lunes, 7 de marzo de 2016

Es realmente curioso que para ser honrado no haga falta ser inteligente; en cambio, para ser falso y tramposo, hay que estar en posesión de una gran inteligencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario