Cuando en nuestras vidas ocurre, o nos viene, algún desajuste, no queda otro remedio que reorganizarnos. No valen lamentaciones, ni quejas ni lloros, lo que vale es la rapidez con la que seamos capaces de adaptarnos a la nueva situación.

Comentarios

Por si te interesa...

El Mala Budista

15.07.2018... A vueltas con las Decisiones.

Carta sobre la LEALTAD, a un Amigo leal.-

13.07.2018... ¿Poesía...?

08.07.2018... Las preocupaciones.