miércoles, 26 de octubre de 2016

Todo tiene y todos tenemos un límite en la vida. Normalmente ese límite personal viene marcado por la dignidad. Si la libertad de unos atenta contra la dignidad de otros, se rompe una regla básica: la del respeto. A partir de ahí la batalla es negativa para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario