viernes, 18 de octubre de 2013

La prudencia, cuando se tienen responsabilidades, es una virtud que puede convertirse en defecto si su uso es habitual.

1 comentario:

  1. Sí, Jose, pero es preferible tenerla si tales responsabilidades obligan a ello.
    Un abrazo

    ResponderEliminar