sábado, 4 de junio de 2016

Si nos obligamos a ponernos en el lugar del otro antes de juzgar o criticar, ahorraríamos muchas palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario