martes, 15 de septiembre de 2015

15.09.2015... Minaya es poesía: desde la calle Molino.

Que Minaya es poesía lo he escrito infinidad de veces por aquí y por allá. Que su viento viene envuelto en poemas, que las estrellas bailan sus limpios cielos recitando los más bellos versos y sus tierras, doradas por el rey sol, esconden esas rimas, consonantes o asonantes, que rezuman perfume a trigo y azafrán que te llevarás siempre.

Así lo sentimos los que amamos este pequeño rincón manchego, que esconde y guarda raíces y recuerdos.

Y ¿por qué escribo esto en esta ciclogénica noche? Porque he leído estos días un librito, enorme, que lleva por título 'Estela de sentimientos'



Es un poemario; un libro de versos, de poemas, repleto de sentimientos y emociones. Es un libro, como digo, enorme no por su tamaño pero sí por su grandeza. 

Aquél que escribe poesía, siente más allá que muchos; aquél que publica poesía, nos desnuda sus emociones con única valentía.

A principios del mes de agosto descubrí, en el perfil facebook del Ayuntamiento de Minaya, que un paisano, Juan Antonio Peinado Fernández, al que he conocido siempre de vista, presentaba su segundo libro de poemas, 'Estela de Sentimientos', en la Casa de la Cultura por el 15 del mes. Reconozco que sentí grata sorpresa y me interesé. Las circunstancias del mes hicieron que mis ansiados días veraniegos en Minaya quedasen en tan solo un par a finales del mes.

Estando allí, en el pueblo, en nuestro pueblo, decidí hacer lo más lógico, contactar con Juan Antonio y, antes de marchar, solicitarle, si era posible, un ejemplar de su libro, contrareembolso del mismo (algo que hago siempre, sobre todo con autores de poesía y, en este caso con un doble motivo del que halaré más adelante).

Juan Antonio, Toni, no tardo más de media hora en contestar y quedar conmigo en su casa para entregarme la obra. Cuando me dijo la calle dónde vivía, me resultó más que familiar, aunque, sinceramente, a él no le ubicaba en ella: calle Molino, la calle de la casa de mis abuelos maternos, la casa de la abuela Señor (María del Señor) y el abuelo Santiago. La casa en la que ahora viven mis tíos. La sorpresa fue que la casa de Juan Antonio, Toni, es exactamente la casa de enfrente.

Está claro que mi 'degeneración' y 'estropicio' físico, provocado por la edad, hacía que ni Juan Antonio ni su mujer me reconociesen. Yo a él perfectamente, aunque los años también le han ido surcando canas.

El caso es que tuve uno de esos encuentros, con un vecino y poeta, paisano, realmente amable, cariñoso y extraordinario. No esperaba menos de alguién que escribe sentimiento.

El propio Juan Antonio me comentó que una de las personas que presentaron su libro, Ricardo Fernández Moyano, poeta vecino de Zaragoza, autor de, entre otros, el libro de poemas 'Zarzal', también es de Minaya. ¡Qué doble descubrimiento! Minaya rezuma poesía.



Juan Antonio, Toni, entiende "que la poesía es engalanar el lenguaje del sentimiento del poeta", y la razón le acompaña. De cada palabra que escribe el poeta, podemos sentir su emoción.

"Estas palabras no son mías/ son de la tinta y de los vientos."
La lectura de poesía tiene su momento y su lugar.

El poeta marca el compás en sus versos, vierte su emoción presente con el ritmo y trata de producir ese mismo estado en el lector. No es fácil.

"cuanto cuesta expresar los sentimientos,/ compartir lo mejor de las entrañas/ para evitar que formen telarañas/ y airear el interior de nuevos vientos."

El poeta va llenando su vida de silencios porque eso es la poesía: silencio.

Encontrar unos versos que nos pellizquen es como descubrir un tesoro. Lo más difícil de un poeta es llegar a conectar con su lector.

"La vida es igual que un charco/ en un camino formado,/ te puede dar de beber/ o hacer que pises el barro. /.../Vivir no es solo nacer/ y continuar respirando,/ la vida es ponerse de pie/ después que te haya tumbado."
Fantásticos versos.

Leer poesía es leer sentimiento y emoción. La poesía no se lee como un cuento o un ensayo. La poesía requiere, para su lectura, alma.

Si te dejas, la poesía te envuelve como una manta en invierno, como ese perfume del que te impregnas en la mañana y te acompaña todo el día.

El poeta busca en la poesía su esencia en las palabras. Es su vida.

La poesía entra y sale de todo aquel que la espera.

Y termina Toni su libro con un poema dedicado a esa calle, su calle, mi calle, la Calle Molino de Minaya. Me ha emocionado. Un poema que es un canto a la vida, al recuerdo y al sentir. Mis recuerdos de pequeño están en esa calle, en aquel entonces de tierra y piedras, sin asfaltar, sin aceras arregladas. Era la entrada principal de la casa, el número 23 creo recordar. Era la casa de mi abuela, la Señor. La casa siguiente, la que hacía triángulo con la calle de las portás, era la casa de La Tomasa. Enfrente a la de mi abuela, la casa que veía desde la ventana cuando de pequeño tenía que hacer los deberes en los calurosos veranos, era la de los padres de Toni.

Y escribe...

"Fuiste la calle donde mi vida empezó su rastro./ No sé si te añoro o, simplemente te extraño./ Tal vez sea que fue el tiempo de niñez, que pasé sobre ti jugando,/ y en algún sitio debes de tener mis recuerdos guardados,/ como tengo yo los tuyos, ¡algunos no puedo ni quiero olvidarlos!,/ aunque pase el tiempo y corran por mí los años.(.../...) Cuando se apaguen mis luces y se detengan mis pasos,/ cuando se me acabe el aire que un día me diste/ y alguien cierre mis párpados,/ cuando me llame la tierra del pueblo que nunca he olvidado,/ paseará conmigo donde quiera que vaya, aquel tiempo lejano,/ me llevaré el olor de tu tierra, tus barrancos y tus charcos,/ los umbrales que me diste serán trofeos en la vitrina de mis recuerdos./ La experiencia y los pasos que di en otros caminos/ los dejaré con mi estela de sabor a paisano,/ me llevaré a cambio, el aroma de aquellos vecinos,/ el agrado de los juegos de niño y el sabor de los amigos/ que compartieron conmigo esta calle, mi calle Molino."

Uff!!! Impresionante terminar este día así, con estos versos, con tanta vida, con tanta emoción.

Desde luego que os invito a comprar y adquirir este libro 'Estela de Sentimientos', escrito por un gran poeta, Juan Antonio Peinado Fernández que, sin duda, os hará olvidar y reencontraros con vuestro propio sentimiento.

Os quería indicar que el beneficio por la venta de este libro de poemas, será donada a Cáritas. 

Y sí, Minaya es poesía. 

Feliz noche poetas...

4 comentarios:

  1. Sin duda que se trata de una agradecida glosa al trabajo de un "artesano de la poesía". Se te olvido comentar, aunque lo anunciaste, que el beneficio por la venta de este su segundo libro de poemas, será donada a Cáritas igual que la del primero lo fue a la Asociación Española Contra el Cáncer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imperdonable descuido el mío. Ya solucionado.
      Gracias

      Eliminar