Hemos construido un sistema social injusto en el que parece necesitamos constantemente inocentes a los que linchar públicamente y convertir en culpables. En cambio a los culpables, a los verdaderos sinvergüenzas, practicamente les dejamos pasar como si nada.

Comentarios

Por si te interesa...

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

17.08.2018... Breves reflexiones de verano...