lunes, 31 de marzo de 2014

31.03.2014... Octavio Paz...

Es cierto, este cambio de horario nos afecta. Despierto con la sensación de que todavía no debía de despertar y me acuesto más tarde porque no tengo necesidad de ir a dormir. Eso provoca que, unido a lo que ha sido este lunes lluvioso, llegase a la oficina con una especie de cabreo consentido que comencé a curar con la lectura de algún verso del maestro mejicano Octavio Paz, en este día que se celebra el centenario de su nacimiento.
Y es que el deseo de sol, de que paren las lluvias, se acrecienta cada día más. Es como si el invierno continuara, que no quiere abandonarnos a esa primavera de momento imaginaria.



"Como ser de deseos, como ser que desea, como ser que fabrica imágenes de su deseo que son un presentir, que son también un recordar, el hombre no es un sujeto de progreso sino de regreso." Octavio Paz

Y así, para terminar mes y día, lo hago con la cabeza dolorida y reflexiva. Dolorida de pensar de seguro en estupideces varias, si dedicara el tiempo a pensar en cuestiones mucho más productivas o no me dolería o me dolería con razón. Uno cree que no hace las cosas como las debe hacer, que vive ultimamente algo desorganizado para lo que suele ser; que muchos le utilizan para su propio interés porque has acostumbrado a todos a que no valoren lo que das, aunque sólo sea tu tiempo.

Por eso a estas horas ya nocturnas sólo encuentro el equilibrio leyendo algunos versos de ese poeta que se celebra hoy o algún que otro sabio versículo de ese libro inmenso que es la Biblia. 

Coca-Cola Life - Ser padres...



Muy bueno...

Dice Manuel Medina que...

"Pasa el tiempo y pasa la vida, y contar la vida y ver pasar el tiempo es algo que nos obliga a detenernos en la reflexión de ese tiempo que pasa y esa vida que se acaba, abrazando aquello que nos llenó el alma de vida y nos hizo fuertes en su momento, posiblemente un poco más débiles cuando contamos lo que hicimos, lo que fuimos o lo que soñamos con bastantes menos años."

domingo, 30 de marzo de 2014

Hoy antes ayer
ingrávida presencia de nostalgia
esa que acapara la noche
en ese instante que evocamos
al morfeo
huyendo el día.
El mayor desafío con el que nos podemos enfrentar en la vida es el de controlarnos nosotros mismos.

sábado, 29 de marzo de 2014

Emociones...

Pocas veces uno acaba los días satisfecho, menos la semana. Es difícil sentirse a gusto con las decisiones que uno toma. Siempre he pensado, creído y ratificado que a la hora de decidir es preferible buscar el equilibrio entre el corazón y la razón. Yo siempre he sido uno de esos personajes, de tantos, que he buscado, tras la emoción, el poso de la razón. Luego he llegado a arrepentirme de la decisión, aunque no haya errado.


Está siendo esta una semana complicada, una semana de esas en las que llegas a plantearte, verdaderamente, si los esfuerzos sirven para o de algo; una semana en la que te das cuenta que esos versos, esos poemas que surgen de lo más dentro, del alma, incluso más allá del corazón, te pueden llevar a encontrar los razonamientos emocionales oportunos para tomar la decisión que te genera dormir feliz. La vida no es fácil, no debe de serlo. Si la vida fuese fácil viviríamos en el olvido, en el abandono, en la dejación e inacción. Yo he preferido, y prefiero, una vida activa, de errores y fracasos, de emociones, de penas y alegrías, de vida. Y eso te hace buscar y rebuscar aquello que te produce instantes que animen y te hagan sentir eso, la vida.
Me siento contento. Me siento uno de esos poetas de la vida, un descubridor de versos de arte, un creador de silencios aunque también de sentimientos. 
Y así termino este sábado, con estas palabras que deseaba vomitar en este rincón mío.

La vida es como es, como la hacemos. Nos viene, nos mira, se nos pone enfrente esperando que actuemos de una manera u otra. Son nuestras decisiones las que nos van marcando el ahora.

viernes, 28 de marzo de 2014

jueves, 27 de marzo de 2014

miércoles, 26 de marzo de 2014

La voz impresionante de Sor Cristina Scuccia - The Voice IT - Sour Cristina



Tiene 25 años, es religiosa y ha arrasado en ‘La voz’ Italia cantando a Alicia Keys
“Soy real”, tuvo que decir sor Cristina Scuccia a los jueces, que se quedaron con la boca abierta: “Estoy aquí para evangelizar”, dijo esta joven miembro de la congregación de las Ursulinas de la Sagrada Familia.

Raffaela Carrà y el resto de jueces de la versión italiana de ‘La Voz’, que emite la cadena pública RAI 2, no podían creer que quien interpretaba la canción ‘No one’, de Alicia Keys, era una monja de 25 años. La interpretación de Cristina Scuccia supera lo visto en la ficción, con películas como Sister Act: una monja de cuidado, protagonizada por Whoopi Goldberg.
En el programa, los coaches pulsan sus botones rojos entusiasmados, antes de quedarse con la boca abierta, mientras el público se pone en pie y las compañeras de sor Cristina celebran entusiasmadas su triunfo. La monja ursulina que canta y baila tampoco puede disimular su alegría. “Sí, soy realmente una hermana” y “he venido aquí porque tengo un don y quiero dar ese don. Estoy aquí para evangelizar”.

Cristina Scucci empezó cantando en la iglesia los domingos y ahora sueña con recibir una llamada del Papa Francisco. Nacida en Sicilia, vive en Milán y pertenece a la congregación de las Ursulinas de la Sagrada Familia.

En la versión italiana del programa, los jueces son los cantantes J-Ax, Noemi, Piero Pelù y Raffaella Carrà. Fue esta última quien le preguntó a la joven si era realmente religiosa y la razón por la cual había llegado a participar del concurso.

Mientras giraban, los jueces evidenciaron su asombro ante el talento y la energía de la religiosa que cantó el conocido tema de Alicia Keys.

Según el formato del programa, cuando un participante recibe la aprobación de los jueces, debe luego escoger a qué equipo pertenecer para seguir en carrera. La religiosa eligió a J-Ax “porque me dije que si giraban escogería al primero en girar”. El cantante italiano -que evidenció estar conmovido durante toda la presentación- celebró haber sido elegido por quien se ha convertido en pocas horas en la concursante más popular del programa.

Dice Gregorio Marañón que...

"Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir".

lunes, 24 de marzo de 2014

Dice Adolfo Suárez que...

"La vida siempre te da dos opciones: la cómoda y la difícil. Cuando dudes elige siempre la difícil, porque así siempre estarás seguro de que no ha sido la comodidad la que ha elegido por ti”. 
(D.E.P.)


domingo, 23 de marzo de 2014

Hay cosas que suceden y no pueden escribirse y cosas que se escriben y a lo mejor no suceden.

sábado, 22 de marzo de 2014

Cómo escribir y corregir un poema.

Escribir poesía puede ser una de las tareas más gratificantes, sobre todo si has tenido una idea que te parece que puedes explotar de forma eficiente y sientes una cierta inspiración.

Pero a veces, la poesía no fluye y debemos trabajarla intensamente, sin conseguir ni un mínimo porcentaje de lo que esperábamos. De hecho, suele ocurrir que una idea que nos parecía excelente, termina resultándonos vacua.

El momento de corrección debe ser uno de los más cuidados, porque exigen de nosotros una especial atención. Es como si por un momento tuviéramos que aparcar los sentimientos y analizar fríamente lo que hemos creado.

A decir verdad, por esta razón de mirar de forma exhaustiva y fría aquello que ha surgido de lo profundo de mi alma, es que detesto esta etapa. De hecho, tampoco me gusta manosear tanto los poemas; si no he conseguido lo que deseaba prefiero escribir otra cosa, antes que realizar minuciosos retoques que terminen destruyendo el objetivo del poema y lo conviertan en una estructura acabada medianamente bien pero que ha perdido su esencia. Pero son diversos puntos de vista.


Aspectos importantes de un poema

Un poema se compone de diferentes aspectos: sintáctico, fonológico y léxico.
Sintáctico: debes tomar partido, conocer las reglas de la sintaxis y la gramática y decidir si vas a respetarlas o no. Si has decidido no hacerlo pregúntate si es esto imprescindible y, si así lo consideras, plantéate por qué debe ser así. Toda oposición a una estructura debe tener un basamento. La sintaxis es la estructura en la que se encuadra toda comunicación, si vamos a obviarla, debemos tener un fundamento para hacerlo. Y, ¡cuidado!, la mera rebeldía no es un buen justificativo.

Fonológico: un poema está compuesto de palabras que al unirse entre sí y combinarse con los silencios, presentan sonidos. Éstos son fundamentales para darle al texto el carácter y el ritmo, aspectos fundamentales de este tipo de composiciones.

Léxico: cada término empleado en el poema debe ser escogido con precisión. El azar no debe jugar un papel importante, la sensación de que tales palabras “quedan bien juntas” no es un buen justificativo para utilizarlas, a menos que nos ayuden
a encontrar el sonido y el sentido que esperamos en ese verso.

Pero es importante señalar que un poema no se trata de un conjunto de imágenes apiladas al azar, sino que debe ser una construcción que manifieste un mensaje (en lo posible, claro) que pueda ser comprendido por el lector. Por tanto la creación del mismo debe darse a conciencia, con un claro compromiso poético.


¿Cómo escribir un buen poema?

En lo que respecta a la formación y perfeccionamiento del oficio, como ya lo hemos dicho en otras ocasiones. Para escribir bien es necesario sino, imprescindible, leer muchísimo. Si queremos escribir poesía, por tanto, en primer lugar, deberemos leer mucha poesía. Y, preferentemente de autores que realmente puedan aportar valores y calidad a nuestra creatividad.

Se dice que para escribir una buena poesía es necesario estar muy inspirado. En realidad esto no es del todo cierto. Si bien sí lo es que te embriaga una enorme satisfacción cuando son pocas las cosas que debes cambiar de un poema que has terminado; no siempre ocurre esto.

Escribir poesía es un oficio como cualquier otro y exige entrega y dedicación. No bastan los instantes de fervor, es necesario despegarse del mundo y encerrarse junto a las palabras para entender cuáles son las adecuadas para escribir lo que deseamos. Por esta razón, es posible, que la mayoría de los poetas sean personas que no gustan de las reuniones sociales y que disfruten más de sus momentos de intimidad en los que pueden expresarse frente a una hoja. De todas formas parece que estuviera vendiéndoles un estereotipo.

No considero que todos los poetas sean iguales. Tampoco que los que sean más introvertidos puedan ser mejores que los otros, ni mucho menos. Simplemente abogo por la calma y la premeditación y esto solo es posible si llevamos una vida relativamente tranquila, lejos de la exasperación y el superficial desenfreno que nos propone la vida actual.

Importancia de una buena corrección

Disponer de ciertas pautas para realizar la corrección de nuestro trabajo puede ser fundamental. Las mismas deben estar adaptas especialmente a la tipología del texto que se desea resolver. En el caso de la poesía existen una serie de consejos que pueden serte de utilidad.

Debemos realizar una lectura en “grueso” sobre el trabajo, resaltando o haciendo pequeñas anotaciones en torno a aquellas cosas que no estamos del todo convencidos de haber logrado con precisión. Para esto tenemos que tener presente cuáles eran nuestros objetivos al sentarnos a escribir el mismo y ajustar el resultado a nuestro plan primero.

Las cuestiones que a nivel estructural deberías tener más en cuenta son las referentes a la medida, la rima, las figuras y el tono poético en la composición. Para ello puede serte de mucha ayuda no tanto la lectura de material teórico, como lo que intenta ser este artículo, sino la de poemas.


Algunas cosas importantes al escribir es tener en cuenta el lenguaje poético, las figuras retóricas y el vocabulario utilizado. Tener presente al lector no necesariamente es interesante, es decir que escribir poesía pensando en el receptor podría romper la idea de ella.

Como para todos los tipos de textos es conveniente realizar la creación teniendo en cuenta algunos pasos importantes:

Escribir el poema
Guardarlo durante un tiempo
Volver a leerlo
Revisar las cuestiones importantes
Corregir temas estructurales
Releer el texto y corroborar que se haya logrado el objetivo poético

Por último, cabe señalar que antes de sentarte escribir, debemos tener una idea clara. La poesía debe tener un objetivo, porque todo mensaje todo lo tiene. Por tanto busca las razones por las que debes escribir eso y pregúntate si es realmente imprescindible hacerlo. Si la respuesta es SÍ, entonces, ¡manos a la obra!



Dice Sun Tzu que...

"Nunca se debe atacar por cólera y con prisas. Es aconsejable tomarse tiempo en la planificación y coordinación del plan."

viernes, 21 de marzo de 2014

Querido hijo...

No es malo tener miedo, acostumbrate a convivir con él y acéptalo como tal.
Es verdad que sólo nos acordamos de la cabeza cuando duele y eso, sinceramente, no debe ser bueno para el alma.

jueves, 20 de marzo de 2014

Hijo, cuentas conmigo - McDonald's

Me ha encantado, es la vida misma...
Dedicado a cualquier hijo... que todos lo hemos sido y somos...

Dice Osho que...

"Aquel que quiera entrar en la mente original estando despierto, consciente, tiene que aprender a desaprender, a desaprender la experiencia, tiene que aprender a morir continuamente al pasado, a no aferrarse al pasado. Una vez que hayas vivido un momento, se acabó, ponle fin; no dejes que tenga continuidad..., crea una discontinuidad. Ese momento ya no te pertenece, se ha terminado para siempre; ponle punto final, y sal de él como sale la serpiente de la vieja camisa, sin siquiera molestarse en mirar atrás. Un momento antes, esa camisa formaba parte de su cuerpo, pero ya no. Sal continuamente del pasado, para poder estar en el presente..."

martes, 18 de marzo de 2014

Dice Shakespeare que...



“¿Quién creerá mis versos en un tiempo futuro


Si en ellos incluyese todas tus perfecciones?

Aunque bien sabe el cielo que apenas son la tumba

Que ocultando tu vida sólo en parte te muestra.

Si pudiese escribir qué hermosos son tus ojos

Y nombrar una a una las gracias que hay en ti

El futuro diría “Este poeta miente;

Jamás ha dado el cielo rasgos tales a un ser”.

De modo que estas hojas, por el tiempo amarillas,

Serían despreciadas como chochez de viejos

Creyendo tus virtudes delirios de poeta,

Hipérboles absurdas de una antigua canción.

Pero si en ese tiempo viviese un hijo tuyo

Vivirías dos veces: en mis versos y en él.”

William Shakespeare.- Soneto XVll (traducción de Jenaro Talens)

lunes, 17 de marzo de 2014

'Un paso de gigante' por Francesc Miralles



Una de las máximas más célebres del pensamiento oriental es la de Lao-Tsé: “Un viaje de mil millas empieza con el primer paso”. Fácil de decir, pero difícil de hacer, ya que a menudo realizar el primer movimiento cuesta más que cubrir las millas finales.

Empezar cualquier cosa exige una importante concentración de energía, como un cohete que gasta buena parte del combustible en el despegue. Sobre todo si se trata de algo que no hemos hecho nunca, como tocar un instrumento o iniciar una dieta, por ejemplo, dedicamos más tiempo a pensar “debería hacer…” que a ponerlo en práctica.

Meditar en una tarea pendiente agota más que trabajar en sí, pero, incluso cuando ya hemos empezado, el siguiente reto es mantener la hoja de ruta que nos llevará hasta la meta elegida.

Vamos a conocer las claves para hacerlo posible.


Para empezar bien.

Así como los astronautas se preparan a conciencia antes de ser lanzados al espacio, a muy pequeña escala es útil iniciar el día con un breve ejercicio de motivación para las horas que tenemos por delante.

Jane Ehrman, coach de la clínica Cleveland de medicina integrativa, propone esta rutina de cinco minutos diarios para empezar la jornada enfocados hacia aquello que queremos conseguir.

Durante un minuto nos centraremos en la respiración, sintiendo cómo el aire entra y sale por las fosas nasales. Esto ayuda a calmar la mente y a detener las cavilaciones. Cuando nuestro pensamiento se desvíe, devolveremos el foco a la respiración.

Acto seguido visualizaremos todo lo que merece nuestra gratitud: el hecho de estar vivos, poder experimentar placeres, tener un trabajo o al menos la oportunidad de usar nuestras habilidades, disfrutar de personas que nos cuidan o que dotan de sentido nuestra existencia.

Al activar la gratitud, disiparemos los pensamientos negativos. Ahora sentimos cómo una sonrisa aflora de forma natural en nuestro rostro y dejamos de fruncir el ceño. Tomaremos conciencia de las posibilidades de esta jornada y pensaremos en el objetivo prioritario que nos hemos fijado para hoy.

Este ejercicio matinal de cinco minutos tiene varios propósitos. Por una parte, empezar el día de forma relajada y optimista. Por otra, determinar la pequeña meta que, por mucho que se compliquen el resto de cosas, va a dar sentido a la jornada.

Una vez al día hace milagros.

Hace unas décadas estuvieron de moda los cursos de autoaprendizaje con títulos tan ambiciosos como Aprenda alemán en diez días. Pocos lectores tenían fe en un milagro así en un tiempo tan corto. Tal vez por eso, la inmensa mayoría tiraba la toalla antes de asimilar los rudimentos de la lengua en cuestión.

No obstante, ¿qué pensaría usted si le dijeran que aprendiendo solo una palabra al día, en ocho meses tendrá el mismo vocabulario que un joven nativo?

Si atendemos a las estadísticas, no es una promesa sin fundamento. Se ha calculado que el ciudadano medio español no utiliza más de mil palabras en sus conversaciones, y que a muchos jóvenes les basta con 240 palabras para expresarse en cualquier situación.

Según esto, una persona que se esforzara en memorizar un término extranjero al día, mientras va repasando el léxico anterior y práctica la gramática, al cabo de ocho meses –algo menos que un curso escolar– podría hablar el idioma como un adolescente.

¿No es un reto atractivo?

La misma dieta de uno por día puede aplicarse a muchos otros desafíos que, planteados así, están a nuestro alcance:

Una breve sesión de ejercicios, aunque se limite a un cuarto de hora, si se practica diariamente, producirá en pocas semanas un cambio más que notable en nuestra forma física y tono vital.

Un desayuno saludable cada mañana no solo ayuda a mantener el peso óptimo, sino que nos procurará la energía necesaria para lograr un buen estado de ánimo de cara a otros retos.

Un sueño reparador de al menos siete horas cada noche promueve asimismo un estado de concentración que facilita conseguir lo que nos hemos propuesto.


Resistir es ganar.

Muchas personas echan a correr hacia un objetivo que luego abandonan al primer contratiempo, o incluso sin que haya ninguno. La invisible pero implacable fricción del tiempo hace que los mejores propósitos pinchen antes de empezar a ver los frutos.

Acostumbrados como estamos a la inmediatez, el solo hecho de que los resultados se hagan esperar contribuye al abandono.

¿Cuántas novelas se dejan de escribir después de las febriles primeras páginas? ¿Por qué hay tantas personas que, tras darse de baja, vuelven a inscribirse en el gimnasio el año siguiente?

En la filosofía de “un paso firme cada día”, resistir es ganar. Aquel que mantiene su objetivo y va sumando un pequeño esfuerzo diario, incluso los días que invitan a no hacer nada, conseguirá casi todo lo que se proponga.

Acerca de esto, el periodista y escritor Ignacio Novo hace un símil entre las metas que se consiguen paso a paso y una expedición a la montaña:

“Comprométete con tu meta como si te casaras con ella. No te quites mentalmente nunca las botas de caminar. Prepárate para padecer, y no solo la abrupta dureza del camino o las inclemencias del tiempo, sobre todo la incomprensión de los perezosos que intentarán que renuncies. Descarta los atajos y los rodeos. No tengas miedo a las subidas y controla tu ritmo en las bajadas. Exígete todos los días un paso más, aun cuando estés ya vacío de energía”.

Son muchos los obstáculos que se pueden encontrar y que pueden frustrar el ascenso a la cumbre. Veamos algunos.



Pereza. Tiene numerosas causas, entre ellas la ausencia de novedad, cuando ya hemos demostrado que somos capaces de empezar. La falta de sueño –aunque parezca obvio– y/o una alimentación pesada ayudan también a anestesiar nuestros propósitos.

Dispersión. La sobredosis de estímulos, muy especialmente a través de las redes sociales, es un martillo que acaba destrozando los planes más firmes. El carácter hipnótico de estas plataformas no solo nos sustrae de aquello que queremos hacer, sino que agota nuestra capacidad de atención al entrar y salir constantemente de Facebook, Twitter o del correo electrónico.

Dudas. Cuando empezamos a preguntarnos si hemos tomado el camino correcto o si no habrá otro mejor, nuestro paso se vuelve más lento y pesado. Es lícito y sano dudar cuando estamos fraguando un proyecto, pero, una vez en la senda, permitamos ver adónde nos lleva.

Ignacio Novo menciona en su libro Frases para cambiar tu vida un pensamiento de Lao-Tsé, con quien hemos empezado este artículo, para entender las claves secretas de cualquier travesía: “Proyecta lo difícil partiendo de donde aún es fácil. Realiza lo grande partiendo de donde aún es pequeño. Todo lo difícil comienza siempre fácil. Todo lo grande comienza siempre pequeño”.

Es una lúcida reflexión para calzarnos las botas y emprender, paso a paso, la senda hacia lo que ayer parecía imposible. Disfrute usted del camino.

Arrepentirse es mirar atrás derrotado; perdonarse es mirar hacia delante victorioso.

domingo, 16 de marzo de 2014

De running y #VersosDeArte.



Me levanté temprano y con dudas en este último día de semana. Dudas deportivas. Me tocaba sesión running algo más larga pero en soledad, el compañero Clemente atiende compromisos profesionales. La duda estaba en salir tras el café y la prensa, aprovechando el sol fresco de la mañana, o salir antes de comer, cuando el sol nos muestra su fuerza pre primaveral y consigue que el pálido de nuestra piel vaya entonando color. Creo acerté porque iniciar la mañana corriendo, pensando en esa soledad acompañada de zancadas, respirando la espiritualidad del Cerro de los Ángeles mientras el cansancio toca las rodillas, reflexionando sobre lo que ha sido la semana, sobre lo bueno y lo malo, dejando gotas de sudor en el camino mientras vamos limpiando nuestra mente y espíritu en un claro esfuerzo por mantener la salud medianamente en equilibrio. Tras cerca de 16 km a un ritmo cómodo, una ducha y dispuesto aún enfrentarnos con la lectura de la prensa, no siempre agradable pero sí interesante.
Es curioso, antes me preocupaba muchísimo por los kilómetros y el crono que hacía en mis salidas. Ahora me preocupo por disfrutar corriendo, por mantener la forma y el fondo físico, por no dejar de correr aunque los compromisos cada vez me lo hagan más difícil.
Reconozco que esta semana, ahora que tomo conciencia de ella, ha sido movida y activa en muchos ámbitos. En todos he disfrutado y aprovechado. En lo que a running se refiere he tenido el privilegio de correr un día en nuestro Retiro madrileño, otro junto al mediterráneo de Alicante y hoy en mi Cerro. Cada momento ha sido especial y cada zancada ha ido acompañada de un pensamiento. Todos los pensamientos giran alrededor del trabajo, de tratar de cumplir los objetivos que nos planteamos e intentar hacer todo lo mejor que puedo. Pero también giran alrededor del mundo personal, ese mundo que nos acompaña a cada uno y que debería de ser el prioritario y más importante: la familia y nuestros proyectos vitales. Proyectos. Siempre pensando en proyectos nuevos, personales, que giran alrededor de uno y de sus gustos, de lo que le motiva en el día a día y que nunca damos - o queremos dar-  los pasos suficientes como para iniciarlos. Últimamente me ocupa mucho tiempo esto: pensar en más. Cuando escribo 'más' me refiero a no conformarme sólo con la parte, digamos, profesional. Me refiero a iniciar de una santa vez eso que me llena del todo: la creación.
#VersosDearte / #versosDarte. 'Versos de Arte' nace en mi imaginación como un concepto, una marca, un objetivo que englobe mis motivaciones artísticas: poesía y arte, poesía y fotografía. Son mis dos pasiones: la literatura y la fotografía. Hasta ahora he publicado algunos libros, un poemario, pero no he expuesto mis fotografías. Tengo que dar forma a todo. De momento sólo son notas y borradores. Pero la idea es conjugar, mezclar, encontrar, hacer convivir en un mismo espacio la poesía y la fotografía. Un espacio para la creación popular fuera de los circuitos establecidos. Debo darle más forma. Debo expresar bien lo que deseo.



Cuando uno piensa un proyecto se da cuenta de que puede ser todo o nada. Todo, si da un paso adelante y comienza a darle forma hasta el final que sea; nada, si no pasa de ese pensamiento que no dejará de ser más que una ilusión más.

¿Soñar? Los años van pasando y no podemos estar siempre sonando.
La semana me ha tenido de un lado a otro, no sólo mental. De Alicante, como he dicho, dónde celebramos una Jornada sobre Transparencia y Buen Gobierno, hasta Zaragoza ciudad en la que habíamos organizado, junto a la Diputación Provincial, una Jornada técnica sobre la aplicación de la nueva Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. Ambas jornadas dirigidas a técnicos de la administración así como a alcaldes y concejales de los municipios de la provincia. Reconozco que el mundo local no deja de ser, para mi, esa parte de la administración más interesante, tal vez por su cercanía al ciudadano. Creo que si me caracterizo por algo, si uno tiene que caracterizarse o debiera caracterizarse en el ámbito político, sería por eso, por el sentimiento municipalista. Creo que los ayuntamientos, como administración, están en el ojo del huracán de las reformas de la administración cuando, a día de hoy, y lo digo por datos concretos, son los únicos que cumplen con las medidas de estabilidad presupuestaria y de ahorro. Por otro lado son los que más servicios, y cercanos, prestan al ciudadano y éste, el vecino, el que más lo siente  como administración propia. Pero de temas municipales escribiré, y hablaré, mucho más por mi día a día presente y futuro.
Terminamos pues una semana fructífera y comenzamos otra primaveral que espero, y deseo, tan activa y poética como la pasada. Más allá de que conozcamos nuestro candidato al Parlamento Europeo, que no será esta semana entrante, sino entre las siguientes, en la que el Presidente Rajoy, de forma acertada, midiendo los tiempos como le es habitual, en contra de lo que muchos opinan o creen, lo dará a conocer. 
Siempre creemos saber, pero tal vez lo que creemos no es. 
Organizo la agenda en estos momentos y parece que, hasta el viernes que viajaré a Orense, no tenemos más viajes.

Música Running: Los Rebujitos - Solo quiero que sepas...

Está bien, ritmo español, se acerca la primavera...

Dice Niceto Alcalá Zamora que...

"Saber todo lo que se quiere decir, antecedente indispensable para saber decir lo que se quiere."

sábado, 15 de marzo de 2014

Si los versos tuvieran alas
volarían encantados hacia el silencio
ese que solo escoge
la mirada 
de aquellos que se aman.

viernes, 14 de marzo de 2014

martes, 11 de marzo de 2014

CARTA DE CHEJOV A SU HERMANO

CARTA DE ANTON CHEJOV A SU HERMANO MAYOR NIKOLAI
Moscú, 1886



¡A menudo te me quejas de que la gente no te entiende! Goethe y Newton no se quejaban de eso… Sólo Jesucristo se quejó, pero él estaba hablando de Su doctrina y no de Sí mismo. La gente te entiende perfectamente. Y si tú no te entiendes a ti mismo, no es culpa de nadie.
Te aseguro, como hermano y como amigo, que te entiendo y te aprecio con todo mi corazón. Conozco tus grandes cualidades como conozco la palma de mi mano. Las valoro y las respeto profundamente. Si quieres, para demostrar cuánto te entiendo, puedo enumerar todas esas virtudes. Pienso que eres amable hasta extremos de blandura, magnánimo, generoso, listo para compartir tu último centavo; no sientes ni envidia ni odio; eres sencillo de corazón; tienes piedad por los hombres y por los animales; eres confiado, sin resentimiento ni malevolencia y no eres rencoroso. Tienes un don del que otra gente carece: tienes talento. Ese talento te sitúa por encima de millones de hombres, porque en la tierra sólo uno entre dos millones es un artista. Tu talento te distingue de los otros: si tú fueras un sapo o una tarántula, incluso entonces, todo te sería perdonado.
Tú sólo tienes un fallo, y lo falso de tu posición, tu infelicidad y tus problemas intestinales son debidas a él. Se trata de tu extremada falta de cultura. Perdóname, por favor, pero “veritas magis amicitiae”… Verás, la vida pone sus condiciones. 

Para sentirte bien entre gente educada, estar como en casa y feliz entre ella, uno debe ser cultivado en cierta manera. El talento te ha introducido en ese círculo, tú perteneces a él, pero… estás siendo apartado. Y es que las personas cultivadas satisfacen, en mi opinión, las siguientes condiciones: 

1. Respetan la personalidad ajena, y además son siempre amables, gentiles, educados, y listos para ceder ante los otros. No montan un escándalo porque una herramienta se haya perdido; si viven con alguien no lo entienden como un favor que hacen, y no andan diciendo, !nadie puede vivir contigo! Disculpan el ruido y el frío y la carne seca y la presencia de extraños en sus casas. 

2. No sólo tienen simpatía por los mendigos y los gatos. Su corazón se duele también por lo que su ojo no ve. Se levantan de noche para ayudar, para pagar la universidad de sus hermanos, y para comprar ropas a sus madres. 

3. Respetan la propiedad ajena, y pagan sus deudas. 

4. Son sinceros, y temen a la mentira como al fuego. No mienten ni tan siquiera en pequeñas cosas. Una mentira insulta al que la escucha y le pone en una posición humillante a los ojos de quien la cuenta. No fingen, se comportan en la calle como en casa, no presumen ante sus camaradas más humildes. No son dados a la charlatanería, ni fuerzan a los otros a escuchar confidencias no deseadas. Por respeto a los demás a menudo mantienen silencio en vez de hablar. 

5. No se desprecian a sí mismo para despertar compasión. No manipulan los corazones de otras personas para sacarles algo. No dicen, soy un incomprendido, o me he convertido en alguien de segunda fila, porque todo eso tiene un efecto barato, es vulgar, falso… 

6. No tienen una vanidad hinchada. No les importan esas ridiculeces como conocer a gente famosa, o estrechar la mano al borracho P. Si ganan un poco de dinero no lo malgastan como si hubieran hecho cientos de rublos. 

7. No presumen de entrar en lugares donde otros no son admitidos. El talento verdadero se mantiene siempre oculto entre la multitud, y tan lejos como sea posible de la publicidad. Incluso Krylov ha dicho que un barril vacío puede tener más eco que uno lleno. 

8. Si tienen talento lo cuidan. Sacrifican a ese talento el descanso, las mujeres, el vino, la vanidad… Están orgullosos de ese talento. Además, son cuidadosos. 

9. Desarrollan un sentido de la austeridad. No pueden irse a dormir con la ropa puesta, ver cucarachas por las paredes, respirar aire viciado, caminar sobre el suelo que se ha escupido, cocinar sobre una estufa aceitosa. Buscan tanto como sea posible contener y ennoblecer el instinto sexual. Lo que quieren en una mujer no es solamente una compañera de cama… No buscan esa agudeza que se manifiesta en la mentira continua. Quieren, especialmente si son artistas, frescura, elegancia, humanidad, la capacidad de una mujer para ser madre… No beben vodka a cualquier hora de la noche y del día, no olfatean en las alacenas porque no son cerdos. Beben solamente cuando están de recreo, en ocasiones. Defienden una mens sana in corpore sano. 

Y todo eso. Así es como es la gente cultivada. Para ser cultivado y no estar por debajo del nivel de tus semejantes no sólo es necesario haber leído The Pickwick Papers y haberse aprendido el monólogo de Fausto. Lo que se necesita es trabajo constante, día y noche, lectura continuada, estudio, voluntad… Toda hora del día es preciosa para ello. 

Vuelve a nosotros, estampa la botella de vodka, túmbate y lee… a Turgenev, si quieres, a quien no has leído. Tienes que renunciar a tu vanidad, no eres un niño… pronto tendrás treinta años. ¡Este es el momento! Yo lo espero. Todos lo esperamos de ti.
A.Ch.

Dice San Claudio de la Colombiere que...

“Los golpes imprevistos no permiten muchas veces que uno aproveche de ellos, a causa del abatimiento y turbación que levantan en el alma; mas tened un poquito de paciencia, y veréis como Dios os dispone a recibir gracias muy grandes precisamente por aquel medio. Sin tales percances tal vez no habrías sido del todo malos, pero tampoco del todo buenos.”

sábado, 8 de marzo de 2014

'Unamuneando' por Arturo Pérez-Reverte



Es que aquí no pasa el tiempo, oigan. O lo parece. Hace ya 120 años, en 1894, Miguel de Unamuno publicó un ensayo titulado Sobre el marasmo actual de España. Leerlo tiene su puntito aterrador, porque algunos de sus párrafos parecen haber sido escritos para la España de hoy. O más bien, nota trágica del asunto, para la España de siempre: la que no muere, y una y otra vez nos mata. Por eso me permito esta vez un elocuente experimento de corta y pega, utilizando para componer este artículo una sucesión de frases cortas, todas literales, extraídas del ensayo unamuniano sin añadir ni una palabra de mi propiedad. Decidan ustedes si el buen don Miguel estaba equivocado, si hablaba sólo de su triste tiempo, o si se limitó a describir, con buen pulso y mejor ojo, nuestro eterno día de la marmota:

Atraviesa la sociedad española honda crisis. Nos gobiernan, ya la voluntariedad del arranque, ya el abandono fatalista. Perpetúase el férreo peso de la ley social de bien parecer y de las mentiras a que se doblegan, por mucho que se encabriten, los individuos que sin aquélla sienten falta de tierra en la que sentar el pie. A la sombra de individualismo egoísta y excluyente acompaña la falta de personalidad. En esta sociedad compuesta de camarillas que se aborrecen sin conocerse, es desconsolador el atomismo salvaje de que no se sabe salir si no es para organizarse con comités, comisiones, subcomisiones y otras zarandajas. Extiéndese y se dilata por toda nuestra sociedad una enorme monotonía que se resuelve en atonía, uniformidad mate, ingente ramplonería. Todo por empeñarse en disociar lo asociado y formular lo informulable.

Es cada día mayor la ignorancia. Sobre esta miseria espiritual se extiende el pólipo político. En una politiquilla al menudeo suplanta la ingeniosidad al saber sólido. La pequeñez de la política extiende su virus por todas las demás expansiones del alma nacional. Los viejos partidos, amojamados en su ordenancismo de corteza, se arrastran desecados. Sudan los más populares por organizar almas hueras de ideas, hacer formas donde no hay substancia, cohesionar átomos incoherentes. Y nos recetan dieta.

En España, el pueblo es masa electoral y contribuible. Todo aquí es cerrado y estrecho, de lo que nos ofrece típico ejemplo la prensa periódica. Es ésta una balsa de agua encharcada, vive de sí misma. En cada redacción se tiene presente, no al público, sino a las demás redacciones. Los periodistas escriben unos para otros, no conocen al público ni creen en él. Estúdiese la prensa con sus flaquezas todas, y se verá fiel trasunto de nuestra sociedad. 

Fue cumpliéndose la europeización de España, pero trabajosamente. Tuvimos nuestras contiendas civiles, llegó luego el esfuerzo del 68 y el 74, y pasado él hemos caído rendidos, en pleno colapso. En tanto, reaparece la Inquisición, nunca domada, a despecho de la libertad oficial. Es un espectáculo deprimente el estado mental y moral de nuestra sociedad. Es una pobre conciencia colectiva homogénea y rasa. Pesa sobre nosotros una atmósfera de bochorno; debajo de una costra de gravedad formal se extiende una ramplonería comprimida, una enorme trivialidad y vulgachería. No hay corrientes vivas internas en nuestra vida intelectual y moral; esto es un pantano de agua estancada, no corriente de manantial. Alguna que otra pedrada agita su superficie, y a lo sumo revuelve el légamo del fondo y enturbia con fango. Bajo una atmósfera soporífera se extiende un páramo espiritual de una aridez que espanta. Y no es nuestro mal tanto la pobreza cuanto el empeño de aparentar lo que no hay. ¡Y mucho cuidado con decir la verdad! Al que la declare sin ambages ni rodeos, acúsanle de pesimismo. Quieren mantener la ridícula comedia de un pueblo que finge engañarse respecto a su estado.

He aquí la palabra terrible: no hay juventud. Habrá jóvenes, pero juventud falta. Y es que la tienen comprimida. ¿Es que se sabe distinguir el brote nuevo? Se ha ejercido con implacable saña la tarea de despachurrar a los retoños tiernos, sin discernir el tierno tallo de la broza, y no se han tocado los tumores y excrecencias de las viejas encinas ungidas e intangibles. ¡Cuántos jóvenes muertos en flor en esta sociedad que sólo ve lo hecho, ciega para lo que se está haciendo! ¡Muertos todos los que no se han alistado en alguna de las masonerías, la blanca, la negra, la gris, la roja, la azul!... Los jóvenes tardan en dejar el arrimo de las faldas maternas, en separarse de la placenta familiar. Para escapar a la eliminación ponen en juego sus facultades camaleónicas hasta tomar el color del fondo ambiente. Las fuerzas más frescas y juveniles se agotan en establecerse, en la lucha por el destino. Se ahoga a la juventud sin comprenderla.

http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/815/unamuneando/

Dice la Biblia que...

"En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.


»Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar en las sinagogas y en las esquinas de las plazas bien plantados para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno sea visto, no por los hombres, sino por tu Padre que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará». (Mt 6, 1-6.16-18)

viernes, 7 de marzo de 2014

Al igual que todo puede llegar a descomponerse en la vida, todo termina por componerse y ocupar su lugar.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Tiempo de Cuaresma...




La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

40 días

La duración de la Cuaresma está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia. En ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades.

La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente, pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.

Miércoles de Ceniza
Con la imposición de las cenizas, se inicia una estación espiritual particularmente relevante para todo cristiano que quiera prepararse dignamente para la vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús. 

Este tiempo vigoroso del Año Litúrgico se caracteriza por el mensaje bíblico que puede ser resumido en una sola palabra: "metanoeiete", es decir "Convertíos". Este imperativo es propuesto a la mente de los fieles mediante el rito austero de la imposición de ceniza, el cual, con las palabras "Convertíos y creed en el Evangelio" y con la expresión "Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás", invita a todos a reflexionar acerca del deber de la conversión, recordando la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte.

La sugestiva ceremonia de la ceniza eleva nuestras mentes a la realidad eterna que no pasa jamás, a Dios; principio y fin, alfa y omega de nuestra existencia. La conversión no es, en efecto, sino un volver a Dios, valorando las realidades terrenales bajo la luz indefectible de su verdad. Una valoración que implica una conciencia cada vez más diáfana del hecho de que estamos de paso en este fatigoso itinerario sobre la tierra, y que nos impulsa y estimula a trabajar hasta el final, a fin de que el Reino de Dios se instaure dentro de nosotros y triunfe su justicia.

Sinónimo de "conversión" es así mismo la palabra "penitencia"... Penitencia como cambio de mentalidad. Penitencia como expresión de libre y positivo esfuerzo en el seguimiento de Cristo.

Tradición

En la Iglesia primitiva, variaba la duración de la Cuaresma, pero eventualmente comenzaba seis semanas (42 días) antes de la Pascua. Esto sólo daba por resultado 36 días de ayuno (ya que se excluyen los domingos). En el siglo VII se agregaron cuatro días antes del primer domingo de Cuaresma estableciendo los cuarenta días de ayuno, para imitar el ayuno de Cristo en el desierto.

Era práctica común en Roma que los penitentes comenzaran su penitencia pública el primer día de Cuaresma. Ellos eran salpicados de cenizas, vestidos en sayal y obligados a mantenerse lejos hasta que se reconciliaran con la Iglesia el Jueves Santo o el Jueves antes de la Pascua. Cuando estas prácticas cayeron en desuso (del siglo VIII al X), el inicio de la temporada penitencial de la Cuaresma fué simbolizada colocando ceniza en las cabezas de toda la congregación.

Hoy en día en la Iglesia, el Miércoles de Ceniza, el cristiano recibe una cruz en la frente con las cenizas obtenidas al quemar las palmas usadas en el Domingo de Ramos previo. Esta tradición de la Iglesia ha quedado como un simple servicio en algunas Iglesias protestantes como la anglicana y la luterana. La Iglesia Ortodoxa comienza la cuaresma desde el lunes anterior y no celebra el Miércoles de Ceniza.

Significado simbólico de la Ceniza

La ceniza, del latín "cinis", es producto de la combustión de algo por el fuego. Muy fácilmente adquirió un sentido simbólico de muerte, caducidad, y en sentido trasladado, de humildad y penitencia. En Jonás 3,6 sirve, por ejemplo, para describir la conversión de los habitantes de Nínive. Muchas veces se une al "polvo" de la tierra: "en verdad soy polvo y ceniza", dice Abraham en Gén. 18,27. El Miércoles de Ceniza, el anterior al primer domingo de Cuaresma (muchos lo entenderán mejor diciendo que es le que sigue al carnaval), realizamos el gesto simbólico de la imposición de ceniza en la frente (fruto de la cremación de las palmas del año pasado). Se hace como respuesta a la Palabra de Dios que nos invita a la conversión, como inicio y puerta del ayuno cuaresmal y de la marcha de preparación a la Pascua. La Cuaresma empieza con ceniza y termina con el fuego, el agua y la luz de la Vigilia Pascual. Algo debe quemarse y destruirse en nosotros -el hombre viejo- para dar lugar a la novedad de la vida pascual de Cristo.

Mientras el ministro impone la ceniza dice estas dos expresiones, alternativamente: "Arrepiéntete y cree en el Evangelio" (Cf Mc1,15) y "Acuérdate de que eres polvo y al polvo has de volver" (Cf Gén 3,19): un signo y unas palabras que expresan muy bien nuestra caducidad, nuestra conversión y aceptación del Evangelio, o sea, la novedad de vida que Cristo cada año quiere comunicarnos en la Pascua.

Cómo Vivir la Cuaresma

Durante este tiempo especial de purificación, contamos con una serie de medios concretos que la Iglesia nos propone y que nos ayudan a vivir la dinámica cuaresmal.

Ante todo, la vida de oración, condición indispensable para el encuentro con Dios. En la oración, si el creyente ingresa en el diálogo íntimo con el Señor, deja que la gracia divina penetre su corazón y, a semejanza de Santa María, se abre la oración del Espíritu cooperando a ella con su respuesta libre y generosa (ver Lc 1,38).

Asimismo, también debemos intensificar la escucha y la meditación atenta a la Palabra de Dios, la asistencia frecuente al Sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía, lo mismo la práctica del ayuno, según las posibilidades de cada uno.

La mortificación y la renuncia en las circunstancias ordinarias de nuestra vida, también constituyen un medio concreto para vivir el espíritu de Cuaresma. No se trata tanto de crear ocasiones extraordinarias, sino más bien, de saber ofrecer aquellas circunstancias cotidianas que nos son molestas, de aceptar con humildad, gozo y alegría, los distintos contratiempos que se nos presentan a diario. De la misma manera, el saber renunciar a ciertas cosas legítimas nos ayuda a vivir el desapego y desprendimiento.

De entre las distintas prácticas cuaresmales que nos propone la Iglesia, Ia vivencia de Ia caridad ocupa un lugar especial. Así nos lo recuerda San León Magno: "Estos días cuaresmales nos invitan de manera apremiante al ejercicio de Ia caridad; si deseamos Ilegar a la Pascua santificados en nuestro ser, debemos poner un interés especialisimo en la adquisición de esta virtud, que contiene en si a las demás y cubre multitud de pecados".

Esta vivencia de la caridad debemos vivirla de manera especial con aquél a quien tenemos más cerca, en el ambiente concreto en el que nos movemos. Así, vamos construyendo en el otro "el bien más precioso y efectivo, que es el de Ia coherencia con la propia vocación cristiana" (Juan Pablo II).


Cómo vivir la Cuaresma

1. Arrepintiéndome de mis pecados y confesándome.
Pensar en qué he ofendido a Dios, Nuestro Señor, si me duele haberlo ofendido, si realmente estoy arrepentido. Éste es un muy buen momento del año para llevar a cabo una confesión preparada y de corazón. Revisa los mandamientos de Dios y de la Iglesia para poder hacer una buena confesión. Ayúdate de un libro para estructurar tu confesión. Busca el tiempo para llevarla a cabo.

2. Luchando por cambiar.
Analiza tu conducta para conocer en qué estás fallando. Hazte propósitos para cumplir día con día y revisa en la noche si lo lograste. Recuerda no ponerte demasiados porque te va a ser muy difícil cumplirlos todos. Hay que subir las escaleras de un escalón en un escalón, no se puede subir toda de un brinco. Conoce cuál es tu defecto dominante y haz un plan para luchar contra éste. Tu plan debe ser realista, práctico y concreto para poderlo cumplir.

3. Haciendo sacrificios.
La palabra sacrificio viene del latín sacrum-facere, que significa "hacer sagrado". Entonces, hacer un sacrificio es hacer una cosa sagrada, es decir, ofrecerla a Dios por amor. Hacer sacrificio es ofrecer a Dios, porque lo amas, cosas que te cuestan trabajo. Por ejemplo, ser amable con el vecino que no te simpatiza o ayudar a otro en su trabajo. A cada uno de nosotros hay algo que nos cuesta trabajo hacer en la vida de todos los días. Si esto se lo ofrecemos a Dios por amor, estamos haciendo sacrificio.

4. Haciendo oración.
Aprovecha estos días para orar, para platicar con Dios, para decirle que lo quieres y que quieres estar con Él. Te puedes ayudar de un buen libro de meditación para Cuaresma. Puedes leer en la Biblia pasajes relacionados con la Cuaresma.

Podemos volver a nacer cada día, sólo debemos querer hacerlo. La vida, cada mañana que despertamos, nos ofrece esa oportunidad.

martes, 4 de marzo de 2014

Dice la Biblia que...

"En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al dinero. 

»Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida? 

»Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos? Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura. Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal»." (Mt 6,24-34):

domingo, 2 de marzo de 2014

Pones cada uno de los sentidos
en quién no eres
porque quieres respirar
lo que respira
oler lo que huele
escuchar sus sonidos
receptor de lo que habla
y sentir que sus labios
tan sólo posan
más allá de su boca
en ti.

Dice la Biblia que...

"Pero, ¿acaso puede el hacha creerse más importante que el que la maneja?, ¿la sierra más que el que la mueve? ¡Como si el bastón, que no es más que un palo, fuera el que moviera al hombre que lo lleva!" (Isaías 10, 15)

sábado, 1 de marzo de 2014

Tengo la sensación de que algunos de tontos son los más listos y otros de creerse listos son los más tontos.