viernes, 21 de marzo de 2014

Querido hijo...

No es malo tener miedo, acostumbrate a convivir con él y acéptalo como tal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario