martes, 19 de noviembre de 2013

Querido hijo...

A los que parezcan más débiles que tú respétalos por encima del resto. Aporta tu grano de arena para que cada día sean más iguales. No los humilles jamás porque cada uno de nosotros somos poseedores de muchas debilidades que nos harán siempre frágiles ante el resto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario