martes, 20 de enero de 2015

Somos tan prisioneros de nuestras costumbres que nunca cambiamos nuestro comportamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario