domingo, 28 de febrero de 2016

Leer mucho puede llegar a producir angustia, una angustia literaria porque siempre quieres más, pero tu tiempo es el que es, mínimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario