miércoles, 11 de noviembre de 2015

A veces los problemas nos vienen como montañas inclinadas que parecen impracticables. No valen rodeos. Lo mejor es enfrentarse a ellos con prudencia, pero con valentía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario