Cuando retorcemos los pensamientos dejándolos vagar sin control, corremos el riesgo de quedarnos atrapados en una irrealidad vital ajena a los demás.

Comentarios

Por si te interesa...

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

El Mala Budista

23.09.2018... Esos auténticos líderes!

30.09.2018... Gracias!

Nunca nadie pudo volar - La Casa Azul