jueves, 16 de julio de 2015

Querido hijo...

Lo más importante de la vida es no darse por vencido nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario