lunes, 25 de abril de 2016

Querido hijo...

No olvides que no eres perfecto, ni tienes por qué serlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario