martes, 28 de octubre de 2014

La quietud circunstancial...

La quietud circunstancial
es como el olvido anárquico
del enamorado pasional;
no llega a ser lo que debería
ni deja de ser lo que es.

3 comentarios:

  1. Muy inspirador.

    De Amado Nervo: " ¿Quién es? -No sé: a veces cruza
    por mi senda, como el hada
    del ensueño: siempre sola...
    siempre muda... siempre pálida...
    ¿Su nombre? No lo conozco.
    ¿De dónde viene? ¿Do marcha?
    ¡Lo ignoro! Nos encontramos,
    me mira un momento y pasa:
    ¡Siempre sola...! ¡Siempre triste...!
    ¡Siempre muda...! ¡Siempre pálida!

    Mujer: ha mucho que llevo
    tu imagen dentro del alma.
    Si las sombras que te cercan,
    si los misterios que guardas
    deben ser impenetrables
    para todos, ¡calla, calla!

    ¡Yo sólo demando amores:
    yo no te pregunto nada!

    ¿Buscas reposo y olvido?
    Yo también. El mundo cansa.
    Partiremos lejos, lejos
    de la gente, a tierra extraña;
    y cual las aves que anidan
    en las torres solitarias,
    confiaremos a la sombra
    nuestro amor y nuestras ansias...

    ResponderEliminar
  2. Los verdaderos amores te los encuentra donde menos lo espera, casi un misterio, casi una inspiración, casi ...casi.

    ResponderEliminar
  3. Me pregunto cuando hay blogs tan interesantes, resulta que muchas personas los lee pero luego nadie escribe nada...no tengo respuesta.

    ResponderEliminar