domingo, 19 de abril de 2015

19.04.2015... y ahora lo de Rodrigo Rato.

Pues es verdad que hemos llegado al final de la semana, esa hora en la que algunos dedicamos a organizar, con aproximación, las tareas de la siguiente. Llego al final del domingo con las pilas mentales bastante cargadas y, aunque con las piernas algo doloridas, físicamente en forma.

Esta mañana, tras tres o cuatro domingos sin coincidir, volvimos a recorrer los caminos getafenses C y yo. Nuestros caminos hacia nuestro Cerro de los Ángeles, ese lugar que sin duda forma parte de nuestras vidas. Caminos que llevan y caminos que traen. 

Caminos de palabras y silencios, de esfuerzo y sudor, de pensamientos y de encuentro. Es verdad que, tras los cerca de 16 kms recorridos hoy, las piernas, llegando a estas edades, con el peso y acumulación de los excesos, terminan algo doloridas; es verdad, también, que la mente, el cuerpo y el corazón, termina realmente lleno de felicidad y orgullo.

Nos sirven los kilómetros para ponernos al día, para repasar nuestras semanas, nuestras subidas y bajadas de ánimo y, cómo no, para reflexionar sobre el panorama que nos acompaña. ¿Incierto? ¿Cierto? Un panorama, digamos, ajeno a lo normal.

Esta semana, en lo profesional, ha estado cargada de buenos momentos, de esos que parece van enderezando los proyectos. Participamos en el Entreps Awards 2015, evento organizado por el Consejo Internacional de Emprendedores y Empresarios, del que tengo el honor de ser Consejero en España. Un evento extraordinario, con una enorme participación y en el que desde Coach Integral Services Consultora tuvimos la oportunidad de ofrecer una ponencia introductora al Curso de Neuroliderazgo que ofertamos. Dedicaré tiempo a explicar en que consiste en un post específico. Sólo quería mostrar esa satisfacción, ilusión,  porque con trabajo y mucho esfuerzo los proyectos van tomando forma.

Pero es verdad que la semana ha estado envuelta en reflexiones que tienen que ver más con la política y el partido del que formo parte: el Partido Popular. Tal vez en los últimos tiempos me vea obligado a reflexionar cada vez más sobre esto. No es mi intención pero, parece, otros nos obligan a ello.

Si dijésemos que las cosas van bien sería engañarnos nosotros mismos. La buena gestión de un gobierno, el de Mariano Rajoy, para sacar adelante un país que estaba hundido, las constantes notas positivas que ratifican que nuestra economía fluye, que vamos hacia delante; la creación continuada de empleo, el aumento del consumo, todo lento, sí, pero comenzando a subir y no bajar; todo está quedando dilapidado, tapado, por las continuas noticias, o escándalos, que afectan a personas ligadas, sobre todo, a mi partido.

Todo son presunciones, sí. Pero la sociedad desconfía de tal manera que no admite presunciones y prejuzga de antemano.

La última noticia, tal vez la puntilla antes las próximas elecciones autonómicas y municipales, ha sido la detención del que fue Vicepresidente y Ministro de Economía del Gobierno del Partido Popular en la etapa de José María Aznar: Rodrigo Rato.

Tengo por manía, o por educación (posiblemente tenga que ver con mi etapa y formación Coaching), el no prejuzgar a nadie. Para eso están los jueces. Y cuando digo a nadie, digo a nadie. Ni a nivel personal ni a nivel político, de ningún partido. Cuando alguien es acusado de algo serán los jueces los que sentencien con mayor o menor acierto, pero siempre será respetada su sentencia. Y digo mayor o menor acierto porque, permítanme, en casos sobre todo como los delitos de terrorismo o violencia de género, a veces dejan mucho que desear en sus resultados. Tan sólo es una opinión.

El caso es que parece que los políticos, o aquellos que se han dedicado a la actividad política, están en el ojo del huracán. Algunos de forma merecida, posiblemente; otros, porque pasaban por allí. La justicia igual para todos, siempre. Pero para todos.

El daño que se está haciendo a la actividad política es realmente impresionante. Pero me guardo la opinión para otro momento.

El jueves pasado detuvieron a Rodrigo Rato, no por presuntos delitos en su actividad política, sino por presuntos delitos en su actividad empresarial como gestor de las empresas de su familia: presunto fraude, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes.

Tendrán que ser los tribunales los que decidan si la gestión de sus empresas y/o patrimonio se ha hecho correctamente o no. Tendrá que sufrir, en su caso, si lo hubiere, la correspondiente sanción o pena. Esto nadie lo discute ni lo pone en duda.

¿Pero no creen, lectores, que a Rodrigo Rato, como a otros muchos, ya nos hemos encargado de juzgarle, desde el momento, televisado y publicado, de su detención la sociedad española? Yo creo que sí. A Rodrigo Rato ya le hemos 'culpado' socialmente. Como a otros muchos. A la sociedad ya le da igual lo que digan, dentro de un tiempo, meses o años, los jueces. La televisión, los medios de comunicación, las redes sociales, todos... ya le hemos culpado. 




De esta foto ya hace unos años, 1992. Yo era Presidente de Nuevas Generaciones del PP en el Distrito de Vallecas y Rodrigo Rato Portavoz del Grupo Parlamentario. Una imagen de recuerdos.

Rodrigo Rato ha sido, sin duda, el mejor Portavoz del Grupo Parlamentario del Partido Popular y, posteriormente, el mejor Ministro de Economía que ha tenido este país en los últimos cien años, como mínimo. Rodrigo Rato ha sido referente para todo el Partido Popular y para muchos que no estaban en el Partido Popular. Rodrigo Rato no era funcionario de la administración ni entró de jovencito en política; Rodrigo Rato era, y parece continua siendo, empresario. No puedo prejuzgar si buen o mal empresario, repito que eso, en este caso, lo dirán los jueces.

Muchos de los que hoy se ponen de perfil para hablar de él, no hace mucho todavía recordaban con nostalgia que podía haber sido el elegido por el 'dedo divino' de entonces. Muchos parece que ahora, de esos que corrían a hacerse fotos con él, hacen declaraciones sentenciosas y corren a quitar las fotos de los despachos. 

Ahora parece nos da vergüenza haber conocido o haber tenido compañeros así. ¿Así? Estamos hablando de presuntos delitos o de irregularidades privadas. 

¿Escuchan ustedes que algún socialista le de vergüenza hablar de Chaves o de Griñan? Los presuntos delitos de los que se les acusa es de malversación de fondos públicos, de haber dilapidado cientos de millones de dinero público. Pero ahí están, paseando el palmito por la calle.

¿La justicia es igual para todos? No da la sensación de que se está aplicando o prejuzgando, con extraordinaria dureza, sólo hacia un lado. ¿Por qué a unos les detienen, con fotógrafos preparados, como presuntos delincuentes comunes, y otros tan sólo se les obliga a dar unas nimias explicaciones?

De verdad, cada vez creo más en eso de la conspiración. Conspiraciones de fuera hacia dentro y de dentro hacia fuera, para acabar con un sistema que lleva funcionando y ha sido pilar de este país desde 1978. Conspiraciones, también, para que el Partido Popular termine fuera de todos los gobiernos que legítimamente ganó en las urnas.

¿A quién le interesa todo esto? ¿Qué poder existe con el interés de desestabilizar la estructura de todo un país que, como se está viendo, está saliendo adelante tras un extraordinario esfuerzo de todos?

No entiendo nada, de verdad. O tal vez sí lo entienda y no quiera creerlo.

Parece nos dedicamos a dispararnos contra nosotros mismos mientras otros se unen, desde fuera, para hundirnos. A lo mejor deberíamos reflexionar un poco sobre nosotros mismos.

Hace poco dediqué un artículo por aquí al 'Compañerismo'. Debemos volver a poner en valor lo que nos hizo grandes. Esa diversidad de ideas, ese respeto y esos principios humanistas que existían cuando en aquellos años, los '90, todos teníamos claro cuál era el objetivo común.

Así no vamos a ningún lado. 

5 comentarios:

  1. Rodrigo Rato “liberalizó” el Mercado Eléctrico en España,

    porque se iban a conseguir 3 logros:

    - Mejorar el servicio.
    - Aumentar la competencia.
    - Bajar el precio de la factura de la luz.

    Hoy, conseguidos todos esos logros,

    todos los españoles deberíamos poner estatuas de Rodrigo Rato

    en las principales calles y plazas de España.

    Para entender el sistema eléctrico en España,

    incluidos políticos PPSOE en eléctricas,

    es recomendable ver el informativo "Apaga y Vámonos":

    https://www.youtube.com/watch?v=4IBkqrtN1Fs

    ResponderEliminar
  2. La pregunta es : ¿ Recibíamos o no recibíamos con alborozo al hermano de Rodrigo Rato en nuestros despachos de concejales ? ¿ Y en calidad de qué le recibíamos ? ¿ Por su condición de militante de base ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa y casualmente, con el mismo alborozo que cuando te recibíamos a ti.
      Y, si cabe, con igual sonrisa pero menos canas con las que lo haría ahora.

      Eliminar
  3. Pues muy bien, pero ahora no lloremos lo que entonces reímos. Ahora toca el caernos con todo el equipo y algunos disfrutar de la caída : ¡ Un Partido Popular de Madrid sin los hermanos Rato, sin Norniella, sin ... !.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Víctor en estas edades nuestras, o en la mía, no me alegra ver caer a nadie de las personas que conozco, independientemente de que me gusten más o menos o piensen más o menos como yo.
      No vive un buen momento el PP y eso no es tampoco para alegrarse.
      Un saludo

      Eliminar