domingo, 31 de agosto de 2014

31.08.2014... #iceblockchallenge!

Terminamos mes casi como comenzamos, con ese estado mental que a veces viene, otras va, producido por esas externalidades que nunca sabes dónde pueden llevar. 
Es cierto que muchas veces uno piensa demasiado, en todo, busca respuestas o se autoculpa como una exigencia contraída consigo mismo. Tal vez sólo nos deberíamos hacer una pregunta en esos momentos de encuentro con nosotros: ¿así?

Pero como esos domingos que dejamos en julio, hemos vuelto a desgastar las piernas sobre los campos de Getafe. Una calorina excesiva o una forma física algo baja, que no peor, nos ha hecho sufrir, a Clemen y a mi,  gustosamente esos 15 kms que nos hemos metido en el cuerpo. Ha servido para lo fundamental, como siempre: estar. Nos hemos puesto al día, he podido escuchar sus palabras y consejos y, tras el esfuerzo, la mente queda más equilibrada y el espíritu pleno. 

Volvemos a la rutina, volvemos a los proyectos. Iniciamos curso personal/político/profesional. No sé, a lo mejor es un curso con exceso de retos.

Y hablando de retos. Hoy mi amigo Pedro Torres, me ha 'nominado' en su perfil de facebook a participar en ese reto viral tan extendido últimamente: el ice block challenge

La campaña, que consiste en tirarse un cubo de agua helada, subir el vídeo a las redes sociales y donar diez euros para investigar la enfermedad, ha recaudado 14.000 euros durante la primera semana en España, según informó la Asociación Española de Esclerosis Lateral Amiotrófica (AdELA). No mucho, espero vaya en aumento poco a poco.

La campaña comenzó por iniciativa del jugador de béisbol de Massachussets, Pete Frates, al que le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica, la misma enfermedad neuromuscular degenerativa que padece el científico Stephen Hawking. Frates quiso sensibilizar sobre esta dolencia invitando a la gente a bañarse en agua helada para que se pusieran en el lugar de uno de estos enfermos afectados por espasmos, sacudidas y calambres musculares. La idea es hoy un fenómeno viral al que le acompañan ahora múltiples variables

Así que ni corto ni perezoso me he aceptado el reto y, con la ayuda de mi hijo, lanzarme el cubo con hielo y agua helada. Tras ello hemos hecho nuestra donación.

Y así salió:



No ha quedado muy bien, no soy muy bueno para estos temas, todo muy casero, fallos del directo, repetir hubiera provocado algo más que un resfriado, pero ahí está nuestra contribución. 
Sé que algunos, como siempre ocurre, están criticando esta iniciativa. En fin, ojalá y todos fuésemos más solidarios y no hiciera falta hacer este tipo de cosas para recaudar fondos.

Sinceramente, por una buena causa y si sirve de algo, por poco que sea,  merece la pena siempre.

Vamos por el mes de septiembre...

1 comentario:

  1. No se preocupe Señor Moreno ha quedado bastante bien. Un pequeño donativo de cada uno es un granito de arena para hacer una montaña. ¡ Ojalá el centro de investigaciones de enfermedades raras de Valencia no se hubiese cerrado!.

    ResponderEliminar