sábado, 10 de septiembre de 2016

Parece que gustan más las cosas por antiguas que por modernas. Tal vez sea el olor, tal vez la experiencia o simplemente que lo antiguo nunca deja de ser moderno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario