viernes, 28 de abril de 2017

28.04.2017... Elucubraciones de viernes con Nacho Vegas!

Llegar al viernes en semanas que se vienen convirtiendo, en los últimos tiempos, en un verdadero disparate, es como llegar a ese oasis poético que te permite deleitarte en momentos en los que el deseo se escapa por las ranuras del tiempo.


Y saltas. Metes un salto en el que no sabes, ni siquiera piensas, dónde está el suelo. Pero saltas.

Los viernes son así. Tratamos de hacerlos así. Así los vivimos, exclusivamente, porque deseamos hacerlo; disfrutar de ciertas conversaciones que no siempre son como quisiéramos, pero que enriquecen la vida y el camino o, por qué no, tratar de convencer de que no son gusanos lo que la carne poco hecha deja entrever al cortar con el filo escurridizo del cuchillo. Y tal vez que el cava, que moja unos labios a media luna, no sea el mismo que en los míos.

Los viernes nos hacen descubrir la verdadera democracia de la vida, que no es más que dejarse llevar por el sentido permanente del presente.

Y llega la noche y descubres, ya en casa, que la semana no fue tan mal porque hubo viernes. Que la semana se puede llenar de música y versos porque, aunque llegues sediento, terminas por satisfacer ese ansia de versos mientras el mundo se va haciendo, no sé si un poco más malo o mejor.

Antes de ayer comentaba un amigo, de esos que son, de esos que siempre inspiran voluntad de ser, que para qué pensar en mañana cuando lo importante es vivir el hoy. Casi inspirado en mi gran Montaigne, no deja de tener razón y hasta para ello, sinceramente, hay que tener voluntad de ser.

Así que yo ahora, ya recostado en este sillón, manos al cuaderno y en el iPod este Nacho Vegas, que canta ‘Un día usted morirá‘, me acurruco en mis recuerdos y me dejo llevar con los textos que leo y releo encontrando siempre, en cada línea, una mota de ese instante que uno, a cada paso, no deja ni dejara de vivir.

Y seguro que, leído esto, alguien dirá o pensará esa poética frase: "¡¿Pero qué dices!?"



No hay comentarios:

Publicar un comentario