jueves, 18 de junio de 2015

18.06.2015...

Uno escribe cosas y muchas veces no sabe muy bien por qué lo hace, o sí. Por ejemplo, esta mañana escribía por ahí algo así: "recuerda uno que en la vida, más pronto que tarde, cada uno está dónde el estatus te dicta: los de arriba siempre están y los de abajo, de vez en cuando estamos porque te dejan, hasta que dejan de hacerlo y te recuerdan de dónde vienes y entonces, automáticamente, dejas de estar. Y dicho esto, siempre encantado de la vida y estar con los que verdaderamente importan: los de abajo. Vaya lío de palabras que he montado. Pero se entiende."

Es un lío de palabras que envuelven pensamientos. Parece que está muy claro, pero ahora que lo leo no sé, ni siquiera, si yo lo entiendo. O sí.

Creo que estas cosas vienen a cuento de muchos de los momentos que políticamente vivimos en los últimos tiempos.

A uno le encanta la política y, esté dónde esté, esté cómo esté, jamás podré dejar de hacer dos cosas: opinar y estar con aquellos que más lo necesitan. 
¿El motivo? Que uno sabe dónde está y de dónde viene: de abajo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario