lunes, 4 de abril de 2016

Uno lee un poema como desnudando la belleza. Desprendiendo cada prenda, saboreando cada verso hasta no encontrar más que ese mundo que es el latido del cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario