domingo, 15 de septiembre de 2013

Dice la Biblia que...

"Dales su merecido, conforme a sus malas acciones; págales con la misma moneda, conforme al mal que han cometido." (Salmos 28, 4).

2 comentarios:

  1. Se sobrentiende, que habiendo observado de antemano todas cuantas referencias hace la Biblia al respecto, tanto en este punto concreto como en el conjunto de lo que se habla y que alude sobre tal versículo en el resto de las Sagradas Escrituras, hemos de entender que es imprescindible conocer la certeza e intencionalidad de las acciones que sobre la persona ajena o a uno mismo lleva a efecto el sujeto. Sin olvidar, insisto, que la persona que se ve obligada a responder debe ser consciente de que el mal está en tales individuos y es el origen de tales acciones. Y es entonces, como bien se menciona en (Salmos 28, 4,), cuándo y cómo debe darse la mencionada respuesta a tales comportamientos.
    Y no olvidar que podemos equivocarnos al calificarles, porque cometeríamos un error.
    Tu cita, Jose, está muy bien elegida por la gran importancia que tiene, por lo menos a mí particularmente, me hace pensar en la opinión que tengo de que prácticamente todos los versículos de las Sagrada Escrituras están sujetos al sentido general escrito por el resto de los autores, y que nada de su contenido y mucho menos de versículos sueltos es de particular ni específica interpretación.
    Hoy me haces pensar en la necesidad de obrar en consecuencia siempre que cumpla con lo que anteriormente he escrito, porque quienes nos sentimos o creemos ser ingénuos, nos las tragamos como puños y más tarde, fuera de tiempo, es cuando nos damos cuenta.
    Hay que despertar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No me arrebates juntamente con los malos,
    Y los que hacen iniquidad,
    Los cuales hablan paz con sus prójimos,
    Pero la maldad está en su corazón. (Salmos 28, 3)
    " Dales su merecido, ....... " (Salmos 28, 4)".
    En efecto, el versículo 4 del capítulo 28 de Salmos, está amparado por cuanto se dice en el versículo 3, pues afirma a qué clase de personajes se refiere y que los define como malos e inicuos, así que hablan de paz y llevan la maldad en su corazón.
    ¿Pero y nosotros, como no comprobamos que las personas que sobre nosotros así actúan, llevan consigo la maldad en su corazón?. ¡Yo no lo sé!.
    Por ello solamente escribo mi anterior comentario.

    Un abrazo

    ResponderEliminar