domingo, 5 de junio de 2016

05.06.2016... Va de populismos!

Me quedo terminando este día con la sensación de haberlo aprovechado, teniendo en cuenta que mi estado físico ha rozado el apalancamiento total.

Por eso levanté y me obligué, no sé si diría mejor castigué, con placer, a hacer mi ruta de running al Cerro. Un ritmo bastante tortuguero, las piernas algo más que cansinas, y el estómago lanzando gorgoritos internos a manera de avisos extraños que he conseguido vencer. 

No sé cómo uno llega a dejarse caer tanto. Creo que son de esas tonterías que ocurren en determinados momentos de la vida, en los que vas acumulando factores que te obligan a apartar, normalmente, lo más importante.

Creo llega una buena época para coger el ritmo y volver a recuperar las buenas costumbres que, traerán, también, las buenas formas.



Nuestra conversación de hoy, zancada a zancada, ha girado, en parte, sobre la aburrida política. Y digo en parte, porque ya no es lo más importante, visto lo visto, en las conversaciones de las personas de a pie. Pero, a raíz de esto mismo, y sintiéndome a veces igual de aburrido que el resto de los mortales, si he hecho una defensa de lo importante que pueden ser para el futuro de España estas elecciones. Tan importantes como las pasadas, que lo fueron, pero si cabe más ya que el peligro parece acecha más cerca.

He leído unas encuestas bastante preocupantes esta mañana. La coalición Podemos+IU, Unidos Podemos, adelanta al PSOE y marca distancia. ¿Y esto cómo puede ser? Esto sólo puede ser en un país como el nuestro.

Estamos viendo en televisión, estamos asistiendo y viviendo, los modos y maneras de gobernar de los representantes de estos partidos en los ayuntamientos más importantes de España. Contemplamos atónitos a lo que nos abocan con sus gestos, formas y acciones.

España se está acercando, como antes lo hicieron otros países, a un gobierno populista. Nos acercamos porque, ahí radica la esencia de la democracia, están aglutinando votantes que, envueltos en falsas expectativas, en rencores o, simplemente, en modas, son capaces de no pensar en el futuro y votar con el único propósito de desbancar al que está.

El populismo es el enemigo de los derechos y libertades. El populismo es fascismo. Que nadie se lleve a engaño. Está todo inventado. 

El populismo, como conocemos en otros países, sólo busca legitimarse para arrasar con los derechos individuales. Se escudan en un discurso fácil, fabricado y experimentado en otros lugares. Se rodean de caraduras que no tienen ni la más mínima idea de lo que es ganarse la vida, ni lo quieren hacer ni lo harán nunca. Atacan a  un sistema que les mantiene.

El populismo es, porque lo ha sido siempre: más paro, más pobreza, más inflación, más corrupción y recorte de libertades y derechos del pueblo.

Churchill dijo del socialismo algo así como que "no son abejas, porque éstas al menos producen miel, sino termitas." Realmente es lo que son los populistas y, en nuestro país, Podemos.

Creo que no nos damos cuenta a lo que nos enfrentamos. Es posible que a muchos les de igual, a mi no.

El populismo fomenta el odio en su beneficio.

Y como hoy no me apetece escribir mucho más, y además sé que volveré sobre este tema en breve, os voy a dejar con una cita de Hayek:

"El fascismo no es un asunto de derecha o izquierda, sino una cruda estratagema para lograr el máximo control del poder posible con el fin de destruir las instituciones liberales."

Feliz noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario