sábado, 1 de agosto de 2015

Cuando en nuestras vidas ocurre, o nos viene, algún desajuste, no queda otro remedio que reorganizarnos. No valen lamentaciones, ni quejas ni lloros, lo que vale es la rapidez con la que seamos capaces de adaptarnos a la nueva situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario