viernes, 22 de abril de 2016

22.04.2016... Vuelta de Segovia...

Visitar una ciudad bellísima, de gran excelencia gastronómica y no volver a casa con el estómago descolocado es algo así como dejar un coche sin el freno puesto en una rampa y que no se mueva. 

Segovia es especial.




Trabajo, conferencias, pero luego: cena, desayuno y almuerzo. Por mucho que andes, por muchas reuniones, por mucho que te muevas, mi estómago llega totalmente corrompido a base de una gastronomía increíble, española, pero repletos de calorías. Feliz, sí; deshecho, también.

Así llego al viernes con los objetivos cumplidos, con ilusiones puestas en nuevos proyectos, pero, sobre todo, reflexionando muchísimo sobre lo que supone, casi siempre, apostar por lo más importante: las relaciones humanas.

Todos tenemos ideas, no sólo es saludable sino que es un síntoma de libertad. No todos respetan las ideas de los otros. Y todavía peor, muchos de aquellos que en teoría comparten las mismas ideas, no respetan o aguantan opiniones contrarias. Dicho esto diré que la experiencia, cada día más, me aporta situaciones que jamás hubiera vivido con una mente rancia como la que algunos se siembran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario