jueves, 25 de febrero de 2016

25.02.2016... 'Desapego y Libertad' por Luis Valls-Taberner

No es fácil, actualmente, que aparezcan libros de biografías o memorias, que no tengan que ver con el mundo filosófico o literario, y me interesen. 

A lo largo de mi vida, en ciertos momentos, sí encontraba motivación en la lectura de las vidas de hombres dedicados al mundo de la empresa o a la banca. Eran épocas en las que hacía mis incursiones en el mundo de la empresa y, parece, de las aventuras o desventuras, éxitos o fracasos, de otros, aprendía más que de los míos. Lo cierto es que, en los últimos tiempos, aunque sigo aprendiendo más de mis fracasos que de mis exiguos éxitos, no encuentro muchos referentes, ni en el mundo de la empresa ni en el de la banca. No existen esos grandes empresarios o banqueros como los de antes, fieles a principios, ideales y valores, humanos y humanistas, ejemplos y referentes para muchos, hechos a sí mismos con sacrificio y esfuerzo.

Mira por donde, hace poco, un buen amigo ha publicado un libro sobre la vida, la trayectoria, las ideas y pensamiento de quien fuera su tío; una de esas personas de las que hablaba antes, un banquero de los que pocos quedan: Luis Valls-Taberner Arnó.


Hace un par de años, Luis Valls-Taberner sobrino, me comentaba de la ilusión, cariño y dedicación que le estaba poniendo a este importante proyecto que ve la luz. Sé del amor de Luis por las letras y los libros, la filosofía y a las artes humanísticas en general. Sabía que, tarde o temprano, como en todo lo que se propone, tendríamos en nuestras manos su trabajo. Así fue como, hace unas semanas, me avisó de la pronta aparición de este libro, 'Desapego y libertad. Apuntes de un banquero inclasificable', y yo, sin más dilaciones, encargué el mío para ser de los primeros en leerlo.

Así ha sido. Ayer lo recibí y hoy he concluido, con cierta pena, su lectura. Puedo decir que a través de Luis Valls-Taberner Arnó, conozco un poco más a Luis. Y digo que, gracias a Luis, he podido conocer a quién fuera uno de los banqueros más importantes de este país: Luis Valls-Taberner Arnó.

¿Por qué recomiendo este libro? En primer lugar porque el personaje en cuestión es parte de la historia financiera y, también, política de este país nuestro. Después porque mientras lo lees, se siente que está escrito desde la admiración, el cariño y el corazón; porque de sus páginas brotan esas reflexiones, ideas y pensamientos de las que hacen gala las personas con educación y sensibilidad humanista algo que, en estos tiempos que corren, hecho de menos.
"Para evitar el fracaso, hay que saber por qué se suele fracasar." Luis Valls-Taberner Arnó
En su día, hace años, escribí por aquí una reseña (Leer Aquí) a otro libro que me encantó de Luis Valls: 'Querido Mario, querido Luis'. En aquel entonces no le conocía personalmente. Tras leer aquella humilde reseña me llamó, quedamos, nos conocimos y fraguó una amistad que espero dure muchos años. 

Creo que compartimos y coincidimos en mucho. Su claridad de ideas, la capacidad de trabajo y la pasión que pone Luis en sus proyectos, sin duda, le llenarán la vida de éxitos.

Pero vamos con este nuevo libro.

Comienza con un breve y hermoso texto de Mercedes Soriano:
"Si al escribir quien escribe no descubre algo, no vale la pena... Escribir es un combate contra la rutina... Escribir es, sobre todo, adiestrarse contra el miedo. Capacidad para sacudirse el polvo de lo impuesto y andar por calles o por campos con oídos afinados y ojos bien abiertos. Percibir. escribir es confiar en que el estado de gracia provocado por el hallazgo -o a la inversa- no queda bloqueado. de manera que la vida, ya en el caos, ya en la calma, nos encuentre ávidos de sorpresas, no resignados a lo que ya sabemos. Prestos siempre a desdeñar cualquier receta." 
Toda una declaración de intenciones que nos sumergen en el sentido oficio de escribir.

A partir de ese texto, poco a poco, página a página, Luis nos va presentando a su tío desde un punto de vista que, aunque familiar, no deja de ser objetivo y, en ciertos aspectos, crítico.
"Luis Valls era una persona que se llevaba bien con el éxito porque cultivaba la autocrítica como antídoto contra la autocomplacencia, ya que entendía que en esta nace el inicio del declive de cualquier persona u organización."
Luis Valls-Taberner Arnó nació en Barcelona un 5 de junio del año 1926 y falleció en febrero del año 2006. Fue Presidente del Banco Popular de 1972 al 2004 y también fue fue también profesor de la Universidad de Madrid y de la Universidad de Barcelona.



Era hijo de Fernando Valls Taberner (jurista, historiador y político) y de Marcelina Arnó Maristany. Realizó los estudios primarios y secundarios en diversas ciudades (Barcelona, Génova, Roma y Córdoba), a causa de los viajes que tuvo que hacer su padre.

En plena transición democrática se declaró partidario de legalizar al Partido Comunista, al que no dudó en prestar dinero para su campaña política (posteriormente calificaría al PCE como el mejor pagador) y del derecho de huelga ("Todos tendemos a abusar de nuestra posición").
"Si te propones ser ese tú estarás en marcha, en camino. No te importe que sea tarde, que no llegues. Lo importante del camino es ir."
Cada capítulo del libro da respuesta a una pregunta, desde las palabras del banquero y desde las reflexiones del autor, o a una virtud que, sin duda, poseía quién fue uno de los banqueros más importantes de España.
"Independiente es quien no depende de otro, y además, tampoco quiere depender de nadie. Sinónimo de libertad, un derecho exigible y defendible."
Entre citas de los grandes filósofos, también de místicos cristianos, y reflexiones del admirado Peter Drucker, el autor nos va llevando hacia la esencia de un personaje de esos que, en la actualidad, es muy difícil de encontrar. 

Vivimos en una sociedad tan asquerosamente revuelta que, aunque de seguro -es así- hay una mayoría de mujeres y hombres capaces, llenos de virtudes y prestando un servicio público -empresa, banca, administración- extraordinario, lo negativo, lo nefasto, lo corrupto, la porquería, es lo único que parece existe.

No siempre ha habido tanta corrupción, no siempre se ha buscado el poder por el poder. No siempre los valores que sostenían una sociedad como la nuestra, tambaleaban de tal forma que podría hacerla caer.

Con unas u otras ideas, de unas u otras creencias, grandes hombres cimentaron y pilotaron mucho de lo que ahora, otras generaciones, somos.

Luis Valls-Taberner Arnó se definía así mismo como "liberal y heterodoxo, educado en el respeto a los demás."

Gregorio Marañón decía que "ser liberal es, precisamente, estas dos cosas: primero, estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo, y segundo, no admitir jamás que el fin justifique los medios, sino que, por el contrario, son los medios los que justifican el fin. El liberalismo es, pues, una conducta y, por lo tanto, es mucho más que una política."

En los últimos años he criticado los falsos 'liberalismos' y, por ende, los falsos 'liberales'. Esos que han ido dándoselas de boquilla floja, de serlo sin parecerlo, de proclamarlo sin sentirlo. Ser liberal es mucho más que hacer declaraciones de prensa. Ser liberal es una forma de ser, de sentir, de hacer en la vida. 

De este maravilloso libro de obligada lectura, me quedaría, personalmente, con dos capítulos. 

El capítulo 18, que responde a la Ética, valor y virtud del protagonista de la que defendía que "la ética no se predica, se practica con el ejemplo".

Y el Epílogo, que cierra el libro con reflexiones personales del autor. Unas páginas muy personales, valientes, que dicen mucho de la persona del Luis Valls que conozco.
"La vida nace en uno y en uno debe encontrar sentido sin necesidad de apelar a ninguna herencia."
Luis Valls-Taberner Mulls (1982), es empresario, escritor y fundador de Elevé, empresa dedicada a la inversión y desarrollo inmobiliario. Ha editado la biografía de Ram Bahvnani (Libros Libres) y su primer libro fue 'Querido Mario, Querido Luis' (Plaza & Janés). Actualmente prepara su tercer libro.
"Hay personas que dan sentido a nuestras vidas porque nos sirven de inspiración como modelos de identidad y puntos de referencia en una parte del camino para inspirarnos en la búsqueda de nuestro rumbo, nuestro norte."

Le he felicitado personalmente, pero quiero felicitarle nuevamente en este humilde blog (cuaderno personal), por la publicación de este libro. Espero que continúe su andadura en este maravilloso mundo de la escritura y la edición. Compartimos esa pasión. Mantengo la ilusión de editar, mantengo la ilusión de crear y apoyar a aquellos que crean y dejan su pequeña huella en este mundo. Luis es una de esas personas.

En este libro se ratifica el valor de España como nación. España ha dado unos cuantos grandes hombres en todos los ámbitos y en toda su historia. Actualmente parece que se intenta inculcar a nuestros hijos la mediocridad de muchos de los personajillos que nos rodean, obviando, tratando de olvidar o desterrar de la memoria a tantos grandes.

En fin, ya saben:

No hay comentarios:

Publicar un comentario