Normalmente nos enfadamos cuando algo nos sale mal o no conseguimos lo que queremos. Eso provoca una reacción de contrariedad que nos genera malestar. Aquello que no podemos evitar es difícil de evitarlo por lo que si controlamos nuestros pensamientos nos ahorraremos un enfado.

Comentarios

Por si te interesa...

22.04.2018...Reflexiones del Camino III: la percepción.

29.04.2018... Y estamos en el Aquí y aquí!

El Mala Budista

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

13.05.2018... Decide por ti!