumplir con meridiano éxito los objetivos que nos planteemos cada día. 

Ir de un lado a otro, de una cosa a otra, no lleva a nada.

Normalmente las cosas salen bien cuando nos centramos en ellas, sin importarnos el resto, simplificamos nuestra atención, decidimos no distraernos hasta conseguir terminar con mejores o peores resultados.


No todo importa por igual.


Es necesario que nuestro foco de atención se dirija sobre lo único que estamos haciendo en ese momento: una cosa.


Cuando tratamos de abarcar mucho no podemos controlarlo todo. Abarcamos demasiado y logramos poco.


Que estés muy atareado no quiere decir que seas eficaz.


No por hacer mucho se tiene más éxito.


Es mejor ser productivo que estar ocupado siempre.


Hay que decir NO a cosas que nos vengan si no hemos terminado lo importante.


No todo importa igual. El éxito se halla haciendo aquello que más importa.


Lo más importante que tienes que hacer hoy, en tu vida, es hacer lo más importante.


Y es que muchas veces me pongo a hacer varias cosas a la vez y termino por no hacer ninguna.

Por eso hoy he preferido terminar con estos pequeños consejos, que espero sean compartidos por muchos aunque, por su puesto, no tienen por qué ser los más correctos.

Vivamos.