Hemos construido un sistema social injusto en el que parece necesitamos constantemente inocentes a los que linchar públicamente y convertir en culpables. En cambio a los culpables, a los verdaderos sinvergüenzas, practicamente les dejamos pasar como si nada.

Comentarios

Por si te interesa...

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

El Mala Budista

23.09.2018... Esos auténticos líderes!

30.09.2018... Gracias!

Nunca nadie pudo volar - La Casa Azul