viernes, 26 de mayo de 2017

26.05.2017... La mente...

Uno de los temas que más me atraen, es el estudio de la mente humana, de las emociones, de esa capacidad que tiene para hacernos levantar del suelo o paralizarnos. Del qué puede pasar por la cabeza de una persona para quitarse la vida o para quitársela a sus seres más queridos, por ejemplo los hijos.

La mente humana es todo un complejo de facultades que emergen de ese espacio físico y diminuto que es el cerebro.

Los antiguos sabios hebreos creían que la mente residía en el corazón.


La mayor parte de las cosas que hacemos con nuestra mente todavía no tienen una explicación definitiva. 

¿Pero, qué es la mente? Algo intangible y difícil de precisar. Según la Wikipedia: «La mente es el nombre más común del fenómeno emergente que es responsable del entendimiento, la capacidad de crear pensamientos, el raciocinio, la percepción, la emoción, la memoria, la imaginación y la voluntad, y otras habilidades cognitivas. La mente integra diversas facultades del cerebro que permite reunir información, razonar y extraer conclusiones. En psicología es común distinguir entre mente y cerebro, aunque la mente emerge del cerebro. Desde las neurociencias la mente puede considerarse una experiencia subjetiva creada por la actividad cerebral con el fin de producir un punto de referencia para el movimiento (Rodolfo Llinas en "El cerebro y el mito del yo"). Siendo así, la mente puede considerarse una función más del cerebro encargada de organizar la conducta hacia objetivos determinados y que produce una experiencia subjetiva conocida como "yo" alrededor de la cual se organiza el movimiento (conducta). La función mental sería una propiedad emergente del cerebro, como la función digestiva lo es del aparato digestivo».

Para Howard Gardner la mente consiste en un conjunto de mecanismos de computación específicos e independientes. La inteligencia emerge de la supraestructura conformada por las estructuras mentales. Las estructuras mentales serían acciones cumplidas o en potencia exteriorizadas en movimiento o interiorizadas en pensamiento... Existe la tendencia a comparar al cerebro con los constructos electrónicos del hombre. No se debe hacer, pues se suele caer en demagogia y alguna que otra falacia argumental. No existe base científica que logre demostrar sin margen de error que los datos de las comparaciones sean fiables al 100%, por lo que esos estudios son estimaciones por comparación entre conceptos equivalentes. Si bien las equivalencias pueden llegar a satisfacer los requerimientos de ciertos científicos, ellos mismos reconocen sus límites a la hora de entender el funcionamiento exacto del cerebro... El software es al hardware [en el terreno informático,] lo que la mente es al cerebro [en el terreno biológico].

Toda la creación humana es producto de un pensamiento. Los pensamientos surgen de la mente como impulsos creativos y cuando éstos se manifiestan en forma organizada producen una expresión creativa.

Y todos tenemos iguales capacidades, desde que nacemos, para organizar los pensamientos, por lo tanto la mente es una estructura que tiene con poder organizador.

Ese yo consciente.

Los estados mentales coinciden perfectamente con el funcionamiento del cuerpo, con el humor, con la expresión de la cara, con las relaciones personales, y con el bienestar físico general; y si una persona es buena observadora puede leer el pensamiento de otra por su aspecto.

De manera que solamente si somos conscientes podemos cambiar nuestros pensamientos porque la mayoría de éstos, surgen espontáneamente en forma automática.

Hoy leía, a través de una emotiva carta, el suicidio del músico y cantante Chris Cornell. Guitarrista y cantautor estadounidense que adquirió fama por ser el vocalista de Soundgarden, Audioslave y Temple of the Dog.

Cornell, con 52 años, con mujer e hijos, con aparentemente todo en la vida, decidió ahorcarse la semana pasada en la habitación de su hotel. Era autor, entre otras, de la exitosa canción Black Hole Sun (Agujero negro solar) y una de las figuras de la generación grunge, la respuesta nihilista de los noventa a la deriva comercial del rock.

Sufría depresión y parece tomaba varios medicamentos contra la ansiedad. Su mujer dijo tras conocer la triste noticia que “sé que amaba a nuestros hijos y que nunca se hubiera quitado la vida conscientemente por el daño que les haría”

Gentes que aparentemente lo tienen todo, sin problemas, llegan a quitarse la vida porque sí. Qué cable se cruza en la cabeza de una persona. Qué cable puede cruzarse en la cabeza de cualquiera.

Vicky Cornell, ha escrito una carta abierta dirigida a su marido que paso a reproducir porque me ha parecido hermosa, desgarradora y a la vez poética:

A mi dulce Christopher.
Fuiste el mejor padre, esposo y yerno. Tu paciencia, empatía y amor siempre fueron demostrados.
Siempre dijiste que yo te salvé, que no estarías vivo si no fuera por mí. Mi corazón se iluminaba al verte feliz, vivo y motivado. Entusiasmado por la vida. Haciendo lo posible por devolver todo eso que recibías. Tuvimos el mejor momento de nuestras vidas durante la última década y siento mucho, mi dulce amor, no ver lo que te pasaba aquella noche. Lamento que estuvieras solo, y sé que ese no eras tú, mi querido Christopher. Tus hijos también lo saben, así que puedes descansar en paz.
Estoy destrozada, pero seguiré de pie por ti y cuidaré de nuestros hermosos bebés. Pensaré en ti cada minuto de los días y lucharé por ti. Tenías razón cuando decías que éramos almas gemelas. Se dice que los caminos que se han cruzado lo volverán a hacer y sé que me encontrarás, y yo estaré aquí esperando.
Te amo más de lo que cualquier persona haya amado en la historia del amor y más de lo que cualquiera lo hará.
Por siempre y para siempre.
Tu Vicky.

La depresión es una brutal enfermedad mental. Una enfermedad que te lleva a la negativa a vivir. Una de esas enfermedades de las que surgen las preguntas sin respuesta.

Pensar en positivo es trascendental, el deporte y, sobre todo, no dejar de sentir la emoción de vivir cada instante; decir lo que se piensa y se siente a cada momento; no guardarnos nada dentro y menos aquello que pudiera resultar negativo. Hay que sacar de nuestras cabezas la sensación de tristeza, de oscuridad, de negatividad.

Vivir, vivir, vivir.

Los errores o los fracasos, no dicen si somos mejores o peores personas. Todos somos seres excepcionales y maravillosos. Las personas no son resultado de nada.

A vivir intensamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario