miércoles, 29 de junio de 2016

martes, 28 de junio de 2016

28.06.2016... Rajoy post Resaca.

Es martes, no escribí el domingo por motivos obvios, lo eché de menos y por eso, hoy que tengo tiempo, acaricio unas mínimas líneas de opinión.

Debo decir que me siento satisfecho y realmente feliz. 

Me siento feliz por España, me siento feliz y orgulloso de la organización política a la que pertenezco y milito desde hace ya 31 años (¡uff, cómo han pasado!) y me siento feliz por una persona, a la que aprecio en lo personal, y en la que he creído siempre por muchos y variados motivos,  aunque por uno muy en particular: que algunos, de fuera y dentro, de allá y acá, traten constantemente de enterrarle, eso le hace más grande para mi. 

No era fácil. Ha luchado contra todo y todos. Se la ha jugado política y personalmente a una estrategia en la que ni los próximos a veces creíamos: ha vuelto a acertar.



Paciente, con temple, estratega y, sobre todo, sencillo y humilde. Lo he escrito muchas veces por aquí desde hace tiempo. En un post que escribí y publiqué en el año 2011, 'Mariano Rajoy, lo que España necesita.', pensaba y decía así:


Mariano Rajoy es un político experimentado. Ha tenido responsabilidades de todo tipo y no se le ha ido la 'olla' como a muchos.
Ha sufrido las derrotas indirectas, las directas y las incomprensibles y ha sabido aguantar, corregir y superarse.
Mariano Rajoy es un hombre inteligente, porque sólo así se puede estar dónde está y no todos lo están, pero eso no es lo más importante: lo más importante es que es un hombre normal, sencillo, con capacidad de trabajo y sacrificio, dialogante, tenaz, capaz de asumir responsabilidades en lo bueno y, lo que es más complicado, en lo malo.
Mariano Rajoy es un hombre que hará historia en este país nuestro que recogerá destrozado, hundido, desconfiado, pesimista y troceado.
Mariano Rajoy es ese hombre que ha sabido encajar las críticas más duras, que siempre son las de dentro, y las comparaciones más humillantes, que suelen hacer los envidiosos de fuera.
Es ese hombre que cuando tienes la oportunidad de darle la mano te la aprieta y sientes que es alguien como tú, que te mira a los ojos sin engaños; ese hombre que tiene y siente los mismos problemas personales y familiares, con su vida hecha y forjada más allá de la política.
Mariano Rajoy no es de esos hombres con gran poder atractivo, ni siquiera es elegante, es, simplemente, sencillo; es de esos que te encontrarías un sábado por la mañana haciendo la compra en el súper, o tapeando en la barra de un bar.
Mariano Rajoy es de esos políticos que prestigian la política, una persona en la que confiar.
No sólo no me he equivocado, es que además lo sigo pensando.

Es la tercera vez, seguida, que el PP gana las elecciones legislativas estando al frente Mariano Rajoy Brey. Pero además, hay que reconocer que, estos momentos son realmente complicados para una España en la que el partido que gobierna ha tenido que tomar medidas extraordinariamente impopulares; existe una fragmentación social como nunca, con dos partidos nuevos emergentes compitiendo por esos apoyos populares; por eso amigos, sinceramente, creo que este triunfo ha sido difícil y fundamentalmente de él: de su forma de hacer y ser, de sus estrategias y apuestas, de su estilo personal. 

Pocos son los que le han apoyado y creído desde que llegó a la presidencia. Los de dentro, muchos, criticándole constantemente; los de fuera, los grupos de poder, de izquierdas y derechas, prácticamente todos, no han dejado de denostarle. Algunos con los cuchillos preparados y afilados para ayer. 

Pues ahí está, los votantes, los ciudadanos, han dicho que tiene que ser él quien remate la salida de la crisis de este país. Que no valen experimentos, que no valen populismos  baratos, que no valen egocentrismos imberbes.

Escribí el otro día un artículo de opinión que titulaba 'Por un voto consciente'. Podía haber sido más, pero no ha estado mal, España no ha defraudado.

He de decir que el día de las elecciones, el domingo, tuve momentos de desconcierto, de susto. Momentos de reflexión y cansancio. Momentos de risas, alegres y emocionantes, mientras aportábamos ese granito de arena donde los compañeros quisieron que estuviera. Donde no han querido no he estado.

Reconozco, también, que me dio un bajón tremendo cuando fui a votar a mi Colegio Electoral de Getafe: Gloria Fuertes. No había un solo representante de mi partido; no lo hubo, al menos, hasta ese momento y ya eran las 18.30 horas. Me entristeció por tantas y tantos que han trabajado por un pp unido, ilusionado y comprometido en el municipio. Allí no había nadie, ni mayor ni joven. Nadie. Del por qué fue así, como en otros muchos colegios de la ciudad, daré cuenta por aquí en breve. Hoy no toca eso.

Si toca elogiar y aplaudir, cómo no,  a todos esos que ni cobran, ni tienen tarjeta, ni cargo político y, en momentos tan difíciles como el del domingo, estaban en sus colegios desde las 8h hasta altas horas de la madrugada. Esas gentes que creen, que tienen fe y que nos han hecho a algunos ocupar responsabilidades remuneradas y visibles.

Lo fácil es eso, cobrar todos los meses a costa del esfuerzo y sentimiento de los demás. Lo difícil es estar sacrificando tu tiempo, tu vida, tus ilusiones, por nada.


Voy a terminar dejando por aquí una de esas fotos que uno guarda en su cajón del recuerdo. Es la primera que tuve junto al Presidente. Si no me equivoco es del año 2004, exactamente hace doce años. Él no ha cambiado mucho, a mi me ha costado reconocerme.

Los efectos del calor sobre algunas personas suelen ser ligeramente peligrosos en cuanto a cambios de comportamiento se refiere. Por eso en algunos casos lo mejor es meterse durante el verano en un congelador y no salir.

domingo, 26 de junio de 2016

En ocasiones, lo que avanzamos por un lado, lo perdemos sin darnos cuenta por otro. Por eso es tan importante encontrar el equilibrio vital.

sábado, 25 de junio de 2016

25.06.2016... Por un voto consciente.

Ya no sé si leía o pensaba estos días, contemplando el panorama político social que tenemos y que se nos avecina, que realmente ya está todo inventado, que simplemente son ciclos que obedecen, fundamentalmente y en la mayoría de las ocasiones, a los errores de unos y la insensatez de otros.


Y todo esto ocurre porque somos una sociedad quejica y mal criada, que poco contribuye a nada. 

De nosotros, por ejemplo, ¿quiénes nos sentimos contribuidores sociales? Y no me refiero al pago de impuestos que unos muchos aportamos, justa o injustamente, para que vivan a pierna suelta otros pocos. No, me estoy refiriendo a quienes de nosotros se dedican a poner en valor y generar valor de lo bueno que nos rodea.

Una sociedad que no valora y defiende lo suyo es una sociedad que termina por estar muerta.

Nos despertamos ayer con una noticia para la historia europea: Reino Unido votó por abandonar la Unión Europea en el referéndum celebrado este jueves, con un 52% de los apoyos para el brexit, frente a un 48% de papeletas en favor de la permanencia. Los votantes que han dado el "sí" al abandono del bloque comunitario han alcanzado 17.410.742 votos mientras que los que defendían la permanencia lograron 16.141.241 papeletas. La participación en el plebiscito alcanzó el 72%. 

Lo que muchos están aplaudiendo ahora, no sé muy bien por qué, será las desgracia de todos con el tiempo.

Hoy he leído en los medios que muchos ingleses, superan ya el millón y medio, están reclamando la repetición del referéndum. Muchos arrepentidos de su voto porque no pensaron en la trascendencia que podía tener.



Este domingo votamos, nuevamente, en España. Mi opinión en cuanto se refiere al voto la he tenido clara siempre pero, si cabe, ahora más. Ahora más porque entiendo que pueden ser unos comicios también históricos para nuestro país, si el resultado no es el adecuado. 

Creo que los ciudadanos, el próximo domingo, deberíamos votar en defensa propia. Deberíamos votar más que por la ideología, por la defensa de nuestra constitución, del estado de bienestar y de la democracia.

A veces pienso, opino, escribo, que no tenemos conciencia de voto. Votamos con una alegría inconsciente, adolescente, como si lo que ocurra no vaya con nosotros. 

El votante español, y más en concreto los jóvenes, en su mayoría todavía en casa de sus padres, viviendo de ellos y disfrutando de un sistema educativo fantástico creado a base de sacrificios y sudores, votan por llevar la contraria, sin medir las consecuencias futuras de lo que hacen. Se vota para castigar al que está, sin evaluar consecuencias de una u otra manera. Eso, además de una irresponsabilidad respetable (me refiero a que cada uno puede votar lo que le venga en gana, faltaría más), es de falta de madurez, como mínimo, política.

Nos creemos que votar a uno u otro da lo mismo. Es un grave error que terminaremos pagando.

Debemos votar conscientemente. Más que nunca nuestro voto importa en el futuro de nuestro país, el país que será el de nuestros hijos y nietos.

No voy a pedir, con estas breves palabras, el voto a quién representa el proyecto que defiendo. Voy a pedir el voto consciente, culto, para aquellos que no representan el populismo pseudocomunista y revolucionario.

No es tiempo de revolución. Es tiempo de unión y defensa de lo que realmente representa lo importante.

Dice Peter Drucker que...

"La gestión es hacer las cosas bien; el liderazgo es hacer las cosas correctas". 

jueves, 23 de junio de 2016

Dice Kyabje Dilgo Khyentse Rinpoche que...

"Aún y cuando te encuentres en la mejor de las situaciones, sentirás que no es suficiente; siempre querrás más. No te preocupas por las aspiraciones y deseos de los demás y solo quieres que las circunstancias te favorezcan. Si realizas el más pequeño de los favores para alguien más, sientes que hiciste algo extraordinario. El hecho que estés tan preocupado por tu propia felicidad y bienestar mientras ignoras el bienestar y felicidad de los demás es la razón por la que continúes deambulando en el samsara."


miércoles, 22 de junio de 2016

22.06.2016... Los equilibrios.

Pues sí, llegamos al miércoles, no sabemos muy bien cómo, pero lo que sí sabemos es de la realidad consciente de los momentos que vivimos.

Esta mañana, mientras caminaba, pensaba en cómo las personas son capaces de dibujar un circulo perfecto es sus vidas aunque, en muchas ocasiones, estén llenas de adversidades. En cambio otras, envueltos en comodidades y cubiertas sus necesidades, no llegan a encontrar la esencia de sus vidas.

¿Es tan difícil?

Realmente lo difícil es ser capaces de controlar nuestros pensamientos y emociones. Realmente lo difícil es despertar cada mañana agradeciendo tener otra oportunidad de nuevo para sonreír, para disfrutar del sol, para convertir en versos los momentos, para corregir un camino o pedir perdón, para conocer a alguien o dejarte llevar hasta la orilla de la noche por la ola de la vida.

¿Qué puede haber peor que desaprovechar la oportunidad de vivir?

A veces, un poema, surge del momento más insospechado. La poesía es como la vida, te sorprende. Te sorprende caminando, te sorprende sentado en un parque, te sorprende mientras miras por la ventanilla del tren o apoyado en la barra de algún bar con la mente perdida en el infinito. Los versos te llegan cuando te llegan, simplemente tienes que estar dispuesto a recogerlos, a acariciarlos y dejarlos fluir hasta que se conviertan en ese poema que realmente quieres.




No es fácil encontrar el equilibrio vital. No es fácil, en todo ese ajetreo diario, en ese ir y venir con prisas, encontrar nuestros momentos, esos momentos de espera, de sentir verdaderamente la vida, de valorar que más allá de esos problemas que rodean a cada uno, lo verdaderamente importante está en nuestro interior, en esa sonrisa o esos ojos que miran la vida con la luz de la pureza.

Creo que en esto del equilibrio vital, lo fundamental es comenzar a ocuparnos de uno mismo, de nuestra salud física, emocional y espiritual. El hecho de estar bien con nosotros sin duda nos va a producir bienestar y eso se va a trasladar a los demás. No debemos de ignorarnos nunca. Jamás debemos de pensar eso de que los únicos importantes son los demás, por encima de nosotros. Esto no es egoísmo, esto es el primer paso para estar bien con los que nos rodean, esos a los que nunca perdemos de vista y a veces nos consumen la mente.

Cuando estás saturado, presionado, envuelto en mil líos a veces absurdos, llega un momento que explotas y al hacerlo sueles pagarla con quién menos culpa tiene. Por eso es tan importante encontrar momentos de silencio, de reflexión con uno mismo. En esos momentos de calma tu mente también la encuentra, invitándote a bajar el tono y la presión, de tal manera que, tras unos minutos, te des cuenta que nada es tan importante que merezca enfadarse contigo o con los demás.

Vivir la vida en positivo, aunque incluso a veces sepamos de la dificultad, es la mejor vitamina que podemos tomarnos cada día. Algunos, muchos, viven en una constante negatividad, es una elección de cada uno. Si comenzamos a nublar nuestra mente, podemos caer por el precipicio de la negatividad. Si nuestra mente es negativa, hasta el mínimo problema puede ser un obstáculo que creamos imposible superar. En cambio, si ese pequeño obstáculo, u otro más grande, lo vemos con un pensamiento positivo, será el impulso necesario que nos haga saltar o ignorarlo.

Vivir en positivo requiere esfuerzo, no nos creamos que es fácil. Sin darte cuenta, en muchas ocasiones, te sales del carril positivo y vas caminando largo tiempo por el negativo. Ser capaces de darnos cuenta, atacar esos pensamientos con otros positivos, es la respuesta.

El desorden emocional nos nubla, los malos hábitos. El no marcarnos prioridades puede hacer que nuestras vidas vivan en un constante desequilibrio. Equilibrarnos es fundamental. Vivir los momentos y ser plenamente conscientes de ellos, disfrutando intensamente lo que nos de cada segundo de vida.

Deberíamos de marcar nuestras prioridades, tenerlas clarificadas, hacer una lista de nuestros objetivos más importantes, deshacernos de esos hábitos que nos evitan vivir la vida al máximo y encontrar ese equilibrio nuestro que nos haga sentir y vivir con espíritu positivo, energía y dispuestos a superar cualquier adversidad que se nos ponga por delante.

Uno cree, según va acumulando años, que todo lo ha visto o leído. No es cierto. El amplio mundo del arte, de la filosofía, de la literatura en tan inmenso como lo es esta esfera terráquea nuestra. Ayer me dieron a conocer, lo que supone para mí siempre una invitación a saber, uno de esos autores del que no tenía más conocimiento que por el título de una de sus obras, pero que por el nombre jamás lo hubiera recordado: Gregor Von Rezzori. Es lo que tiene vivir momentos con personas interesantes.




Gregor von Rezzori (1914-1998), hijo de una familia cosmopolita y aristocrática, nació en Czernowitz, capital de la Buccovina cuando era una provincia oriental del imperio austrohúngaro.

Esta mañana me he lanzado, veloz, en cuanto he podido, a la librería que tengo más cercana a la oficina. Casualmente he encontrado dos libros suyos: 'Memorias de un antisemita', que forma parte de la 'La Gran Trilogía' y 'La muerte de mi hermano Abel'.

La gran duda, fundamentalmente cuando adoptas dos obras literarias, es cual leer primero. Claro, lo absurdo, también, hubiera sido no aprovecharme -cariñosamente hablando- de quién me recomendó y solicitar su consejo.

La respuesta, con la indicación que seguiré a pies juntillas, no ha podido ser más atenta y, lógicamente, experta: 
"Te recomendaría las 'Memorias de un antisemita', aunque forma parte de la trilogía pero como una lectura independiente es una interesante confesión autocrítica y reveladora de un testigo de su época. El título de la novela es un poco trampa. Si te interesan estos temas, es una buena ilustración al pasado histórico de los territorios marcados por el problema de la interacción de culturas..." J.S.

Pues eso, tener una opinión así es un privilegio y suficiente para que me adentre en el mundo de Gregor Von Rezzori a través de sus libros.

Y por hoy, entre equilibrios, creo que es suficiente.

Feliz noche.
Por qué no dejamos de preguntarnos de dónde venimos y comenzamos a preguntarnos más a dónde vamos o a dónde queremos ir.

martes, 21 de junio de 2016

Música Running: Ludovico Einaudi...

Dice Walt Whitman que...

"NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,/ sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños./No te dejes vencer por el desaliento./No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,que es casi un deber./No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario./No dejes de creer que las palabras y las poesías/sí pueden cambiar el mundo./Pase lo que pase nuestra esencia está intacta./Somos seres llenos de pasión./La vida es desierto y oasis./Nos derriba, nos lastima,/nos enseña,nos convierte en protagonistasde nuestra propia historia./Aunque el viento sople en contra,/la poderosa obra continúa:/Tu puedes aportar una estrofa./No dejes nunca de soñar,/porque en sueños es libre el hombre./No caigas en el peor de los errores:el silencio./La mayoría vive en un silencio espantoso./No te resignes./Huye."Emito mis alaridos por los techos de este mundo",/dice el poeta./Valora la belleza de las cosas simples.Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,/pero no podemos remar en contra de nosotros mismos./Eso transforma la vida en un infierno./Disfruta del pánico que te provocatener la vida por delante./Vívela intensamente,/sin mediocridad./Piensa que en ti está el futuro/y encara la tarea con orgullo y sin miedo./Aprende de quienes puedan enseñarte./Las experiencias de quienes nos precedieronde nuestros "poetas muertos",/te ayudan a caminar por la vidaLa sociedad de hoy somos nosotros:/Los "poetas vivos".No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas "

domingo, 19 de junio de 2016

19.06.2016 Entre trileros...

Pues así hemos llegado al domingo, con un sol inmenso que hemos disfrutado desde primera hora de la mañana, corriendo por esos campos majestuosos y místicos de este Getafe nuestro que a veces se nos escapa, y sumido en uno de esos agobios que nos viene provocando el exceso de actividad.

Comencemos por la sesión running matutina que, además de ratificar un excelente estado físico pese a los malos hábitos y poca disciplina de la que gozo últimamente, nos ha servido para charlar, para desahogar, para ponernos al día de lo de uno y lo de otro y, cómo no, para realizar ese breve análisis de la actualidad política nacional. Casi diría de la actividad política que nos aburre y desespera, más que otra cosa. 


Desde siempre uno viene avisando de los peligros que entrañan lo que aparentemente comienza como broma; subestimar a los trileros de la política es un error básico. Lo que puede ocurrir en este país a partir del próximo día 26, no tiene buena pinta si no prima la sensatez entre los que defienden este Estado que se ha conseguido con esfuerzo, sudor y, por qué no decirlo también, sangre.

Es sabida y conocida mi ideología y, hoy por hoy, mi preferencia de gobierno. Sin duda tiene sus más y sus menos, sin duda errores cometidos, pero sin duda también es el único gobierno que garantiza una estabilidad y un futuro para el país de nuestros hijos. Un gobierno serio y de eficacia demostrada.

Me gustaría un PSOE fuerte y, también, sensato. Con miras de Estado y no con interés personalista como el de quién lo dirige. Es una pena pero, si nadie lo remedia, el señor Sánchez lo va a convertir en tercera fuerza política nacional y, posiblemente, en muchas regiones, cuarta. Un desastre histórico.

De Podemos no voy a hablar más que me produce miedo el pensar que pueden llegar a gobernar este país apoyados, incluso, por el PSOE como ya lo hacen en comunidades y ayuntamientos. Es populismo básico, pero reaccionario y peligroso. No verlo es estar ciego. Debo aplaudir que son unos excelentes estrategas, que van paso a paso, cambiando el tono cuando deben cambiarlo, haciendo campañas controvertidas de las que se habla y emocionando y motivando a sus bases. Justamente los pasos que va dando cualquier populista para hacerse con el poder. Después no hay quién los saque, es tarde.

Y de Ciudadanos, sinceramente, me he llevado una gran desilusión. Diré que es lo que todos ya sabemos: un partido creado única y exclusivamente para ser bisagra. Un partido que no se sabe muy bien a quién apoya ni apoyará porque carece de ideología clara y depende de no se sabe muy bien quién le caiga mejor o peor a su dirigente máximo.

Este chaval, Albert Rivera, ya ha demostrado lo que es. Ha defraudado a muchos ciudadanos y a muchos de sus votantes. Se ha estrenado en política pidiendo regeneración mientras mentía a todos los electores. El mismo día 18 de diciembre, anunció a bombo y platillo que: "Votaré 'no' a quien intente formar un grupo de perdedores para desbancar a una lista que gana las elecciones, porque España va mal, pero puede ir peor." Curiosamente acabó haciendo justo lo contrario, apoyar al perdedor para tratar de desbancar al ganador.

Rivera es un personaje de esos con aires de niñato fúnebre. Alguien acostumbrado a vivir entre mimos y algodones. Es un tipo aparentemente egocéntrico, al que no le auguro más futuro político que el que ha tenido Rosa Diez con UpyD.
Alguien que ha obtenido una representación mínima, respetable por supuesto, pero mínima, no puede tratar de deslegitimar a millones de electores. Puede hacerlo si le place, claro que sí, pero sin duda ese tipo de decisiones y ambigüedades tienen sus consecuencias. Yo espero las tenga en las urnas.
Es un tipo, de verdad, que tiene pinta de niño mal criado, al que le tiemblan las piernas frente a un oponente que simplemente le gane en estatura, experiencia o inteligencia.
Rivera formó un partido de centro izquierda llevado con el voto cabreado del centro derecha. Es lo de siempre. Recuerdo a votantes del PP votando a la socialista Rosa Díez. "Son las cosas de la derecha", como diría un amigo. Así nos va.

A Rivera hay que conocerlo, por sus ínfulas de poder, en Cataluña. Conozco a otros líderes regionales y locales de este nuevo partido, lejos de ese egocentrismo ensayado. 

Ahora este señor que ya ha demostrado, en poco tiempo, que es capaz de mentir a sus votantes, quiere hacer un casting de candidatos en el primer partido de España. O sea, alguien que obtiene 40 diputados quiere obligar al que obtiene 128 a que ponga los candidatos que a él más le gustan. De coña. de España.

En estos momentos, en España sólo hay tres alternativas:

1. Un gobierno en minoría del ganador de las elecciones, el PP, tolerado (no tiene por qué ser apoyado) por PSOE y Ciudadanos.

2. Un Gobierno de PODEMOS y PSOE: el "cambio de izquierdas."

3. Nuevas elecciones.

Parece que en este país, últimamente, vale más ser guapete, con pintas de pijo o coleta descamisada, hablar bien y mucho, para que los errores, barbaridades y las mentiras salgan totalmente gratis. Así nos va.

Y como creo que he hablado demasiado de política, seguiré preparando las clases que impartiré próximamente en el Máster de Liderazgo de la Universidad de Barcelona. 

Me tiene bastante agobiado y preocupado, por tiempo, la preparación. Parece que cuando más necesitas estar tranquilo, concentrado y organizado, menos tiempo tienes para hacerlo. se acumulan los temas y se acumulan también las cuestiones  a preparar como algo así merece.

Estas dos semanas toca dedicarlas casi en exclusiva al Coaching. Será mi primera experiencia como formador y, como en todo, no quiero fallar.

Y dicho esto, os deseo una feliz noche...

Dice Albert Einstein que...

“Todos somos genios. Pero, si juzgas a un pez por su habilidad para escalar un árbol, pasará toda su vida pensando que es estúpido”. 

sábado, 18 de junio de 2016

El liderazgo es carácter, no temperamento. El carácter se entrena, el temperamento es innato a cada uno.

viernes, 17 de junio de 2016

Música Running: Second - Muérdeme

Dice la Biblia que...

"Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio, La cual no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida,y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento" (Proverbios 6:6-8)

jueves, 16 de junio de 2016

Resistir en estos momentos, en esta sociedad que habitamos, es permanecer fieles a nosotros mismos independientemente de las circunstancias.

miércoles, 15 de junio de 2016

15.06.2016... El instante, tu momento.

Terminas los días te sientas y analizas, piensas y te das cuenta de que mucho de lo que haces lo haces porque no lo piensas. 

Ayer lo comentaba con un amigo, nuestra vida, con los años, sería fruto de los más fascinantes relatos, de una novela o incluso de esas películas de las que nunca sabes que final tendrán. Una novela como la vida misma, esas vidas que imaginamos y que sólo algunos tenemos el privilegio de vivir.

Es cuando paro, aquí, en este instante, freno y decido no dejarme llevar por el ansia de escribir y de contar. Si la vida me da tiempo, buscaré esos instantes para escribir y dejar lo vivido a quien me importa. Sólo quien lee el pasado está preparado para afrontar el futuro. Me gustaría que mi hijo, mis sobrinos, aprendan de la experiencia de los errores y también, del placer de los aciertos. Que conozcan mucho de lo que no se sabe y mucho más de lo que se conoce incorrectamente.




Las vidas no son de los que las cuentan, son de cada uno y sólo uno puede contar su historia vivida.

La vida, si se vive, puede llegar a ser una aventura vertiginosa, asombrosa y substancialmente encantadora. 

Hay momentos en los que una fuerza anónima y mentalmente desgarradora te frena. Es ahí donde nos medimos porque nos enfrentamos a ese ser que aparenta ser superior, pero que solo es un reflejo: nosotros. 

Superas todo o casi todo hasta que llegas a tu auténtico enemigo: tu yo.

Es curiosos pero hoy, ahora, pensaba que a veces caminamos por la vida con esa sensación de que no dejamos de preocuparnos por los demás, intentando continuamente que todos los que nos rodean se sientan bien, pero en cambio, todos los que nos rodean sienten todo lo contrario: que nos dedicamos más a nosotros mismos que a ellos. Te hacen sentir una especie de culpabilidad egoísta.

Nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros padres y hermanos, amigos; nuestro trabajo, el día a día de nuestra economía, todo son presiones que nos obligan a estar pendientes de todo a la vez.

Y entonces parece nos falta la respiración. Llegamos a sentir un ahogo tan extraño como cercano.

Entonces creemos que todo puede romperse cuando realmente quienes estamos a punto de rompernos somos nosotros mismos.

Es el momento de respirar. Sentir nuestra respiración en el instante. Ser conscientes del momento y de que lo verdaderamente importante, para seguir construyendo, somos nosotros.

Busca tu momento, encuentra tu momento. No es egoísmo. Es vitalmente importante sentirnos para continuar.

Mis Momentos... en Badajoz.


Dice Amos Oz que...

"A menudo los hechos amenazan la verdad" 

martes, 14 de junio de 2016

El muro más difícil de romper siempre es el de uno mismo. Por eso, si somos capaces de vencernos, poco se nos resiste.

domingo, 12 de junio de 2016

12.06.2016... Nadie puede sustituir a nadie.

Parece que el sol y el calor comienza a ser parte de nuestros días. Y yo encantado. Encantado de despertar y ver el cielo azul, encantado de poder ir sin mil capas de incómodas ropas o de portar ese odioso paraguas para no mojarte la cabeza mientras los zapatos y pantalones llegan empapados a la oficina.

Estoy encantado de este clima, de que duren más los días y de que parezca que cada persona con la que te cruzas porta una gran sonrisa.

Pero no todo tenía que ser perfecto, aunque sí lo compensa, vivo en un constante moqueo y estornudo desde hace un par de semanas. La alergia me ha atacado de lleno, haciendo que tome alguna pastilla de esas que te dejan más atolondrado de lo que suelo estar normalmente.

Y así, con este sol, con algo de sueño, pero mentalmente recuparado de la semana, esta mañana he hecho una sesión running solitaria, no excesivamente larga, pero suficiente para cargar las piernas y dejar algunas toxinas sobre las calles de Getafe. Física y mentalmente correcto el esfuerzo, pensando en iniciar las tareas que esta semana debo afrontar.




Comentaba que levanté con sueño porque la noche ha sido algo movida. 

Ayer fuimos a recoger a quién ya es  nueva miembro de la familia: Kika

Kika es una Teckel Kaninchen que conocí hace un par de meses, casi recién nacida, en De Colage. Llamé, por recomendación de un amigo, para comentar que en unos meses quería adquirir un teckel. No sé por qué, desde hace tiempo se convirtió, junto al galgo, en mi raza de perro favorita. 

P, el criador de teckel, me comentó que para junio no sabía si tendría nuevas camadas pero que en ese momento, con algo más de un mes, tenía una teckel preciosa, kaninchen auténtica. No lo pensé mucho. Le dije que me iba a verla inmediatamente. 

Y así hice, cogí el coche y me lancé al lugar indicado. Cuando vi, me enamoré completalemnte de esa cara simpática y elegante a la vez. Pero no podía llevármela todavía, no quería interrumpir ni desconcentrar los estudios de A. Le pedía a P que me la cuidase hasta junio y así ha sido. La he visitado un par de veces más pero hasta ayer no fuimos a recogerla.

Nadie puede sustituir a nadie. Kika no va a sustituir al gran Mozart (he vuelto a leer lo que escribí hace exactamente seis años y se me ha encogido el corazón), porque Mozart era Mozart y Kika será Kika; cada uno con su personalidad. 

Volver a tener un perro en casa nos llena de alegría a todos. Hace seis años, justo seis años, perdíamos a Mozart. Nos dejó tan apenados que pensamos no volver a compartir la vida con otro perro. Pero aquí está Kika, buscando su hueco en esta casa.

Ayer, tras tres meses de convivencia en un entorno fantástico, junto a su madre y familiares diversos, Kika se vino a vivir con nosotros. Se mueve lenta de un lado a otro, está triste. Es lógico, le va a costar adaptarse a esta nueva vida. Los olores, los sonidos, la libertad, el calor de su madre. Todo le falta y en su mirada perdida sólo encuentras una pena que, poco a poco, seguro, irá perdiendo.

Esta noche no ha dejado de llorar. A todos se nos encoge el corazón de escucharla. Nos ponemos en su lugar, pero sabemos que va a recibir tanto cariño que pronto no echará de menos a los suyos.

Es curioso cómo un animal puede llenar una casa. Nos hemos vuelto a dar cuenta de la falta de Mozart con la llegada de Kika. Dos estilos diferentes, pero creo la misma simpatía y elegancia.

Siempre he creído y sentido que la fidelidad, sentimiento y cariño que te transmite un animal es, en ocasiones, mucho más verdadero y auténtico que el de algunas personas.

En fin, con este breve repaso al fin de semana, voy a terminar el domingo. 

Feliz noche...
Cada uno sabemos en cada momento lo que nos interesa o gusta, pero realmente cada uno no elegimos normalmente lo que nos gusta o interesa en cada momento. ¿Por qué? porque solemos pensar más en el qué dirán los otros que en el nosotros.

sábado, 11 de junio de 2016

11.06.2016... Siempre pensando...

Llegue anoche de mi periplo por tierras extremeñas. Un viaje rápido pero como siempre, en los últimos tiempos, intenso. Celebramos unas Jornadas sobre la reforma de las diferentes leyes de la Administración Pública en la Diputación de Badajoz y así me lancé a la carretera en la mañana del jueves, para recorrer un paraje español impresionantemente hermoso.

Comer en la histórica y majestuosa villa de Trujillo, con ese sabor a historia inigualable. Cenar en la Plaza Alta de Badajoz, junto a la Alcazaba y de vuelta parar a comer en Talavera de la Reina, con vistas al Tajo y ya con ese ansia por llegar a casa, pero incapaz de resistir la tentación de parar en esos rincones españoles, nuestros, en los que mis pies no han pisado. 

Repito y me repito: esta España nuestra lo vale todo y lo es todo. Descubrirla debería ser de obligado cumplimiento para todos los españoles. Es verdad que luego buscamos otros lugares lejanos para visitar mientras vamos dejando en el olvido los que tenemos aquí al lado y que son, sin lugar a dudas, parte de esa historia nuestra que nos ha aportado lo que verdaderamente somos.



En estos viajes de trabajo uno tiene momentos para todo. Siempre trato de aprovecharlos. Momentos en los que debes estar prestando la máxima atención a tus responsabilidades, que además te permiten conocer personas que de otra manera jamás hubieras conocido, y momentos para el pensamiento y la reflexión.

De la gente se aprende tanto como de la vida. Cada uno tiene su historia y la cuenta a su manera; cada uno esconde de su vida lo que le apetece. Cuando conectas con alguien es fácil que, en el tiempo, cuente cosas que tal vez a otros más conocidos no contaría. Es como si ocupases el lugar de ese confidente ajeno a su entorno habitual. A mi me gusta mucho escuchar a la gente. Me gusta más escuchar hablar que hablar. Tal vez por eso, también, sea coach y me encante serlo (ojalá pudiera dedicarme por entero a ello). Pregunto lo justo, no interrumpo, y dejo que se desahoguen. Me quedo con las experiencias de cada uno, con esas enseñanzas que pueden entresacarse de cada historia.

Cuando converso con una persona mayor que yo, que debido al entorno en el que me muevo, suele ser en la mayoría de los casos, me gusta escuchar esos consejos sabios que tratan de darte como si no tuvieras experiencia de la vida. La gente con mucha vida, que ha ocupado posiciones y responsabilidades de alto nivel, suele pensar que el resto no ha vivido nada. Esto ocurre con casi todos los mayores.

Cuando volvía de viaje, conduciendo, pensaba en el privilegio que tengo de poder conocer a las personas que conozco y también vivir las experiencias que vivo. Pero en esos pensamientos, últimamente me viene uno, que tiene que ver con todo esto de la experiencia de la vida, lo natural de la vida, el comportamiento humano de cada uno. Hacia dónde va y viene y en que momento te sorprende. Las consecuencias de nuestro comportamiento, de nuestras acciones, son ilimitadas.

Tras un par de vinos, el jueves por la noche, R me comentaba parte de su vida y me decía algo así como que "el hombre tiende a cagarla muy habitualmente". Somos capaces de destruir todo lo que somos y tenemos en un santiamén. Una vez que la cagas no suele tener arreglo. Me decía, también, que, "normalmente cuando se caga, siempre es para ir a peor, jamás se llega a levantar cabeza".

"Yo tuve suerte José Luis, soy una excepción, pero podía haberla cagado como el 99%", concluyó.

Mirando el cauce del Tajo, a la vuelta, ya en solitario, pensaba en todas estas afirmaciones y reflexiones de la noche anterior. En su razonamiento, en sus razones y en cómo tendemos a aconsejar a los demás para que no hagan aquello que hemos hecho nosotros de manera arriesgada.

Es natural aconsejar a aquellas personas que aprecias y que sabes todavía tienen mucha vida por delante por que son más jóvenes y con menos experiencia; lo ilógico es tener que aconsejar a aquellas personas que te llevan mucha vida y experiencia. Es ilógico y antinatural. Si esto ocurre es que, posiblemente, el tren se haya salido del carril y no es fácil volverlo a encarrilar.

Una buena reflexión que dejo por aquí para terminar este sábado.

Dice Benjamin Franklin que...

"Solo el hombre íntegro es capaz de confesar sus faltas y de reconocer sus errores."

jueves, 9 de junio de 2016

09.06.2016... Lo fácil y lo difícil del equilibrio.

Llegué esta semana al miércoles con ansia de levantar, de hacer, de buscar momentos y encontrarlos.

Salir dar ese paseo por el Retiro mientras la música entre mil olores naturales me acompaña acompasando cada pensamiento que no deja de ser un proyecto o una reflexión que compartir.

Hoy he vuelto a viajar. Reconozco se me va haciendo algo pesado esto de los viajes dejando tanto por hacer. Pero al menos, el cocho, me permite divagar e ir ordenando pensamientos. 

En días así te das cuenta de lo fácil que es vivir en equilibrio y lo fácil también el no hacerlo.

Tengo la sensación de que a veces recorremos el mundo, nuestro mundo, en una búsqueda incesante y constante de problemas. Si pasamos un tiempo sin ellos parece que los deseamos, parece que queremos ponernos a prueba constantemente. Nos dejamos llevar por una inercia insensata, repleta de fantasías e imaginaciones que nos van desequilibrando y desordenando sin piedad hasta hacernos desfallecer.

Y es que es tan difícil, por ejemplo, encontrar unos minutos para estar tranquilos, serenos, pensando en nada, meditando. Unos minutos al día sería suficiente. Lo vivo en mi experiencia en días como el de hoy, y lo olvido y sufro, también en mi experiencia, en días como el de antes de ayer o, seguro, el de mañana.




Aldous Huxley nos decía que "Solo hay un rincón en el universo que sabes que puedes mejorar, y ese eres tú".

¿Qué hacemos para mejorar nuestras vidas? ¿Qué hacemos para mejorarnos?

Sólo pensamos en ello cuando nos vienen los males. Cuando alguien vestido de blanco te dice que o paras o te da un infarto; o te cuídas o no llegas a la meta. O en esos momentos en los que alguien cercano se marcha para siempre y lamentamos el poco tiempo que nos dedicamos a nosotros y a lo importante.

Curiosamente, en lo que llevo de semana, y no me ocurría desde hace muchos años, he perdido de los bolsillos dos cosas importantes en días diferentes: el lunes y ayer. En ambos casos volví sobre mis pasos, como un imbécil, por si encontraba a sabiendas de que sería algo imposible, entre otras cosas porque en el último caso ha sido dinero. Siempre piensa uno que nadie tiene por qué ir mirando al suelo y ver lo que en él se sostiene. 

Mi primera reacción, en ambos casos, fue de un fuerte enfado, cabreo, conmigo mismo. Mi segunda reacción, por primera vez en muchísimo tiempo, fue pensar que no corre peligro la vida de mi familia, ni la mía y que todo lo puedo solucionar aunque me genere alguna molestia.

Hace algún tiempo hubiera permanecido enfadado con el mundo; a lo mejor la hubiese tomado con los que menos culpa tienen (cuando el único culpable del caso soy yo). Ahora, hoy, he decidido respirar y pensar que todo ocurre por tener la cabeza en mil tareas y que mañana será otro día ya que, gracias al Eterno, todo tiene solución.

A veces es muy difícil sonreir sin ganas pero es que la mayoría de las veces, esas cosas o temas que nos enfadan o molestan, no tienen solución. Si algo no tiene solución, para qué vamos a estar dando vuelta sobre lo mismo. ¿Para enfadarnos más? 

¿Cuánta diferencia de terminar un día bien, sonriendo, a terminarlo cabreado y enfadado?

Feliz noche amigos.

Dice Bertrand Russell que...

"Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay qué cruzar y qué puente hay que quemar."

miércoles, 8 de junio de 2016

Indudablemente lo mejor de los días es volver a empezarlos. Porque cada día puede ser el inicio de algo.

domingo, 5 de junio de 2016

05.06.2016... Va de populismos!

Me quedo terminando este día con la sensación de haberlo aprovechado, teniendo en cuenta que mi estado físico ha rozado el apalancamiento total.

Por eso levanté y me obligué, no sé si diría mejor castigué, con placer, a hacer mi ruta de running al Cerro. Un ritmo bastante tortuguero, las piernas algo más que cansinas, y el estómago lanzando gorgoritos internos a manera de avisos extraños que he conseguido vencer. 

No sé cómo uno llega a dejarse caer tanto. Creo que son de esas tonterías que ocurren en determinados momentos de la vida, en los que vas acumulando factores que te obligan a apartar, normalmente, lo más importante.

Creo llega una buena época para coger el ritmo y volver a recuperar las buenas costumbres que, traerán, también, las buenas formas.



Nuestra conversación de hoy, zancada a zancada, ha girado, en parte, sobre la aburrida política. Y digo en parte, porque ya no es lo más importante, visto lo visto, en las conversaciones de las personas de a pie. Pero, a raíz de esto mismo, y sintiéndome a veces igual de aburrido que el resto de los mortales, si he hecho una defensa de lo importante que pueden ser para el futuro de España estas elecciones. Tan importantes como las pasadas, que lo fueron, pero si cabe más ya que el peligro parece acecha más cerca.

He leído unas encuestas bastante preocupantes esta mañana. La coalición Podemos+IU, Unidos Podemos, adelanta al PSOE y marca distancia. ¿Y esto cómo puede ser? Esto sólo puede ser en un país como el nuestro.

Estamos viendo en televisión, estamos asistiendo y viviendo, los modos y maneras de gobernar de los representantes de estos partidos en los ayuntamientos más importantes de España. Contemplamos atónitos a lo que nos abocan con sus gestos, formas y acciones.

España se está acercando, como antes lo hicieron otros países, a un gobierno populista. Nos acercamos porque, ahí radica la esencia de la democracia, están aglutinando votantes que, envueltos en falsas expectativas, en rencores o, simplemente, en modas, son capaces de no pensar en el futuro y votar con el único propósito de desbancar al que está.

El populismo es el enemigo de los derechos y libertades. El populismo es fascismo. Que nadie se lleve a engaño. Está todo inventado. 

El populismo, como conocemos en otros países, sólo busca legitimarse para arrasar con los derechos individuales. Se escudan en un discurso fácil, fabricado y experimentado en otros lugares. Se rodean de caraduras que no tienen ni la más mínima idea de lo que es ganarse la vida, ni lo quieren hacer ni lo harán nunca. Atacan a  un sistema que les mantiene.

El populismo es, porque lo ha sido siempre: más paro, más pobreza, más inflación, más corrupción y recorte de libertades y derechos del pueblo.

Churchill dijo del socialismo algo así como que "no son abejas, porque éstas al menos producen miel, sino termitas." Realmente es lo que son los populistas y, en nuestro país, Podemos.

Creo que no nos damos cuenta a lo que nos enfrentamos. Es posible que a muchos les de igual, a mi no.

El populismo fomenta el odio en su beneficio.

Y como hoy no me apetece escribir mucho más, y además sé que volveré sobre este tema en breve, os voy a dejar con una cita de Hayek:

"El fascismo no es un asunto de derecha o izquierda, sino una cruda estratagema para lograr el máximo control del poder posible con el fin de destruir las instituciones liberales."

Feliz noche.
Las decisiones que uno toma en la vida, son sus decisiones; con sus efectos positivos o negativos. Opinar sobre las decisiones de los demás, en este país, es fácil y hasta parece que divierte. Tomar tus propias decisiones y apostar por ello, es lo difícil.

Dice Jiddu Krishanamurti que...

"Atención es ese escuchar y ver, y esa atención no tiene límites, resistencia, por tanto, es ilimitada. Estar atento implica esa inmensa energía, no es quedarse clavado en un punto. En esa atención no hay un movimiento repetitivo, no es mecánico. No se trata de cómo mantener esa atención; si uno aprende el arte de ver y escuchar, esa atención puede focalizarse en una página, en una palabra. Ahí no hay resistencia, que es la actividad de la concentración."

sábado, 4 de junio de 2016

04.06.2016... De excesos!

Si aparezco un sábado escribiendo por aquí, desahogando o concentrando el pensamiento, es porque he llegado derrotado de los días.

Y es que hasta ayer mismo, mi vivir y existir ha sido de una intensidad sin fin que ha provocado, por uno u otro motivo, que hoy me encuentre revuelto.

Me siento mal. Estoy entre empachado, mareado y cansado. La noche ha sido dura, con dolores estomacales. Sólo deseaba que se hiciera la luz. Una acumulación de excesos en el mes, con un incremento en la última semana, han provocado el enfado de un cuerpo que ya va llevando unos cuantos años a cuestas.

Cuando uno no se encuentra bien, lo que ocurre es que le cuesta pensar. No estoy, gracias al Eterno, acostumbrado a pasar por trances de salud. A veces, por ello, nos da la sensación de ser una especie de superhombre, nos confiamos y zas... somos tan mortales como el resto.

Llevo un mes a base de trabajos intensos y estresantes, de comidas y cenas comprometidas y de excesos calóricos y alcohólicos que envuelven las tertulias posteriores. Y claro, no hay quién resista un ritmo así si no se pone algo de orden. Conferencia arriba conferencia abajo, proyecto arriba proyecto abajo, viaje para allá viaje para acá, algo de deporte pero menos del habitual.




Comenzamos la semana con algunos cambios a nivel profesional que, espero, sean para bien siempre de la institución. Concluimos, también, los últimos retoques en la Empresa de Rehabilitación y Reformas rHabilitec con la intención de lanzarla al mercado, en la búsqueda de oportunidades de trabajo, ya. Hasta que no esté en marcha, rodando, me mantiene pendiente y quitándome el poco tiempo que me permite el resto de ocupaciones. Esta semana he tenido, también, que comenzar a preparar el material sobre coaching para las clases que impartiré en julio. Mis artículos varios y variados.

Por otro lado, el miércoles, viajé a Jaén. Celebrábamos una Jornada sobre las Reformas en las Leyes de la Administración Pública que inauguré junto al Presidente de la Diputación Francisco Reyes. Viajé en coche. Lo preferí por comodidad y porque me apetecía conducir en soledad, pensando y reflexionando sobre mis cosas.

Paré a conocer Úbeda y Baeza, dos pueblos Patrimonio Cultural de la Unesco desde el año 2003 y de una belleza esplendorosa. Belleza de país tenemos, lo poco que lo conocemos y lo poco valorado que está por algunos.

Úbeda está como en una loma, desde donde se contempla un valle repleto de olivares bajo la atenta mirada de la Sierra Mágina.

Extraordinario cada rincón; cada esquina de sus calles esconde una sorpresa. Respiré sabor de historia, de literatura, de tanta vida.

En Jaén me precipité a salir a hacer un poco de running. No contaba con que Jaén es una ciudad que mira de arriba a abajo. Que si te pones a correr, cómodamente, por sus calles bajando hacia lo más llano, luego tienes que subir en cuesta la misma distancia. Terminé tan muerto, con un cansancio de piernas que prácticamente no me moví del entorno del hotel.

Es curioso pero, después de tanto viaje, cuando despiertas en un lugar ajeno al tuyo, lo haces en un estado de confusión. No sabes muy bien dónde te encuentras hasta no abrir los ojos del todo.

La verdad es que la vida, cuando se vive tranquila, es extraordinariamente agradable. Vivir con prisas nos consume. Creemos que hacemos más, que llegamos a más, pero no es cierto. Lo hacemos todo peor, no lo disfrutamos. Así que hoy no queda más que pagar las consecuencias, en plan reposo a ver si el estómago se va colocando.

Feliz tarde...