lunes, 4 de noviembre de 2013

No podemos estar siempre pensando que queremos ser felices como si se tratara de una meta o un objetivo a largo plazo. Hay que ser felices ahora, en el momento, y hacer lo posible para serlo. El resto es un destino que sólo Dios conoce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario