sábado, 20 de junio de 2015

Realmente no nos damos cuenta de la importancia que tienen nuestras decisiones hasta que las tomamos. Y debería ser al revés: primero valorar las consecuencias, buenas o malas, y luego tomarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario