jueves, 2 de junio de 2016

Querido Hijo...

Enfrentarte a tu padre mayor es como perder por enfado a tu hijo menor; nunca será lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario