miércoles, 30 de noviembre de 2016

Música Running: Sultans of swing- flamenco version - Tommy Emmanuel, John Jorgenson, Pedro Javier González

Fantástico....

Dice Séneca que...

"No hemos de preocuparnos de vivir largos años, sino de vivirlos satisfactoriamente; porque vivir largo tiempo depende del destino, vivir satisfactoriamente de tu alma. La vida es larga si es plena; y se hace plena cuando el alma ha recuperado la posesión de su bien propio y ha transferido a sí el dominio de sí misma."

martes, 29 de noviembre de 2016

lunes, 28 de noviembre de 2016

Hilvano cada silencio...

Hilvano cada silencio
pensando
será el último que tendré.

Pero luego tengo otro
y lo atrapo
y coso junto al de ayer.

Así voy completando
ese mundo silencioso
al que siempre acudo
y nunca soy capaz
de descoser.

Momentos... Segovia.


Dice Erich Fromm que...

"En el arte de vivir, el hombre es al mismo tiempo el artista y el objeto de su arte, es el escultor y el mármol, el médico y el paciente."

domingo, 27 de noviembre de 2016

27.11.2016... Escribiendo...

Hay semanas que pasan por delante como si de una película se tratara y de la que solo quisiéramos recortar ciertas imágenes y echar el resto a la basura.

Terminamos casi como comenzamos: lloviendo. Llover es una constante en estos días. La lluvia es ese fenómeno atmosférico necesario y deseado en nuestra península, para nuestros campos, para la limpieza de nuestra atmósfera, pero menos querido por mi. Lo reconozco, no me gusta la lluvia, aunque siempre me quede ese sabor poético con el que empapa los días.

Creo que esta ha sido una semana de lecciones y, una de ellas, la más importante, no es la primera vez que la reivindico por aquí: hemos deshumanizado la política. La política sin humanidad, sin sensibilidad ni emoción, termina por deshumanizar, también, a las personas. ¿Nos estamos deshumanizando las personas? Algunos creo que llevan tiempo deshumanizados.

Desgraciadamente, a veces, nos tienen que soltar uno de esos guantazos para que nos demos cuenta de ello. Aun así, estoy seguro,  tras una semana volveremos a olvidar y continuar como si nada.

Dicho esto y en vistas de que en esta tarde otoñal, envuelto en literatura, en versos y filosofía, lo más positivo que puedo hacer es acercarme a este teclado y soltarme, diré que he llegado a la conclusión definitiva de que escribir es la mejor forma que tenemos de desahogarnos, de mirarnos y mirar el mundo, de expresarnos en libertad.



Lo he comprobado en los últimos días. Creo que voy a seguir utilizando esta técnica terapéutica, no solo para recomendar sino para practicar.

Escribiendo opinamos, escribiendo soñamos, deseamos y denunciamos.

Leer es la mejor forma que tenemos de aprender, de saber, de conocer. Escribir de sentirnos libres.

amontonar palabras sin sentido. Ordenarlas, desordenarlas. Ideas, proyectos. Sueños, historias. Versos, escalofríos.

En nuestras palabras, es posible que queden nuestros recuerdos amontonados en hojas o en cuadernos hilados en las redes virtuales.

Tal vez no haya aprendido a escribir, a expresar pensamientos con las palabras adecuadas; pero sí el tiempo me ha dejado el poso del saber que todo aquello que no queda escrito, de la manera que sea, simplemente no queda.

La escritura que es más vida que literatura, esa que no se escribe para vender sino por el mero hecho de vivir, de vivir mientras se escribe vida, porque así nos encontramos con nosotros, es la auténtica expresión del sentimiento, de la emoción.

Escribir sin estilo, sin saber hacerlo porque no nos importa ni los estilos ni las gramáticas. Simplemente escribimos lo que sentimos.

Escribir líneas o versos. Qué más da. Todo lo escrito por uno termina por ser poesía. Como esas gotas que están lloviendo desde el cielo y que golpean el suelo convirtiéndose a su vez en miles de minúsculas gotitas que perfuman versos.

Eso es la escritura.

Pensaba esto mientras leía mis notas, mis textos de hace unos años. Estoy metido de lleno en la corrección de lo que será el segundo tomo de mis notas y diarios tras aquél '¿Por qué no te lees?'. No está siendo fácil, tampoco el tiempo me permite mucha dedicación.
Mes a mes, año a año, desde 2013 al 2016, quisiera tener listo para enviar a corrector y editor como muy tarde a principios de enero. Objetivo creado.

Es curioso cómo se reviven momentos mientras te lees. Cómo eres capaz de saber en qué instante escribiste tal o cual frase, tal o cuál pensamiento. La vida de uno, sus pensamientos, sus emociones, al fin y al cabo, quedan en ese cajón desordenado que es nuestra mente. Lo mejor es irlos ordenando y colocando para que, si alguien lo desea, algún día, pueda conocer.

Por eso, en esta tarde de lluvia, vuelvo a recomendar no dejar de escribir...
La reflexión antes de la acción convierte los hechos en prudentes. Si no pensamos antes de actuar, podemos ser imprudentes.

sábado, 26 de noviembre de 2016

26.11.2016... Tarde entre literaturas.

Estos días tan grises, lluviosos, parece que esconden versos en el aire. Ni son oscuros, ni son tristes. Todo cielo arropa un enorme sol, con esa luz inmensa que nos alumbra y marca nuestros pasos en el camino, aunque a veces pudiera parecer oscuro.

Me encontré esta mañana con la noticia del fallecimiento del dictador Fidel Castro. No soy como esos que ladran, y sacan su instinto de alimaña, en palabras llenas de rencor y odio. No. No pienso alegrarme de la muerte de nadie porque a nadie le soy capaz de desear la muerte. De lo que sí me alegro es que este mundo nuestro que vivimos lo habite un dictador menos. Un personaje que bajo el escudo de la ideología comunista, arrebata los mínimos derechos humanos a sus paisanos.

Uno menos, sí.

Quedan muchos otros por ahí, algunos escondidos en falsas auras de democracia.

Es verdad que tras conocer la noticia no he podido dejar de hacer una reflexión de esas que nos vienen tras leer noticias así: la buena gente se va pronto, los malos parece aguantan mucho más, debe ser gracias al veneno que en vez de sangre les alimenta la vida.

Ojalá y la libertad, principio de prosperidad y progreso, llegue pronto al pueblo de Cuba.

...

Días así, como el de hoy, me refugio en la lectura y escritura, en el pensamiento y la reflexión. Me acompañan en esta época unos cuantos libros que me invitan a pensar. 

¿Qué necesario ejercitar nuestra mente? ¿Qué necesario saber, conocer, para poder crearnos una opinión personal sobre todo lo que ocurre a nuestro alrededor o, simplemente, sobre la esencia del Ser?

Hay un tema que, no sé si por casualidad o sin ella, me interesa mucho últimamente. Tal vez, en mayor medida, porque escucho opiniones llenas de realidad que me merecen no sólo respeto sino importancia; los migrantes, de los exiliados, de los refugiados que nos acompañan, que habitan entre nosotros aunque, en la mayoría de las veces o casos, nos resulten invisibles o queramos que lo sean.

Leo un breve libro de Zygmunt Bauman (uno de mis pensadores de cabecera), Extraños llamando a la puerta. En este texto, Bauman, analiza los orígenes, la periferia y el impacto de las actuales olas migratorias. El autor muestra cómo los políticos se han aprovechado de los temores y ansiedades que se han generalizado, especialmente entre aquellos que ya han perdido tanto: los desheredados y los pobres. Sin embargo, sostiene que la política de separación mutua, de la construcción de muros en lugar de puentes, es un error. 

Un interesante análisis con el que se podrá estar más o menos de acuerdo pero que, simplemente con escudriñar, ver, mirar a nuestro alrededor o, tan solo escuchar, para reconocer que mucho de lo que él opina, es una triste realidad.



Me pierdo también en un libro de diarios, de un autor que no conocía y que he descubierto por el simple paseo por una de mis librerías favoritas: Antonio Machado. Se trata de Paul Léautaud y su 'Diario Literario'

Paul Léautaud nació en París en 1872. Era hijo de un actor de teatro y de una de sus numerosas amantes, que abandona al niño nada más nacer. Su padre le comunicó su amor al teatro pero también cierto resentimiento hacia las mujeres. Paul Léautaud contará sus años de juventud en su libro Amores. Descubrió tempranamente los escritos íntimos de Stendhal, una forma literaria que le marcará profundamente. Después de ejercer varios oficios, desempeñó durante más de treinta años las funciones de secretario general de la prestigiosa revista (luego editorial) Redactó un diario que terminó siendo un monumental Journal littéraire. Su vida modesta no le impidió llevar a cabo unas intensas experiencias amorosas reflejadas en su diario. Despiadado crítico teatral, amante y defensor de los animales, misántropo feroz y anarquista aristocrático, sus últimas palabras fueron: «Ahora dejadme en paz». Falleció en La Valle-aux-Loups, cerca de París, en 1956. 

Una gran alegría y enriquecedora experiencia perderme en las páginas diarísticas de este personaje. Un libro que publica Fuentetaja Escritura, de casi 1000 páginas. Unos diarios de los que Julio Ramón Ribeyro, otro de mis diaristas destacados, dice: "Sería necesario leer cada mañana, antes de empezar el día, un par de páginas del diario de Paul Léautaud, a fin de afrontar la vida sin ninguna pretensión, ni énfasis, ni ilusión."

El 4 de septiembre de 1898, Léautaud escribió en su cuaderno que 
"Escribo, sé lo que voy a escribir y, tras haberlo pensado, lo sigo pensando y preferiría no hacer nada a ignorarlo."

En fin, creo me va a dejar muchos buenos momentos.

También leo, aunque no es lo habitual, una novela. Creo que ya, desde sus primeras páginas, es una gran novela. Creo que ya, a día de hoy, muchos lo han descubierto: 'Patria' de Fernando Aramburu. Una novela, una obra, que está teniendo críticas de todo tipo pero, fundamentalmente positivas, en la que el autor narra la historia de medio siglo de violencia de ETA.

Leer lo que conocemos nos provoca no solo recuerdos sino, en este caso, escalofríos. Una historia reciente. Una historia no cerrada. 

Resumen: El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.

Estoy parado, también, en la poesía, inmensa poesía, de Luis Muñoz y su 'Limpiar Pescado' que recoge cuatro de sus libros. 

También, cómo no, siempre entre los textos de mis filósofos favoritos como son Aristóteles, Montaigne o las lecturas místicas del Dalai Lama.

Incapaz de detenerme en un solo libro. Revoloteo por todos sin estar mucho tiempo en uno solo, así mi mente es capaz de empaparse sin aburrirse.

Y así, también, encuentro mi paz en días de lluvia como éste.

Dice Thich Nhat Hanh que...

"El regalo más profundo que nos puede traer la atención plena es la sabiduría de la no discriminación. No somos nobles por nacimiento. Somos nobles solo en virtud de la forma de pensar, hablar y actuar. La persona que practica el amor verdadero tiene la sabiduría de la no discriminación, y esto se refleja en todas sus acciones. No se puede discriminar entre usted, su pareja, a todas las personas y todos los seres vivos. Su corazón se ha hecho grande y su amor no conoce obstáculos."

jueves, 24 de noviembre de 2016

Todo lo que no se da...

Todo lo que no se da
se va dejando en el camino
por eso deleito vidas
dando
aunque sea, tan solo,
ese inquieto cariño
humilde, poético
que le roba tiempo
silencios
esos que nos arropa
destino.

Dice André Gide que...

"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado."

miércoles, 23 de noviembre de 2016

23.11.2016...Presunción y Repudio.

La lluvia acompaña mis pasos en estos días que preludian el invierno en Madrid. La temperatura agradable y los versos parece chapotean en mi cabeza buscando su momento.

Es tiempo de poesía, es mi tiempo poético. Con los años me he dado cuenta, releyendo mis notas en cuadernos de atrás, que es en esta época en la que las musas suelen salir a buscarme, a la espera de que aproveche la melancolía del silencio, el gris del cielo y el anochecer temprano. 

Pero hoy me veo obligado a cambiar el tercio.

Ni mucho menos era mi intención escribir sobre tristezas. De hecho siento que la poesía no es tristeza sino emoción y alegría. Pero me veo obligado, personalmente, a hacerlo. Obligado a no callar, como he hecho siempre.

Caminando hacia la oficina, temprano, escuchaba en las noticias que Rita Barberá, ex Alcaldesa de Valencia, Senadora, ex Presidenta de la FEMP y militante del Partido Popular hasta hace bien poco, había sufrido un infarto mientras se encontraba sola en un hotel de Madrid.

Nada más llegar a la oficina, al entrar, la noticia que me han transmitido los compañeros es que Rita Barberá había fallecido.

Cuando has conocido a una persona como Rita, llena de vigor, de fortaleza, joven, y escuchas una noticia así, te entra un escalofrío de esos que te recorre todo el cuerpo. Aparece pocas veces, pero de vez en cuando aparece. Seguidamente te vienen a la mente recuerdos, momentos del pasado mezclados con pensamientos de rabia.

Año 2002, en Getafe.

Rita Barberá ha entregado su vida a su Valencia, como alcaldesa entre los años 1991 y 2015. Independientemente de que unos u otras pudieran estar de acuerdo o no con sus ideas, incluso con su gestión, lo cierto es que Valencia se convirtió en una ciudad de primera categoría en la mapa español gracias a ella. 

Rita Barberá lo dio todo por su partido, el Partido Popular, el partido que en sus últimos tiempos, la repudió por motivos judiciales.

Rita Barberá estaba siendo juzgada por un presunto delito de blanqueo de capitales en el seno del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia. En su caso concreto, por 1.000 euros que declaró ella donó al partido.

Hay una cacería al político, pero concretamente al político del PP. No se juzga su gestión, se juzgan presuntas irregularidades cometidas durante su gestión. Y se prejuzga exactamente igual una posible, presunta, irregularidad administrativa con un delito de más embergadura como los presuntos cobros de comisiones.

Y se prejuzga, o juzga, socialmente, si la presunta irregularidad es cometida por un político de un partido concreto como el PP; pero no se juzga ni se prejuzga si esa presunta tropelía o irregularidad la ha cometido un nuevo político de estos partidos emergentes que actualmente tienen representación en las instituciones.

Y la justicia se tira años juzgando la presunta irregularidad o el presunto delito y, mientras tanto, los medios de comunicación informan, deforman, humillan, presuponen, suponen, alientan a la culpabilidad social del presunto.

Y sí, todo acaba con que, como es el caso, has entregado tu vida al servicio público, has conseguido que tu municipio o comunidad tenga un nivel de vida como nunca lo había tenido, pero que te hagan salir por la puerta de atrás por algo que, vaya usted a saber, como ocurre habitualmente, a los diez años queda en nada.

Rita, lamentablemente, como otros, ya no tendrá juicio. Será culpable para muchos de no se sabe qué delito. Y, si llegase a demostrarse alguna irregularidad ¿no piensan que es algo desproporcionado, mediática y socialmente lo ocurrido en este tiempo sobre su persona tras una vida pública intachable? Pero alguien puede pensar que una persona que tiene un sueldo de ese nivel, que gestiona durante toda su vida miles de millones ¿se va a manchar, corromper, por 1.000 euros? 

Combatir la corrupción no sólo es necesario sino sano para regenerar el sistema. La persecución política y mediática, desmedida, sobre personas que gozan en un estado de derecho de presunción de inocencia, es inadmisible. 

Debería hacernos reflexionar a todos. No sólo unos: Todos.

Conocí a Rita Barberá en mi última etapa de concejal en el Ayuntamiento de Getafe. Ella era Presidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias y en una reunión, de estas en las que nos congregábamos todos los alcaldes y portavoces a nivel nacional, se acercó y me dijo que quería venir a Getafe.

Yo encantado. La organizamos un pequeño acto y, a partir de ahí ya no paró de preguntarme prácticamente cada semana que cómo me iba y si necesitaba de su apoyo.

Año 2003, en Getafe.

Volvió a venir a Getafe, mi pueblo y volví a sentir su cariño y voluntad de ayudar a aquellos que militábamos o hacíamos política en lugares poco alineados con nuestras ideas. Ella me comentaba que dónde debía estar es en la 'trinchera', con los compañeros menos favorecidos. Siempre dispuesta. Siempre cariñosa, con ese carácter bravucón y pasional. Es curioso pero otros dirigentes, muchos más cercanos en distancia, no pisaban Getafe.  Rita vivía la política, era su vida y en ella lo ha dejado todo. 

Como he dicho, ha dado su vida por su ciudad y por su partido.

Es verdad que cuando la rabia se apodera de uno lo mejor es callar. Pero de eso se aprovechan otros. Unos callamos mientras el perro ladra por no convertir esto en jaurías. El límite llega puedo asegurar que no soy de los que callan, si tengo qué ladrar ladro y si tengo que morder muerdo. 

Presunto. Investigado. Repudiado.

Y es muy triste que por quien des tu vida, tu tiempo, tu trabajo, tus sacrificios... te deje tirado a la mínima porque existe una denuncia no probada o alguien interesado lo pida o exija a cambio de no sé qué. 

Y a partir de ahí, parece, la orden es clara: No Conocemos a esta persona. ¿Y entonces? Entonces la persona tiene que dedicar los últimos años de su vida a probar, defender, que es inocente. Todo ello bajo la paliza diaria de la prensa o el rechazo y juicio social paralelo: en solitario. En ese momento, aquel o aquella al que todos llamaban para hacer la Foto, al que todos pedían favores varios, es un repudiado. 

Ejemplos y experiencias de ello puedo escribir y escribiré no sólo por conocer sino por vivir. 

El Imputado, Investigado, Presunto... Repudiado. 

Ahora muchos salen, salimos, a ensalzar a Rita. Rita antes de ayer era repudiada por la mayoría de los que escriben hoy. A Rita, a la Rita que hoy lloramos, antes de ayer se decía que no 'formaba parte de la organización del partido popular'.

Y eso pasa con ella y con cualquiera que aparece en prensa por una denuncia que puede ser falsa o interesada, o no, pero siempre debería primar, por educación y respeto, una presunción de inocencia sobre la persona. 

Pero sigo.

Estoy leyendo ahora, mientras escribo, una serie de tweets que realmente me dejan asustado del grado de odio, mala educación, falta de respeto y, sobre todo, inmundicia, existen en este país. Cierto es que, esta falta de valores, posiblemente, sean fruto de un sistema del que todos hemos sido partícipes y responsables de alguna manera. Algunos ejemplos:

@garciarosco: Pues me alegro un montón que se haya muerto Rita Barberá.

@ego_lahuerta: a disfrutar del caloret del inferm.

@santi_hegemon: ¿Es aún moy pronto para sacar el cava y celebrar la muerte de Rita Barberá?

Estos creo son los ejemplos más suaves, leídos esta mañana. No sólo dan asco como personas sino que dan pena. 

Tengo un gran respeto por la libertad de expresión, pero tengo todavía mayor respeto por las personas que fallecen, tengan las ideas que tengan, piensen como piensen, sean de dónde sean. Simplemente son valores, simplemente es tener un mínimo de sensibilidad.

¿Alguién se imagina hacer un tipo de comentario así, o chistes parecidos, sobre los del otro lado? Pero esto qué es. ¿Este es el futuro? 

¿Quién ha inyectado tanta radicalidad, odio y rencor a todos estos que han vivido y viven gracias al esfuerzo y sacrificio de muchos a los que critican?

No me callo nunca (mala virtud, gran defecto, en el entorno en que me he movido siempre), no puedo callarme, no quiero callarme y no debemos de callarnos. 

Los que hacen homenajes a criminales y terroristas como Fidel Castro, Hugo Chávez y Arnaldo Otegui deciden no guardar un minuto de silencio por una persona fallecida, en este caso Rita Barberá porque, según ellos "sobran los homenajes a corruptos". ¿Corruptos? ¿Es corrupto Ramón Espinar? ¿es corrupto ese que no paga la Seguridad Social de sus asistentes? 

Estos personajes, que están sentados y viviendo ya de todos nosotros, de ese sistema al que ellos tanto critican, sí que aplauden o tienen como referentes a corruptos. 

¿Qué pretenden? 

No puede haber unos y otros. Ni lo que vale para unos que no valga para otros. 

El que la haga que lo pague, cuanto antes y en la proporción que sea, pero no condenar a las personas diez años antes porque la justicia va lenta. 

Se debe reflexionar y quienes más deben de reflexionar son aquellos que soportan, alientan y dan cobertura a informaciones que generan situaciones o sensaciones que nada tienen que ver ni con la verdad ni con la realidad.

España merece ser un país serio y no un país fruto del morbo. Estamos convirtiendo a generaciones jóvenes en generaciones de radicalismo barriobajero sin ningún tipo de valores ni respeto por la sociedad que, más allá de su futuro, tanto ha costado construir.

En fin. Imagino que mis palabras, estas breves reflexiones, van a ser fruto de críticas brutales. Me da exactamente igual. Si ellos hablan, yo hablo y, mientras que pueda, desde dónde pueda, trataré de defender lo justo y criticar las injusticias.

Si a alguien le ofendo con mis palabras, le pido disculpas pero también le pido que respete mi opinión, es tan válida como la suya.

Buenas tardes...
Qué cierto es que cuanto más tenemos menos valoramos; seguimos sin entender que la verdadera felicidad está en dar y no en tener.

martes, 22 de noviembre de 2016

Motivación: Experimento Tócame...

Dice Karmapa que...

"Ya sea que vayas o no en una dirección positiva depende enteramente de ti. Tienes que ser tu propio Maestro y tratar de descubrir lo que se necesita para alcanzar tus metas. Tienes que ser tu propio juez y tratar de conseguir hacer lo correcto y parar de hacer lo incorrecto. Toma la responsabilidad por ti. Solo tú conoces tus propios secretos, nadie más puede leerte la mente. Si quieres hacer un cambio, no dependas de la ayuda de otros sin tomar ninguna iniciativa por ti mismo."

lunes, 21 de noviembre de 2016

Si siempre vas por el mismo camino, siempre llegaras al mismo destino. Para cambiar resultados, debes cambiar caminos.

domingo, 20 de noviembre de 2016

20.11.2016... Entre Extremadura y versos...

De verdad que los días de lluvia son como versos perdidos. Es tiempo de poesía.

Antes, hace unos años, daba igual cómo estuviese el día, frío o lluvioso, que calzaba las zapatillas y me enfrentaba a las inclemencias del clima con bravura y kilómetros. Ahora, años más tarde, no sé si la pereza o la edad, prefiero evitar los constipados y dedicar el tiempo a la poesía y la tranquilidad.

Me desperté temprano, casi sin luz salí a la terraza comprobando lo que presentía: llueve. Una lluvia lenta pero continua, fresca. No salimos.

"La lluvia es siempre un frágil testimonio,/ el resto desechado de algún sueño..." poetiza Luis Muñoz, abarcando el sentimiento gris que producen los días así.

Los domingos son esos días en los que creo, más me preocupó por mí; me analizo, me critico, me regaño y trato de enderezar el camino y limar los defectos que me provoca el día a día. 

Leo pausado, tranquilo, sin prisa. Como hoy, contemplo la lluvia desde los cristales de la terraza, mientras los versos se agolpan urgiendo ser vomitados sobre el papel. No todos pueden ser escritos, como los pensamientos, como esa vida, que no toda puede escribirse porque perdería su esencia, su sabor, su virtud canalla. 




¿Uno es poeta cuando lo siente o cuando escribe versos? Un poeta es aquél que vive la vida en verso.

Las páginas se van amontonando para corregir, poner en orden notas, soliloquios, frases estúpidas y reflexiones varias; esos días que quiero queden en el recuerdo, para seguir siendo eterno, esa eternidad que solo lo escrito puede mantener en aquél que lo lea.

A veces escribo frases, pensamientos que sé que algún día serán. Todo lo que somos lo pensamos y soñamos.

Esta semana me ha llevado por tierras extremeñas, concretamente Badajoz. Hemos colaborado en la celebración de la II Conferencia de Presidentes Provinciales, bajo la organización excelente del equipo de la Diputación de Badajoz y su Presidente Miguel Ángel Gallardo, alcalde del municipio de Villanueva de la Serena.

Una Conferencia para debatir y poner en valor esa administración intermedia, no tan conocida, pero sin duda necesaria y esencial, sobre todo para los pequeños municipios, como es la provincia, la Diputación. Desde el comienzo de la democracia española, las diputaciones provinciales han sido protagonistas como gobiernos locales intermedios de la mejora general de nuestros pueblos y ciudades y son las instituciones públicas "más adecuadas para la vertebración y cohesión territorial".



Entre presidentes y diputados de uno u otro color político, en un ambiente que ya quisieran los ciudadanos ver en otros foros, dos días de trabajo que han finalizando con la firma de una Declaración conjunta de todos los asistentes en la que se manifiesta, entre otras cuestiones,   la necesidad de afrontar la modernización de la administración pública española incluido las diputaciones. 

Según dicha Declaración, estas instituciones prestan permanente asistencia, cooperación jurídica, económica y técnica o asesoramiento, por lo que se considera que su papel es esencial para los pequeños municipios, siendo asimismo imprescindibles para combatir la despoblación y, en concreto, la despoblación del mundo rural como consecuencia de la ausencia de suficientes políticas vertebradoras y cohesionadoras del territorio, insuficientemente desarrolladas constitucionalmente.

Viajé en coche. Reconozco que los viajes en coche, largos, cada vez me generan más ansiedad y nerviosismo. Me he acostumbrado al transporte público, sobre todo el tren y esos momentos míos que me permite, en los que dejo que la mente vuele por dónde quiera y no tengo que estar pendiente, con mil sentidos puestos, en la carretera.

Llegué a Mérida el jueves, esa maravillosa e histórica población cercana a Badajoz, con uno de esos soles iluminando el azul del cielo, enobleciendo todavía más la belleza de esta España nuestra.

Regresé ayer y, hasta Trujillo, otra belleza extremeña, acompañó una niebla cerrada que prohibía la luz que, como siempre, se escondía por encima de esas nubes mientras abrazaban tanto los coches que prácticamente se hacían invisibles.

Badajoz es una ciudad con cierto encanto escondido. Simplemente hay que buscarlo en esos rincones que pueden pasar desapercibidos un día o llenarse de poesía otros.

"No existen las ciudades,/ sino el afán de un cuerpo,/ el sueño de las calles que persigues,/ el pulso que sacude otros paisajes,/ los pasos que deciden la distancia." vuelvo a esos versos de Luis Muñoz

Y así terminamos una semana, para comenzar otra, con el deseo de seguir, de caminar, de dejar que sean muchas las dificultades que tengamos enfrente para irlas superando. Ni todo en la vida es un camino llano ni todo un camino lleno de cuestas. El camino de la vida tiene sus altos y sus bajos, sus picos y llanuras. Y así vamos haciendo camino, como en estos cuadernos que van amontonando los días; unos más altos, unos menos, pero cada uno es uno más en el montón de lo vivido.

Son nuestras cosas las que nos van llevando como en volandas en los días. A veces llenos de vértigo, otros en esa paz y quietud poética. Siempre sintiendo, siempre siendo, consciente del momento.

Y termino con alguno de esos versos míos, perdidos e inacabados que van quedando por ahí...

Soy una verdad imperfecta
una gota de lluvia disecada
una luna despierta
un grito silenciado
una herida sin sangre
un ojo sin lágrimas
un boli sin tinta.
Ese soy yo... o no.
[...]

En días de lluvia así, escribo versos tontos, tan inexactos que en la lejanía de seguro se convierten en leña poética.

Sigue lloviendo.

Dice Rav Zelig Pliskin que...

"Cada momento de la vida es precioso y nunca volverá, y por lo tanto, es una razón para apreciar, estar agradecido y celebrar el hecho de que estás vivo"

sábado, 19 de noviembre de 2016

No sé si sabéis que hay personas que te intoxican y personas que te hacen grande solo con estar a su lado. Dicho esto, y con estos años que uno tiene, prefiero dedicar mi tiempo estando con el segundo grupo.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Pensaba hoy que la experiencia te dice que para avanzar hay que dejar de lado los lamentos y ponerse a caminar.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Mi Madrid y... 195.


Dice Ortega y Gasset que...

"La narración hace de todo un fantasma de sí mismo, lo aleja, lo traspone más allá del horizonte de la actualidad. Lo narrado es un fue. Fue es la forma esquemática que deja en el presente lo que está ausente, el ser de lo que ya no es..."

martes, 15 de noviembre de 2016

15.11.2017... Si crees, puedes.

Es como si el frío me arrebatase las ideas y la fuerza, a sabiendas de que es en esta época del año cuando más necesito: fuerza e ideas.

Difícilmente me despierto cada día sin un pensamiento o reflexión, sin una idea que me haga levantar con la misma pasión y gratitud que cuando me acosté. Eso sí, reconozco que, en estas fechas ya frescas, temprano, del coche al tren y del tren hasta que entro en calor con esa caminata diaria, a ritmo y paso acompasado, legionario, cruzando la calle Alfonso XII camino de Serrano, sufro una especie de congelación mental que me produce dos cosas: malos pensamientos o ideas poco poéticas.


En los noticiarios de estos días, nacionales e internacionales, no se habla de otra cosa que del triunfo de Donald Trump en los Estados Unidos. Es como si la perplejidad hubiera dejado descolocados al mundo entero e, incluso, universo. Creo que en algunos de esos planetas, todavía desconocidos, pero seguro habitados por marcianos y marcianas variopintos, han decidido, ante tal triunfo de la familia Trump, dejar para otro milenio su visita a nuestro amado, pero mal cuidado, planeta Tierra. Fijaros pues hasta dónde llega la repercusión.

Más allá de que no me gusta nada, más allá de que no comparto ni ideas ni formas, más allá de que continúo pensando que los oportunistas, dígase populistas, de la izquierda o la derecha, de la decencia o indecencia, son peligrosísimos para la sociedad. Más allá de todo eso y más, el caso es que Donald Trump ha ganado las elecciones porque la mayoría de los electores le ha votado. Y lo primero para que alguien te vote, para que alguien te siga y crea en ti, es que tú mismo creas en ti y en tu proyecto y seas capaz de trasladarlo con la suficiente pasión al resto.

Este es el mayor éxito de este hombre, empresario, que ha sufrido más de un patinazo en su vida, alguno de ellos importantísimo: creer en sí mismo

Les auguro que se escribirán miles de líneas, cientos de libros, sobre lo que ha ocurrido y cómo ha ocurrido en los Estados Unidos. Les auguro, a partir de ahora, muchos libros sobre el liderazgo de este hombre que, a día de hoy, es prácticamente vilipendiado por todos pero que, pasado mañana, a partir del mes de diciembre, le harán la pelota casi todos los que hoy le critican. Muchos de esos, lo ejemplificarán como un verdadero caso de éxito.

Este hombre, digo, ha tenido todo en contra para ser candidato y Presidente. Fue candidato, y ahora será presidente, de la primera potencia del mundo simplemente porque no paró, porque no dio un paso atrás, porque tenía un objetivo claro y avanzó hacia él sin hacer caso de lo que decían los demás.

Ahora vemos en las noticias, manifestaciones en todos los estados en contra de quién nadie pensaba podía ser elegido. "No es mi Presidente, no me representa", dicen aquellos que se sienten perdedores. La democracia es así: la mayoría elige. El respeto a la democracia es esencial para la convivencia. Resulta muy curioso, alarmante diría yo, que existan fuerzas políticas que no asuman su derrota en las urnas. Aquí mismo, en España, ocurre algo parecido, con personajes evidentemente diferentes pero con cierto hilo conductor.

Sé que el caso no es comparable, ni la persona ni las ideas, ni las formas ni tampoco los proyectos, pero en España, aunque no lo queramos reconocer,  Rajoy ha vivido casi lo mismo.

Desde que fue candidato a las elecciones del gobierno de España, y perdió, por una decisión ni suya ni compartida, disparatada y egocéntrica, del anterior presidente del gobierno José Mª Aznar, ha sufrido ataques de dentro y de fuera, de los medios de comunicación; ha sido investigado de arriba a abajo él y su familia; han intentado ningunearle, ha sufrido chistes y menosprecios tremendos, pero él, simplemente, ha seguido caminando, hasta en los peores momentos creyendo, contra viento y marea en su proyecto para España. 

Esa es la fórmula para la vida, para nuestros proyectos, para nuestras ideas y empresas: focalizar el objetivo y caminar hacia él pase lo que pase, por muchos obstáculos que se interpongan en el camino.

Jamás hay que rendirse, jamás puede darse un partido por perdido hasta que el árbitro pite el final y jamás una derrota es un fracaso.

Es algo que aprendo cada día, con mi humilde experiencia. Es algo que trato de transmitir en mis conferencias, a todos aquellos que me importan y, en particular, a mi hijo que comienza a caminar en la vida desde esa adolescencia...

Todos podemos, si creemos. Todos podemos, si queremos. No hay nada imposible. 

Cree en ti, no hagas caso de los vampiros de la ilusión; no te dejes desanimar. No hay límites. El único límite eres tu. 

Si crees en ti no dejes de caminar hasta llegar.
No importa cómo salgas, sino cómo llegues.

domingo, 13 de noviembre de 2016

12.11.2016... Viviendo.

Hoy parece que el día amaneció con todos esos componentes perfectos que te obligan a calzarte las zapatillas, a dejar las excusas y perezas aparcadas y salir a recorrer esos caminos que llenan los pulmones de  energía, mientras vas dejando en cada zancada las toxinas que acumulas durante la semana.

Bajo un sol maravilloso y una temperatura idónea y agradable, C y yo hemos recuperado nuestro placer de inicio de semana, con 16 km por esos caminos getafenses, que van y vienen de nuestro místico y espiritual Cerro de los Ángeles. Hacía un par de semanas que no coincidíamos y parece que el esfuerzo debía ser mayor. No lo hemos notado. Hemos adaptado el ritmo a nuestra conversación, y nuestra conversación a unas zancadas que hacían subir la frecuencia cardiaca mientras camuflábamos nuestra peor forma física en ponernos al día de todo.

La semana ha sido productiva, aprovechada. Viajé a Ávila en su inicio y terminé en Segovia. La que entra me llevará, desde el jueves, a Badajoz. Son lugares en los que, más allá del trabajo, más allá de las constantes idas y venidas mentales que siempre me acompañan, trato de encontrar esos momentos poéticos que quedarán siempre como vivos.

Vivir es mi constante. Vivir y tratar de superar todo lo que se nos va poniendo por delante. 



Un fracaso no impide tener éxito. Un fracaso te impulsa hacia el éxito. Mi mayor orgullo siempre ha sido la gran cantidad de fracasos que he ido teniendo en la vida, y estaré orgulloso de los que todavía me depare, querrá decir que vivo. 

Tener fracasos es no estar quieto, es intentarlo muchas veces y haber acertado alguna. Y para ello es fundamental la determinación y la perseverancia, el esfuerzo, la actitud, el no darse por vencido nunca; el vivir.

Vivir.

Vivimos en un mundo que cambia constantemente, un mundo lleno de sufrimientos que no nos son ajenos. 

Podemos sentir ese sufrimiento o tratar de que no nos afecte. Podemos enfrentarnos a él, o escondernos y hacer como si no pasara nada. A nuestro alrededor hay sufrimiento. Podemos pensar que a veces nos pilla lejos, pero está también cerca, aquí al lado. Conocer, sentir el sufrimiento de los demás, a veces es sentir que mucho de lo que nos puede resultar a nosotros un gran problema, un obstáculo, es una verdadera gilipollez comparado a lo que verdaderamente sienten otras personas.

Sufrir es inevitable. Sufrimos todos, de una manera u otra. No conozco a nadie que sea de piedra, que no sufra o sienta. Nosotros somos dueños de nuestro sufrimiento y lo importante es cómo decidimos responderle o hacerle frente. Somos libres y eso nos hace elegir. 

Elegir nos hace Ser y tomar decisiones. Nos pueden arrebatar todo pero no podrán arrebatarnos nuestra libertad y en esa libertad, en ese deber de enfrentarnos al sufrimiento, está el levantarnos las veces que sean necesarias, ponernos en pie con la cabeza alta, mirar de frente, estar orgullosos de Ser y volver a caminar hacia delante.

Hoy es otro día. Eso pienso cada mañana, como la de hoy al levantar temprano y ver cómo aparecía ese sol. Cada día es nuestro cumpleaños: despertamos, vivimos. Tenemos una oportunidad para comenzar de nuevo.

Es verdad que hay personas que pasan por la vida aprendiendo a encajar golpes, haciéndose fuertes a base de caer y levantar, mientras que otros, parece, su modus vivendi es romper vidas como el que se dedica a romper platos a capricho. Siempre me quedaré con los primeros.

En el mundo hay dos tipos de personas: las que lo hacen cada día un poquito mejor y las que lo hacen un poquito peor. Cuando vamos restando días al tiempo, cuando hemos estado rodeados de unos y otros, prefiero quedarme ya, tan solo, con aquellos que tratan de hacerlo mejor. 

Amar la vida es también amar sus dificultades.
Los objetivos son para cumplirse, en caso contrario dejan de ser objetivos.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Dice Luis Cernuda que...

"Voz más divina que otra alguna, humanaal mismo tiempo, podemos siempre oírla,dejarla que despierte sueños idosdel ser que fuimos y al vivir matamos."

viernes, 11 de noviembre de 2016

11.11.2016... Cohen.

Es curioso cómo en las capitales de provincia parece que las calles despiertan más tarde, sin prisa, con esa tranquilidad del que sabe que el tiempo es el que es y no por correr llegamos.

Salgo a las 8h de mis aposentos y ni un alma recorre la ciudadela segoviana. Algún que otro repartidor, algún que otro trabajador municipal, pero ni una sola persona ajena a la puesta a punto de la ciudad.

Busco un quiosco de prensa y me dicen que hasta las 9h. no abren. ¿Para qué van a abrir antes si no hay nadie por estas calles?

Entro en una cafetería de la plaza, frente a la bella e ilustre catedral, y me dicen que lo están limpiando, que hasta las 9 h. no abren.

¿Y qué coño hago hasta las 9h?

Me alejo de la zona amurallada y consigo una cafetería en la que me siento a pensar sobre lo que nos hace tener más o menos calidad de vida. No sé si en Madrid ganaremos más o menos, sí sé que vivimos menos.



En ese momento, revoloteando por la prensa digital en el móvil, me entero del fallecimiento del poeta, compositor y cantante Leonard Cohen. Me encojo y mis pensamientos me vuelven a hacer reflexionar sobre lo inevitable.

No hace mucho, exactamente el 14 del pasado mes, escribía aquí una reseña sobre unas declaraciones que el poeta realizó en una entrevista ante el lanzamiento de su nuevo trabajo:
"Estoy preparado para morir. Espero que no sea demasiado incómodo."
¿Lo presentía? ¿Lo esperaba?

Qué más da. Lo importante es que se ha ido tranquilo y no humillado por ella.

Han sido dos días poéticos y realmente agradables en esta ciudad. Dos días en los que el trabajo provoca, también, momentos en los que la gratitud a la vida se convierta en una constante.

Mi gran amigo y compañero Montaigne lo tenía clarísimo: la mejor forma de dejar de preocuparse por la muerte es viviendo la vida. Yo lo recuerdo y recalco muchísimas veces por aquí: la vida es una oportunidad, cada día lo es, no vivir es morir viviendo.

"Los grandes pasanpasan sin tocarsepasan sin mirarsecada uno sumido en el gozocada uno en su fuegoNo tienen necesidadel uno del otrotienen la más profunda de las necesidadesLos grandes pasan"Cohen

Se ha marchado un grande.