sábado, 7 de septiembre de 2013

Mi Minaya... su campo, sus cielos, sus tierras...


1 comentario:

  1. No se concibe, salvo que creamos —sobre todo en verano— que la calor penetra más en la femenina que en el masculino, no se concibe digo, el por qué entonces, generalmente y sobre todo en juventud y parte de la madurez fémina, se vistan o más bien se desvistan utilizando prendas que no solamente dejen pasar más aire a su cuerpo, sino que hagan bien gastar la vista a los masculinos sobre todo a quienes son más pícaros. Otras féminas más descaraditas y a pesar de sufrirlo, permanecen así también en invierno.
    Es curioso y razonable cuanto sobre las definiciones de lo que es pecado —en este caso pecadillo, o casi ni llega— hace en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. De todas sus definiciones sobre el particular, he elegido la siguiente: ‘Estar o ser muy apetitoso o deseable’.
    Y alargándome en este tema pienso: …. Lo que todos pensamos y además me recuerda y eleva mi mente a aquel principio y acto de nuestros Primeros Padres Adam y Eva en el Paraíso, pero no por el primero sino por Eva, recordando lo del ofrecimiento de la manzana al hombre. La misma manzana que, como explico anteriormente, nos están ofreciendo a diario, por las calles y sobre todo en verano, la mayoría de las Evas de hoy.
    Jose, ha sido un corto y salubre pensar..

    ResponderEliminar