lunes, 3 de agosto de 2015

Siempre existe la misma distancia entre el Sí y el No; las mismas posibilidades tiene el No que el Sí. Pero nosotros tendemos por naturaleza a lo negativo, sufriendo o castigándonos de antemano sin conocer la verdadera respuesta. ¿Por qué no giramos la rueda y nos positivizamos? ¿Por qué no disfrutamos el momento pensando que lo que tiene que ser será o no será?

No hay comentarios:

Publicar un comentario