Cuando retorcemos los pensamientos dejándolos vagar sin control, corremos el riesgo de quedarnos atrapados en una irrealidad vital ajena a los demás.

Comentarios

Por si te interesa...

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

17.08.2018... Breves reflexiones de verano...