lunes, 19 de agosto de 2013

Querido hijo...

Si transmites a tu cerebro que algo es imposible, abandona porque jamás lo conseguirás. Si le transmites que lo difícil puede ser posible, no dudes que terminarás por conseguirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario