martes, 19 de mayo de 2015

19.05.2015... 1 Siván 5775...

Hay días que te recorren una serie de casualidades que no sabes muy bien por qué. 

Hoy es 1 Siván 5775 o, lo que es lo mismo, 19 de mayo de 2015. Podría ser una fecha cualquiera, de hecho lo es, pero lo cierto es que para mi, cuando llega este día, supone algo así como un estado de gratitud por haber tenido el privilegio de vivir un año más.

Y son 47. 47 años hace que vine a este mundo. Es muy posible que haya pasado ya ese ecuador de la vida pero, si el Eterno lo quiere, todavía me queda mucho camino por recorrer.

Creo sinceramente que lo más importante es agradecer cada día que tenemos la oportunidad de vivir, de compartir momentos, de vivir experiencias, de tener fracasos y éxitos, de vida, de poesía y del cariño de quienes siempre acompañan, pase lo que pase. Eso es la esencia de la vida y el sabor que siento cada vez que llega un 19 de mayo.



Los que paseáis por este blog de pensamientos y reflexiones, de instantes poéticos y filosóficos, de vómitos políticos y suspiros espirituales, encontráis cada día una Nota mía o una cita de esas que me acompañan en el día a día, que me hacen pensar y sentir. Hoy la cita era de Shlomó Ibn Gabirol y decía así: 'En el camino a la sabiduría, el primer paso es silencio; el segundo, escuchar; el tercero, recordar; el cuarto, practicar; el quinto, enseñar a otros".


No sé muy bien por qué elegí esta cita para hoy, aunque creo proviene de mis lecturas de anoche sobre algunos textos del judaísmo. Quienes me conocen saben de mi pasión por el estudio de las religiones en general y por el Judaísmo, como religión madre del cristianismo, en particular. Así es, así lo siento y así defiendo desde el máximo respeto a todos aquellos que profesan o sienten otras religiones o creencias.



Y es que, continuando con la casualidad, unos compañeros, sabedores de mis preferencias religiosas, han tenido a bien regalarme una obra, que ha aparecido hace poco, y que lleva el título de 'La Historia de los judíos. Vol I' de Simon Schama, que sin duda pienso leer en cuanto le toque la vez en el montón acumulado.

Y qué casualidad, también, que termino el día, este día que en calendario hebreo es el primero del mes Siván del año 5775, leyendo una noticia aparecida en un periódico de mi municipio, que cuenta y publica unas declaraciones o mensajes, totalmente asquerosos y humillantes en relación con los judíos, y que han sido, presuntamente enviados, de manera 'graciosa' -quiero entender- por un responsable de mi partido.

Creo que ni de cachondeo se deben escribir cosas así. La verdad es que me ha cabreado muchísimo la noticia que espero sea desmentida inmediatamente. Creo que, además, ensucia la imagen de la mayoría de los miembros de un partido que siempre nos ha caracterizado estar al lado del pueblo judío.

Me preocuparía mucho, y es mi reflexión personal, que todavía hubiera personas con pensamientos o sentimientos antisemitas y que formasen parte de mi partido o de la sociedad. Y me preocuparía más que esos sentimientos se pudieran transmitir de unos a otros. Creo que hemos superado hace mucho tiempo aquellos rencores y odios, aquellas persecuciones o visiones fantasmagóricas que alentaban al odio.

Ser judío puede ser una creencia, pero también una filosofía de vida, un sentir la esencia de esa religión que procesan la mayoría de los españoles pero que no tiene por qué ser compartida por todos.

Me preocuparía mucho que algunos todavía estén soñando con la existencia de contubernios judeo masónicos en España o Getafe. Y más me preocuparía si, por ese sueño se apartara o persiguiese a aquellos que creen, sienten o simpatizan con tales creencias. Yo, para que no haya dudas, y por si acaso, siempre me he sentido liberal (de los de verdad, de los de antes, de los auténticos), judío y masón, desde mi libertad personal tan respetable como la de aquellos que no piensan o sienten así. 

Hace un par de años, invitado por mi amigo el Rabino Mijael Sofer, participé en el 'Acto Solemne en Memoria de las Víctimas del Holocausto' organizado por la Comunidad Shema Sefarad de Madrid y la Asociación Cultural Shema Israel Sefarad de Ciempozuelos. En ese acto ofrecí una breve conferencia que titulé: 'La Tolerancia, valor esencial en nuestras vidas.' Hoy, en este día mío, para terminar, recomiendo su lectura a aquél que lo desee.










No hay comentarios:

Publicar un comentario