lunes, 18 de mayo de 2015

Llegué aquí...

Llegué aquí
sin saber que podía irme
y perder tantos de esos
instantes que abandoné
pensando que poseía
nada.

Porque nada
es lo que traje aquel día
y nada me llevo más
que la sequedad de este cuerpo
el frío inanimado
y un corazón que no latió
cuando yo quería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario