viernes, 15 de agosto de 2014

15.08.2014 ... momentos de verano.


Llegamos al ecuador del mes de agosto, que no al ecuador de las vacaciones, desgraciadamente hace días que vamos restando. Seguimos con nuestras rutinas, con ese desayuno en solitario,  repasando la prensa, en la terraza del Bar Cristina.
Es curioso, el Bar/Restaurante Cristina no es de los mejores establecimientos de la zona, posiblemente sea de esos en los que en Madrid no entraría,  pero tiene ese sabor de barrio, sabor de viejo, de bar cochambroso de pescadores,  de esos lugares dónde desde temprana hora casi todos se toman el café junto a la copa de orujo o solysombra. Es ese lugar que me agrada aquí,  diferente. Así es este lugar al que vengo todas las mañanas de agosto desde hace 13 años.



Y luego mis momentos de playa, junto algún libro que me llevan hasta la hora de la comida en la que todo se envuelve en familia hasta la noche. Este año con esas sesiones running junto a mi hermano. Yo por él, él por mi, pero el caso es que estamos consiguiendo mantener una buena constancia de salidas en este mes. Estoy contento por dos motivos: primero por vivir estos momentos con mi hermano, segundo por reordenar mi cuerpo. Ambos importantes.

Los momentos son para disfrutar y si no los disfrutamos o aprovechamos depende únicamente de nosotros. Los días de verano deben ser esos días dónde no haya prisas, dónde aparquemos los problemas, dónde vivamos cada instante con una sonrisa,  dónde busquemos compartir nuestro tiempo con los nuestros. Tiempo habrá durante el año de otras cosas.

Sigamos con estos días que, gracias a Dios, nos quedan.

5 comentarios:

  1. En ese tipo de bares es donde se encuentra la pura sabiduría de la vida, así adquiría Vivencias, el Señor Baroja.

    ResponderEliminar
  2. Veo que has tenido una buena racha de correteo. Felicidades (a ti y a la liebre que has tenido, ja,ja,ja). Por mi parte, estuve muy bien en julio y entré muy fuerte en agosto, pero la realidad familiar y una tipeja extraordinaria de tres años me han hecho colgar las zapatillas durante varios días. Si Dios quiere, el jueves vuelvo otra vez a darle caña. Solidaridad runner.

    ResponderEliminar
  3. Jose: ¿A que no eres capaz de pasarme, no éste, lógico, sino el siguiente comentario que te envío?. J.

    ResponderEliminar
  4. En el de la izquierda -que no política- de la foto, al que bien conozco, detrás de su barba se halla una gran nobleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias J. eres una gran persona y un buen amigo. Un abrazo

      Eliminar