Llega uno a esas edades
que comienza a conformarse
con muy poco o menos:
o tal vez sólo
lo importante.

Llega uno a esas edades
que parece que todo lo tiene
y a lo mejor,
piensa,
nada le acompaña.

Es como si
de cada uno de los vientos
sólo uno te mueva;
o si de cada mañana
sólo una amaneciera.

Corres
pero casi nunca llegas;
saltas
y nunca subes.

Por eso cada día,
en estas edades
-ecuador si Dios lo quiere-
prefiero perderme
en mis silencios,
imaginar esa sonrisa
que recojo
de cuando en cuando
robandote el aliento
y que me hace pensar
día a día
que existo.

Comentarios

  1. josé luis, qué bello! me ha dejado pensando y sintiendo hondo. abrazos,amigo.

    ResponderEliminar
  2. Un excelente poema, me dejaste pensativo, acerca de esas edades a las que llego y...sigo pensando...

    ResponderEliminar
  3. Son esas edades..por las que no quiero pasar... no me quiero conformar :(

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por si te interesa...

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

El Mala Budista

23.09.2018... Esos auténticos líderes!

30.09.2018... Gracias!

Nunca nadie pudo volar - La Casa Azul