miércoles, 27 de agosto de 2014

27.08.2014... Personas!!



Uno tiene claro que los días los hacemos cada uno. Nos levantamos, comenzamos a construir y cuando terminamos podemos comprobar si lo construido merece o no la pena. A veces, sin darnos cuenta, destruimos más que construimos.

Estos días míos, de fin de agosto, están siendo agradables. Diría que hasta satisfactorios, tanto en lo profesional como en lo personal. Traté de iniciar el curso (?) lo más diferente posible, para romper con lo habitual y creo conseguí.

Hoy no fui en bici. No fui por cansancio. Las piernas, al levantar, no me respondían como debía ser. El running con la #biciretro (piñones cortos) machaca las piernas. Las tenía tan cansadas que más parecía hubiese corrido los 100. No hay problema, no hay por qué, día de descanso deportivo y tan feliz.

Personas. Abrirte y dejar que aparezcan las personas. Eso es lo que he pensado y defendido siempre, como persona que soy y como político que creo. Escuchar, sentir, tocar y dejar que las personas te hablen, te digan, te cuenten lo que viven. Ojalá y todos aquellos que se dedican a ese honorable servicio público, que es la política, lo hicieran. 
Siempre, es mi forma de ser, aposté por las personas. Me ha dado igual las ideas, sus creencias, su procedencia, su edad o condición. Me ha importado su corazón. Pero para escuchar el corazón de las personas, para conseguir tocarlo, tienes que ser capaz de escuchar y dejarte sentir, que te pellizquen.

Hoy almorcé con una persona que conocí hace poco. Su momento tal vez no sea el deseable. Estoy seguro su futuro, con el ímpetu y voluntad que tiene, será dichoso. Ha sido una lección más de realidad. Una lección de esas que solo dan las personas que viven el día a día, en situaciones personales ajenas a ese mundo 'guay' que predican, o predicamos, los políticos. Todo comienza a ir mejor, sí. La realidad es que queda mucho para que todo vaya bien para esos que esta brutal crisis  ha coartado su futuro, de repente, sin esperarlo.

Tal vez me equivoque, no sería ni la primera ni la última vez, pero no hay casualidades. Todo ocurre por algo. Cuando alguien se cruza en tu camino te está pidiendo atención; puedes escuchar, pararte o seguir. La confianza se da, se ofrece gratuitamente. Creer en las personas es humanizar la vida. O humanizamos la vida o estamos todos perdidos.

Llego contento a casa. No sé por qué pero creo que me queda mucho por aprender y estoy predispuesto a hacerlo. Deberíamos escuchar más.

PD. Ha fallecido Peret. En paz descanse y Dios le acompañe siempre. Una de esas personas que quedará siempre en el recuerdo de muchas generaciones de españoles por habernos hecho mover los pies, con ritmo o sin él.

3 comentarios:

  1. Inolvidable aquel día (y tantos otros):
    https://www.youtube.com/watch?v=HziqQSQpURI

    ResponderEliminar
  2. Aunque no tiene mucha calidad la grabación, el documento es interesantísimo. También me ha servido a veces como reflexión en torno al mercado (sí, sí, ya sé que es un salto extraño, pero "el mig amic" es una gran canción).

    https://www.youtube.com/watch?v=xBds2CZPwJA

    ResponderEliminar
  3. Un artículo muy humanista, gran valor el Humanismo, tiempos de apreciarlo. "Tocar el Corazón", " Acercarnos a la sensibilidad", debería practicarse esos ejercicios y bien es verdad que deberíamos escuchar a los demás, cosa que no sabemos hacer, tan sólo nos escuchamos a nosotros mismos y a veces ni eso.


    Lo importante sería saber llegar a ese punto intermedio entre la razón y la pasión, porque si dejamos todo a la pasión malo y sí a la razón( como ésta esté tergiversada) un tanto de lo mismo.


    Aunque uno se pregunta ¿ la razón siempre es verdadera o puede estar equivocada?, ¿ y por qué le resulta tan raro a la gente la sensibilidad ya... hasta dónde hemos llegado?, ¿ hemos tocado fondo?.


    Los sentimientos son Universales, no varían ni por los tiempos, ni por los espacios ni por las personas, el amor tanto como el odio siempre será el mismo, la valentía como la cobardía será la misma, y no diferencia a las personas, por supuesto que no.


    De todas maneras, te encuentras a gente tan presumidas con sus " Profesiones" que luego te dejan con la boca abierta y dices ¿ qué pobre como persona, si no tiene ni educación ni consideración con los demás?...en fin, ya sabemos " En la viña del Señor".

    ResponderEliminar